AISLANTES, materiales

HECHOS

Los edificios mal aislados derrochan energía. En el hogar, una cuarta parte del calor se pierde debido al mal cierre del puertas y ventanas. Colocando cierres herméticos más apropiados ahorrará un 15% en sus facturas mensuales y amortizará muy pronto los materiales aislantes que utilice.

REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR

Una de las formas más sencillas para obtener cierres herméticos es el plástico o el metal colocados en la parte superior de las puertas. Los burletes de espuma adhesiva son también muy útiles. Un tope alargado, hecho con trapos rellenos de medias o pantys, ayudará a mantener el calor. Lo mismo que instalar unas cortinas forradas en las ventanas y las terrazas, aunque nunca tapando los radiadores. Rellene las ranuras del suelo con trozos de madera o tiras de papel de periódico. En las tiendas de bricolaje encontrará sistemas para instalar usted mismo dobles ventanas con láminas de plástico, colocadas en las rendijas de las ventanas y acopladas con adhesivos por los dos lados. Es bueno dejar una ventilación natural; las casas herméticamente cerradas tampoco son sanas, sobre todo en caso de una emisión de vapores tóxicos (ver aislantes).

Cómo hacer un burlete casero

- Corte dos tiras de trapo de igual medida.

- Acople los bordes de un lado y del otro y deje una abertura para rellenarlo con medias viejas o ropa que ya no le sirva.

- Colóquelo en las rendijas de puertas y ventanas.