¿Día de la costeñidad?

Sombrero vueltiao, uno de los máximos símbolos de la Costa y de Colombia.

2008

En un hecho impropio de la lucidez que deben poseer las personas que ocupan sus cargos, los gobernadores de la Costa, así como ciertos sectores de la prensa y de la intelectualidad de nuestra región, abrazaron en la VI Reunión de Gobernadores realizada en San Andrés Isla el 13 de diciembre de 2008 la propuesta de un profesor de filosofía de Barranquilla y han proclamado el 10 de octubre como el “Día de la Región Caribe”. Se apoyan, como argumento ineluctable para la instauración de semejante celebración, en que el 10 de octubre de 1821 fue expulsado el último reducto español de Cartagena (y de Colombia), dando como resultado la completa independencia de la naciente nación y que sus habitantes comenzaran a gozar de las condiciones adecuadas para desarrollar libremente y en toda su inigualable riqueza y extensión sus incomparables potencialidades. De contera, han retomado la atávica alharaca por la marginación a que nos tiene sometidos el centralismo opresor, por los altos índices de pobreza de la Costa, por nuestra exigua participación en la repartición del tesoro nacional y porque los altos funcionarios del gobierno, en otra actitud demostrativa de sus malignas intenciones, no asistieron a la VII Reunión de Gobernadores y al Foro Regional en Cartagena, evento en que se reivindicó la nueva fecha patria. Cientos de asistentes se identificaron en que para asegurar nuestro desarrollo es necesaria una política de regionalización cuya viabilidad jurídica ya está demostrada, y exhortan a la lucha por la autonomía regional llamando al combate con escritos como este: “Los chapetones del centralismo todavía nos dominan. Tenemos que sacudirlos de la región Caribe”. Se apresuran, sin embargo, a aclarar que no tienen intención de conformar una república independiente.

El 10 de octubre de 1821 como día de la costeñidad es un contrasentido en toda su extensión. Sus promotores dejan olímpica y contradictoriamente de lado que nos libramos del yugo europeo (si es que todavía se podía denominar así a unas fuerzas completamente diezmadas que ni siquiera hacían presencia en las demás regiones de la Costa) para quedar sometidos, hasta la fecha, a la tiranía del centralismo cachaco, mil veces peor y más dañino, pues es un canibalismo fratricida. El mismo centralismo al que le reprochan no haber asistido al lanzamiento con “protocolarias excusas”. Entonces, ¿qué independencia fue la que se alcanzó el 10 de octubre de 1821?

El término “costeñidad” arrastra, sin duda, una connotación cultural. El 10 de octubre de 1821 es una fecha de carácter histórico y constituye, ciertamente, un punto de referencia. Pero afirmar que lo que ocurrió en esa fecha es el punto de partida de nuestra identidad cultural y regional (como lo sugieren la palabra “costeñidad” y los promotores de la iniciativa), es poco menos que una sinrazón, cuando no un exabrupto. Sobre todo porque ya nuestra “costeñidad” se venía fraguado en presencia de los españoles, que, dicho sea de paso, marcaron indeleblemente nuestra identidad, se quiera o no.

Campaña por la creación de la Región Caribe, votaciones parlamentarias del 14 de marzo de 2010.
 

Si se hubiera de escoger un día para celebrar nuestra cultura costeña, debería ser una fecha en que nuestra identidad cultural hubiera alcanzado el más alto reconocimiento universal, como el 21 de octubre o el 10 de diciembre de 1982, el primero, día en que le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura a Gabriel García Márquez, y el segundo, fecha en que lo recibió de manos del rey Carl XVI Gustaf de Suecia. O como el 7 de noviembre de 2003, cuando el Carnaval de Barranquilla, aglutinante de la mayoría de las expresiones culturales de la Costa, fue declarado Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Esos sí han sido hechos que han elevado nuestra “costeñidad” a sus puntos más altos, muy por encima de las demás idiosincrasias nacionales, aunque tienen el inconveniente de ser demasiado personal uno y muy puntual el otro.

Página inicial 

Comments