PICO DE LOS MACHOS-LAGUNA DE LAS CABRAS-LOMA PÚA

PICO DE LOS MACHOS-LAGUNA DE LAS CABRAS-LOMA PÚA

Parque Nacional de Sierra Nevada Monachil (Granada)

20 de mayo de 2017

Tipo de sendero: Ruta circular Duración: 12h

Longitud:20 km Desnivel máximo: 943 m Dificultad: Alta

Perspectiva de la ruta.

En la cima del pico de los Machos (3.329 m) con Manuel.




Perfil de la ruta.

En el refugio de la Carihuela con Manuel y Lina, la indiscutible reina de las montañas de Andalucía.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Quedé con Manolo en el Albergue Universitario de la Hoya de la Mora para desayunar y comenzar lo antes posible porque la ruta del día era larga, quizás la más exigente de la temporada de nieve que ya estaba llegando a su fin. Comenzamos la ascensión algo monótona hacia las posiciones del Veleta por un sendero que tiene diferentes alternativas, pero todas ellas discurren casi paralelas cruzándose con la serpenteante carretera de Sierra Nevada (la más alta de Europa). Nosotros escogimos el sendero que discurre más expuesto al barranco de San Juan. Como siempre y siguiendo la tradición de Manolo, pasamos bajo el arco de la Virgen de las Nieves deseando que la fortuna nos acompañase en la ruta que acabábamos de empezar.

Las vistas durante la ascensión nos permitieron contemplar a la izquierda la cabecera del barranco de San Juan, cuyo circo ya casi no tenía nieve y a la derecha la estación de esquí con las pistas y remontes sin actividad alguna tras la desaparición de la nieve por las cada vez más tempranas altas temperaturas que ya no pararán de subir en la segunda mitad de la primavera. El pico Veleta siempre lo tenderemos frente a nosotros, mostrando su escarpada cara norte y su suave loma suroeste.

Cuando llegamos a las posiciones del Veleta, nos asomamos a las paredes verticales de la cabecera del río Guarnón y buscamos la entrada al Veredón, que es el corredor que no permitirá descender hasta el Corral del Veleta. La existencia de un gran nevero en la entrada del Veredón, nos dificultó acceder a él, pero afortunadamente el resto del sendero que desciende muy aéreo estaba libre de nieve, por lo que no fue necesario utilizar los crampones. La visión de la cara norte del pico Veleta siempre es espectacular por las grandes dimensiones de las paredes verticales y la abundante nieve que siempre se acumula en el Corral a los pies del pico. Ese día pudimos observar a un grupo de escaladores ascendiendo las paredes del gran circo, apareciendo como pequeños puntos de color en la inmensidad del paisaje rocoso.

Cuando llegamos al Corral del Veleta, giramos a la izquierda buscando bajo el corredor del Veredón, el túnel de la carretera que nunca se llegó a terminar al decidir los ingenieros variar su trazado. El túnel de unos 50m de profundidad sirve de refugio a los montañeros, existiendo desde su interior una fantástica vista que nos permitirá contemplar el cerro de los Machos y cuya cima será el próximo hito en nuestro camino.

Cruzamos el corral del Veleta por la cuerda la morrena para evitar la nieve que se acumula abundantemente todavía a los pies del pico, aunque en una de las hondonadas ya comenzaba a formarse un lagunilla. La ascensión por la cara noroeste del cerro de los Machos es cómoda a pesar de la fuerte pendiente y la haremos buscando las zonas desprovistas de neveros aunque no siempre serán evitables.

Llegando a la cima la nieve es todavía abundante, pero estaba dura y nos permitió avanzar sin dificultad. Como no había viento que resultara molesto, la temperatura era muy agradable y las vistas en todas las direcciones eran magníficas, decidimos parar a descansar y comer algo para reponer fuerzas, a la vez que charlábamos con otros grupos de montañeros que allí coincidieron con nosotros. Casi una hora permanecimos allí arriba por lo que no quedó más remedio que hacer un rápido descenso hasta la carretera que ahora discurre próxima a las crestas de la cara sur de la sierra, siguiendo un sendero muy bien marcado y acondicionado en algunos tramos.

