josue La conquista de la tierra prometida

Título: Introducción a Josue 
Serie: Una mirada en el libro.

 Introducción a Josué por Wil Pounds (c) 1998, 2002. Traducido al español por Victor Castro Chinchilla. Toda persona está autorizada a usar o distribuir este material pero no puede venderlo sin el permiso escrito del autor. Las citas Bíblicas son de la Biblia Reina Valera 1960.

 Wil es un graduado de la universidad William Carey College, B. A.; New Orleans Baptist Theological Seminary, Th. M.; and Azusa Pacific University, M. A. El ha pastoreado en Panamá, Ecuador y los E.E.U.U. él tenía una responsabilidad de enseñanza del ministerio de la Biblia expositiva diaria en mas de  100 países por más de nueve años. Él continúa buscando oportunidades de estar implicado personalmente en misiones del mundo. Wil y su esposa Ana tienen tres hijas crecidas.

Josué  significa: "Jehová-Salvador," o "Dios es salvación." Las diferentes formas de su nombre incluyen Jehoshua y Yeshua. Este es el nombre en hebreo del nombre griego de Jesús. Es un tipo de Cristo “El Capitán de nuestra salvación” En Números 13:16 su nombre fue cambiado de Oseas a Josué (Números 13:8, 16). El Divino nombre fue incorporado en él.. Primeramente encontramos a Josué como un triunfante conquistador sin llegar a matar a ningún inocente, pero peleando duramente contra los enemigos de Dios. (Éxodo 17:8ff). El es un victorioso héroe conquistador.

Josué nació en Egipto y era la mano derecha de Moisés durante todo el éxodo y la peregrinación en el desierto. El acompañó a Moisés al Monte Sinai. (Éxodo 24:13), y uno de los dice espías que fueron a espiar a la Tierra Prometida. Solamente Josué y Caleb tuvieron la fe y el coraje de abocarse a la conquista de la Tierra Prometida. (Números 14:6ff). Ellos fueron los únicos varones que salieron de Egipto y entraron en Canaan 40 años después. (Num. 14:30). Josué asumió el liderazgo después de la muerte de Moisés. El tenía 110 años cuando murió.

El libro de Deuteronomio (33:37.36:13) registra el adiós y la muerte de Moisés. El libro de Josué se abre con el trabajo de Moisés ya terminado. Dios ha proveído a su gente una revelación escrita, un sacerdocio, un lugar para adorarle, un sistema de leyes y un nuevo líder para conquistar la tierra prometida. Josué asume el control de la dirección de Israel. Los Israelitas acamparon en el llano de Moab, aguardando el Mandato de Dios para pasar y  poseer Canaan. Su responsabilidad es conquistar la tierra y colocar las tribus en sus límites designados. La fecha de cruzar el Jordán es cerca de 1406 antes de Cristo. La tierra conquistada era primeramente conocida como Canaan, y después Palestina. Para los descendientes de Abraham era conocida como la tierra prometida.

El primer libro histórico en nuestra Biblia inglesa se nombra después de su héroe conquistador. Es el primero de los profetas antiguos en la Biblia hebrea. Comienza con la comisión del señor en Josué (1:1.9) y termina con su muerte y entierro (24:29.33).

AUTOR: La tradición judía antigua en el Talmud atribuye el libro a Josué, el comandante de la conquista de la tierra prometida. Algunas secciones no se habrían podido escribir por él (15:13ff; 24:29f). Sin embargo, Eleazar o Phinehas habría podido agregar estos versos. Josué 24:1.26 identifica específicamente a Josué como autor y testigo presencial a estos acontecimientos. La exactitud de las historias de la conquista es apoyada por resultados arqueológicos. Hay desacuerdo entre los eruditos en cuanto a la fecha de algunos sitios. El material viene a partir de una época razonablemente cerca de los acontecimientos reales (6:25). El autor era claramente un testigo presencial de muchos de los acontecimientos (5:1, 6). El libro así como lo tenemos fue terminado después de la muerte de Josué.

