Un otoño en Nueva York

29 de diciembre de 2016


A mis primos Yoel y Lizzeth y sus hijos Isabella y Alessandro


En unas partes frenética y pletórica de gentes de todo el mundo, en otras solitaria y tranquila, la gran Nueva York embelesa en otoño con sus gélidas brisas y las hojas secas de los arces que caen en tonalidades amarillas, rojas, anaranjadas. Como marco, los edificios descomunales que obstruyen los rayos del sol y concentran el frío, matizados de contrastantes estilos arquitectónicos: aquí una muestra de art déco, allá otra neoclásica, acullá una neogótica; ora neorrenacentismo, ora modernismo; por acá brutalismo, que neotúdor, que arquitectura victoriana y mil genialidades más, entre las que, curiosamente, sobresalen las sencillas construcciones de ladrillo de pocos pisos del siglo XIX con sus características escaleras de emergencia en caso de incendios. No en vano denominada The Wonder City (La Ciudad Maravilla), Nueva York es de esas urbes a las que se añora volver porque se tiene la seguridad de que en cada retorno se descubrirán nuevos detalles, ángulos, sitios, personas.


Llama la atención la organización de la ciudad: la terminal de transportes de la Port Authority y la Grand Central Terminal se encuentran en pleno centro de Manhattan (ambas sobre la calle 42), sin embargo, no generan caos ni embotellamientos. Pero la organización se refleja especialmente en la polifuncionalidad de los edificios, que en completa armonía albergan, en impresionante profusión, los establecimientos comerciales, empresariales y recreacionales más disímiles.


Manhattan no posee, como podría imaginarse, autopistas ni pulpos gigantescos. Es una ciudad de trazo simple y efectista, de anchas y muy rectas avenidas que corren en sentido sur-norte y que con las perpendiculares calles conforman una cuadrícula solo interrumpida por Broadway y las sinuosas callejuelas del Lower Manhattan, especialmente en el Financial District, algo que se explica por el hecho de que en esa zona los holandeses fundaron la primigenia colonia de Nieuw Amsterdam. El tráfico no es precisamente caótico, pero las posibilidades de estacionamiento han colapsado tanto en espacio como en costo. Los amplios parques propician el disfrute de la naturaleza y el arte, y los generosos andenes invitan a caminar y a admirar el paisaje urbano. Tampoco escatima esfuerzos Manhattan en la conectividad con los condados adyacentes y el estado de New Jersey, de manifiesto en colosales estructuras como los túneles Lincoln y el de Queens, y los puentes de Brooklyn, George Washington y Manhattan, para mencionar las más importantes.


A pie es como se conoce una ciudad. En Nueva York, el objetivo de todo turista se facilita gracias a los ya mencionados amplios espacios y andenes, así que solo se necesita buen estado físico, unos tenis y verdaderas ganas de ponerse en sintonía con la Capital del Mundo. Como la ciudad es extensa y las atracciones innumerables, conviene llegar a ella preparado con itinerarios por día, según los gustos del visitante, y en una lista marcar como visitados los sitios a medida que se conocen.


Si se dispone del tiempo y se quieren conocer a cabalidad, es necesario dedicar un día entero a cada una de estas atracciones: 1. Central Park. 2. Ferry a las islas Liberty y Ellis. 3. Metropolitan Museum of Art (el Met).


El metro, si bien es vetusto, no es amplio, ni estéticamente atractivo (el viejo enchape blanco pide a gritos, por lo menos, una limpieza urgente, cuando no cambio total), y a pesar de que sus vagones casi siempre están repletos, presta un servicio eficiente y útil. Es ideal cuando se está cansado de andar y se necesita trasladarse entre puntos lejanos, como entre el Financial District y Times Square, Central Park o el Bronx.