Al llegar a la carretera, nos dirigimos rápidamente hacia las lagunas de Río Seco, que aparecen ante nosotros tras pasar la “Puerta” que es un paso abierto en la roca por la carretera y que da acceso a la cuenca de Río Seco.

Descendemos hacia las lagunas que todavía conservan abundante nieve, aunque el agua ya ha aparecido entre los neveros cubiertos del polvo sahariano que en febrero cubrió toda la península Ibérica. El agua de las lagunas además de sus colores verdosos y azulados, aparecía con una extraña tonalidad rojiza por la acumulación de este polvo en sus aguas. Nos dirigimos hacia los raspones de Río Seco, que siguiendo aguas abajo el arroyo, hasta llegar a la altura de una brecha en la pared rocosa por la que podremos cruzar a la cara sur y así poder acceder a la laguna de las Cabras.

La empinada ascensión por la brecha cubierta de nieve, nos decidió a alcanzarla trepando las rocas de uno de sus laterales. Cuando llegamos al paso en la brecha pudimos contemplar bajo nosotros la mencionada laguna y el pico del Púlpito, así como el camino de descenso en fuerte pendiente sobre rocas sueltas, algunas veces con gravilla resbaladiza, que habrá que esquivar por donde se pueda al no existir un sendero definido.

Mientras descendemos sorteando los obstáculos que se presentan, podemos contemplar un bonito paisaje, poco conocido al encontrarse algo escondido en un lugar con difícil acceso tras los raspones de Río Seco.

En la hoya donde se encuentra la laguna de las Cabras ya no existía nieve y en su lugar aparecían los borreguiles con verdes praderas atravesadas por regueros de agua que surgían de la tierra aprovisionando de agua a la laguna. Nuestro paso por el lugar fue bastante fugaz, pues del descenso nos llevó más tiempo del deseado, por lo que sin detenernos, volvimos a ascender hacia un puertecillo existente entre el pico del Púlpito y los raspones de de Río Seco. Una vez llegamos al puerto, el pico del Púlpito estará a la izquierda pero se quedó pendiente de coronar para otra ocasión en la que el tiempo sea menos apremiante.

Descendemos ahora por una vaguada pedregosa y totalmente yerma para alcanzar un par de lagunillos en el paraje de los Chancales del Púlpito desde el que podrenos contemplar la loma Púa y la cara sur de los pico Veleta y de los Machos. Aquí existen borreguiles que ponen la nota de color verde en un entorno gris y pedregoso desprovisto de vegetación.

Siguiendo el torrente por el que desaguan las lagunas, iniciamos un largo descenso hacia el valle del río Veleta y a pesar de la carencia de sendero, no hay más que seguir el cauce del agua que a mitad del descenso se desploma en una gran cascada, pudiendo descenderla sin gran dificultar por su flanco derecho hasta alcanzar definitivamente el río Veleta en el cual vierte sus aguas. La visión desde este punto del gran circo glaciar en la cara sureste del Veleta es impresionante y espectacular por la grandiosidad de este espacio en el que se combinan las paredes verticales de los tajos del Tesoro, dos grandes cascadas por las que desaguan la laguna de Aguas Verdes y el nevero de los Vasares del Veleta, coronados por los picos del puntal de Loma Púa (3.224m), el pico Veleta (3.394m) y el cerro de los Machos (3.329m).

Tras un breve descanso contemplando el grandioso paisaje, comenzamos el último y más penoso ascenso del día, porque a la dificultad propia de la ascensión se sumaba el cansancio acumulado y el calor de media tarde. El ascenso lo hacemos por detrás del pico de la Sabina, promontorio existente en la loma Púa, siguiendo algunos mojones que aparecen entre las piedras de un inclinado canchal . A mitad de la ascensión existe una plataforma plana y tras esta un medio embudo que tras fuerte pendiente nos lleva hasta la cuerda de la loma.

