02) Pastores según el corazón de Dios Padre

Yo les daré pastores según mi corazón (Jeremías 3,15) es la intención de Dios Padre cuando nos regala a Jesús, el Buen Pastor que ha dado su vida por las ovejas. Una imagen de quien se sacrifica por los demás, nos ayudará a repasar y agradecer nuestra historia.

Esta es la intención de las siguientes páginas: compartir lo que sabemos y descubrimos de los primeros sacerdotes que pastorearon la parroquia San José de Gualeguaychú.

Una intención que no podemos agotar en simples datos y fechas, sino que debemos completar con nuestra imaginación y con la oración de gratitud para quienes nos regalaron la fe y el testimonio cristiano. Esto será más fuerte aún para los que vivimos y participamos en la misma parroquia San José.

Hace un tiempo, mientras investigaba sobre el Padre Blasón, quien fue párroco de esta parroquia durante más de cuarenta y cinco años, me di cuenta que ser justo y agradecido van de la mano y que puede acompañarse por otros gestos similares. Por eso deseo ser justo y agradecido con los demás sacerdotes que fueron padres de esta comunidad, para que también nos inspiren a los actuales sacerdotes y por que no a los futuros.

Todo esto me impulsó a seguir investigando, especialmente entre los valiosos archivos parroquiales, para descubrir como se ejercía el ministerio sacerdotal en tiempos del virreinato, en la Revolución de Mayo, ante una revuelta de caudillos y de guerra civil, incluso ante las epidemias e inundaciones que preocupaban a la población. También preguntarnos como actuaban los primeros laicos comprometidos, de los primeros catequistas y de toda una comunidad cristiana en la Semana Santa o en una fiesta patronal en Gualeguaychú.

Los invito a imaginarnos una comunidad de fieles, que hace doscientos años, colaboraba con sus sacerdotes, se comprometía con su fe y se esforzaba por madurar como sociedad. Recordar como se celebraban las fiestas cristianas y como se acompañaban los acontecimientos políticos y sociales con esa misma fe y devoción.

Aquí se unen los dos objetivos de esta obra: destacar el papel de los sacerdotes en una parroquia que ya pasó su bicentenario, ofreciendo un aporte por el año sacerdotal que todo el Pueblo de Dios celebra y,  por otra parte, un aporte al bicentenario que todo el pueblo argentino vive.

El primer criterio empleado será que no se convierta en un libro que la ciencia histórica catalogue de “sencilla investigación parroquial”. Por eso pretendo que se lea y relea, sobre todo, entre los herederos de este legado humano y cristiano, que va más allá de la actual comunidad parroquial, ya que abarca todo el sur entrerriano.

El segundo criterio será comenzar desde los orígenes de la población cristiana que habitaba la zona y como se fundaban pueblos y parroquias, o mejor dicho, primero las parroquias y luego los pueblos.

Un tercer criterio será hablar de los sacerdotes en particular y presentarlos con sus virtudes y defectos, con sus luces y sus sombras, sabiendo que fueron hombres de su tiempo y que muchas veces no se les agradeció en vida lo que nos regalaron.

Porque considero suficiente, haremos juntos un recorrido que va del primer sacerdote que anduvo por estos lugares, hasta el año 1905, en donde nos detendremos. Simplemente elijo esta línea de tiempo porque opino que, de los sacerdotes que luego vinieron, se ha escrito y se conoce a través de diversos aportes. (Será útil consultar el cuadro que adjuntamos con el listado de sacerdotes). Sin embargo mencionaremos a todos los párrocos de San José de Gualeguaychú, así como a muchos de sus colaboradores, sin que la lista de éstos últimos sea exhaustiva. De esta manera dejo abierta la puerta para nuevas investigaciones y porque no, a otras publicaciones.

Con un método cronológico, veremos los distintos pasos que vivió la parroquia San José, y como sus sacerdotes influyeron en tantos momentos de la misma sociedad. Respetaremos el estilo literario y el lenguaje de los mismos autores y testigos fieles que relatan las visita pastoral del Obispo, la correspondencia de la época y todas las costumbres compañeras de los acontecimientos.

No todo lo vivido se puede escribir y si así fuera no alcanzarían todos los libros del mundo. Por eso resulta sensato imaginar lo que no encontramos, investigando en tantos archivos, acerca de la formación sacerdotal de esos tiempos, las costumbres familiares, el desarrollo de una jornada de trabajo en el campo y en el pueblo, el empleo de los medios de transporte y comunicación, la relación entre una gobierno patriótico naciente y la Iglesia Católica que muchas veces fue perseguida.

Si esta misma Iglesia es preconstitucional, quiere decir que existió antes que se organizara la nación Argentina, a la que muchas veces también asistió para que pudiera lograr su constitución social.

Por todo esto les propongo que miren a los sacerdotes, y a todos los hombres de buena voluntad que serán nombrados en estas páginas, con un corazón agradecido y con el compromiso de imitar sus buenas obras, sus acertadas decisiones y el deseo de heredarnos mucho más que un hermoso templo: el testamento espiritual de una comunidad parroquial.







Pastores según el corazón de Dios
El ministerio sacerdotal en la Parroquia San José de Gualeguaychú (1766 - 1905)
Pbro. Mauricio Landra

Comments