Agustina Andrade

Por Daniela Ester Marsili

Ya vendrán, hija del alma, 
Ya vendrán, hija querida, 
los nublados de la vida 
que fingen mentira calma...

 O. V. Andrade 
(“A mi hija Agustina en su cumpleaños”)

Agustina Pastora Andrade González, la primogénita de Olegario Víctor Andrade y de su esposa uruguaya, Eloísa González, nació en Gualeguaychú, el 9 de agosto de 1858. Vivió en la casa de sus padres (hoy calles Andrade y Borques) una parte importante de su vida. Todos los documentos consultados han coincidido en que fue una niña precoz: aprende a leer y a escribir correctamente a los cinco años. Más adelante, además de las letras, incursiona en la pintura y en la música. 

A los doce años publica su primera poesía en el diario El Telégrafo, periódico de su ciudad natal, dedicada a su compañera Amalia del Castillo, quien muere prematuramente. 

Más tarde, la familia Andrade se traslada a Concordia, en la que permanecen cinco años. Allá, Olegario desempeña el cargo de Administrador de la Aduana por nombramiento de Sarmiento. Él aceptó,  fundamentalmente, debido a sus penurias económicas. Cabe destacar que para conocer la vida de Agustina es indispensable recordar los vaivenes políticos del padre, como afirma Natividad Sarrot cuando se refiere a Andrade: 

... un hombre  totalmente  comprometido  con  la época,  jugado por  sus ideas políticas, un hombre que se  logró odios  (...), perdió mucho en su vida, sufrió mucho Agustina con él (...) por ello la vida de ella no se puede separar de la de su padre, empezando porque si se lee la poesía de Agustina, se lee la de Andrade... (24).

Olegario poseía una profunda admiración por esta niña sensible y arraigada a su tierra natal. El 9 de agosto de 1872, en conmemoración de sus 14 años, le dedicó un poema titulado “A mi hija Agustina en su cumpleaños”. 

En ese mismo año, el gobierno decretó la exoneración de Andrade quien, víctima de calumnias, fue procesado bajo el cargo de administración fraudulenta. Quedó absuelto, pero pasó algunos años relegado y afectado por esta triste experiencia. 

En 1874, durante la inauguración de la biblioteca de Concordia, en la que el poeta estuvo comprometido, Agustina recitó el poema de su padre “Las ideas”. El presidente Avellaneda quedó impresionado por la inspiración de Andrade. Fue así que lo invitó a Buenos Aires para formar parte del Partido Autonomista y de la redacción de La Tribuna (diario de Varela). Luego, el ilustre poeta fundó La Tribuna Nacional en el que se desempeña como director y jefe. 

En esta época, Agustina redacta y colabora en  las publicaciones  literarias como “La ondina del Plata” y “El álbum del hogar”. En 1878 sale a la luz su libro Lágrimas, el cual reunía sus mejores poesías, obra que dio mucho que hablar. Horacio Romero la considera la primera poetisa entrerriana con un libro publicado.

Agustina conoció a su esposo, el naturalista y explorador Ramón Lista, por medio de su padre, en los espacios de redacción de La Tribuna Nacional. Se casaron en 1879 en la Iglesia de San Ignacio. 

En 1882 se desencadenan lamentables sucesos para la joven poeta. En marzo muere su hermana Leila de 15 años. En mayo, su esposo inicia una exploración a Misiones; para esa fecha ella estaba esperando a su primera hija: Rosa Lista Andrade, que nace el 2 de julio. El 30 de octubre muere Olegario Víctor, a los 42 años.

En 1884, Agustina dio a luz a su segunda hija: Eloísa. Su esposo viajaba de un  lugar a otro y, en 1887, fue nombrado gobernador de  la provincia de Santa Cruz, cargo que ejerce hasta 1892. Ella lo acompaña, aunque, posiblemente por los motines de la provincia, regresa a Buenos Aires antes de que Ramón Lista termine su mandato. 

Agustina junto con su madre y sus dos hijas se refugian en una quinta de Temperley e  intentan soportar el agobiante calor del verano porteño. La nostalgia del suelo natal aumentaba con los años: “Yo extraño el bosque, el río, la cuchilla, / de aquel retiro plácido, / donde creció la flor de mi existencia / exenta de cuidados” (25).

En 1891, Ramón Lista dio su nombre a la hija que había tenido con la india tehuelche Koila: Ramona Cecilia Lista. El 10 de febrero de ese año, Agustina se quitó la vida de un tiro en el pecho. Tenía 32 años. Hubo un gran silencio de sus contemporáneos. Sus restos descansan en el cementerio de la Recoleta, junto a su padre y a su esposo, quien fue asesinado en el año 1897 en una expedición al río Pilcomayo. 


24   Carmona de Jurado, Beatriz, “Una velada muy especial”, en diario El Día, Sección El Día Cultural, Gualeguaychú, 29 de abril de 2001.
25   Andrade, Agustina. Poema “¿Por qué estoy tan triste?”.


Fuentes:
“Agustina  Andrade”,  en  Nuestros  poetas  y  sus  herederos.  Antología  de Gente de Letras, Aporte del Programa Identidad Entrerriana, Gobierno de Entre Ríos y C.F.I., Gualeguaychú, Entre Ríos, 2007. 
“Buscando datos de Olegario Andrade. Ramón Lista, el explorador”, en diario El Argentino, Suplemento Cuadernos de Gualeguaychú, Nº 109, Gualeguaychú, 6 de abril de 1997. 
Carmona de Jurado, Beatriz, “Una velada muy especial”, en diario El Día, Sección El Día Cultural, Gualeguaychú, 29 de abril de 2001.

Comments