Calle San Martín

José de San Martín: (1877-1850), prócer máximo de la Argentina y uno de los hombres destacados de la historia universal. De gran competencia como militar fue muy creativo en el arte de gobernar con pocos recursos y en sortear dificultades muy grandes.

A él se le debe el aseguramiento de la independencia argentina, la liberación de Chile y la independencia del Perú, obra que no llegó a completar. También posibilitó con sus auxilio, la independencia del Ecuador. San Martín trataba de alcanzar sus metas con la menor cantidad de luchas. Por eso es notable que con sólo dos grandes batallas cambiara totalmente la situación en el cono sur de América.
Calle San Martín

Aborrecía las guerras civiles y, no pudiendo detenerlas, se retiró a Europa en 1824. Regresó en 1829, justo cuando uno de sus antiguos granaderos, Juan Lavalle, ahora General, acababa de derrocar y hacer fusilar al Gobernador de Buenos Aires, Cnel. Dorrego. No se quedó. En cambio pasó tres meses en el Uruguay, donde los orientales lo agasajaron mucho. Pero como desde Buenos Aires insistían en que se hiciera cargo del gobierno, prefirió irse a vivir lejos, donde pasó años de pobreza.

Los países de América no lo olvidaron del todo y, a medida en que se fueron estabilizando trataron de mantenerse en contacto con él, respetando su neutralidad. Lo mismo hicieron los europeos, incluido los españoles.

San Martín era litoraleño, nacido junto al río Uruguay en la mesopotamia. No regresó a Yapeyú porque fue destruido por los brasileños en su guerra contra Artigas, pero no hay dudas de que su estadía en el Uruguay lo aproximó mucho a su tierra natal, ya que en esa época las antiguas misiones tenían una relación muy estrecha con la Banda Oriental.

Él sentía gran aprecio por sus copoblanos y esto se comprueba por el hecho de que, cuando era jefe del ejército, pidió le reclutaran soldados misioneros para incorporarlos a su tropa. Desde entonces es tradición que en el Regimiento de Granaderos debe haber nativos de Yapeyú.

San Martín falleció en Francia, país que le rindió un último homenaje concediéndole una tumba en la cripta de la catedral de Boulogne sur Mer. Sus exequias fueron sencillas pero estuvieron presentes las autoridades locales y los representantes americanos.

La calle San Martín de Gualeguaychú se llamó anteriormente calle de India Muerta, este es el nombre de un arroyo de la República Oriental, donde los entrerrianos tuvieron una gran victoria sobre el general Fructuoso Rivera el 27 de marzo de 1845. Este militar había derrocado al legítimo presidente uruguayo, el Gral. Oribe, y luego, aliándose con unitarios argentinos, con el Estado de Río Grande del Sur y con la Provincia de Corrientes había declarado la guerra a la Confederación Argentina invadiendo Entre Ríos.

Rechazado de nuestra Provincia, el Ejército Entrerriano lo persiguió en el Uruguay, donde el jefe argentino Gral. Urquiza, queriendo forzar a Rivera a que abandonara su táctica guerrillera y le presentara batalla, camufló mil lanceros entre una gran tropa de carretas donde se habían escondido otros mil infantes. El jefe uruguayo creyéndose en superioridad numérica cargó briosamente contra Urquiza que retrocedió hasta las carretas, de donde repentinamente, surgieron tropeles de jinetes y tras ellos los infantes. La vanguardia riverista cede bajo un nube de boleadoras que caen como un diluvio fantástico.

El propio caballo del general Rivera cayó boleado. El pudo huir al Brasil, pero quedó anulado para siempre del escenario político del Río de la Plata. La gran batalla de India Muerta enfocó la atención de todos en el bravo ejército entrerriano y en el general Urquiza, que pasó a ser la primera espada de la Confederación. 


Fuente: Honorable Concejo Deliberante y Cartografía de Proyecto Mapear.

Comments