TAJO DE LOS MACHOS DESDE HOYA DE LA MORA

TAJO DE LOS MACHOS DESDE HOYA DE LA MORAParque Nacional de Sierra NevadaMonachil (Granada)

4 de mayo de 2019

Tipo de sendero: Ruta lineal Duración: 9 horass

Longitud: 23 km Desnivel máximo: 703 m Dificultad: Alta

Perspectiva de la ruta

Mojón que marca la cima del Tajo de los Machos, con el pico Mulhacén como telón de fondo. En el mojón, de izquierda a derecha, Ángel y Antonio.

(Clic sobre las imágenes para ampliarlas)

Perfil de la ruta

Poco antes de llegar al refugio de Elorrieta, nos situamos en la cabecera del valle del río Lanjarón, con el Tozal del Cartujo y el Caballo detrás.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

El último día en el que la estación de esquí de Sierra Nevada mantenía abiertos todos sus servicios, fue el elegido para realizar esta larga ruta, desde la Hoya de la Mora hasta el Tajo de los Machos, al cual siempre habíamos accedido desde el sur, por la loma de Cañar, partiendo del área recreativa de Puente Palo. Para estar en la primera semana de mayo, todavía había mucha nieve en las partes altas de la sierra, pero dadas las fechas en las que estábamos, las temperaturas agradables y muy por encima de cero, ablandaban la nieve y sobre todo en las últimas horas del día dificultó nuestro avance, pues a cada paso que dábamos nos hundíamos hasta la ingle, alargando el tiempo del regreso y que nos obligó a sacar los frontales en los últimos kilómetros después de haber atravesado las vacías pistas de esquí.

Pues bien, sin conocer lo que nos esperaba en este día que amaneció radiante de sol, partimos Ángel y yo siguiendo el senderillo que pasando bajo el arco de la Virgen de las Nieves, asciende hacia las Posiciones del Veleta, aunque poco después de pasar bajo el arco, la senda alcanza una pronunciada curva de la carretera con un ramal que se desvía hacia los remontes de Borreguiles, punto este donde nos tendremos que desviar por el mencionado ramal. Continuaremos entonces casi en horizontal por la carretera, pasando junto a una caseta donde finaliza el remonte Virgen de las Nieves. Poco después encontraremos a la izquierda, un vallado de madera con un hueco por donde se cuela un sendero, que es el que tendremos que tomar y continuar por el, ganando altura muy poco a poco, o como en el lenguaje Alpargatero dicen, "subiremos llaneando" y dejando a la derecha la carretera de Borreguiles que cada vez se queda más abajo. Ya en el sendero va apareciendo el hielo y la nieve todavía dura, por lo que era el momento de calzarse los crampones para más seguridad y no resbalar.

Iremos atravesando varias pistas de esquí, poco concurridas en aquel último día de la temporada e iremos pasando bajo varios remontes hasta llegar a un llano a los pies del Veleta y el collado de la Laguna, donde se encuentra un parque infantil con figuras de animales y un gran tiburón con la boca abierta por donde entran y salen los esquiadores más pequeños. Aquí nos detuvimos para hacer fotos y divertirnos con los muñecos para los niños. Hasta este punto hemos avanzado con una progresión ascendente con desnivel poco pronunciado y pisando la nieve endurecida por las máquinas de las pistas de esquí, pero ahora habrá que ascender la marcada pendiente que nos separa del collado de la Laguna de las Yeguas, y que yo decidí hacer fuera de las pistas para dirigirme a una cascada de hielo sobre unas rocas. La nieve blanda me dificultó el avance, aunque como las fuerzas todavía no flaqueaban, salí del apuro sin dificultad, hasta alcanzar el collado. Ángel en cambio se dirigió hacia la pista que sube hasta el collado. Nuevamente nos detuvimos para contemplar las vistas de la cabecera del río Dilar, con las crestas del Veleta, los tajos de la Virgen y del Tozal del Cartujo, completamente cubiertos de nieve desde la cumbres hasta muy por debajo del comienzo del remonte de la Laguna.

Hechas las oportunas fotos, proseguimos el avance por la pista que se dirige hacia la laguna de las Yeguas, avanzando sin gran dificultad, con nieve dura hasta alcanzar la laguna, que se encontraba completamente cubierta de hielo, aunque ya en algunos puntos mostraba algo de agua.

A partir de aquí ascendemos por la pista de los Lagunillos hasta que se cruza con la que desciende directamente desde el punto más alto de la estación de esquí, casi en la cima del pico Veleta. En este cruce, dejaremos atrás las pistas y avanzaremos siguiendo la marcada huella sobre la nieve dirigiéndonos a la base de los tajos de la Virgen. La huella asciende progresivamente, pero ganando altura, por lo que la pendiente que observamos a nuestra derecha en algunos tramos es considerable, lo que nos hace decidir sacar el piolet y ponernos el casco. Con cuidado vamos avanzando, pues la nieve muy abundante y algo blanda hace que nos hundamos, a pesar de que hemos ganado altitud al incrementarse considerablemente la pendiente en la loma, tras la cual ya veremos el Tozal del Cartujo, que se nos presenta espectacular con toda la hoya a sus pies cubierta de un infinito manto blanco que lo cubre todo, al igual que las cimas de los tresmiles que se pierden hasta el pico del Caballo. Este es otro de los puntos paisajísticos de interés donde paramos a contemplar las vistas y hacer fotos. La ascensión continúa, ahora con pendiente más suave, dirigiéndonos al refugio de Elorrieta, que a 3.187 metros de altitud es el más alto de España. Este honor sin embargo, no parece que sirva para salvarle de la ruina en la que se encuentra sumido por decisión de la administración del parque nacional. El refugio que se encontraba con la puerta abierta, tenía la entrada cubierta de nieve dura por lo que impedía cerrarla, y su interior lleno de humedades y goteras con charcos en el piso que cubrían algunos rincones de sus estancias. Aquí paramos para comer algo, contemplando las maravillosas vistas que nos brinda este privilegiado mirador de la sierra.

