Apuntes mirmidónicos XLIX

4 de julio de 2017

I

Nairo Quintana nunca va a ganar el Tour por su biotipo. 1,65 de estatura es demasiado poco para las contrarrelojes, ahí es donde los Dumoulin o Froome, que miden casi 1,90 cm, destrozan a Nairo, sacándole demasiado tiempo que él no logra acortar suficientemente en la montaña porque para rematar, aquellos también suben bien e incluso le ganan en la montaña. Nairo siempre estará entre los cinco primeros, que es de mucho valor.

 

II

Si Nairo no va a una prueba grande antes y le va mal en el Tour, entonces es que llegó sin forma. Si va a una prueba grande como el Giro y le va mal en el Tour, entonces es que llegó desgastado. Lo cierto es que a ciclistas tan completos como Froome o Dumoulin, que no tienen nada que envidiarle a Nairo en la montaña, y que lo superan ampliamente en las contrarrelojes planas, es muy difícil que Nairo les gane el Tour, pues allí es donde más se fajan los grandes.

 

III

Lo de la trieja simplemente era cuestión de tiempo: felices los tres.

 

IV

Lo vengo diciendo y nadie me para bola: las sectas aleluyas no son más que unos asquerosos paraísos fiscales, vean hasta dónde han llegado en el caso Lezo.

 

V

Cuando dijo que Falcao era un exjugador, Iván Mejía habló de la plata que (Falcao) le consignaba a su secta. Las sectas evangélicas son, técnicamente, paraísos fiscales. Qué horror este nuevo "cristianismo" basado en el dinero (¡exactamente lo contrario de lo que predicó Jesús de Nazaret!) y la explotación de gentes ingenuas, desesperadas y de nula autoestima, por lo general drogadictos, homosexuales, muchachas de servicio, ladrones arrepentidos que como puerca pollera nunca perderán el vicio... Que Dios nos agarre confesados.

 

VI

Varón, te invito a hacer un experimento: dile al pastor que ya no le vas a dar plata mensualmente, que ahora les vas a dar el tal diezmo a los pobres, y analiza su reacción.

 

VII

Bien por el Museo del Carnaval, aunque la edificación no contará con lo que propuse, una gran plaza interior redonda inspirada en las rondas de cumbia, su fachada está inspirada en la obra multicolor del venezolano Carlos Cruz-Díez.

 

VIII

“El verdadero pueblo hermano en Colombia de Venezuela somos nosotros, los costeños colombianos. Porque nuestra cultura popular está fundamentada en la cultura popular venezolana”. Abelardo De la Espriella entrevistado por Jaime Bayly.

 

IX

¿La base de la cultura costeña colombiana es la venezolana? ¿O sea que la Costa colombiana no tiene cultura propia? Está completamente equivocado, abogado. El verdadero pueblo hermano culturalmente hablando de los costeños es el panameño, no en vano fuimos una sola nación.

 

X

Este abogado De la Espriella es bien ignorante. No sabe que como Colombia, Venezuela es un país de profundas diferencias culturales regionales. Para que sepa, el gocho del Táchira es el equivalente del nortesantandereano colombiano (y en términos muy generales el gocho es asimilable al cachaco) y el llanero venezolano es exactamente igual al llanero colombiano. Ciertamente, determinados costeños pueden ser asimilables al maracucho o al caraqueño, entre otros habitantes de la franja caribeña venezolana, pero un nortesantandereano no tiene nada que ver con un maracucho o un caraqueño, sino con un tachirense, así como un apureño tiene que ver con un metense, un araucano o un casanareño, no con un santandereano o un monteriano. Lea más para que no desinforme, por favor.

 

XI

La ignorancia de De la Espriella es tal, que desconoce que existe un sustrato caribeño hispánico común a los habitantes de los siguientes países/regiones: Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Nicaragua, Panamá, zona norte de Colombia, zona norte de Venezuela. Nada más hay que analizar el acento, los gustos musicales y la forma de ser de cada uno para darse cuenta. En Panamá, por ejemplo, también comen arepa, solo que le dicen tortilla, y lo que allá llaman tamal es igual a la hallaca. En Panamá dicen pelao, comen carimañola, fritos, bollos, caballito, etcétera, bailan cumbia y tocan música de acordeón, igual que en la Costa. Entonces, ¿quién se parece más al costeño? Para no mencionar que los chombos panameños de Bocas del Toro son idénticos a los sanandresanos, que los colonenses son asimilables a los palenqueros y el habitante de la península de Azuero es asimilable al costeño sabanero de Córdoba, Sucre y Bolívar, hasta en las corralejas y en el sombrero pintao se parecen. Ahora, cierto es que el panameño solo se parece al costeño (aunque en Panamá hay pasillo, ritmo andino colombiano, y el punto panameño no es más que el bambuco adaptado), mientras que ciertos venezolanos se parecen al costeño, otros al llanero, otros al cachaco, etcétera; siendo así las cosas, podríamos afirmar que, en términos generales, el venezolano se asemeja al colombiano, pero nunca se puede asimilar el venezolano solo al costeño, eso carece de todo rigor.

 

XII

Atención, máxima alerta: un pastor del clan Name para vicepresidente con Alejandro Ordóñez, hago un llamado a las mentes cuerdas para hacerle frente a lo que sería la máxima desgracia, la debacle total de Colombia de llegar ese par al poder.


Apuntes mirmidónicos XLVIII - L


Comments