Antenas‎ > ‎Teoría‎ > ‎

15. Seguridad

Para instalar un sistema de antenas lo primero que se debe tener en cuenta son las normas de seguridad, que deberemos cuidar, aunque se trate de un simple dipolo.

Una antena o línea de transmisión no se debe instalar nunca por encima de las líneas de distribución de energía eléctrica ni próximas a las de otros servicios radioeléctricos. Debemos de evitar el contacto de la antena con las líneas electrificadas para no correr peligro de electrocución.

Las antenas deben instalarse lo suficientemente altas por encima del suelo para garantizar que nadie pueda tocarlas ya que por ellas circulan corrientes de alto voltaje cuando se emite por ellas, de manera que en el momento de la transmisión, la potencia transmitida en los extremos de la antena podría causar la muerte o producir graves quemaduras de RF a cualquiera que la tocara.

Por seguridad, es aconsejable colocar un pararrayos sobre la línea de transmisión en el edificio y una conexióna tierra con cable de 2,75 mm de diámetro como mínimo. La conexión de puesta a tierra podría realizarse en un sistema metálico de tuberías de agua en el armazón metálico subterráneo del edificio, o en una o varias varillas subterráneas de 15 mm de diámetro clavadas a una profundidad de 2,5 metros como mínimo.

Además de la toma de tierra,  la antena tiene que contar con una buena fijación y un número de vientos que aseguren la estabilidad de la antena en condiciones meteororlógicas adversas, en caso de fuertes tormentas, rachas de viento, etc. La misión de los vientos es la de impedir la caída de todo el conjunto que forma la antena y sus elementos auxiliares, lo que podría producir daños en los bienes y en las personas. Los vientos han de contar con aisladores de porcelana para evitar que se conviertan en elementos resonantes o antenas parásitas. Por este motivo, la longitud de los vientos no ha de equivaler a un cuarto de honda de las frecuencias de radioaficionado ni múltiplos impares de ellas. ¿Cómo lo conseguimos?. La respuesta es fácil, colocando los aisladores de manera que las distancias entre ellos no se encuentre en la tabla siguiente  para HF:

Banda Rango de Frec. Frec. Central Long. Onda 1/4 λ en m.
10m 28.000 a 29.7 MHz 28,8 10,42 2,60
12m 24.890 a 24.990 MHz 24,895 12,05 3,01
15m 21.000 a 21.450 MHz 21,225 14,13 3,53
17m 18.068 a 18.168 MHz 18,118 16,56 4,14
20m 14.000 a 14.350 MHz 14,175 21,16 5,29
30m 10.100 a 10.150 MHz 10,125 29,63 7,41
40m 7,000 a 7,200 MHz. 7,1 42,25 10,56
80m 3,500 a 3,800 MHz. 3,65 82,19 20,55
160m 1,810 a 2,000 MHz 1,905 157,48 39,37

Ni que decir tiene que los vientos también pueden usarse de manera intencional para que resuenen en una frecuencia detreminada, cumplinedo entonces dos funciones, una la de sujetar la antena y otra la de servir de antena Half Sloper o de cipolo sloper, como se sule hacer para sujetar los mástiles de los veleros y poder operar en las bandas de HF y se puede observar en la imagen siguiente, tomada del manual del acoplador SG-230 Smart Tuner.


En el caso los barcos de recreo, algunos colegas  han llegado a sugerir la idea de utilizar los cables de proa a mástil y mástil a popa para configurar una antena G5RV como esta:
Dependiendo de las dimensiones de la nave puede instalarse la versión larga.

La instalación de la antena y los trabajos de mantenimiento requieren el no hacerlo uno solo, debiendo de planificar los movimientos con antelación y disponer de un sistema de seguridad y anclaje homologado.  Antes de utilizarlo, se debe comprobar minuciosamente que el cinturón de seguridad no tiene cortes ni zonas desgastadas. El cinturón facilitará la instalación de la antena y, al mismo tiempo, evitará caídas accidentales. Es también muy importante que en el equipo de seguridad se disponga de un casco duro y gafas de seguridad.

Las herramientas no deben llevarse en la mano mientras se está subido en la torre de la antena, sino que se deben colocar en un cinturón portaherramientas.  Para subir los objetos necesarios
debemos de sujetar una cuerda larga al cinturón, lo que nos evitará estar subiendo y bajando. Para ello será muy útil contar con la colaboración de otra persona.

Quienes nos ayuden no deben permanecer directamente debajo de la instalación que se está realizando ya que las caídas de objetos pueden causarle algún daño o lesión, por lo que por medidas de seguridad se recomienda usar casco. Pensemos que la caída de un objeto metálico a altura, por pequeña que sea la herramienta, pueda causar daños importantes.

Quien ayuda desde tierra debe observar siempre con atención las maniobras que se realiza en la torre, para avisar de posibles peligros y riesgos para quien trabaja en la torre, a la vez que está colocado fuera de la zona de peligro por caída de objetos.
Comments