Dolores Irazusta de De Deken

Por Gustavo Rivas 

Nació en 1863 y murió en 1947. Perteneció a una tradicional familia de Gualeguaychú. Era hija del doctor Cándido Irazusta –médico y primer intendente de la ciudad, electo en 1873– y de Felipa Echazarreta. 

En 1880 se casó con Gustavo De Deken, de origen belga, que se había radicado en Argentina y trabajaba como empleado bancario. Había llegado a Gualeguaychú como empleado del Banco de la Nación y luego se desempeñó como gerente del Banco de Italia y Río de la Plata.

Dolores Irazusta era una ferviente católica, igual que su madre, y siguiendo el ejemplo de ella se vinculó desde joven a la Sociedad de Beneficencia de la que Felipa Echazarreta de Irazusta había sido miembro fundadora en 1875. 

En esa entidad ocupó la presidencia por largos años, incluso en el período en que la entidad tuvo a su cargo la construcción del Hospital Centenario, inaugurado en 1913.

También integró con su esposo –el primer Presidente de la Municipalidad- la  sociedad  fundada en  1910  con el objeto de  construir el Teatro Gualeguaychú. 

Colaboró en la construcción de la capilla de la Sagrada Familia, inaugurada en 1919, cuyo terreno donaron su hermana Felipa y su esposo, Pedro Borrajo.

En la década del veinte, fue una de las personas que avalaron con todo su patrimonio los préstamos para que la sociedad de abasto y saladeril, luego Frigorífico Gualeguaychú, pudiera construir la planta industrial.

En 1914, es decir, en la misma época de la construcción del Teatro, hizo edificar su casa de 25 de Mayo 734, actual Casa de la Cultura. 

Murió a los 84 años y en su testamento legó esta propiedad a la Sociedad de Beneficencia junto con otros importantes bienes.

En resumen: Dolores  Irazusta tuvo un papel preponderante en tres obras fundamentales de Gualeguaychú: el Hospital, el Teatro y el Frigorífico, aparte de una vida consagrada a la caridad y al bien común de su pueblo.


Comments