Ramiro

Ante la muerte del niño Ramiro Baridón, 
lirio de un día que nos dejó su aroma para siempre.

¡Cuánto Cielo floreció
en tu poquito de tierra!
y qué cantidad de vida
en trece años apenas.

“Estoy bien”. Tus ojos claros
volcaban el alma buena, 
como la flor da el perfume 
y su resplandor la estrella.

"Estoy bien". Y nos hablabas
por tus heridas abiertas
que nos gritaban verdades
como bocas de profetas.

Esas noches de oración, 
de congojas y de esperas
yo he visto aletear un ángel
en tus manecitas trémulas... 
Te las fue cambiando en alas
y Dios estaba tan cerca 
que volaste rumbo al Cielo 
en noche de luna llena.

Tu vida fue siempre clara, 
tu muerte fue sin tinieblas.

Ramiro: todos los que 
te queríamos de veras
rogamos que desde el Cielo
te asomes a alguna estrella 
y nos digas: “Estoy bien.
Estoy mejor que en la tierra.”


Pbro. Luis Jeannot Sueyro
"Los versos del Cura Gaucho"
El Cura Gaucho

Comments