Página principal‎ > ‎Enfermedades‎ > ‎

Osteoporosis: se puede controlar


TEMA:   Enfermedades

Es el adelgazamiento del tejido óseo y la pérdida de su densidad al disminuir progresivamente el contenido de calcio en los huesos.

La osteoporosis es la enfermedad ósea más frecuente, ya que se estima que actualmente 18 millones de europeos la sufren.



Osteo significa <<hueso>>, y porosis quiere decir <<estado poroso>> (lleno de pequeños huecos). Por lo tanto, la osteoporosis es una enfermedad que hace que los huesos se vuelvan delgados, quebradizos y muy propensos a fracturas. El calcio y el fósforo son dos minerales esenciales para la formación normal del hueso, y a lo largo de la juventud, el cuerpo utiliza estos minerales para producir huesos. Si el consumo de calcio es insuficiente o si el cuerpo no absorbe suficiente calcio de la dieta, se puede afectar la formación del hueso y los tejidos óseos. Esto suele ocurrir a partir de los 55 años, y en los pacientes afectados empeora progresivamente con la edad. La pérdida ósea ocurre de manera gradual durante un período de varios años, por lo que generalmente el paciente sufrirá una fractura antes de darse cuenta de la presencia de la enfermedad.

Se desconoce la razón por la que la pérdida espontánea de masa ósea es más intensa en unas personas que en otras. Se ha demostrado que la osteoporosis tiene relación con los cambios hormonales propios de la edad avanzada. La disminución de los niveles de estrógenos en las mujeres en el momento de la menopausia es un factor que explica que este problema sea más frecuente en ellas que en ellos. No obstante, la disminución de testosterona en los hombre ancianos también es un factor favorecedor de la osteoporosis.

Otros factores que debilitan el hueso son estar inmóvil en cama durante períodos prolongados y el tratamiento crónico con corticoides, como es el caso de algunos pacientes con EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) muy evolucionada.

Esta enfermedad es un problema de salud pública de primera magnitud, ya que cada año se producen en Europa más de 400.000 casos de fractura de cadera, que en su mayoría tiene como causa la osteoporosis grave.

Síntomas

Durante las primeras etapas de la enfermedad los pacientes suelen permanecer asintomáticos.

Cuando la enfermedad progresa pueden aparecer fracturas de las vértebras, muñecas o cadera (frecuentemente es el primer indicio). No se presentan síntomas en las primeras etapas de la enfermedad.

Los síntomas que se presentan en la enfermedad avanzada son, además de fracturas de las vértebras, muñecas o cadera (usualmente es el primer indicio), dolor lumbar o cervical y postura encorvada, que se denomina cifosis.



Diagnóstico

Aunque son imprescindibles, como siempre, la historia clínica y el examen físico, la prueba que se ha convertido en el método de referencia en la evaluación de la osteoporosis es la densitometría ósea, un nombre difícil pero que no es más que la medición de la absorción de los rayos X. La tomografía axial computarizada (TAC) o incluso una radiografía ósea normal pueden servir para dar indicios de la enfermedad, pero no sustituyen la densitometría.

Está en discusión si se debe someter preventivamente a densitometría ósea a todas las mujeres mayores de 65 años de edad o incluso menores si tienen antecedentes de fracturas.

Tratamiento

Necesariamente se debe empezar por un cambio hacia estilos de vida más saludables que contemple un programa de ejercicio y una dieta rica en calcio. El ejercicio regular puede reducir la probabilidad de fracturas óseas asociadas a la osteoporosis. Los estudios demuestran que los ejercicios que requieren de los músculos para la tracción de los huesos hacen que estos retengan y, posiblemente, que ganen densidad. Caminando dos kilómetros al día se pueden ganar entre cuatro y siete años más de reserva ósea. Lógicamente se debe evitar cualquier ejercicio que presente riesgo de caída.

Respecto a la dieta, es necesario garantizar una cantidad adecuada de calcio, vitamina D y proteínas. Aunque esto no detendrá completamente la pérdida ósea, garantizará que habrá disponibilidad de suministro de materiales que el cuerpo utiliza para la formación y el mantenimiento de los huesos. Se dará prioridad a los alimentos ricos en este mineral, como leche baja en grasa, yogur, helados y queso, tofu, salmón y sardinas (con las raspas), y hortalizas.

Los tratamientos para la osteoporosis se centran en retardar o detener el proceso de pérdida de hueso, previniendo las facturas óseas al minimizar los riesgos de caídas y controlando el dolor asociado a la enfermedad.