FECHA: Los acontecimientos de Josué comienzan donde el libro de Deuteronomio concluye. "después de la muerte de Moisés" (1:1; cf. Deuteronomio 34:1.6). Con la muerte de Moisés, Josué asume el control de la dirección de Israel. Él cubre cerca de 45-50 años. La fecha de la conquista fue en 1406 antes de Cristo. La conquista inicial fue cerca de siete años y 25 para la división y asignación de la tierra. La época de la escritura no es mucho después de los acontecimientos descritos, año 1400 antes de Cristo. Números 13:15; Éxodo 17:9f; 24:13; Números 14:6f; 27:18.23. Josué murió en el año 1390 antes de Cristo.

 TEMA: La fidelidad de Dios en  cumplir su promesa convierte a Josué en líder para conquistar y tomar posesión de la Tierra prometida tal y como se lo prometió a Moisés (1:2–4; 11:23; 21:45; 24:14–16). Dios es fiel en el cumplimiento de las promesas que el hizo al pueblo en su pacto. Lo que el ha prometido, lo hará. Dios es fiel en sus promesas.

PROPOSITO: JHVH sostendrá a Israel en la verdad de su pacto con que él y la victoria viene con la fe en Dios y obediencia a su palabra.

 VERSOS CLAVE: 11:23; 21:45

TIPO: No hay profecías mesiánicas distintas en este libro, no obstante Josué es claramente un tipo de Cristo. Así como Josué era el gran conquistador que conducía al pueblo elegido a la tierra prometida de Canaan, Jesús su gran sucesor está conduciendo a los suyos a la tierra prometida del cielo. Josué o Yeshua es conocido como el equivalente de Jesús. El medio de ambos nombres, "Jehová es salvación." Él presagia a quién traerá a "muchos hijos a la gloria" (Hebreos 2:10). Nuestro gran héroe conquistador nos conduce a nuestro descanso final.

Por otra parte, la trenza escarlata que proporcionó seguridad  a Rahab y familia (Josué 2:17.21) vividamente retrata la seguridad que existe en los creyentes con la sangre de Jesucristo (Hebreos 9:19.22).

CANAAN

La tierra de Canaan estaba compuesta de ciudades-estados individuales. Cada una de estas ciudades tenía su propio rey. Por lo tanto, conquistar la tierra significó derrotar cada ciudad una a la vez puesto que no había gobierno central en Canaan. Hacia el final de la conquista encontramos algunas de las ciudades que congregan juntos contra su enemigo común (capítulos 10, 11). Estas ciudad-estados en Canaan estaban bien presentadas y avanzaban bien cultural y técnicamente. Había comercio exterior extenso con Mesopotamia, Egipto y Chipre. Las casas cananitas eran de un buen diseño con los pisos pavimentados o enyesados. La mayoría de las ciudades habían desarrollado alcantarillados. Había artesanos del oro, cobre y estaño. Algo de la cerámica más fina ha sido escavado allí.

Es también importante tener presente que Canaan era solamente uno de los enemigos de Israel en aquella época. En última instancia, sin embargo, ella era la peor. Solamente algunas de las batallas se registran en Josué

El énfasis está en que Israel conduce a los habitantes de la tierra para que ellos pudieran conquistar su herencia. Ellos tuvieron que conquistar las influencias paganas de aquella tierra.

 

LA  RELIGION CANAANITA: Los habitantes eran inmorales, ofrecían sacrificios de niños, las sacerdotisas del templo eran prostitutas, Los Sodomitas eran prostitutos masculinos del templo, etc.

Los templos de Baal, de Ashtoreth y de otros canaanitas eran centros del vicio. Baal era el dios principal de los canaanitas, y su esposa Ashtoreth era su diosa. Ella era la personificación del principio reproductivo en naturaleza. Su nombre babilónico era Ishtar, Astarte su nombre griego. Lo que hizo la adoración cananita de Baal fue la abrogación de Israel sostenida de ser el dios del tiempo y de las cosechas fértiles. La adoración de estos dioses canaanitas consistió en orgías extravagantes en sus templos centrados. La indulgencia inmoral era los medios de la adoración para los canaanitas paganos, y asesinaban a sus niños recién nacidos como sacrificio a los mismos dioses

Descubrimientos arqueológicos revelan el hallazgo de jarrones conteniendo restos de niños y recién nacidos que fueron sacrificados a Baal.

