EL CAMINO DESPERTANDO A LA VERDAD: SHAN-JIÀN



HOMENAJE a Shan-jiàn


Su vida supuso una lección para un renacimiento favorable limpio a aquellos encadenados a circunstancias desfavorables en su vida actual dentro del mundo del Samsara.






En esta historia gradual, y quizás tediosa para el lector casual, se presentan muchas lecciones alcanzadas en el Camino del Dharma desde el nacimiento de Shan-jiàn y atravesando la adolescencia. Las pistas aparecen al examinar este nacimiento favorable, que puede ayudar a aquellos no tan favorecidos, quienes ahora se enfrentan a un camino de difíciles avances en el Dharma.

 

Podemos declarar quizás que la Verdad yace más allá de lo que no es Verdad, y lo que parece ser Verdad sin serlo es Ilusión. Si la Verdad yace más allá de toda Ilusión entonces quizás el punto adonde queremos llegar es experimentar “todo siendo Ilusión” más allá de la conciencia cognitiva de que “todo es Ilusión”.

 

La estupidez humana puede definirse como la creencia errónea de que las ilusiones son reales, y a esto podemos llamarlo “Delusión de la Verdad”. A la destrucción de esa “Delusión” podemos denominarla “Despertar” y, como Gautama el Buda declaró, con ello uno no recibe nada que tenga utilidad alguna.

 

Aquí se presenta un camino particular al Despertar, no el camino al Despertar. Este camino de delusión, ilusión y despertar no puede duplicarse. Porque el camino de cada hombre o mujer, por definición, debe ser diferente.

 

Este es el camino de la Ilusión hecha forma y nombre. La foto adjunta claramente no es la Verdad, pues, en el mejor de los casos, una foto solo puede duplicar la forma ilusoria de un momento dado. De momento a momento, la base biológica está cambiando, lo mismo que la Identidad ilusoria y la Verdad que puede esconderse. Pero la historia deja marcas indelebles, no sobre la página escrita sino sobre la propia memoria, y es ahí donde permanece el recuerdo del camino a la libertad.

 

¿Por qué presentar tal masa de ilusiones a través del tiempo para una forma y nombre determinado? Se presenta con la esperanza de que las reflexiones actuales sobre el pasado puedan traer más sustancia a las enseñanzas que he dado antes de que la foto se tomara, y durante más de quince años desde que fuera tomada.

 

En el momento de estar escribiendo este cuerpo/mente se aproxima a la cifra mágica de los 80. ¿Por qué ochenta es una cifra mágica? Porque esta mente nunca imaginó ni por un momento que se acercaría a ese número. El por qué un hombre vive y otro muere es un misterio en sí mismo, pero un misterio maravilloso, pues aquel que no ve la vida y la muerte como una cosa hermosa no ha vivido nunca en absoluto. Aquel que no ve que no hay existencia individual, y por lo tanto no hay muerte individual, estará bailando en la Delusión eterna con la Ilusión de que la vida siempre se le escapa.

 

Así que empecemos esta historia en el año 1932, quizás en aquel verano.

 

En 1932 la economía del mundo continuaba su deterioro por la crisis de 1929 y el desempleo en los Estados Unidos era del 24% con 13 millones de americanos sin trabajo. Aún este año de 2010, con el desempleo en el 10% en América, decimos que hay crisis.


Muchas personas corrientes vivían en las calles o en viejos edificios ruinosos. Al mismo tiempo el progreso continuaba, la cadena de televisión BBC comenzaba su primera retransmisión en Inglaterra.

 

Los británicos encarcelaban al líder nacionalista Mahatma Gandhi, y en Gran Bretaña tenía lugar la primera fisión del átomo. Mientras Rusia sufría una hambruna masiva y las muertes estimadas rondaban unos cinco millones, debido a una política agraria defectuosa.

 

Mientras tanto en Inglaterra organizaban la Marcha Hambrienta, que llegaba a Londres para protestar por la falta de alimentos. Los veteranos de la Primera Guerra Mundial marchaban a Washington demandando los pagos anticipados en bonos para ayudarles a sobrevivir la Gran Depresión.

 

Se recortaron las horas de trabajo y los salarios se rebajaron un 30%. Al mismo tiempo, se celebraban los Juegos Olímpicos en Los Angeles y los de Invierno en Nueva York. A la mayoría de la gente corriente le preocupaba poco más que la detención de Al Capone por evasión de impuestos y el secuestro del hijo de Charles Lindbergh (el primer piloto que cruzó el Atlántico en un vuelo sin escalas).

 

¿A quién le importaba que un joven pescador de Plymouth llamado Arthur Frederick y su mujer Freda Lillian se juntaran para crear la vida de su primer hijo, que nacería el 11 de abril de 1933? Aquel fue el peor año de la Depresión, cuando Adolf Hitler se convirtió en canciller de Alemania y abrió el primer campo de concentración en Dachau.

 

La epidemia de tifus golpeaba a miles en Moscú. El Río Amarillo se desbordaba en China creando hambrunas en masa debido a la cosecha fallida. Se estrenaba la película original de King Kong, se divisaba el monstruo del Lago Ness y se inventaba el juego del Monopoly.

 

Parecía una época de malos auspicios, pero ocurrió lo que Buda llamó un nacimiento favorable.

***


* * *

Si un lector tiene la paciencia de leer con cuidado estas experiencias y las entiende con claridad, esto no es una simple auto-biografía, sino una herramienta valiosa para la liberación.

 

Al final de la sección explicaré cómo usarla y su auténtica utilidad para generar una comprensión de la contemplación correcta. Debería hacerse evidente que Vipassana puede de hecho limpiar los rastros de memoria de los desechos de la Identidad, mientras que no elimina los importantes rastros indelebles de los primeros quince años del desarrollo, que representa lo más decisivo en los impedimentos subliminales.

 

Ningún psicoanálisis tiene éxito tampoco, ya que esos sistemas están orientados al ego y presentan demasiado un factor erróneo de la Identidad. Sed tranquilos y pacientes y, cuando comprendáis esta lección que presento, sed resueltos con perseverancia.

 

Disfruta de la historia sin dedución o juicio mental.

Shan-jiàn




Comments