Sobre la Fundación de Gualeguaychú

Por Mariana de la Cruz y Natalia Derudi

     Entre Ríos fue habitada por los Chanás, Charrúas y Guaraníes. A partir del siglo XVI se fue poblando, paulatinamente, por los primeros europeos que llegaron desde Santa Fe (Cayastá), el noroeste (Yapeyú) y Buenos Aires.

     En 1662, el fraile dominico Antonio Suárez reúne a las orillas del Yagauarí Mini, en el actual Rincón de Landa, unos 200 indígenas que habían huido de la reducción de Baradero a causa de la viruela y a naturales de la zona. En 1664 la Reducción de Santo Domingo Soriano llega a superar en número de población a Buenos Aires. Se funda, además, Yaguarí Guazú (a orillas del Arroyo Lorenzo – Río Gualeguaychú).

     Hacia 1750 se establecen los primeros terratenientes y unos años más tarde varias familias ocupan tierras en las proximidades de los arroyos El Sauce, Venerato, del Cura y Sarandí. A fines del siglo XVIII aumentará el número de pobladores dispersos en la región, desarrollando una economía de subsistencia y manteniendo aún conflictos con los colonos latifundistas que reclamaban sus tierras.

     En 1777 será nombrado el estanciero Justo García de Zúñiga comandante de los partidos de Gualeguaychú, Gualeguay y Uruguay. Para 1779 el Obispo del Río de la Plata Sebastián de Malvar y Pinto visita la zona y ve la precaria situación de los pequeños propietarios frente a los estancieros, además de las necesidades espirituales de la población. Decide entonces elevar un informe al Virrey Vértiz. Finalmente, en 1782, por decreto del Obispo de Buenos Aires, se crea formalmente la Parroquia de San José de Gualeguaychú. El Pbro. Mateo Fortunato Gordillo fue su Cura Párroco por 41 años.

Mapa Fundacional de Gualeguaychú

Acto fundacional

     El 2 de noviembre de 1782 el Virrey Vértiz dictó un decreto en el que dispuso que Tomás de Rocamora debía proceder a la planificación de poblaciones en los partidos Gualeguay, Gualeguaychú, Arroyo de la China (Concepción del Uruguay) y Nogoya. Ese mismo año explora esta región y comunica la presencia de 48 cabezas de ranchos.

     Se establece entonces que las Ciudades fundadas por Don Tomas en territorio entrerriano, forman parte de un proyecto de colonización de zonas potencialmente productivas y de defensa de las fronteras imperiales.

     A partir de la lectura del Comunicado que envía al Virrey el 20 de octubre de 1783, que se encuentra expuesto en la Casa de Haedo hasta el 4 de noviembre, se pueden establecer detalles de la Fundación. En quince días de trabajo continuo, los vecinos abrieron un claro en el monte de espinillos. Se delinearon los cuadros laterales de la Plaza Mayor, de 120 varas de lado y las calles. Se marcaron los solares para los pobladores. Frente a la Plaza mirando al Este, se señalaron los sitios para la Iglesia, Cementerio, casa del Cura y Escuela. Hacia el sector Oeste se indicaron los lugares para Cabildo, Comandancia y Cárcel. “…El terreno, distante de la antigua Capilla poco más de legua, es mui agradable, descubre el Rio; y una isla que forma a la derecha de la Villa le hace mas graciosa la vista…” dice Rocamora, haciendo referencia al paisaje que desde el centro de la actual plaza San Martín podía apreciarse hace 229 años.

     Al concluir las actividades, se comunico públicamente una Orden General invitando a todo el vecindario a formalizar la planificación de la Villa, el día 18 de Octubre. El Primer Cabildo quedó integrado por los siguientes pobladores: Alcalde Ordinario, Don Esteban Díaz, Teniente de la Compañia de Milicias; Regidor Decano Don Agustín de León; Segundo Regidor: Don Eusebio Galeano; Tercer Regidor: Don Carlos de Gimenez y Cuarto Regidor: Don Salbador Gonzalez, todos aptos para desempeñar los cargos y aprobados por el Virrey.
Gualeguaychú Año 1948


     Posteriormente se procede a la repartición de los ochenta y cinco solares, con excepción de los sitios ubicados frente a la Plaza, donde solo podían participar aquellos vecinos que estuvieran dispuestos a construir un buen rancho con paredes sólidas, de adobe. Uno de aquellos solares fue entregado a Don Agustín José de León, vecino fundador de la villa, que tenía, además, una estancia en las inmediaciones del primer asentamiento de la ciudad, hoy “Barrio de los Antepasados”. Su hija Ramona se casó con Don José Borrajo, también primitivo poblador, quien en sociedad con Don Andrés Doello, inicia la construcción de lo que hoy es el Museo de la Ciudad, Casa de Haedo. Gracias a la reciente donación de documentos, se puede establecer que en el año 1808 Don José pide autorización al Cabildo para que se le conceda ampliar el sitio que posee, haciendo cruz al ángulo noroeste de la plaza, para edificar casa en el Casco de la Villa.

Casa de Haedo en Rivadavia esquina San José
     

En el año 1825, una de sus hijas, Petronila, contrae matrimonio con José Antonio Haedo, e instalan su hogar y comercio en la casa de sus mayores. Desde entonces se la conoce con ese nombre.

     Las ciudades que cuidan su memoria, atesoran para las generaciones futuras el fruto de los esfuerzos que marcaron el camino a recorrer. Esta casa ha sido testigo fiel e inalterable de los hombres y sucesos fundadores, acompañando el crecimiento de la ciudad. Una vez más queda demostrado que aquellas cosas que aparentan estar detenidas en el tiempo se transforman lentamente en la fuente más apreciada de estudio que tienen los ciudadanos del futuro para fortalecer su identidad. Podemos asegurar entonces que la casa ha permanecido vigente a pesar del paso del tiempo, y hoy, más que nunca, la comunidad de Gualeguaychú es consciente de su valor histórico y patrimonial.



Autores: Mariana de la Cruz es guía del Museo de la Casa de Haedo y Natalia Derudi es titular de Museos de la ciudad - Dirección de Cultura.
Gualeguaychú, 18 de octubre de 2012. A 229 años de la fundación de la ciudad.

Comments