Sin embargo, JHVH es santo y su gente debe ser santa. Dios alentó a Israel, para que castigara ejecutando lo más último sobre ellos por ser naciones crueles. Israel fue advertido solemnemente que si ellos participaran de  los pecados de aquella gente de la tierra ellos serían echados fuera de la tierra. Eso fue exactamente lo qué sucedió. Los acuerdos de Dios con Israel fueron más severos que sus arreglos con los canaanitas. Dios no hará una tregua con el pecado. Asiría y Babilonia se convirtieron en última instancia en los instrumentos de Dios para ocuparse del  pecado de Israel. Conocemos de jueces 2:11.15 …que se permitió a muchos canaanitas permanecer en la tierra y consecuentemente Israel sufrió su influencia espiritual.
Apostasía de Israel, y la obra de los jueces

 11 Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales.

    12 Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová.

    13 Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astarot.

    14 Y se encendió contra Israel el furor de Jehová, el cual los entregó en manos de robadores que los despojaron, y los vendió en mano de sus enemigos de alrededor; y no pudieron ya hacer frente a sus enemigos.

    15 Por dondequiera que salían, la mano de Jehová estaba contra ellos para mal, como Jehová había dicho, y como Jehová se lo había jurado; y tuvieron gran aflicción.

Los qué tuvieron que ser destruidos fueron los nichos paganos y sus dispositivos ritualisticos. Dondequiera que la religión cananita fuera tolerada los Israelitas la absorbían rápidamente.  

 

 PROBLEMAS ÉTICOS EN JOSUE

Porque Dios mando a Israel a exterminar la gente que vivía en la Tierra Prometida?

Cf. Deuteronomio 9:4–6; 12:30–32; Levítico 18:21–30; Números 25:1–5, 16–18; Josué 6:17–21; 8:21–29.

Deuteronomio 9

4 No pienses en tu corazón cuando Jehová tu Dios los haya echado de delante de ti, diciendo: Por mi justicia me ha traído Jehová a poseer esta tierra; pues por la impiedad de estas naciones Jehová las arroja de delante de ti.

    5 No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos, sino por la impiedad de estas naciones Jehová tu Dios las arroja de delante de ti, y para confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.

Deuteronomio 12

Advertencias contra la idolatría

 29 Cuando Jehová tu Dios haya destruido delante de ti las naciones adonde tú vas para poseerlas, y las heredes, y habites en su tierra,    30 guárdate que no tropieces yendo en pos de ellas, después que sean destruidas delante de ti; no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo también les serviré.

    31 No harás así a Jehová tu Dios; porque toda cosa abominable que Jehová aborrece, hicieron ellos a sus dioses; pues aun a sus hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dioses.

    32 Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás.(D)

Levítico 18

Actos de inmoralidad prohibidos

1 Habló Jehová a Moisés, diciendo:

    2 Habla a los hijos de Israel, y diles: Yo soy Jehová vuestro Dios.

    3 No haréis como hacen en la tierra de Egipto, en la cual morasteis; ni haréis como hacen en la tierra de Canaán, a la cual yo os conduzco, ni andaréis en sus estatutos.

    4 Mis ordenanzas pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos. Yo Jehová vuestro Dios.

    5 Por tanto, guardaréis mis estatutos y mis ordenanzas, los cuales haciendo el hombre, vivirá(A) en ellos. Yo Jehová.

    6 Ningún varón se llegue a parienta próxima alguna, para descubrir su desnudez. Yo Jehová.

    7 La desnudez de tu padre, o la desnudez de tu madre, no descubrirás; tu madre es, no descubrirás su desnudez.

    8 La desnudez de la mujer de tu padre no descubrirás; es la desnudez de tu padre.(B)

    9 La desnudez de tu hermana, hija de tu padre o hija de tu madre, nacida en casa o nacida fuera, su desnudez no descubrirás.(C)

    10 La desnudez de la hija de tu hijo, o de la hija de tu hija, su desnudez no descubrirás, porque es la desnudez tuya.

    11 La desnudez de la hija de la mujer de tu padre, engendrada de tu padre, tu hermana es; su desnudez no descubrirás.

    12 La desnudez de la hermana de tu padre no descubrirás; es parienta de tu padre.

    13 La desnudez de la hermana de tu madre no descubrirás, porque parienta de tu madre es.

    14 La desnudez del hermano de tu padre no descubrirás; no llegarás a su mujer; es mujer del hermano de tu padre.(D)

    15 La desnudez de tu nuera no descubrirás; mujer es de tu hijo, no descubrirás su desnudez.(E)

    16 La desnudez de la mujer de tu hermano no descubrirás; es la desnudez de tu hermano.(F)

    17 La desnudez de la mujer y de su hija no descubrirás; no tomarás la hija de su hijo, ni la hija de su hija, para descubrir su desnudez; son parientas, es maldad.(G)

    18 No tomarás mujer juntamente con su hermana, para hacerla su rival, descubriendo su desnudez delante de ella en su vida.

