Apuntes mirmidónicos VII


15 de marzo de 2013

El cónclave
Seguí detenidamente el cónclave que eligió al cardenal Bergoglio en los sitios web del Vaticano, del periódico italiano La Repubblica y de CNN. A las 12:50 p.m. de ese 13 de marzo decidí dar una breve siesta, pero con los audífonos puestos; a eso de la 1:05 p.m. me levantantaron las voces en italiano anunciando la fumata bianca. Ese día me había levantado a las 3:45 a.m. a revisar Twitter y había soñado que el nuevo papa era mexicano. Desafortunadamente, Internet colapsó al momento del Habemus Papam y no pude verlo en directo, tuve que recurrir a Twitter, a través del cual fue que supe que el nuevo papa era el argentino Bergoglio, elección que inicialmente me extrañó, pues no era uno de los papables más opcionados. Desde que escuché el anuncio de la fumata blanca, hasta el Habemus Papam y un poco después, estuve intercambiando conceptos con varios amigos por Facebook, algo impensable en años pasados, qué bien por las redes sociales.

El papa argentino
A la Iglesia Católica nada le sale del todo bien: parece que el nuevo papa Francisco tuvo una relación un poco oscura con la dictadura argentina de los años 1970, algo que no extraña, pues aparte de que en América Latina la Iglesia Católica siempre ha estado al lado del poder, el Estado argentino es uno de los pocos que todavía subvenciona a la Iglesia y considera a la católica la religión del Estado. Pero excelente que haya por fin un papa no europeo y que supuestamente haya observado una vida frugal, más acorde con el paradigma de los católicos: la vida y las enseñanzas de Jesús de Nazaret consignadas en los evangelios. Por lo demás, me preocupan dos cosas del nuevo pontífice: 1. Su avanzada edad. 2. Su dominio de la Teología y de la Filosofía, temas en los que Ratzinger era sumamente fuerte y sobre los que dejó una vastísima y densa obra.

El futuro de la Iglesia
Aunque normalmente siempre he sido tradicionalista, nada se perdería con probar dos temas -¡apenas dos!- sobre los que tanta presión están haciendo los "progresistas": 1. Que el celibato sea opcional. 2. Que mujeres puedan ser sacerdotisas y escalar en la jerarquía, incluso, que en un futuro pueda haber papisas. Son dos temas supremamente espinosos que supondrían un cambio rotundo para la Iglesia, y que implicarían un muy arduo y extenso trabajo sobre el Derecho Canónico, el cual tendría que contemplar y reglamentar muchas situaciones que hoy no están sobre la mesa, que no son dolor de cabeza, como divorcios, infidelidades, disputas por hijos, manutenciones, herencias, entre otras. Estos temas no son doctrinales, es decir, en la Biblia no se prohíbe que los sacerdotes se casen, que un hombre casado acceda al sacerdocio (Pedro lo era) o que sean mujeres. En lo que sí no se puede transigir es en el tal "matrimonio" marica, la eutanasia y el abominable aborto, transgresiones explícita e implícitamente condenadas en la Biblia. 

Qué esperar del nuevo papa
-Primero, que reviva el trabajo pastoral. No puede ser que la Iglesia renuncie al proselitismo. Esto es uno de los puntos de controversia con los lefebvrianos, que condenamos la inspiración liberal (igualdad, libertad, fraternidad) del Concilio Vaticano II. En este punto específicamente, la renuncia a la vocación misionera de la Iglesia y al proselitismo es el reflejo de la libertad religiosa, asimilable al principio revolucionario de Libertad.
-Segundo, que no se ceda ni un milímetro en las inmoralidades y sinvergüenzuras señaladas al final de la entrada anterior.
-Tercero, que en el tal acercamiento con las demás religiones y las 666 sectas pseudoprotestantes no se caiga en la herejía, como lo hicieron repetidas veces los antipapas Juan Pablo II y Benedicto XVI en, por ejemplo, sus tristemente célebres reunioncitas de Asís y en sus encíclicas (ex cathedra). Ese es el ecumenismo (Fraternidad) mal entendido.
-Cuarto, que se profundice en la lucha contra la pederastia, hay que acabarla. Muy plausibles han sido medidas como que los obispos tienen la obligación de denunciar a sus subalternos si cometen estos delitos, los cuales ya no caducan. En Colombia ya se avanza en una legislación eclesiástica especial de la mano de la justicia ordinaria.
-Quinto, que se limpie el Instituto para las Obras de Religión, más conocido como el Banco Vaticano.

También en el edificio Muvdi

También se reubicarán vendedores invasores del espacio público en el edificio Muvdi, calle 32 n.° 40-49, muy buena elección, pues no da directamente sobre la plaza de san Nicolás, si así fuera, seguramente se invadirían sus alrededores, es decir, la plaza y las calles adyacentes, que es lo que va a pasar con la Casa Vargas. Ver: Antes de finalizar el año vendedores de Barranquilla serán reubicados




Apuntes mirmidónicos VI - VII - VIII 
Comments