CADMIO

HECHOS

El cadmio es un metal pesado, tóxico, que se encuentra en algunos vertidos industriales, incluidas las aguas residuales. Se origina en la producción de plomo, zinc y fertilizantes de fostatados. El cadmio se acumula en el suelo y en el agua, lo que resulta peligroso. Una exposición continuada puede causar daños internos e incluso provocar la muerte por inhalación. Muchas pilas, también las recargables, contienen cadmio. Los programas para la recogida de los residuos domésticos peligrosos, incluidos los productos con cadmio, son muy comunes en EE.UU., donde los plásticos son la segunda fuente de cadmio (28%).

También hay cadmio en los pigmentos de color, en especial en rojos y naranjas brillantes. Otra fuente es la industria de recubrimientos metálicos y la automovilística. En 1956 se prohibió en el Reino Unido el uso de cadmio en los utensilios de cocina y en Suecia y Dinamarca se ha prohibido que contengan cadmio todos los artículos del hogar. Los programas de recuperación comercial están en marcha. Por ejemplo, la UE prohíbe desde 1995 el uso de cadmio en los pigmentos.

REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR

Evite comprar pilas no recargables, contienen cadmio. Averigüe si en su barrio hay un punto de recogida de pilas; pida información a las autoridades locales para saber dónde depositar las materias peligrosas. Las pinturas, a menudo. contienen cadmio; compruébelo en la etiqueta. Compre productos no tóxicos. Tenga cuidado, las vajillas esmaltadas en color rojo o naranja pueden contener pequeñas cantidades de cadmio. Con un uso normal, esto no debe representar ningún peligro, pero si los cacharros están rotos o resquebrajados, la cosa cambia. No intente repararlos y no los utilice para cocinar (ver pilas y mercurio).