    19 Y no llegarás a la mujer para descubrir su desnudez mientras esté en su impureza menstrual. (H)

    20 Además, no tendrás acto carnal con la mujer de tu prójimo, contaminándote con ella. (I)

    21 Y no des hijo tuyo para ofrecerlo por fuego a Moloc; no contamines así el nombre de tu Dios. (J) Yo Jehová.

    22 No te echarás con varón como con mujer; es abominación. (K)

    23 Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de animal para ayuntarse con él; es perversión. (L)

    24 En ninguna de estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo echo de delante de vosotros,

    25 y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores.

    26 Guardad, pues, vosotros mis estatutos y mis ordenanzas, y no hagáis ninguna de estas abominaciones, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros

    27 (porque todas estas abominaciones hicieron los hombres de aquella tierra que fueron antes de vosotros, y la tierra fue contaminada);

    28 no sea que la tierra os vomite por haberla contaminado, como vomitó a la nación que la habitó antes de vosotros.

    29 Porque cualquiera que hiciere alguna de todas estas abominaciones, las personas que las hicieren serán cortadas de entre su pueblo.

    30 Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo las costumbres abominables que practicaron antes de vosotros, y no os contaminéis en ellas. Yo Jehová vuestro Dios.

 

Números 25

Israel acude a Baal-peor

 1 Moraba Israel en Sitim; y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab,    2 las cuales invitaban al pueblo a los sacrificios de sus dioses; y el pueblo comió, y se inclinó a sus dioses.

    3 Así acudió el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová se encendió contra Israel.

    4 Y Jehová dijo a Moisés: Toma a todos los príncipes del pueblo, y ahórcalos ante Jehová delante del sol, y el ardor de la ira de Jehová se apartará de Israel.

    5 Entonces Moisés dijo a los jueces de Israel: Matad cada uno a aquellos de los vuestros que se han juntado con Baal-peor.

16 Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

    17 Hostigad a los madianitas, y heridlos,    18 por cuanto ellos os afligieron a vosotros con sus ardides con que os han engañado en lo tocante a Baal-peor, y en lo tocante a Cozbi hija del príncipe de Madián, su hermana, la cual fue muerta el día de la mortandad por causa de Baal-peor.

Josué 6

La toma de Jericó

18 Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis.

    19 Más toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová.

    20 Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. (A) El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron.

    21 Y destruyeron a filo de espada todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, hasta los bueyes, las ovejas, y los asnos.

 

Josué 8

21 Josué y todo Israel, viendo que los de la emboscada habían tomado la ciudad, y que el humo de la ciudad subía, se volvieron y atacaron a los de Hai.

    22 Y los otros salieron de la ciudad a su encuentro, y así fueron encerrados en medio de Israel, los unos por un lado, y los otros por el otro. Y los hirieron hasta que no quedó ninguno de ellos que escapase.

    23 Pero tomaron vivo al rey de Hai, y lo trajeron a Josué.

    24 Y cuando los israelitas acabaron de matar a todos los moradores de Hai en el campo y en el desierto a donde los habían perseguido, y todos habían caído a filo de espada hasta ser consumidos, todos los israelitas volvieron a Hai, y también la hirieron a filo de espada.

    25 Y el número de los que cayeron aquel día, hombres y mujeres, fue de doce mil, todos los de Hai.

    26 Porque Josué no retiró su mano que había extendido con la lanza, hasta que hubo destruido por completo a todos los moradores de Hai.

    27 Pero los israelitas tomaron para sí las bestias y los despojos de la ciudad, conforme a la palabra de Jehová que le había mandado a Josué.

