MEDICINAS

HECHOS

La industria farmaceútica origina muchos residuos potencialmente peligrosos en su mayoría. La reutilización y el reciclaje no son una opción válida para la mayoría de estos productos. Sin embargo, existen equipos, como las esterilizadoras, que pueden limpiar higiénicamente los objetos, ahorrando recursos y dinero. Siendo la industria farmaceútica una fuente importante de contaminación, el principal objetivo es reducir los residuos y establecer medidas de seguridad para su vertido. Los médicos, los centros de salud, los hospitales, los dentistas y los veterinarios originan residuos tóxicos, incluso sustancias radiactivas, que requieren la adopción de medidas de seguridad.

Los estudios realizados por la Agencia de Protección Medioambiental estiman que cada año en Estados Unidos se producen 455.000 toneladas de residuos médicos. En esta cifra no se incluyen los residuos médicos caseros, por ejemplo 1400 millones de jeringuillas utilizadas por los diabéticos. Por desgracia, el número de estos productos que termina en el cubo de la basura está aumentando en los últimos tiempos. Los restos de drogas y utensilios para administrarlas aparecen normalmente en los contenedores de basura y más de una vez algún empleado de la empresa de limpieza se ha accidentado por la falta de medidas de seguridad. La esterilización es la mejor opción para los residuos médicos. Algunos hospitales están estudiando la manera de reducir sus residuos, además de utilizar con más frecuencia productos hechos con papel reciclado sin blanquear.

REDUCIR, REUTILIZAR, RECICLAR

Reduzca el número de medicamentos en casa y devuelva los que le hayan sobrado a la consulta del médico (pregúntele antes o entréguelos en una farmacia colaboradora de Farmaceúticos Mundi). Muchos termómetros contienen mercurio; si se rompen tenga