09) La Iglesia de Gualeguaychú a través de más de siglo y medio de existencia

Por el Sr. Cura Párroco presbítero Pedro Blasón

En el número de "El Censor" de 17 de Octubre de 1933, el señor Presidente de la Comisión especial, publicó una extensa monografía que es toda una probanza del punto 2º) sostenido en el informe de G. Doello Jurado. Según él, el Obispo de Buenos Aires, Manuel Antonio de la Torre, "envió en los primeros meses del año 1766, a la naciente población de Gualeguaychú, al sacerdote Fray Francisco de San Bernardino, de la orden Franciscana, siendo el primer sacerdote que se radicó en ésta. Entre otros actos que en esta realizó el P. Fray Francisco, fue la revelación de algunos matrimonios realizados, en la R. Oriental, sin el correspondiente permiso del Párroco de la Bajada del Paraná. El P. Fray Francisco permaneció en Gualeguaychú más de un año atendiendo las necesidades espirituales de la población. El nos dejó bien asentadas las primeras partidas de bautismos y matrimonios que él realizó y qué se conservan en el Archivo Parroquial. Ahí figuran las siguientes familias:

Pedro Martínez Chaves, con Ignacia de la Vega.
Pedro Benitez, con Martina Giménez.
Gerónimo López, con Antonia Zapata.
Juan de la C. Benitez, con Petrona Taborda.
Antonio Diaz, con Gregoria Gimenez.
Luis Naguarú (indio) con María Rosa Amay (india).
Antonio R. Benitez, con Tomasa González.
Juan de los Ríos, con María de Rojas.
Francisco Bordón, con María A. Chaves.
José Viana, con Pascuala Flores.
Manuel de las Rosas, con Juliana Avendaño.
Pedro Oroná, con Verónica Ontiveros.
Francisco S. Martínez, con María de los Santos.
Nicolás de Escobar, (n) con Lucía Naguazú (india).
Juan de Vera, con Teodora López.
Eusebio Galeano, con Bernarda Fernández.
León de Almirón, con Martina Monjo.
José Rivero, con María Tare.
Pedro González con María.
Pedro Pablo, con María Hornos.
Gregorio Gómez, con Leandra López.
Pedro Martínez, con Ignacia Oroñá.

El primer bautismo que administró el P. Fray Francisco de San Bernardino, el 3 de Mayo de 1766, fué el de la niña María Josefa de la Cruz, hija legítima de Pedro Martin Chaves y de su legítima mujer Ignacia de Vera, siendo padrinos Manuel Carvallo y su esposa María Josefa de los Ríos.

El primer matrimonio se realizó el 6 de Agosto de 1766 entre Francisco Solano Martínez y María Josefa de los Santos.

A fines de Octubre del año 1767, después de más de un año de estadía en Gualeguaychú, Fray Francisco se ausentó de la localidad.

Pasan algunos años sin que la Capilla de San José de Gualeguaychú fuera atendida por el sacerdote estable. Religiosos y misioneros que recorrían el vasto territorio de la provincia, seguramente llegaron hasta Gualeguaychú, con la frecuencia que era posible en aquellos tiempos; los documentos que acreditaban los sacramentos administrados a los fieles no existen en el Archivo Parroquial. Hay entre la hoja en que P. Fray Francisco hace constar los bautismos y matrimonios que administró, hasta las primeras partidas del primer libro de bautismos del Archivo Parroquial, una laguna de casi diez años. El Pbro. Juan Carlos Borques aseguraba que las anotaciones de bautismos y matrimonios fueron a parar a los Archivos de los conventos de donde procedían los religiosos y misioneros que visitaban estos lugares.

FRAY MARIANO AMARO

De la orden de Padres Dominicos fue el segundo sacerdote que durante algunos años atendió permanentemente la Capilla de San José de Gualeguaychú, fue enviado probablemente de Montevideo por el Obispo Fray Sebastián Malvar y Pinto; llegó a esta a mediados del mes de Julio del año 1777, pues consta que comenzó a actuar el 22 de Julio del mismo año.

El P. Mariano Amaro era natural de Montevideo y recién ordenado sacerdote, habiendo ocupado después en las casas de su orden importantes puestos.

ARCHIVO PARROQUIAL

El P. Amaro es el iniciador del Archivo Parroquial; él comenzó los libros que contienen las partidas de bautismos matrimoniales y defunciones.