    28 Y Josué quemó a Hai y la redujo a un montón de escombros, asolada para siempre hasta hoy.

    29 Y al rey de Hai lo colgó de un madero hasta caer la noche; y cuando el sol se puso, mandó Josué que quitasen del madero su cuerpo, y lo echasen a la puerta de la ciudad; y levantaron sobre él un gran montón de piedras, que permanece hasta hoy.

Es importante tener presente el papel peculiar de la nación de Israel y de la maldad excedente de la tierra que le había sido prometida. Israel era la nación redentora, elegida por Dios y apartada para su propósito santo como un testigo y testimonio a todas las naciones. Ella debía demostrar la manera del rescate eterno. ¿Cómo podría ella hacer tanto si no la separaran de la influencia malvada de los canaanitas? Cuando Israel eligió la desobediencia y el pecado ella perdió la bendición.

Los habitantes de Canaan practicaban un tipo de religión en la cual la promiscuidad sexual era una parte prominente. Practicaron la prostitución sagrada, sacrificios humanos y la adoración de la serpiente. Las prácticas inmorales eran una abominación a Dios y ofendían los sentidos morales de la mayoría de los hombres modernos incluyendo no cristianos. Los arqueólogos tiemblan ante la evidencia de la maldad en Canaán.

Dios ha castigado siempre el pecado dondequiera que él lo haya encontrado. Dios es perpetuo en la guerra contra el pecado. ACAN desafió la advertencia de Dios y por el pecado de este hombre, él implicó la nación entera en pecado. El y su familia entera fueron apedreados por su pecado. Posiblemente, la familia entera estuvo implicada en el engaño, y el ocultar los artículos era una cuestión de acuerdo entre los miembros. Aparecería que no solamente ACAN sino su familia entera estuvieron implicados en el engaño y en el encubrimiento los que trajeron desastre nacional. La cantidad de contrabando ocultada en la tienda de la familia era suficientemente grande que ningún miembro de la familia habría podido ignorar su existencia. Parece que había un acuerdo entre los miembros de la familia. Debido a las implicaciones sociales, la nación no podía permitir que el pecado quedara impune. En la época de Josué consideraban a la familia ser una unidad pero también era considerado ser una parte de la familia más grande que se convertía en una nación. Permitir que un pecado con implicaciones sociales fuera impune sería un desastre moral.

J. Rea escribiendo en la Zondervan Pictorial Bible Encyclopedia escribe:

Dios es uno, y él no cambia. Él es igual en el antiguo testamento y en el nuevo testamento. Él demuestra amor y misericordia al pagano (e.g. Nineveh, Jonah 4:11) así como a Israel en el antiguo testamento;  él demuestra su ira y toma venganza al pícaro y a los idolatras en el nuevo testamento (en los cambistas, Juan 2:14.16; Romanos 2:1.9; Efesios 4:17.24; 5:3.11; II Tesalonicenses 15,9; Apo 21:8). Dios no tiene acepción de personas. El juicio igualmente severo fue infligido sobre los falsos profetas y los idolatras en las filas de Israel (Éxodo 32:25.29), 35; Deuteronomio 13:1.18). Dios advirtió a su propia gente elegida de las consecuencias de la desobediencia, y un castigo ejecutado por último sobre las naciones crueles. Él hará otra vez a finales del tiempo cuando Jerusalén será sitiada y pisada con todo una vez más (Lucas 21:24; Apo 11:2; 13:5).

¿Pero por qué exterminar a los canaanitas? ¿Eran realmente más picaros en los días de Josué que la otra gente idólatra en la tierra? Los Aztecas y los Mayas de América Central, por ejemplo, practicaron sacrificios humanos. Pero en su la sabiduría inescrutable Dios seleccionó Canaan, no otra nación, como la tierra que él prometió a Abraham. Él lo consideraba estar en el centro (lit. "ombligo") de la tierra (Ezequiel 38:12; cf. 5:5); por lo tanto ejercería una influencia en el resto del mundo a través de la historia fuera de todas las proporciones a su tamaño.

. . . . Además, los canaanitas pecaron contra luz espiritual. En los días de Melquizedec y de Abraham tenían un testigo verdadero del Dios vivo y vieron la caída divina del juicio sobre Sodoma y su ciudad hermana, y antes de la conquista temblaron con su mención (Josué 2:8.11). . . . 8 Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y les dijo:

    9 Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros.

