Calle Bomberos Voluntarios

Calle Bomberos Voluntarios


La calle Bomberos Voluntarios se encuentra en el Barrio Francisco Ramírez, más conocido como Barrio 338. El cuerpo de Bomberos Voluntarios de Gualeguaychú, fue fundado en noviembre de 1966. Es una institución creada para combatir incendios y prestar auxilio en accidentes, inundaciones y otros sucesos de riesgo para la población y para el medio ambiente.
Los bomberos gualeguaychenses se incorporan voluntariamente. No tienen sueldo. El aspirante a bombero obligatoriamente debe capacitarse. Gualeguaychú tiene instructores para ese fin. El equipamiento en automotores, instrumentos, herramientas y vestuario se mantiene a nuevo. El cuartel mismo está muy bien dotado y luce siempre impecable. Cuando se produce un evento se llama al bombero por medio de una sirena de gran potencia. Inmediatamente deja cuanto está haciendo y concurre al cuartel.

A través del tiempo esta institución ha demostrado gran valor y eficacia y por eso es muy querida por la población. Los gastos son cubiertos por aportes que se captan a través de una gran rifa anual y subsidios.

El problema de los incendios es tan antiguo como la civilización. La historia recuerda los grandes incendios de Roma, Londres y Chicago. En América se tuvo en cuenta este riesgo y por eso se diseñaron las ciudades en forma de damero y se asignaron sólo cuatro solares por manzana. Se preveía que debería haber gran espacio entre las viviendas para dificultar la propagación del fuego en caso de incendio.

El servicio de bomberos voluntarios tal como se lo conoce en nuestros días fue organizado por Benjamín Franklin, un estadounidense que, en relación con el peligro del fuego y su prevención, inventó el pararrayos y la hornalla de aros, comúnmente conocida como hornalla Franklin.

Bomberos Voluntarios de Gualeguaychú, ha resultado ser una institución de importancia crítica para el auxilio en accidentes de tránsito, frecuentes en esta área de grandes rutas. La entereza y preparación que nuestros bomberos despliegan en esos eventos dolorosos, muchas veces trágicos, sin duda es una fuerte ayuda física y también un gran amparo espiritual para los involucrados.


Fuente: Honorable Concejo Deliberante y Cartografía de Proyecto Mapear.
Ordenanza Nº 9.609/91

Comments