Al frente del primer libro de bautismos del Archivo se lee el siguiente encabezamiento: "Asientos de bautismos del Padre Fray Mariano Amaro de la orden de Fredres, siendo Obispo el Ilmo. Sr. Dr. D. Fray Sebastián Malvar. Año 1777. - La primera partida asentada es la de José Pantaleón Benitez, 22 de Julio de 1777.

El libro de matrimonios lleva en la primera página la siguiente leyenda: "Libro de casamientos hechos por el Padre Fray Mariano Amaro, siendo Obispo el Ilmo. Sr. Dr. Fray Sebastián Malvar - Año 1777 - siendo el primer matrimonio asentado, - 7 de Febrero de 1778 - el de don Tomás Oliveros con Doña Feliciana Aguirre.

El libro de defunciones tiene una leyenda parecida: "Libro de entierros hecho por el Padre Fray Mariano Amaro, siendo Obispo el Hmo. Sr. Dr. Fray Sebastián Malvar. - Año 1777 - y el primer entierro de que hay constancia, es como sigue: "1778 - En 5 de Setiembre enterré a José Antonio Enrique, con misa de cuerpo presente y 8 fosas y con cruz alta. Los deudos abonaron 20 pesos por el entierro.

ERECCION CANONICA DE LA PARROQUIA

Al Obispo de la Torre sucede en la sede episcopal de Buenos Aires el Ilmo. Fray Sebastián Malvar y Pinto, franciscano natural de Galicia; llegó a Montevideo en 1776 o 1777, desde donde inició su visita Pastoral remontando el Río Uruguay, visitando las poblaciones de ambas márgenes, cerciorándose de visu de las necesidades espirituales de las poblaciones de la campaña.

A su regreso a Buenos Aires el señor Obispo Malvar con fecha 19 de Julio de 1780 hace una minuciosa información al Virrey Vértiz sobre el estado espiritual de las poblaciones, y solicita el consentimiento del Virrey, Vice Patrono, para la erección de las parroquias de Gualeguay, Gualeguaychú y Arroyo de la China (Concepción del Uruguay).

El Virrey Vértiz contestó el Oficio del Sr. Obispo Malvar el 3 de Julio de 1780, dando su beneplácito para la erección de las nuevas parroquias.

¿En qué fecha se dio el decreto de erección de las parroquias? No se sabe, pues ese decreto no se ha podido encontrar, muy probablemente fue dado el año 1781, pues el 1º de Enero de 1782 ya existía el Curato o Parroquia de San José de Gualeguaychú, con su Cura Propietario, como veremos luego.

CURAS DE GUALEGUAYCHÚ

El 11 de Febrero de 1781 el P. Mariano Amaro entrega los libros y el cuidado de la capilla, etc., al P. Juan José Seguí y a fines del mismo año, llega a Gualeguaychú el nuevo cura Párroco Pbro. Mateo Fortunato Gordillo y López.

En el libro de bautismos de naturales que en el Archivo Parroquial figura como libro segundo, al frente, se encuentra la siguiente leyenda o título "Libro de bautismo de Naturales que empeñó en primero de Enero de mil setecientos ochenta y dos - siendo Cura Propietario de este Partido de Gualeguaychú, Don Mateo Fortunato Gordillo y López." Esta leyenda no está firmada, pero es de puño y letra del P. Gordillo.

Se deduce pues de esta leyenda que el primero de Enero de 1782 estaba erigida la Parroquia de San José de Gualeguaychú; que por Decreto del Obispo de Buenos Aires, a cuya jurisdicción pertenecía la nueva Parroquia, se había nombrado al Pbro. Gordillo, Cura propio de la misma, y que el territorio que abarcaba la Parroquia, era el Partido de Gualeguaychú o sea el actual Departamento.

Bautismos de naturales no significaba "de hijos ilegítimos" sino que se llamaban naturales a los indígenas.

Durante el Curato del P. Gordillo se realizó la traslación de la población de Gualeguaychú, al lugar que actualmente ocupa; el desmonte "del nuevo lugar", comenzó el 29 de Setiembre de 1783, informando el 20 de Octubre del mismo año don Tomás de Rocamora haber dejado constituidas las autoridades de la población; al final del informe de Rocamora, se leen las siguientes palabras: La Patrona de esta Capilla es la Virgen del Rosario, San José el Compatrón, la Virgen misma es Patrona también de Paraná, para donde podría reservarse y quedar San José de Gualeguaychú para dar nombre y tutela a su reciente Villa.

Hasta aquí la parte que nos interesa de la monografía del P. Blasón.


Comments