    10 Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo(B) delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido.(C)

    11 Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra.

Por el año 1400 antes de Cristo la civilización y la religión cananita se habían convertido en lo más débil, de las culturas más decadentes, y de las más inmorales del mundo civilizado. Muchas de sus prácticas repulsivas fueron prohibidas a Israel en Levítico 18. A la vista de las perversiones sexuales enumeradas, están las enfermedades venéreas afectando probablemente a la mayor parte de la población.

Por otra parte, recuerde que en el medio de la ira Yahweh demostró misericordia. Salvó a Rahab y a su familia, quienes eran entregados a morir. Incluso la incluyo en el linaje del Mesías. La depravación horrible y la idolatría pesada eran un cáncer moral que tuvo que ser quitado a toda costa. Israel actuaba como ejecutor de la ira divina. Los asirios serían más adelante el objetivo de la ira de Dios para castigar el reino norteño de Israel (722 A. C.), y Babilonia sería instrumento de Dios para tomar el reino meridional en el exilio (586 A. C.). De una manera similar Israel era instrumento de Dios para juicio de las cuidades-estado cananitas.

ELEMENTOS MILAGROSOS EN JOSUE

Han existido siempre aquellos que dudan de la exactitud de la Biblia en cuanto  a los milagros en el libro. ¿Cómo usted explica que el sol se haya retrasado en su movimiento? ¿Quién hizo el sol, la luna y las estrellas, y el universo? Si usted cree que Dios es el creador del universo entonces no debe haber problema para que crea  que él podría intervenir en su universo para lograr su plan del rescate. Dios no permitiría que su propósito redentor fuera derrotado. Es interesante que toda la gente antigua en varios continentes tenga una tradición sobre el día más largo en la historia. ¿Quién está en el control del sol, de la luna y de las estrellas? Si usted puede racionalizar milagros ausentes, usted puede también racionalizar a Dios ausente y por lo tanto usted racionaliza su responsabilidad.

El objeto de todos los milagros era revelar el poder y la gracia de Dios. Israel no se entregó a si mismo. El brazo poderoso del SEÑOR Dios entregó a Israel. No era por conquista militar sino como un regalo de Dios a Canaan. Dios proporcionó la tierra. ¿Puede usted imaginarse qué debe haber ocurrido en las mentes de los enemigos cuando él declaró al Dios de Israel que no era ninguna deidad local? JHVH es el Dios del universo. Lo que sucedió ese día causo que los  Israelitas llegasen a consolidarse grandemente y sus enemigos a convertirse en asustadizos ante ellos. Era un acto de Dios. Dios había guardado su promesa de estar con su pueblo.


CONTENIDO: El libro fácilmente se divide en tres partes: (1) La conquista que duro como siete años (capítulos 1–12),   (2) Asentamiento en la tierra que duro como 25 años (capítulos 13–21) y (3) la consagración del pueblo (capítulos 22–24).

Josué murió en la edad de 110 años, pero el mensaje de su vida aun vive en nuestros días. El SEÑOR Dios es un Dios Santo y él exige que su gente lo sirva en santidad. Justo como Israel debía ser una nación sacerdotal para revelar la verdad de Dios, también, debemos ser una gente separada para lograr su propósito santo.

Algunos principios de permanencia en Josué.

  • Cuando el pueblo de Dios le obedece incondicionalmente, la victoria es segurísima. Si le amamos debemos obedecerle.
  • Cuando hay una total dependencia de Dios, a victoria está asegurada. El triunfo de la fe esta manifestado en Josué cuando él dirige a la nación entera marchando masivamente unidos a la victoria total dependiendo de Dios.
  • La victoria espiritual que Dios proporciona en Cristo esta bellamente retratada en este libro. Cruzar el río Jordán para conquistar la Tierra Prometida es una bella ilustración de la experiencia espiritual de conflicto, triunfo, y bendición en el cielo espiritual (Efesios 1:3; 2:6; 6:12) a través del tremendo poder de Dios (Ef. 1:19, 20, 20; 6:10). Compare la batalla de Israel  entrando y poseyendo Canaan con las batallas cristianas en la tierra.
  • Los acontecimientos del éxodo y de la conquista son altamente típicos como son considerados en I Corintios 10:1.11. Por ejemplo, Josué es el capitán que conduce Israel en la tierra, y Jesús es el capitán de nuestra salvación (Hebreos 2:10), que trae a los creyentes hoy al descanso prometido (Heb. 4:8, 9; Hechos 20:32; 26:18). Josué intercedió por Israel cuando la nación pecó y fue derrotada (Josué 7:6.15), así que Jesús es nuestro abogado que intercede continuamente para los suyos (Romanos 8:34; Hebreos 7:25; I Juan 2:1). Josué condujo a los Israelitas a la victoria sobre los enemigos de Dios, Cristo nos conduce a la victoria sobre el pecado (Romanos 8:37; II Corintios 1:10; 2:14) y Satanás (Hebreos 2:14, 15; I Juan 3:8). 

