Idolatria

Idolos, aún cuando son de origen satanico, no tienen poder.


Los idolos no tiene poder; “Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombres, Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen; Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan, No hablan con su gargantas. Semejantes a ellos son los que los hacen, y cualquiera que confía en ellos.” Salmos 1154-8

Ídolo: Imagen de una falsa divinidad, persona o cosa amada con exceso

Idolatría: Adoración de los ídolos.

Antes de la era Cristiana, la mayoría de la humanidad era idólatra. La idolatría es sin duda la forma de culto más antigua. En tribus y pueblos primitivos es a través de la idolatría que podían explicarse hechos naturales, también el rogar a un ser "sobre- natural" a través de un objeto de modo de lograr ya sea una bendición, o simplemente protección.

En el pueblo hebreo, según registros históricos y bíblicos, la idolatría era muy común. Se adoraba al toro o Buey, también el becerro y otras formas de dioses o pseudo dioses entre los que se cuentan el culto a algunos ídolos de forma humana y humano-animal. El culto idolátrico tuvo su más amplio desarrollo en Egipto, Grecia y Roma. Fue también general entre los indios americanos.( Diccionario enciclopédico Santel.)

La adoración a imágenes e ídolos se asocia a las sociedades incultas. A mayor pobreza e ignorancia, mayor cantidad de ídolos y rituales. Sin embargo, para muchos cultos paganos en la sociedad civilizada o moderna, la adoración de imágenes se permite abiertamente e incluso sus sacerdotes religiosos dicen " tolerarla por ser parte de la cultura", sin embargo lo que esconde esta tolerancia es la conveniencia de estos grupos religiosos por mantener a las personas unidas a su rebaño.

Si pensamos en las culturas orientales, son cientos las deidades reflejadas en otros cientos de ídolos que "tienen ojos, pero no ven; orejas tienen, pero no oyen... tienen nariz, pero no huelen, tienen pies, pero no andan... " incluso las deidades indias tiene hasta 8 brazos e incluso narices de elefante!!!

En el caso de la cultura occidental tenemos al culto católico romano que logró expandir su influencia hasta las más altas cúpulas políticas. No es raro que muchos Presidentes o Reyes se inclinen frente a imágenes de todo tipo "por respeto".  Este culto junto con influenciar a occidente en la adoración de objetos inanimados a los cuales ha llamado "santísima trinidad", "santísima virgen", o el último que está de moda "San Expedito", graciosamente llamado patrono de las causas urgentes.... como si se tratara de un santo en caso de emergencia. El culto católico romano ha expandido también la ignorancia. A mayor ignorancia, mayores fondos recauda el Vaticano y mayor es el control de la sociedad. Pero este tema lo dejaremos para más adelante.

Un ídolo, además de ser una palabra utilizada para personas, artistas o celebridades, va mucho más allá de eso.

Un ídolo es una llave al mundo de los demonios. En los objetos de madera, piedra o yeso que se usaban en los cultos Egipcios, Griegos y Romanos, los cuales algunos se siguen usando hoy en día.

Para quienes se sientan cristianos y participen de la iglesia católica les recordamos: Los ídolos son abominación. No debemos participar en ningún tipo de adoración o veneración de imágenes, figuras o representaciones de ningún tipo.

Incluso el diccionario describe a los ídolos como FALSAS DIVINIDADES.

Algunas iglesias aceptan y sostienen que los ídolos a los que llaman "imágenes" sirven para "sostener la fe de los fieles." Pero la Biblia contradice esta enseñanza:

“Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Hebreos 11:1

La Biblia define la fe como la certeza de lo que se espera en nuestras peticiones por medio de la oración a Dios, convencidos de lo que no se ve. Todo aquel que necesite de una imagen para tener fe, no está teniendo fe. Su fe depende de imágenes, y las imágenes no oyen, ni ven ni nada.

Los ídolos, lejos de aumentar la fe de los fieles, los desvían hacia servidumbre. Creen, brindan sacrificios a sus santos, llevan sus ofrendas de comida y bebida y dinero a los santos en todas las capillas, en los días de fiestas a los santos patronos.

La Biblia especifica que el que pone su fe en ellos, y se postra ante ellos, es engañado y desviado. Grupos que se hacen llamar religiones sostienen que las imágenes son necesarias para venerarlas y sostener la fe. Sostienen que es necesario tener imágenes y figuras de imágenes para que su fe se fije en esas imágenes y no en los ídolos que se nos “ofrecen” a través de imágenes en televisión, cine y prensa. Pero eso es poner una imagen para tapar otra. O dicho en buen chileno "desvestir un santo para vestir otro".

