VERMICULTURA

HECHOS

Dejar que las lombrices descompongan los residuos de la cocina es una manera fácil de reciclar la basura orgánica, así como una forma de producir un suelo rico y fértil para su jardín. Las lombrices son los recicladores naturales de la tierra. Descomponen los animales muertos, los digieren y los transforman en abono para el suelo. Algunas lombrices especiales, conocidas con diversos nombres como lombrices rojas, lombriz tigre y lombriz marcada o manchada, son utilizadas en proyectos comerciales de compostaje. Las lobrices actúan de forma natural en los montones de compost y son la mejor forma de compostar la materia orgánica. En muchos países, como EE.UU., Reino Unido o Alemania, están en marcha proyectos piloto, a gran escala, sobre el uso de la vermicultura. Sin embargo, esta nueva tecnología se encuentra con algunos problemas que dificultan su desarrollo. En Sacramento, California, una empresa dedicada al compostaje con lombrices está intentando que cambien las normativas que le obligan a obtener el mismo tipo de permiso que el que se requiere para instalar un vertedero.

REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR

En el mercado existen equipos completos para compostar con lombrices. También puede construir su propia caja de lombrices con materiales desechables. Un depósito con una capacidad de 90 litros puede recoger la basura de una familia de cuatro personas. Contacte con las organizaciones dedicadas al cultivo orgánico para recibir consejos. Las lombrices se pueden adquirir en tiendas especializadas o en comercios dedicados a la venta de artículos de pesca. Para acomodar las lombrices se puede emplear turba, humus o tiras de papel de periódico que deberemos mantener húmedas para que las lombrices sobrevivan. Añada comida regularmente, enterrándola en los estratos superiores del depósito.

Las lombrices comen casi todas las clases de restos de una cocina; peladuras, bolsas de té, restos de café molido (además de los filtros de papel), restos vegetales, restos de comida, cáscaras de huevo (muy adecuadas para contrarrestar la acidez que pueden provocar las cáscaras de naranja arrojadas en el contenedor), e incluso pedazos de papel. Para evitar malos olores y problemas con los roedores, no arroje carne ni alimentos con grasas, como los quesos. Generalmente este proceso de reciclado suele estar libre de olores. Si aparecen mosquitos un buen remedio es echar vinagre con un vaporizador sobre la superficie del contenedor. El olor del vinagre espanta a las moscas. Pero cuidado; no eche mucho vinagre, el abono resultante podría ser muy ácido. Otra solución puede ser la de colocar tiras de tela sobre la superficie, impregnadas con un poco de menta piperita, zumo de naranja o de limón.

Además del compost del depósito se obtiene también un líquido concentrado que proviene de la descomposición de los vegetales. Algunos de los depósitos para lombrices que se comercializan están diseñados especialmente para almacenar este líquido y recogerlo después. Diluido en agua, este líquido es un alimento muy nutritivo para las plantas. Un depósito pequeño se transforma en abono en dos o tres meses. Después de retirarlo el depósito está listo para ser utilizado de nuevo. Para iniciar otra vez el proceso, se puede utilizar un poco del abono anterior para acomodar a las lombrices. Éstas se reproducen muy rápido, por lo que en condiciones normales no será necesario comprar más lombrices.

Cómo hace un depósito de lombrices

- Construya una caja de madera de 30 cm de profundidad, 60 cm de ancho y 90 cm de largo, con una tapa de madera delgada y bien ajustada, o utilice una vieja de madera.

- Haga agujeros en el fondo que sirvan de drenaje y ponga una capa de arena que ayude a retener la humedad.

- Rellénelo con tierra y hojas húmedas o trozos de papel de periódico humedecidos. Entierre algunos restos de comida (frutas, peladuras, bolsas de té, etc.).

- Añada 450 gramos de lombrices rojas y espere algunas semanas. Deje que se asienten antes de añadir más comida.

- Después de 3 a 6 meses comience a recoger el abono. En climas fríos es mejor aislar el contenedor con un saco viejo, periódicos o paja.