Para los amantes de la cultura, Nueva York es un destino obligado. Museos (y es que Manhattan es casi un museo a cielo abierto), parques, monumentos, edificios históricos, zoológicos, jardín botánico, zonas históricas, barrios, enclaves étnicos, universidades, bares, restaurantes calles... En materia de artes escénicas, solo el sector del Lincoln Center y el Theater District ofrecen innumerables espectáculos, varios de ellos al aire libre. Este otoño estuvieron de moda nuevamente las Rockettes del Radio City Music Hall. Lástima que el Met y el Museo de Historia Natural estén dotados de tantas piezas ¿hurtadas? de las antiguas civilizaciones egipcia, griega, romana, amerindias, africanas, semitas, drávidas y oceánicas. ¿Cómo las habrán obtenido en tan grande número? Indignación sentí en esos museos al ver piezas de orfebrería de las culturas amerindias de Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador y Perú, por cierto, las únicas muestras de oro de estos museos. No obstante la grandiosidad del Met, para el conocedor de arte será evidente que queda en segundo plano ante los grandes museos europeos como el Louvre, el Prado, Uffizi, el Hermitage...; en materia de pintura lo destacable es poco, solo unos cuantos cuadros de clásicos (ninguno de los más importantes) como Van Eyck, Velázquez, Caravaggio, El Greco, Bruegel el Viejo, Rembrandt, Vermeer y J. L. David, y de los modernos, un par de célebres Van Gogh (Autorretrato con sombrero de paja y Cipreses), un Gauguin (Orana María), los impresionistas y unos Picassos cubistas. Al que sí no le van muy a la zaga el Met y el de Historia Natural (repleto de animales disecados...) en materia de pillaje es el Museo Británico, tristemente célebre por la mayor impronta de Inglaterra, depredadora como ella sola, a la que solo se le compara España en este vergonzoso aspecto.


Vale la pena conocer los barrios residenciales. Recomiendo visitar el Greenwich Village (casi todo ocupado por la Universidad de Nueva York), el Upper West Side, el Upper East Side (¡oh, Madison Avenue!), el encantador West Village y la calle Hudson, llena de acogedores restaurantes y bares, Brooklyn Heights y el bullente Harlem, epicentro de la comunidad negra.


El cuarto jueves de noviembre se celebra el Thanksgiving Day (Día de acción de Gracias), celebración profundamente arraigada en el alma estadounidense, y de tanta o mayor importancia que Navidad para ellos, pero con poco significado para los latinos, quienes, sin embargo, han asimilado la tradición y cenan pavo. Macy’s realiza el colorido y tradicional desfile de Acción de Gracias, que este año empezó en la calle 77 con Central Park West, cruzó por Central Park South hasta la Sexta Avenida, por la cual bajó hasta Macy's Herald Square en la calle 34. Si se quiere apreciar el espectáculo, es preciso acudir bien temprano o desde la noche anterior para asegurar un asiento.


El día siguiente es Black Friday, fecha culmen de la temporada de compras de Navidad en la que el comercio hace interesantes descuentos, y a fe que vale la pena comprar ese día, los anteriores y los siguientes. Luego surgieron el Black Thursday, el Cyber Monday y recientemente el Green Monday, los dos últimos para compras en Internet. Para compras recomiendo los enormes, sensacionales y muy surtidos malls del vecino estado de New Jersey.


La célebre multiculturalidad del Melting Pot permite apreciar personas, religiones, vestimentas, comidas y lenguas de todo el mundo. Destaca la cantidad de latinos y asiáticos del Lejano Oriente. Muchos estadounidenses establecen el origen étnico de una persona con una rápida mirada tras lo cual algunos pueden hablar en frases cortas en el idioma foráneo, especialmente cuando el visitante está de compras. El español es, sin atenuantes, el idioma más hablado después del inglés, incluso muchos avisos urbanos están escritos o se anuncian por amplificadores de sonido en nuestra lengua. En el City Hall hay avisos en inglés, español y mandarín dada su cercanía con el Chinatown (Barrio Chino). Otro interesante plan neoyorquino puede ser conocer los múltiples enclaves étnicos, como el mencionado Chinatown, Harlem, Little Italy, Koreatown, Le Petit Senegal y las comunidades de todo el mundo concentradas en los distintos barrios de Brooklyn, Queens y el Bronx.


Conocer una ciudad depende de los gustos, la edad, los intereses, etcétera, de quien la visita. Por ejemplo, pasé mil veces por el Museo de Cera de Madame Tussaud y el contiguo museo Ripley’s Believe It or Not! y ni se me pasó por la cabeza entrar, así que además de lo aquí mencionado se pueden hacer y conocer diez mil cosas más en Nueva York. Asimismo, cada estación tiene su encanto; una Nueva York aún más llena de vida, ruidosa y colorida se experimenta en verano, por lo que no faltarán a quienes la ciudad les guste más en verano que en otoño o en invierno. Es posible que a algunos pueda terminar no gustándoles, pero sin duda Nueva York es una de las ciudades que todo el mundo debería poder conocer y con seguridad no decepciona. Por último, dejo este poema que encontré en un vagón del metro: *(Traducción al final)


Here
(Gary Snyder, b. 1930)

In the dark
(The new moon long set)
A soft grumble in the breeze
Is the sound of a jet so high
It’s already long gone by
Some planet
Rising From the east shines
Through the trees

It’s been years since I thought,

Why are we here?



