BOLSAS; PLÁSTICO, bolsas

HECHOS

Utilice las bolsas de plástico para hacer la compra y cuando estén demasiado usadas utilícelas para meter la basura. Son demasiado numerosos los productos de plástico que acaban en vertederos o incineradoras sin que se hayan aprovechado lo suficiente. En general, cada año usamos más bolsas de plástico. En Canadá, por ejemplo, cada familia utiliza 13 bolsas de plástico a la semana, lo que hace un total de 3000 millones de bolsas de plástico al año. Por desgracia, la estadística revela que la mayoría se tiran después de usarlas una vez. Un estudio, realizado por un supermercado británico, demostró que sus clientes usaban diez millones de bolsas cada semana, y que sería posible alcanzar una reducción de un 10% si la gente las reutilizara.

Por parte de la industria, su deber es fabricar bolsas resistentes que se puedan usar repetidas veces. El debate se establece en torno a la elección del material con el cual fabricar esas bolsas. La industria del plástico asegura que una bolsa de papel consume más de cinco veces la energía que se necesita para fabricar una de plástico y, además, las bolsas de papel ocupan diez veces más espacio en un vertedero.

Ahora se sabe que el uso de plásticos biodegradables no aporta reducciones significativas del impacto medioambiental. Esto ha provocado el regreso de las bolsas de polietileno de baja densidad y las bolsas de algodón sin blanquear.

REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR

Practique el prerreciclaje evitando el uso de bolsas de plástico siempre que sea posible. Utilice las mismas bolsas para la compra de varios días. Algunas bolsas llevan una identificación para saber si son reciclables. Las bolsas de celofán y los envoltorios de plástico con papel de aluminio no pueden reciclarse.