Oración por la Patria

en Luján 

Yo hablé una vez con la Virgen. 
Era en Luján, lloviznaba, 
y el gran dolor argentino 
me llovía sobre el alma.

Estaba solo ante Dios 
crucificado en mi Patria. 
Buscaba la albiceleste 
entre el humo de las fábricas. 
Buscaba huellas de historia 
en las calles asfaltadas. 
Buscaba el alma argentina 
en mis hermanos de raza.

La Patria no estaba en ellos 
y Dios no estaba en mi Patria, 
¡y cuatro siglos de cruz 
retoñaban en la Pampa!

¿Adónde vamos, Dios mío? 
Era de noche. Tronaba. 
¿Adónde vamos? Yo fui 
a la imagen centenaria 
y le dije: Madrecita,
se está muriendo mi Patria. 
La envenenaron de odios. 
Sus propios hijos la matan
con las armas extranjeras. 
Ya le estén cambiando el alma 
por monedas y engranajes, 
ya mis hermanos se arrastran 
y en sus pechos ya no hay cruces 
y en sus labios no hay plegarias
y no hay hombres en sus campos
y no hay niños en sus casas
y un torbellino de sangre
viene barriendo la Pampa.

Haz que vuelva San Martín,
nuestro Santo de la Espada. 
Haz que Belgrano de nuevo
levante la enseña sacra.

Y que en sus pliegues benditos 
levante a todos las almas.

¡Virgencita de Luján,
Madrecita azul y blanca: 
devuélvenos la Argentina, 
danos Dios y danos Patria!


Pbro. Luis Jeannot Sueyro
"Los versos del Cura Gaucho"
El Cura Gaucho

Comments