Existen cuatro tipos diferentes de medicamentos utilizados para tratar la osteoporosis: los bifosfonatos, el raloxifeno, la terapia de reemplazo hormonal y la calcitonina.

Los bifosfonatos se usan tanto para la prevención como para el tratamiento de la osteoporosis en mujeres postmenopáusicas. Los bifosfonatos actualmente aprobados en la Unión Europea para la osteoporosis son el alendronato (Fosamax®) y el risedronato (Actonel®). Ambos son efectivos en la prevención de la pérdida de hueso y reducen el riesgo de fracturas de la cadera y de la columna vertebral.

El raloxifeno (Evista®)es otro tipo de medicamento utilizado también para la prevención y tratamiento de la osteoporosis. Es similar a un medicamento para el cáncer de mama llamado tamoxifeno y puede reducir el riesgo de fracturas de la columna en casi el 50%.

La terapia de reemplazo hormonal consiste en sustituir el descenso de estrógenos que sufre la mujer durante y después de la menopausia, ya que este descenso hormonal puede disminuir la resistencia de los huesos. Las mujeres que decidan seguir la terapia de reemplazo hormonal para prevenir la osteoporosis deben consultar con su médico el riesgo individual de una enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, coágulos de sangre y cáncer de mama.

La calcitonina (Miacalcic®), distribuida en forma de aerosol nasal e inyectable, es un medicamento que retarda la velocidad de pérdida ósea y alivia el dolor en los huesos. Los principales efectos secundarios de la calcitonina son la irritación nasal de la presentación en aerosol y las náuseas de la presentación inyectable.

Aunque la calcitonina retarda la pérdida ósea y reduce el riesgo de fracturas, parece ser menos efectiva que la terapia de reemplazo de estrógeno o los bifosfonatos.

Prevención

Las claves de la prevención de la osteoporosis son hacer ejercicio durante toda la vida y seguir una dieta con contenidos adecuados de calcio y vitamina D.

Debe evitarse fumar y tomar bebidas alcohólicas. La pérdida anual de masa ósea es el doble en fumadores que en no fumadores. También es importante adaptar el hogar y modificar el estilo de vida para evitar caídas. Un consejo muy útil es poner barras para sujetarse en la bañera y alfombras antideslizantes en el suelo de las duchas.

Mitos y realidades

  • La osteoporosis no es algo tan serio como para preocuparse

La osteoporosis es algo serio porque debilita nuestros huesos de una manera progresiva e irreversible hasta el punto de que cualquier cosa puede causar una dolorosa y debilitante fractura de cadera, columna u otros huesos. El dolor crónico y la incapacidad que le causa una de estas puede cambiar su forma de vivir, trabajar y disfrutar de su tiempo libre.

  • Soy muy joven para preocuparme ahora por la osteoporosis

Nunca es demasiado temprano para prevenir esta enfermedad. Desarrollar huesos fuertes y mantenerlos así es un buen principio para cuando inicie la pérdida de hueso. El hecho es que el hueso es un tejido vivo, en crecimiento y que constantemente se remodela. La fuerza ósea se incrementa durante la juventud hasta que se alcanza la <<masa ósea pico>> alrededor de los veinte o a inicio de los treinta. A partir de entonces comienza una pérdida gradual de tejido óseo. Cuando la mujer pierde el efecto protector de los estrógenos al llegar a la menopausia, se desarrolla la enfermedad. La osteoporosis no solo sucede cuando uno es <<viejo>>, se inicia años, incluso décadas antes.

  • Es demasiado tarde para que yo haga algo respecto a la osteoporosis

La osteoporosis se define como la pérdida excesiva de tejido óseo. Los huesos se rompen cuando se han vuelto demasiado delgados y débiles. Aunque la pérdida de hueso es irreversible, nunca es demasiado tarde para hacer algo que disminuya o detenga una mayor pérdida de hueso. El momento de detectar la osteoporosis es este, antes de que se pierda tanto hueso como para que se produzcan fracturas debilitantes. Si se le ha diagnosticado osteoporosis, su médico puede prescribirle un programa dietético y de ejercicios adecuado a sus necesidades. También hay varios medicamentos, como estrógenos, calcitonina y derivados de la vitamina D, que están disponibles para prevenir una mayor pérdida ósea y conservar un estilo de vida activo, evitando las consecuencias de la osteoporosis.