Consejos generales para visitar Nueva York.


  1. El 90% de las atracciones de Nueva York se encuentran en la isla de Manhattan, así que es necesario un buen plano con las avenidas, calles, atracciones turísticas y sitios emblemáticos bien identificados. En la Port Authority (Octava Avenida con calle 42 Oeste) se consiguen buenos y gratis, pero recomiendo, por lo completa, la guía Street Smart NYC Manhattan de vanDam, disponible en quioscos callejeros y en farmacias por 7,95 dólares. Trae el plano de Manhattan con calles y avenidas, sus atracciones, detalle especial del Midtown (zona central de la isla de Manhattan) y plano del subway (metro).

  2. Si no se desplazará en vehículo propio, recomiendo adquirir Metrocards (billetes recargables del subway) de veinte dólares en cualquier estación del metro. Cada trayecto vale tres dólares.

  3. Prepárese para pensar en grados Fahrenheit, onzas, libras, galones, pulgadas, pies, yardas...

  4. No compre entradas o tiquetes por Internet, resulta más costoso que adquirirlos en sitio, por ejemplo, el paseo en ferry a las islas Liberty y Ellis sale en 24 dólares comprado en tiqets.com, mientras que en el Clinton Castle del Battery Park cuesta 18.

  5. Visite el Museo Metropolitano de Arte (el Met) y el Museo de Historia Natural por un dólar cada uno. Ambos sugieren donaciones de hasta 25 dólares (adultos), pero en realidad se puede aportar lo que se desee. Son las reglas de esos museos, ambos sostenidos por las familias más acaudaladas del mundo, las cuales no han dudado en rotular sus contribuciones con sus nombres.

  6. Por el contrario, para visitar el Museo de Arte Moderno (MoMA) y el Guggenheim se exigen 25 dólares en cada uno.

  7. Caminar la calle 42 desde la Octava Avenida hasta la Primera, edificio de las Naciones Unidas, con paradas en Times Square, el Bryant Park, la Biblioteca Pública de Nueva York, la Grand Central Terminal y el edificio Chrysler. El vestíbulo del edificio de las Naciones Unidas se puede visitar gratis; si se desea realizar una visita guiada del complejo, hay que pagar 25 dólares.

  8. El ferry a Staten Island, otra isla-condado de Nueva York (el único condado que no está en una isla es el Bronx), es gratis; se toma en la terminal Whitehall ubicada en el Southern Tip (extremo sur de Manhattan), adyacente al extremo oriental del Battery Park, en el inicio del South Street Seaport.

  9. No deje de probar la exquisita comida halal certificada expendida en carros estacionarios en tantas esquinas de Manhattan, especialmente en la Quinta Avenida, en la Sexta (avenida de las Américas) por el sector del Radio City Music Hall, en Tribeca, en SoHo... Recomiendo el chicken over rice (pollo a la plancha en trocitos, arroz amarillo y ensalada, con salsa de ajo y picante opcionales). Otras exquisiteces son el faláfel over rice, shrimp over rice, lamb over rice, gyros, kebab, pescado frito, salchichas, sandwiches, hamburguesas, perros calientes, etcétera. Le aseguro que no se arrepentirá, 100% garantizado.

  10. Prepárese para que los vehículos no respeten al peatón cuando en las esquinas la señal de la mano se pone en blanco, indicando que deben permitir el paso de la gente. No constituyen una amenaza de accidente, pero por lo menos extraña que no respeten la señal de tránsito.

  11. En Times Square, unos personajes disfrazados de superhéroes, Minnie Mouse, Capitán América, Hulk, Sheriff Woody (el de Toy Story), etcétera, se ofrecen para tomarse una foto con uno y después piden una propina (soliciting) al estilo Nueva York, es decir, 5 dólares como mínimo.

