Escatológica

Nadie sabe el por qué
ni yo mismo comprendo 
el embrujo fatal que me domina 
y me empuja los dedos
a escribir estas cifras. Ignoro
si sumo o si resto.

Cuatro cifras terribles
que afloran desde el fondo del misterio
con un interrogante, 
con un presentimiento.

Cual Tupac Amarú, yo estoy lanzado 
hacia los cuatro vientos; 
crucificado entre los bridones, 
tiran de mí la soledad y el miedo.

Es “Mane, Thecel, Fares”
lo que voy escribiendo?
¿Es la advertencia del Señor que llega?
¿Soy Baltasar que profanó el Misterio?

Mientras llega la hora 
de aquel inexorable cumplimiento 
quiero vencer la soledad con Fe 
y con Amor quiero vencer el miedo. 
Quiero gritar: “Despierta, Babilonia:
son escasos quinquenios 
que te separan de la gran catástrofe
y el gran Advenimiento”.

Quiero que mis respuestas sean exactas 
y que mis pasos desde hoy sean rectos: 
no habrá más tiempo ya 
de corregir los yerros.
Quiero recuperar en el ocaso
lo que perdí a lo largo del sendero: 
¡Estas manos de carne están vacías!
¡Y esa puerta de Dios ya se está abriendo!


Pbro. Luis Jeannot Sueyro
"Los versos del Cura Gaucho"
El Cura Gaucho

Comments