Historia de la Prefectura de Gualeguaychú - X Nota


Historia de la Prefectura de Gualeguaychú - X Nota

Una fructífera gestión por casi 16 años

En la nota anterior nos referíamos al Subprefecto Antonio Eduardo Porta, designado en 1890, quien se hizo cargo de la dependencia local en 1891. Allí recordamos que, al igual que su antecesor, Luis Berquerand, tuvo que afrontar no sólo los ataques implacables de la prensa local, sino además, el enfrentamiento con un jefe militar al que mandó detener.

Por Gustavo Rivas especial para Semanario

Pero a diferencia del anterior jefe,  Porta,  no  sólo  salió airoso  de  esas  refriegas  y pudo mantenerse el en el cargo, sino que lo siguió desempeñando en un clima tranquilo y lleno de logros. En efecto, su fructífera  gestión  se  extendió  por  casi 16  años,  con  lo  que  pasó  a  ser la  más  larga  de  la  historia  de Prefectura  local,  ya  que  recién la culminó a mediados de 1904. 

Terminada la misma, Porta optó por quedarse en Gualeguaychú, donde falleció a los pocos meses ese mismo año.

CAMBIO MUY RESISTIDO

Aunque  fue  de  orden  nacional  repercutió  en  la  gestión de  Porta  generándole  malestar  entre  su personal. En  enero de  1900  la  Prefectura  salía  del Ministerio de Marina para pasar al  de Hacienda  de  la Nación. Y hasta  se  modificó  su  nombre: Prefectura General de Puertos y Resguardos. 

Era  un  retroceso  respecto a  la  especialización  de  funciones que habíamos visto, ya que Prefectura  volvía  a  ejercer  funciones  fiscales. El problema era que al pasar a su órbita el personal  de  los  resguardos,  muchos prefecturianos  se  molestaban porque  los nuevos  superaban a ellos en jerarquía.

Sin  embargo,  la  Prefectura resultó  gananciosa  en  otro aspecto:  muchos  resguardos  aduaneros  pasaron  a  ser Destacamentos de la Prefectura, que  luego quedaron  incorporados definitivamente,  incrementando su presencia en los ríos.

LOS DESTACAMENTOS EN NUESTRA ZONA

En  notas  anteriores  relatábamos,  cómo,  durante  los  primeros  tiempos  a  partir  de  la nacionalización  del  servicio  en 1862, el control de entrada al río Gualeguaychú  se  hacía  desde embarcaciones  o  cascos  surtos en  el  Río Uruguay,  como  el  recordado pontón “La Paulina”. En consecuencia,  podemos  decir que  la  instalación  de  los  primeros  destacamentos  en  tierra firme, marcan una nueva etapa en el desarrollo del servicio. 

Y  particularmente  en  la historia  de  la  Prefectura  de Gualeguaychú, esa nueva etapa se  inicia  justamente con  la gestión de Antonio Eduardo Porta, en 1891. No queremos significar con esto que la construcción de los nuevos destacamentos fuera mérito exclusivo suyo, ya que las decisiones  y  cada  inversión  se originaban  en  niveles  superiores. Pero  sin duda, él ha  tenido mucho  que  ver  en  cada  iniciativa, detección de  la necesidad, gestión  y  convencimiento  a  las autoridades.

Ya  vimos  el  primer  hito  de esta etapa, que se inició precisamente en 1891 con el préstamo y  posterior  donación  de  Don Saturnino Unzué, de un terreno para el Destacamento Boca –habilitado  recién  en  1898-  incluyendo  un  rancho  que  luego  se llevó la gran creciente de 1908.

Con  respecto  al  Puerto Landa, vimos que fue habilitado como  tal  durante  la  gestión  de Berquerand. Fue  el  30 de  Junio de 1889, específicamente para el embarque de frutos del país, por parte  de  la  Sociedad  Anónima Unión  Pastoril,  propietaria  del lugar, que  se había comprometido a construir una casilla para el personal de fiscalización de la Prefectura. 

Como  había  transcurrido un año y  la compañía no cumplía  con  ese  compromiso,  el Prefecto  Porta  dispuso  en  1900 el  traslado  de  una  vieja  casilla de madera y zinc que antes había  servido  como  ayudantía  en nuestro  puerto.  Y  así,  en  1903 se  inaugura  el  Resguardo  de Puerto  Landa,  juntamente  con el  de Ñancay, más  al  sur,  en  la boca  de  se  arroyo  sobre  el  río Uruguay.

El  resguardo  de  Landa  funcionó  hasta  1911,  en  que  otra gran  creciente  del  Uruguay  lo destruyó.  Y  en  1913,  la  citada empresa por fin cumplió con  lo comprometido y la casilla construida por ella, pasó a constituirse desde  el  1 de  Junio de  1917, en  un  nuevo Destacamento  de la Prefectura General de Puertos (denominación de la época), dependiente  de  la  Subprefectura de Gualeguaychú.

PRIMER EDIFICIO IMPORTANTE DE NUESTRA PREFACTURA

Ya hemos visto que la autoridad marítima de Gualeguaychú, con  sucesivas  denominaciones hasta  que  en  1882  adquiere  el nombre actual, tuvo sedes prestadas por otras dependencias, o propias pero que no pasaban de ser casillas de madera y chapa.

Por  ello,  cabe  atribuir  además de lo ya visto, a la prolongada  gestión de Antonio Eduardo Porta, la habilitación, de la finca en  calle  Alem,  entre  las  de Del Valle y Concordia, que él alquilara por $ 25 mensuales. De ella da cuenta la foto que ilustra esta nota,  tomada  de  la  página  978 de  la  precitada  obra  de  Andrés René  Rousseaux,  que,  una  vez mas, hemos tomado como fuente principal para esta nota.


NUEVO MUELLE

En  1899  quedó  librado  al uso  público  un  nuevo  muelle en  el  puerto  de  Gualeguaychú. 

El mismo, construido en madera,  se  venía  gestionando  desde 1881, ya que por el  incremento de la actividad, resultaba insuficiente el primero, levantado con piedras en 1863.

No está demás  recordar que por entonces, el río seguía siendo  nuestra  principal  vía  de  comunicación,  aún  cuando  diez años  antes  había  llegado  el  ferrocarril.


Revista Semanario Nº 48 - Marzo - Año 2016







Comments