01) Capitulo I: Antecedentes de esta investigación

INFORME DE LA COMISIÓN INVESTIGADORA

Con motivo de la fecha del sesquicentenario de la fundación de este pueblo -Gualeguaychú- cuatro vecinos de buena voluntad, promovieron la idea de tributar un homenaje a sus primitivos pobladores; y descontando, como era justo que lo hicieran, la acogida que la misma tendría en el espíritu de los demás, tomaron, sobre sus propias fuerzas, la tarea de realizarlo.

Vamos a dar sus nombres, pensando, al publicarlos, más en los jóvenes del mañana que en los del presente; y esto, porque, si al fin, lo recomendable del ejemplo que dan, lo es igualmente para todos, los contemporáneos no necesitan de que se los señalemos, ya que, desde hace mucho tiempo, los han acogido en el seno de su consideración afable y respetuosa.

Son Inocencio Furques, Pedro J. Haedo, Pedro S. Lapalma y Gervasio Doello Jurado. Con estos cuatro nombres se integró aquella Comisión, que se ha dado en llamar Popular, de Homenaje a nuestros Antepasados, y los trabajos qué realizó en el sentido de sus propósitos se remontan al año 1931.

¿Qué buscaban, qué querían, en concreto, estos cuatro hombres?

Para contestar esta pregunta habremos de referirnos al acta suscripta por todos ellos, en casa de don Pedro J. Haedo, el 10 do Junio de 1934, diciendo, de paso, que es necesario que lo hagamos, porque ahí tiene su raíz la comisión que posteriormente vino y ahora concluye ésa labor.

Ellos querían, según aquél documento, "restituir a su pueblo el solar en que se levantó su primer templo", pero, para conseguirlo, debían decir en qué punto preciso estuvo ubicado, y probarlo.

Una leyenda pintoresca, pero leyenda, al fin: la de Fray Mocho; una tradición imprecisa: aquella que tan pronto ubicaba la Capilla de nuestros mayores, en esta margen del río epónimo, como la opuesta; afirmaciones, aventuradas por unos y controvertidas por otros, decían, claramente, de la necesidad de que una investigación- severa- se hiciese;- y porque se hiciese pronto y con amor; urgían,- mudamente, ante las almas sensibles, las toscas cruces de maderas nativas desaparecidas, y las ruinas, que ya ni ruinas son, y que al dejar de ser recuerdo, sólo serían baldón de los desaprensivos herederos, incapaces de defenderlas del olvido que los años y sus mudanzas traen...

Consta, en el acta mencionada, que la Comisión de los cuatro, realizó excavaciones en el lugar señalado como que fue asiento del templo y del cementerio; que rescató el terreno del poder de su dueña, Doña María Margarita Martinolich de Cánepa, quien lo entregó, gratuitamente; a la Curia, por escritura otorgada ante el Escribano Señor Alfredo V. Garbino, el cual también renunció a sus honorarios, que se levantó una suscripción pública para allegar recursos con que costear un monumento recordatorio; y que, por último, los firmantes traspasarían a una Comisión definitiva la tarea de finalizar la obra.

Consecuentes con esta última parte, presentáronse, por nota, el 23 de Julio de 1934, ante el Señor Presidente de la Municipalidad de Gualeguaychú, Profesor don Bernardo L. Peyret, anunciándoles sus propósitos y solicitándole nombrase esa Comisión; especial para que conociese de los antecedentes por ellos reunidos. Y el Señor Intendente lanzó el siguiente decreto que lleva fecha de 27 de Julio de 1934.