  12. Caminar la Quinta Avenida en dirección sur desde el Bryant Park hasta el Washington Square Park, con escalas en el Empire State Building, el Madison Square Park, el magnífico edificio Flatiron y el Union Square Park.

  13. Un buen circuito es recorrer los pintorescos barrios de Soho, Little Italy y Chinatown, el Civic Center, cruzar a pie el puente de Brooklyn y, ya en ese condado, caminar el paseo de Brooklyn Heights, donde se disfruta una de las mejores vistas del Lower Manhattan.
  14. Mucho recomiendo un paseo por Park Avenue y su bulevar, con escalas en el hotel Waldorf-Astoria y en la estación Helmsley, dos de las construcciones más imponentes y bellas de Nueva York.

  15. Una sensación de grandiosidad se experimenta al recorrer la Sexta Avenida (avenida de las Américas) entre la calle 42 y el Radio City Music Hall (calle 50).

  16. Los hombres a los que les guste quedarse mirando a las mujeres hermosas -las cuales abundan en Nueva York- deben tener cuidado, pues no están acostumbradas a esa práctica tan latina y no ocultan su incomodidad, incluso pueden llegar a pensar que las están acosando.


Consejos para visitar Nueva York en otoño


  1. No subestime el frío. A medida que se aproxima el invierno (el solsticio comienza el 22 de diciembre) la temperatura baja, se presentan fuertes y heladas brisas, frentes fríos que hacen descender la temperatura varios grados por debajo de 32° F (0° C), y se presentan las primeras nevadas, así que no están de más gorros, bufandas, guantes, chaquetas térmicas, hoodies, pullovers de cuello alto, medias gruesas y zapatos para caminar, preferiblemente botines de cuero si se es muy sensible al frío. Las temperaturas oscilan entre los 14 y -5° C, dependiendo de la presencia de frentes fríos y de brisa, los cuales empeoran las condiciones. Cuando nieva, es preciso usar botas especiales para caminar en la nieve, so pena de resbalar y caerse. En otoño, el color predominante de la ropa y los zapatos es el negro.

  2. Recorrer la Quinta Avenida en dirección norte desde el Bryant Park con sus puestos de comida, mercancías y su pista de patinaje sobre hielo hasta el hotel Plaza, con paradas en la Biblioteca Pública de Nueva York, en esa impresionante joya del art déco que saluda por el Rockefeller Center, con su pista de patinaje sobre hielo, su Prometeo y su Radio City Music Hall; en la soberbia catedral de San Patricio, de estilo neogótico y construida con ladrillos recubiertos de mármol blanco; en la Trump Tower, vigilada por policías que restringen el paso, cuya acera opuesta es escenario de protestas contra el presidente Trump; en Tiffany’s, en los múltiples de almacenes de lujo y en la tienda Apple frente a la Grand Army Plaza adyacente al hotel.

  3. Por 18 dólares se toma el ferry a Liberty Island (donde se encuentra la estatua de la Libertad) y a Ellis Island, donde las instalaciones en que se recibían los inmigrantes han sido convertidas en un interesante museo. Trate de llegar temprano al Clinton Castle del Battery Park (donde venden las boletas), pues normalmente las filas para ingresar al ferry son enormes. Y abríguese bien, pues la brisa marina acentúa el frío, o no se instale en el tercer nivel de la embarcación, que es descubierto.

  4. Subir al piso 82 del Empire State Building cuesta 34 dólares, la vista es imponente, pero cuidado con la brisa y el frío. Está la opción de subir al piso 102 por 20 dólares más.

  5. Pasada la temporada del béisbol, la visita guiada al Yankee Stadium vale 25 dólares.

  6. En otoño, la belleza de la naturaleza alcanza su máximo esplendor en Central Park, increíble santuario natural y cultural en pleno centro de Manhattan al que los rascacielos circundantes sirven de majestuoso marco creando un ambiente de ensueño. Es un microcosmos natural, recreativo, cultural y artístico que toma mínimo un día conocer. Recomiendo el paseo en carrozas de caballos, el zoológico, la pista de patinaje sobre hielo, la fuente de Bethesda, el estanque Jackeline Onassis, Strawberry Fields y el mosaico de Imagine, el Harlem Meer, el Mall y el Paseo Literario.

