CÁMARA DE FOTOS

HECHOS

Ha llegado la era de la cámara desechable. No más líos con los carretes, ahora de compra una cámara de plástico ya cargada y una vez usado el carrete, el paquete entero se manda a revelar y se tira. El ciclo comienza de nuevo al comprar otra cámara. Quienes critican la cantidad de plástico que se desecha han conducido a los fabricantes hacia programas de recuperación.

REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR

Procure no comprar cámaras de usar y tirar. Incluso si usted sólo la usa una vez al año, le compensa comprar una cámara que no sea muy cara o de segunda mano.

Cuando compre piezas nuevas para su equipo, no tire las viejas; entréguelas a cambio de una rebaja o véndalas. Si no conserva las instrucciones originales, quizá sí posea aún las etiquetas de fabricación. Si hace muchos trabajos fotográficos, incluyendo el revelado de las fotos, quizá le merezca la pena recuperar los residuos de plata. Para más información acuda a una tienda especializada que tenga un sistema de recuperación de metales preciosos. Tenga cuidado con las pilas porque contienen altos niveles de mercurio. Algunos comercios tienen puntos de recogida. Compruebe si su ayuntamiento se ocupa de la recogida de material peligroso.