EMBALSE GUADALCACÍN-PICO DEL ÁGUILA

EMBALSE DE GUADALCACÍN-PICO DEL ÁGUILA

Algar (Cádiz)

28 de mayo de 2017

Tipo de sendero: Ruta circular Duración: 6h

Longitud: 14,4 km Desnivel máximo: 130 m Dificultad: Media

Perspectiva de la ruta.

Susana y yo en uno de los miradores sobre el embalse de Guadalcacín en el río Majaceite.




Perfil de la ruta.

Pico o tajo del Águila, que da nombre a este paraje.


DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Estacionamos el vehículo junto a la plaza de toros que encontramos en la entrada de Algar y desayunamos en uno de los bares ubicados junto a la plaza, en el que nos sirvieron unas tostadas exquisitas, de las que Poski (el perro de Susana), estaba bien seguro porque esto es lo que desayunó aquella mañana. Cruzamos el pueblo por la calle principal, peatonal en algunos tramos, en torno a la cual encontramos una calle con escalinata y otra con arco, como rincones más singulares. En la plaza donde se encuentra el ayuntamiento y la iglesia, bajaremos por una calle en pronunciada cuesta que confluye en la carretera. Tras cruzarla salimos de Algar y veremos en frente otra carretera que asciende también con fuerte pendiente y que se dirige al complejo turístico rural “Tajo del Águila”. Casi al final de la cuesta, a la derecha se bifurca otro camino carretero que será el de retorno. Existen por allí numerosas viviendas dispersas a ambos lados del camino, en las cuales los perros no dejan de ladrarnos de forma incesante, lo cual llega a ser molesto pues se rompe la tranquilidad que se supone al entorno rural. Entramos en el camping del complejo en el que encontraremos casas de madera con vistas al embalse y al final de la calle un mirador con excelentes vistas, unos restos del acueducto romano que transportaba el agua hasta Cádiz, así como la práctica totalidad del pantano de Guadalcacín, que embalsa las aguas del río Majaceite. También veremos parte del parque natural de los Alcornocales con las sierras de la Cabras y del Aljibe. En este punto es obligatorio pararse a contemplar el paisaje y hacer fotos.

Tras la contemplación desde el mirador reanudamos la marcha descendiendo por un senderillo que nos lleva hacia un acantilado, por lo que habrá que hacerlo con cautela pues el terreno tiene grava suelta y es resbaladizo. En algún momento el sendero se pierde y el track nos guía hacia unos matorrales que no parecen permitir el paso. Ante esta situación remontamos la ladera para ir a parar a otra zona del complejo turístico que parecía ser una zona recreativa con barbacoas bajo un tinglado en estado de total abandono. Junto a este parte un sendero bien marcado que nos conduce a un mirador sobre un picacho muy próximo a las aguas del embalse. Retornamos sobre nuestros pasos hasta el área recreativa y por un corredor que desciende llegaremos al embarcadero, en el que encontramos un barco velero a punto de zarpar, así como un numeroso grupo de personas en embarcaciones tipo kayac que se adentraban en las tranquilas aguas en medio de una gran algarabía.

Ahora ascendemos por una de las calles de este centro turístico hasta llegar a un edificio que parecía ser un albergue, aunque no parecía estar en uso. Junto a el existe una tirolina de recorrido no muy largo y en la que unos minutos antes habían estado lanzándose un grupo de excursionistas. Aquí paramos unos minutos para que Poski pudiera beber agua de una manguera que había en el exterior del albergue.

Aquí veremos un sendero por la parte trasera del edificio que se adentra entre el bosque Mediterráneo, para sin perder altura conducirnos hasta una vaguada cubierta de cardos en flor que tendremos que descender. Desde aquí podremos contemplar por primera vez el pico del Águila. Después de atravesar una cancela, cruzamos el arroyo seco y volemos a ascender para una vez arriba girar a la izquierda en busca del mencionado pico. Llegando a su altura, contemplaremos una excelente vista de este pico con el embalse al fondo. Este es otro de los puntos paisajísticos más interesantes, donde es obligatorio realizar fotos de este sorprendente accidente geográfico. Proseguimos el camino bordeando el otro flanco de la loma para ir confluir con un camino carretero, por el que proseguiremos para al llegar a otro de los acantilados, en cuya cima los rebaños de cabras suelen reunirse y pasar su tiempo, allí al abrigo de la arboleda sobre un gran cortado, cuya base llega a las aguas del pantano. Las vistas desde esta atalaya también son magníficas por lo que decidimos parar un rato para descansar y tomar algo de comida. Estando en este lugar, el velero que volvía de su paseo por el río, nos sorprendió verlo avanzar lentamente sobre las aguas mansas del embalse, llevando a bordo un numeroso grupo de personas que disfrutaban de la plácida travesía.

Reanudamos la marcha para dirigirnos hacia una estrecha península que se puede ver desde el acantilado. Rodearemos una vaguada y buscaremos entre el matorral un sendero algo difuso que luego aparecerá bien marcado sobre la ladera. Descendiendo casi a nivel de las aguas, confluimos con un camino carretero que por la izquierda, nos llevará hasta la mencionada península. En ella encontramos las ruinas de una casa, que en sus mejores momentos permitió a sus moradores el disfrutar de hermosas vistas al embalse. En este lugar avanzaremos por un sendero, que poco antes de llegar a la punta se pierde entre las ramas de árboles ya secos, algunos caídos y que dificultan el avance.

Retornamos hasta salir de la península y por el camino carretero que asciende volveremos a el Algar. En nuestro tránsito hacia el pueblo nos encontramos con rebaños de ovejas y un grupo de hermosos caballos blancos que bajo las encinas se guarecían del fuerte sol que a esa hora de la tarde ya se abría paso entre las nubes que durante toda la mañana nos había protegido e hicieron que las temperaturas no subieran demasiado. El camino que llevamos confluye poco antes de llegar al pueblo con el que tomamos por la mañana para ir al complejo turístico “Pico del Águila”. Descendida la fuerte pendiente de la cuesta hasta llegar a la carretera, entraremos nuevamente en el Algar, para en la plaza del ayuntamiento tomar unas cervezas y tapas como premio por haber terminado esta ruta sin contratiempo alguno.

Gracias a Susana que convocó la ruta y me permitió junto a su perro Poski disfrutar de esta bonita ruta dominguera y de su compañía que tanto echamos de menos tras un largo periodo de ausencia.

ÁLBUM DE GOOGLE FOTOS

(Este álbum cuenta una historia cronológicamente ordenada, por lo que es recomendable ver en presentación de diapositivas. Pero antes pon el fondo musical que más te guste, para que visualizar más de 170 fotos resulta más ameno )

Aquí tienes el track de la ruta:

" EMBALSE DE GUADALCACÍN-PICO DEL ÁGUILA "

PANORAMAS

Vista del embalse de Guadalcacín en el río Majaceite.

Velero de recreo que surcaría las aguas de este gran lago.

.

Islote con su istmo, que lo une al continente.

Acantilados en la orilla sur del embalse.

Poski correteando por los caminos, cuando iniciamos el regreso a Algar.