30/04/2018

Receta

Cookie gigante con chocolate negro
(para molde, sartén de hierro o cazuela de 25 - 30 cm de diámetro y 5 - 6 cm de profundidad)

Ingredientes:
380 gr de harina para todo uso
1 cucharadita y media (1 y 1/2 tsp) de polvo para hornear (Royal)
1 cucharadita (1tsp) de bicarbonato de sodio
1 cucharadita (1 tsp) de sal gorda
225 gr de mantequilla a temperatura ambiente, cortada en dados
170 gr de azúcar moreno oscuro o claro (al gusto)
170 gr de azúcar blanco
2 huevos L
1 cucharada (1 tbsp) de extracto de vainilla o canela en polvo
225 gr de chocolate negro

Preparación:
  • Precalentar el horno a 175ºC - 180ºC.
  • Engrasar con mantequilla un molde, sartén de hierro o cazuela de 25 cm - 30 cm de diámetro y 5 cm - 6 cm de profundidad.
  • Picar el chocolate a trozos no muy pequeños. Reservar.
  • Tamizar la harina junto con el polvo para hornear y el bicarbonato de sodio.
  • Batir la mantequilla con los dos azúcares, hasta que quede cremosa. Incorporar el extracto de vainilla o la canela en polvo y los huevos. Ir mezclando hasta que se integren.
  • Incorporar la sal y la mezcla de harina tamizada. Mezclar bien con la ayuda de una espátula, o batir con la batidora (tipo Ka, equipada con el accesorio pala) muy poquito, hasta dejar una masa homogénea.
  • Incorporar el chocolate picado, reservando unos trozos, y mezclar de nuevo.
  • Verter la masa en la sartén o la cazuela previamente engrasada y alisar con la espátula. Espolvorear el resto de trozos de chocolate.
  • Hornear unos 35 - 40 minutos o hasta que esté ligeramente dorada y crujiente por los bordes y blandita en el centro (una vez fría se endurecerá, cogerá consistencia).
  • Dejar enfriar, luego cortar en trozos del tamaño deseado y guardar en un recipiente de cierre hermético.

Observaciones:

 Para elaborar esta receta usamos dos tipos de azúcares blanco y moreno. Los dos tienen una función muy importante en la receta, el azúcar blanco aporta cuerpo y consistencia y el moreno textura, jugosidad y sabor. Se puede utilizar azúcar moreno oscuro o claro, al gusto, lo importante es que sea de buena calidad.

 Podemos acompañar esta cookie con una bola de helado o salsa de caramelo.

 Hay que tener cuidado de no pasarse con el horneado, la galleta tiene que quedar crujiente y dorada por los bordes, pero blanda en el centro. Aunque parezca que no está hecha, es porque está caliente, al enfriarse se endurecerá y cogerá consistencia. Si nos pasamos con el horneado nos quedará una galleta demasiado dura y pesada.

Comments