Algunas personas dicen que ellos no adoran a las imágenes, les rezan y creen que ellos hacen milagros, pero no los adoran, sino que "les veneran". Lo cierto es que al postrarse delante de ellas, y ofrecer sacrificios, ofrendas y mandas, están creyendo que las imágenes oyen y escuchan sus ruegos. También creen en toda suerte de santos, e incluso creen a pie juntilla que María, Hurtado, y próximamente el fallecido Wojtyla, harán intercesión por ellos como si se tratase de verdaderos abogados!!

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” 1 Timoteo 2:5

La Biblia vuelve a contradecir esta creencia popular.

“¿A quién me asemejas, y me igualas y me comparas, para que seamos semejantes? Sacan oro de la bolsa, y pesan plata con balanzas, alquilan un platero para hacer un dios de ello; se postran y adoran. Se lo echan sobre los hombros, lo llevan, lo colocan en su lugar; ahí se está y no se mueve de su sitio. Le gritan y tampoco responde ” Isaías 46:5-7

El culto a las imágenes no sólo es una falta de respeto a Dios, sino que es una costumbre sumamente peligrosa.

La Biblia nos alerta que en los últimos tiempos el anticristo hará que las personas adoren su imagen. Si estamos acostumbrados a adorar o venerar imágenes de santos, vírgenes y cuanta cosa o criaturas nos inserten, cuando venga el anticristo y quiera que adoremos su imagen, ¿le reconoceremos?

El origen de la adoración o veneración a los ídolos e imágenes es de origen pagano, y detrás de todo culto pagano está Satanás.

El diccionario nos dice que Egipto, Grecia y Roma practicaban el culto a los ídolos mucho antes de Cristo.

“Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de Egipto, de casa de siervos. No tendrás otros dioses extraños delante de mí. No harás para ti, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, o abajo en la tierra, o en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas ni les servirás; porque yo soy Jehová tu Dios." Deuteronomio 5:6-9, Exodo:20:4

Incluso los ángeles del cielo nos prohíben que nos postremos a ellos y les adoremos. Pero este es otro tema que tocaremos más adelante, especialmente por una serie de cultos y creencias que hablan de ángeles, de "ángeles guardianes" o del "cómo contactar con ángeles".

“Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados son los que son llamados a las Bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios, porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.” Apocalipsis 19: 9-10

El ángel confirma y dice que no lo hagamos. No adoraremos ni nos postraremos ante ninguna imagen, ídolo, bestia o dios.

“Y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quien podrá luchar contra ella? Apocalipsis 13:4

“Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada y vivió. Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.” Apocalipsis 13:14-15

En Isaías 44:18-20 dice que todos aquellos que adoran ídolos están siendo engañados para que sus almas sean esclavas. En el libro de Revelaciones o Apocalipsis dice a través de Juan (el apóstol) que él dragón (Satanás) recibe adoración por medio del engaño. En el principio engañaba a las personas para que le adoraran. En el final, matara a todo aquel que no le adore, o adore su imagen.

Detrás de la idolatría está Satanás. Detrás de la iglesia católica romana y sus enseñanzas esta Satanás. Detrás de los cultos orientales, esta Satanás.

El dragón, que engaña a las personas e iglesias para que adoren, veneren o crean en imágenes, preparando el camino para la venida del anticristo...

Por eso, el Creador, a través de la Biblia dice que no adoremos NINGUNA imagen, incluyendo la imagen de la bestia.

Pero si tú crees, veneras o tienes imágenes en tu casa o en tu iglesia y les rezas, te postras ante ellas y les ofreces sacrificios de dinero, viandas u ofrendas, tú eres una de los millones personas que están siendo engañadas o que voluntariamente adora a Satanás.

“Y hacía que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el numero de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.” Apocalipsis 13:17-18

No debes creer en doctrinas de origen pagano, ni siquiera en lo que los hombres más ilustres te dicen que creas, sino que debes leer la Biblia y enterarte por ti mismo(a)

“Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios no nos oye. En esto conoceréis el espíritu de verdad, del espíritu de error.” 1 Juan 4:6

“Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno. Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento, para conocer al que es verdadero, y estemos en el verdadero, en Su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. Hijitos, guardaos de los ídolos” 1 Juan 5:20-21