Una vez aquí, las vistas de la vertiente sur de Sierra Nevada son muy extensas, destacando los tajos del Nevero y el pico Tajo de los Machos (3.085m), cuya cima coronamos en pasado invierno cuando la nieve cubría con un generoso manto blanco todas las cumbres de desde allí se podían ver. El avance por la loma Púa se hace siguiendo el senderillo amojonado que la recorre, hasta llegar a las proximidades del puntal de la loma Púa, donde habrá que trepar algunas rocas para alcanzar la cumbre. Allí encontraremos los restos de viejas casetas de vigilancia de la Guerra Civil Española y podremos ver el paso y el refugio de la Carihuela, coronando el fondo el pico Veleta y la laguna de Aguas Verdes bajo nosotros.

Descendemos para descansar en el refugio donde casualmente nos encontramos con Lina Quesada y un grupo de montañeros que la acompañaban. Tras unos minutos conversación y alguna foto para el recuerdo, iniciamos el descenso hacia la Hoya de la Mora, desechando la ascensión prevista al pico Veleta, pues Manolo tenía que regresar pronto a casa, con tanto apremio que decidió descender corriendo mientras que yo me quedaba atrás, disfrutando de las vistas de los tajos de la Virgen que todavía conservaban grandes neveros, así como de la tranquilidad de una sierra que se había librado de los visitantes, mientras contemplaba el regalo del atardecer que con multitud de colores en el cielo despedía un día climatológicamente perfecto para el disfrute de las montañas de Sierra Nevada.

Nota: En la estación veraniega la lanzadera que llega hasta las Posiciones del Veleta nos permitirá reducir casi a la mitad la longitud del recorrido, así como el desnivel a salvar, pero si se desea realizar esta ruta en condiciones algo más invernales, aprovechando la existencia de grandes neveros en la cara norte, no queda más remedio que adelantarnos en el calendario y caminar lo que la lanzadera nos ahorraría.

ÁLBUM DE GOOGLE FOTOS

(Este álbum cuenta una historia cronológicamente ordenada, por lo que es recomendable ver en presentación de diapositivas. Pero antes pon el fondo musical que más te guste, para que visualizar 113 fotos resulte más ameno )

Aquí tienes el track de la ruta:

" PICO DE LOS MACHOS-LAGUNA DE LAS CABRAS-LOMA PÚA "

PANORAMAS

Ascensión hacia las posiciones del Veleta, mientras cruzamos la carretera de Sierra Nevada, frente a las pistas de esquí y los tajos de la Virgen al fondo.

Entrada en el Veredón sorteando el nevero que encontramos en su entrada. Al fondo el pico Veleta, cerro de los Machos y Mulhacén.

Sendero a recorrer en la travesía hacia el cerro de los Machos por el corral del Veleta.

Corral y pico Veleta, con Manolo caminando por la morrena.

Cima del cerro de los Machos (3.329m) con los picos Mulhacén, Alcazaba, puntal de Vacares y cerro Pelao.

Vista de los Chancales del Púlpito, flanqueados por los raspones de Río Seco, valle del río Veleta y loma Púa.

Mojón cimero del cerro de los Machos y pico Veleta al fondo.

Descenso hacia la carretera por la cara sur del cerro de los Machos. A la izquierda raspones de Río Seco, Mulhacén y Alcazaba.

Lagunas de Río Seco y pico Mulhacén. A la derecha los raspones de Río Seco.

Raspones y lagunas de Río Seco. Al fondo a la derecha, brecha por la que cruzaremos al otro lado para acceder a la laguna de las Cabras.

Laguna y raspones de Río Seco.

Vista desde el río Veleta del gran circo coronado por el pico Veleta.

Vistas desde la loma Púa de valle del Veleta con los picos Veleta, crestones de Río Seco y pico Mulhacén al fondo.

Vistas hacia el suroeste de los tajos de la Virgen desde el puntal de la loma Púa.

Puntal de loma Púa y vistas hacia el noroeste con el Veleta, cerro de los Machos, Mulhacén y Alcazaba al fondo.

Vistas desde la carretera de Sierra Nevada de los tajos de la Virgen y Tozal del Cartujo.

Anterior vista desde la carretera ampliada a la derecha con la laguna de las Yeguas y cabecera del río Dilar.

Panorama que abarca los picos Veleta, tajos de la Virgen, tozal del Cartujo y estación de invernal de Borreguiles.