PIEL

HECHOS

La utilización de piel de animales como mercadería se remonta desde el Antiguo Egipto y la Grecia Clásica, hasta llegar a la industria actual, que mueve millones de dólares.

Si no desea llevar prendas confeccionadas con piel animal, busque alternativas hechas a partir de materiales naturales.

REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR

Con un mantenimiento adecuado, la piel y el cuero duran años y años. Además, siempre se puede aprovechar para hacer un bolso, otras prendas o tapizar sillas. Prolongue la vida de la piel con reparadores y limpiadores especiales. Elija para ello productos que no dañen la capa de ozono. Nunca seque una piel mojada cerca de una chimenea o radiador, se resquebrajaría. En el caso de los zapatos utilice periódicos viejos para absorber la humedad. Lleve las prendas más delicadas al tinte.