Calle Aguado

Calle Aguado

Alejandro María Aguado
: bien puede señalárselo como modelo de amigo. También del millonario generoso. Pasó a nuestra historia por haber auxiliado oportunamente y con discreción a José de San Martín.
 
Aguado y San Martín habían sido camaradas en el ejército español. Luego el transcurso de la vida los había llevado por distintos destinos.

Aguado, como muchos hombres de la élite occidental, había encontrado el lugar ideal para vivir en Francia, tierra de libertad y fraternidad. París era el gran centro cultural, político y financiero de Europa y Aguado había establecido la base de sus negocios allí, donde aumentó grandemente su fortuna. Para la época del reencuentro con su antiguo camarada era muy popular por su generosidad para con el pueblo.

De aquel reencuentro ha quedado para la historia el siguiente cruce de bromas chispeantes: -"Miren quien había sido el famoso banquero Aguado del que todos hablan" bromeó San Martín, a lo que su amigo le contestó: "... y ¿qué querés? ... ya que no pude ser libertador..."

San Martín estaba pasando días muy difíciles. Las naciones americanas pasaban por hondas crisis, devaluaban y dejaban "para cuando se pudiera" el pago de las pensiones a sus libertadores.

Esto era fatal para él, que por no involucrarse en las guerras civiles en ningún lado tenía cabida. Aguado se dio cuenta rápidamente de la situación y fue para San Martín un verdadero hermano. "Sólo la generosidad de Aguado me salvó tal vez de morir en un hospital" escribió años después.

Aguado apreciaba tanto a San Martín que lo nombró albacea de su herencia y tutor de sus hijos. Murió en el año 1841, en un accidente en caminos nevados del norte de España, mientras recorría algunas de sus empresas.

Pertenecía a la nobleza española donde tenía el título de marqués; sin embargo no guardaba ningún resentimiento contra los Libertadores que le habían arrebatado América a su patria.
Calle Alejandro María Aguado


Fuente: Honorable Concejo Deliberante y Cartografía de Proyecto Mapear.

Comments