  7. Ir temprano al desfile de Macy’s el día de Acción de Gracias y a los almacenes el Black Friday.


Recomendación

Es preferible no comprar con tarjeta de crédito en pesos colombianos, sale más caro que comprar en dólares. Si compra con Visa, se le facturará según la TRM del día de la compra más un recargo cuya justificación no he podido establecer; si lo hace con Mastercard, se le cobrará con la TRM del día que pague las cuotas.


Lista de algunas atracciones de Nueva York


Atracción

Dirección

Brooklyn Bridge

Manhattan+Brooklyn.

Brooklyn Heights Promenade

Brooklyn, past Brooklyn Bridge.

George Washington Bridge

Upper Manhattan+New Jersey.

Lincoln Tunnel

Midtown Manhattan+New Jersey.

Sixth, Fifth, Madison & Park Avenues

-

Saint Patrick's Cathedral

5th Ave. 50th & 51st Ss.

Empire State Building

350 5th Ave., W 33 St.

Bryant Park

5th Ave., W 42nd St.

Trump Tower

725 5th Ave.

New York Public Library

768 5th Ave., W 42nd St., Bryant Park

Times Square

Broadway+7th Ave, 42nd-47th Ss.

Broadway

Theater District + Lincoln Center along Broadway.

Memorial Center, Ground Zero, One WTC, The Oculus

180 Greenwich St.

Whitney Museum of American Art

99 Gansevoort St.

Madison Square Garden

7th & 8th Aves, 31st & 33rd Ss.

NY Stock Exchange

11 Wall St., Financial District.

Civic Center

Beginning of Brooklyn Bridge.

Chelsea Market

9th & 10th Aves, 15 & 16th Ss.

Love sculpture

5th Ave, 55 St.


Yankee Stadium

1 East 161st St., Bronx.

Bronx Zoo

2300 Southern Boulevard, Bronx Park.

NY Botanical Garden

Southern and Bedford Park Boulevards, Bronx.

Staten Island ferry

The Battery Park, Southern Tip.

Liberty Island ferry

Clinton Castle, The Battery Park.        

Ellis Island ferry

Clinton Castle, The Battery Park.

The High Line

10th Ave., 34 & 12 Ss.

Flatiron Building

175 5th Ave.

Waldorf-Astoria Hotel

301 Park Ave., 49th & 50th Ss.

The Helmsley Building

230 Park Ave., E 45 St.

Museum of Modern Art

11 W 53rd St.

United Nations

760 UN Plaza, 1st Ave., E 42nd St.

Chrysler Building

405 Lexington Ave. & E 42nd St.

Grand Central Terminal

Park Ave., 42nd St.

Verrazano Bridge

Staten Island + Long Island.

South Street Seaport

Southern Tip.

Carnegie Hall

881 7th Ave., W 56th & W 57th Ss.

Union Square Park

Broadway, E14th & E 16 Ss.

Charging Bull

Bowling Green Park, Broadway at Beaver St.


Central Park - Bethesda Fountain

5th Ave. & CP West, CP South & CP North.

Plaza Hotel + Grand Army Plaza

768 5th Ave., CP South.

Metropolitan Museum of Art

681 5th Ave., E 82 St.

Dakota Building

1 W 72nd St., CP West.

Guggenheim Museum

1071 5th Ave. & E 89th St.

Columbus Circle

CP South & CP West & Broadway

Lincoln Center

9th Ave. & Broadway, W 62 St.

Washington Square Park

Greenwich Village, Lower Manhattan.

Columbia University

116 St. & Broadway.

Chinatown & Little Italy

-

University of New York

Buildings around Washington Square Park.

Rockefeller Center

45 Rockefeller Plaza, 5th & 6th Aves, 48th & 51st Ss.

Radio City Music Hall

6th Ave., 50th St., Rockefeller Center.

Greenwich Village, SoHo, TriBeCa

-

Catch (restaurant)

21 9th Ave., W 13th St.

American Museum of Natural History

Central Park West at 79th St.

Madison Square Park

5th Ave., E 23rd-E 26th Ss.

Zuccoti Park

Broadway at Cedar St.


*
(Gary Snyder, n. 1930)

En la oscuridad
(Puesta ha tiempo la luna nueva)
Un suave quejido en la brisa
Es el sonido de un jet tan elevado
que ya ha mucho tiempo se marchó
Algún planeta
Surgiendo en el Oriente brilla
Por entre los árboles
Hace años pensé,
¿Por qué estamos aquí?

(Traducción directa del inglés por el autor).

Comments