Calle Luciana Ríos

Calle Luciana Ríos

Luciana Ríos de Dargains
: (1882-1970) Benefactora. Descendiente de indígenas de nuestro litoral, desarrolló una gran tarea social y espiritual.

Toda su vida fue pobre, sin embargo dio trabajo a más de 300 mujeres a las que enseñó labores de bordado a mano. Éste es un arte utilitario que agrega altísimo valor a cualquier prenda. De modo que, si era bien hecho, brindaba una opción de ingreso importante a muchas amas de casa y jóvenes de los suburbios.

Además de esta tarea, Luciana daba nociones de religión. Había en su casa una imagen india de la virgen del Rosario. Alrededor de la misma las bordadoras, a la vez que trabajaban, rezaban por las más diversas peticiones.

Muy pronto esto derivó en un Oratorio donde se preparaba a los chicos para la comunión. Miles de chicos, a lo largo de los años hicieron la comunión en aquel lugar.

Luciana, quedó viuda de joven, con una hija de pocos meses, pero pudo salir adelante. Con el tiempo dio amparo a niños huérfanos para los que fue como una verdadera madre.

También se ocupaba -junto con su hermana- de ayudar a las familias con enfermos. Mucha gente canalizaba a través de ella su ayuda en ropa, alimentos y aún muebles y materiales de construcción.
Toda esta acción, unida a un carácter dulce y apacible, despertó un profundo cariño por ella entre quienes la trataron.

Luciana Ríos es quizás la representante local más destacada de la vieja raza americana, con sus rasgos de espiritualidad, diligencia, solidaridad y valor. Murió el 28 de julio de 1970, pero su obra permanece en el Oratorio que ha seguido congregando chicos, jóvenes y mayores, propagando la fe e inspirando la caridad.


Fuente: Honorable Concejo Deliberante y Cartografía de Proyecto Mapear.
Ordenanza Nº 8.445/88

Comments