"Vista la nota de la "Comisión Pro-Homenaje Antepasados" por la que se solicita del Presidente de la Municipalidad el nombramiento de una Comisión Especial que estudie los antecedentes en que fundan sus propósitos de concretar su homenaje - "hacia aquellos que plantaron con la cruz los primeros jalones de civilización en la comarca" en un monumento recordatorio: y, atento a la respetable y honrosa misión confiada al Gobierno de la Comuna, cuanto más cuando interesa vivamente que el homenaje a tributarse sea, no solo la expresión del más puro y santo idealismo, significando amor a Dios y a la Patria, sino también de la verdad inconmovible del suceso motivo del homenaje,— el Presidente de la Municipalidad, accediendo a lo solicitado, 

DECRETA:

Art. 1º - Desígnase la siguiente "Comisión Especial" para estudiar los antecedentes en que funda sus propósitos de Homenaje, la Comisión Pro-Homenaje Antepasados: Señora Camila E. Nievas de Capdevila, Pta. del Instituto Magnasco; Señora Rita Latallada de Victoria, ex-catedrática de Historia; Señorita María Carmen Britos, Catedrática de Historia Argentina; Doctor Alberto Arigós de Elía, Pte. de la Biblioteca Popular Sarmiento, Catedrático de Instrucción Cívica; Doctor Juan Luis Secchi, Juez de 1ª Instancia en lo Civil; Presbítero Pedro Blasón, Párroco de la localidad; Señor Gervasio Doello Jurado; Doctor César Blas Pérez Colman, Historiador y Catedrático; Doctor Martiniano Leguizamon, Historiador.

Art. 2º - Las conclusiones a que llegue la Comisión nombrada serán expuestas por un miembro informante de la misma, en acto especial, privado o público, presidido por las autoridades locales y demás personas caracterizadas que se invitarán al efecto.

Art. 3º - La Comisión Especial tiene autonomía propia, para llenar mejor su cometido.

Art. 4º - Comuníquese, publíquese y dese al Registro Municipal." B. L. PEYRET, Presidente. - EDUARDO L. IDIARTEGARAY, Secretario.

Corresponde agregar, a título complementario de estos antecedentes, que en el seno de esta Comisión, se produjeron de inmediato, dos vacíos, hasta hoy lamentados por los miembros restantes: el del doctor Martiniano Leguizamón, de preclara memoria, fallecido; y el de la Señora Camila E. Nievas de Capdevila, que renunció. En su reemplazo fueron nombrados, en Diciembre de 1935, la Señorita María América Barbosa, Profesora, y el Doctor Eufemio E. Muñoz.

Del texto del Decreto Municipal transcripto se desprende:

1º - Que la Comisión Especial tiene una misión revisora.

2º - Que su revisión recaerá sobre antecedentes que otra comisión le somete.

3º - Que dentro de la amplitud de sus atribuciones caben la aprobación o el rechazo, parcial o total, de los puntos propuestos a su dictamen.

Y ESOS PUNTOS FUERON LOS DEL INFORME PRESENTADO POR EL SEÑOR GERVASIO DOELLO JURADO EN LA SESIÓN CELEBRADA EL 21 DE MAYO DE 1936.

A saber:

1.- Contigua a la actual ciudad, estaba emplazada la antigua Capilla, y en los alrededores de ésta, la primitiva Villa de Gualeguaychú.

2.- La Capilla en cuestión, era un templo público, no Capilla privada o particular.

3.- La Villa no estaba del otro lado del río Gualeguaychú, con respecto a la ciudad actual, ni tampoco la Capilla de San José o de N. Señora del Rosario.

4.- La Capilla primitiva estaba en terrenos de Barroso, señalados por la "Comisión Pro-Homenaje" y no en otro lugar.

Estos puntos han sido considerados, todos y cada uno de ellos, por todos y cada uno de los miembros de la Comisión Especial; y ésta el 9 de Abril de 1938, dictó una resolución, por la cual, en definitiva, hace suyas las conclusiones del Señor Gervasio Doello Jurado, miembro informante de la anterior. Hubo un miembro en disidencia: la Señorita María Carmen Britos.

Damos a continuación el acta de la sesión de ese día; y, enseguida, el texto de una carta del Señor Presidente de la Comisión Especial, de 10 de Abril de 1938 firmada por la Señorita de Britos, donde explica y fija su posición en el asunto en debate.



Comments