AISLANTES

HECHOS

Los edificios que no están bien aislados desperdician energía. El Centro de Tecnología Alternativa (Reino Unido) estima que el 20% del calor se evapora por el tejado, un 25% por las paredes, un 10% a través del suelo, otro 10% a través de las ventanas y el 10% restante por los burletes. Ahora se empiezan a utilizar los residuos para fabricar materiales de aislamiento; existen productos de celulosa y papel que son tratados para hacerlos resistentes al fuego. Conocer el riesgo que suponen los gases formaldehídos para la salud ha servido para que se elaboren aislantes naturales.

En Canadá, los aislantes fabricados con papel y madera reciclados se han merecido la etiqueta de "Ecologo", la señal de aprobación por parte del programa de la Opción Medioambiental de Canadá. Y en Australia, las guías telefónicas se reciclan para la elaboración de aislantes, consiguiendo un producto mucho más barato (25%) que los materiales tradicionales. En Alemania, el Instituto de Desarrollo Biológico ha experimentado con éxito en la fabricación de láminas aislantes de madera y lana rodeadas de magnesio, un mineral natural. Estos aislantes quedan libres del gas fomaldehído, perjudicial para la salud. En EE.UU. existen aislantes que reducen el nivel de ruido, resisten el fuego y están elaborados, casi por completo, con papel reciclado.