Partimos desde el refugio, cuando empezaba a aparecer la nubosidad que desde el suroeste iba cubriendo las cimas. A pesar de ello, como la previsión meteorológica para el día no era mala, continuamos con el plan previsto y comenzamos a caminar por la cuerda de la cadena montañosa situada a la izquierda de la cabecera del río Lanjarón. La progresión no presenta ninguna dificultad aunque haya ausencia de camino, y tampoco hay rocas o desniveles abruptos que ralenticen el avance, por lo que andamos con rapidez azotados por un viento no demasiado fuerte, y entre la niebla que por momentos nos envolvía. A mitad de la cuerda, encontramos el único punto sobresaliente, que representa el peñón El Abejarruco (3.058m), en el que hay una placa indicando el nombre y su altitud, recordatorio que pocas vecen encontramos en las cimas de Sierra Nevada. Tras hacer cima, descendemos el peñón sin gran dificultad, y continuamos caminando un largo rato, que si bien se nos puede hacer monótono porque la ausencia de obstáculos que no sean el pisar correctamente sobre las piedras sueltas que nos vamos encontrando, se contrarresta con el disfrute de las magníficas vistas en todas las direcciones en las que miremos. Después de sucesivos ascensos y descensos por la ondulada cuerda, avistamos una última ondulación algo más prominente con su mojón cimero que es el Tajo de los Machos (3.088m). Este pico está rodeado de otros con el mismo nombre, pero con el apellido de Norte (3.071m) y Sur (3.056m), con elevaciones algo más modestas que la ondulación principal que se encuentra en el centro de las tres mencionadas. No esperemos pues, encontrar en el Tajo de los Machos un pico destacado y muy prominente de la cuerda, pues el antes mencionado peñón del Abajerruco, es aún más destacado, pero con menor altitud.

La cima del Tajo de los Machos, es una atalaya con preciosas vistas de la cabecera del valle del río Lanjarón, así como de la cadena de montañas ubicada al otro lado del valle, entre los que destaca el cerro del Caballo (3.011m), Tajos Altos (3.117m) y Tozal del Cartujo (3.151m). También se divisan las lejanas cumbres del Veleta (3.396m) y Mulhacén (3.479m) y todos los tresmiles intermedios entre ambas cimas.

El camino de vuelta lo realizamos desandando nuestros pasos, aligerando la marcha y pensando en que si por la mañana tuvimos dificultades de progresión en los neveros más grandes, ahora después de todo un día de abundante sol y altas temperaturas, la nieve debería de estar mucho más blanda, con los problemas que eso conlleva. Y así fue, porque durante el descenso de la ladera noroeste de los Tajos de la Virgen, nos hundíamos completamente, haciendo casi imposible el dar un solo paso sin que la nieve nos llegara hasta la ingle. Al no haber previsto la situación y no llevar raquetas, tuvimos que salir del apuro con paciencia, sacando fuerzas de flaqueza, porque el esfuerzo que teníamos que realizar con cada paso dado, nos iba dejando cada vez más agotados. Afortunadamente salimos adelante y llegamos a las pistas de esquí, con nieve algo más dura, pero con nieve papa que seguía haciendo penoso el caminar sobre ella, aunque nada que ver con lo que habíamos vivido unos momentos antes. Conseguimos alcanzar el collado de la Laguna de las Yeguas con las últimas luces del atardecer, lo que nos brindó la oportunidad de ver la sierra con las luces tan especiales de esos instantes, todo un regalo para la vista y para la cámara de fotos.

Continuamos descendiendo el siguiente tramo por las pistas de esquí totalmente solas, con la nieve en lamentable estado, pero todavía con algo de luz natural en el cielo. Tuvimos que hacer uso de los frontales de luz, llegando a la carretera tras la caseta del remonte de la Virgen, donde ya sin nieve pudimos caminar sin dificultad y afrontando el último tramo de la ruta, descendiendo con rapidez hasta el estacionamiento de vehículos en la Hoya de la Mora.

ÁLBUM DE GOOGLE FOTOS

(Este álbum cuenta una historia cronológicamente ordenada, por lo que es recomendable ver en presentación de diapositivas. Pero antes pon el fondo musical que más te guste, para que visualizar más de 155 fotos resulta más ameno )

El track de la ruta: " TAJO DE LOS MACHOS DESDE HOYA DE LA MORA "

PANORAMAS

(Clic sobre las imágenes para ampliarlas)

Caminando por las pistas de esquí, en las proximidades de la laguna de las Yeguas.

Sobre los lagunillos de la Virgen, completamente cubiertos por la nieve de las pistas de esquí.

Cabecera del río Dilar.

En las proximidades del refugio de Elorrieta, ante la impresionante vista del Tozal del Cartujo.

En el refugio de Elorrieta, antes de partir hacia el Tajo de los Machos.

Camino del Tajo de los Machos, con la cabecera del río Lanjarón a la derecha.

Vista de las cumbres a la izquierda del río Lanjarón, con nuestro objetivo en el centro de la cuerda cimera.

Vista de las cumbres a la derecha del río Lanjarón.

Vista atrás en nuestro camino hacia el Tajo de los Machos, con el peñón del Abejarruco en el centro de la cuerda.

A la izquierda el Tajo de los Machos y a la derecha y valle del río Lanjarón.

Vista del camino andado, desde la cima del Tajo de los Machos.

Últimas luces de la tarde desde el collado de las Yeguas.