 

Baal (semítico cananeo: Baʕal [baʕal], señor )? era una divinidad (probablemente el Sol) de varios pueblos situados en Asia Menor y su influencia:fenicios (asociado a Melkart), cartagineses, caldeos, babilonios, sidonios y filisteos. Su significado se aproxima al de amo o señor. Era el dios de la lluvia y la guerra. En la Biblia Baal (בעל Ba‘al) es uno de los falsos dioses, al cual los hebreos rindieron culto en algunas ocasiones cuando se alejaron de su adoración al Dios YHVH que significa Yo Soy El Que Soy. Fue adorado por los fenicios como el dios más importante de su panteón.

Poco se sabía de la adoración a Baal, aparte de las muchas referencias de las Escrituras, hasta que las excavaciones de Ugarit (la moderna Ras Shamra, situada en la costa de Siria, frente al extremo nordeste de la isla de Chipre) sacaron a la luz muchos objetos religiosos y cientos de tablillas de arcilla. Se cree que muchos de esos documentos antiguos, conocidos ahora como los textos de Ras Shamra, son las liturgias o las palabras de aquellos que participaban en los rituales de las fiestas religiosas.

 

En los textos de Ras Shamra se alude a Baal (llamado también Aliyán [Prevaleciente] Baal) como “Zebul (Príncipe), Señor de la Tierra” y “el Jinete de las Nubes”. Estos nombres armonizan con una representación de Baal en la que se le muestra sosteniendo en la mano derecha un garrote o maza y en la mano izquierda un relámpago que acaba en una punta de lanza. También se le representa llevando un yelmo con cuernos, lo que parece indicar una estrecha relación con el toro, símbolo de la fertilidad.

 

En Palestina no suele llover desde finales de abril hasta septiembre. Las lluvias comienzan en octubre y continúan durante todo el invierno hasta abril, gracias a lo cual crece una abundante vegetación. Se creía que los cambios de estación y los efectos subsiguientes eran ciclos producidos por los interminables conflictos entre los dioses. El que cesasen las lluvias y se marchitase la vegetación se atribuía al triunfo del dios Mot (dios de la muerte y la aridez) sobre Baal (dios de la lluvia y la fertilidad), lo que obligaba a este último a retirarse a las profundidades de la tierra. Por otro lado, se pensaba que el comienzo de la estación lluviosa indicaba que Baal había despertado a la vida, lo que era posible gracias al triunfo de Anat, su hermana, sobre Mot, permitiendo que su hermano Baal volviese al trono. La unión de Baal con su esposa, probablemente Astoret, se creía que garantizaba la fertilidad durante el año entrante.

 

Los agricultores y ganaderos cananeos posiblemente pensaban que el participar en rituales prescritos —una especie de magia imitativa— durante sus fiestas religiosas estimulaba a sus dioses a actuar según el modelo representado en esas fiestas, y esto era necesario para tener cosechas y rebaños productivos durante el nuevo año, así como para alejar sequías, plagas de langostas, etc. De modo que la vuelta a la vida de Baal para ser entronizado y unirse a su consorte se celebraría con ritos de fertilidad licenciosos, caracterizados por orgías sexuales desenfrenadas[cita requerida].

 

Toda ciudad cananea debió tener su santuario en honor al Baal de su localidad. Asimismo, se nombraban sacerdotes para dirigir la adoración en estos santuarios y en los muchos lugares sagrados que se hallaban en las cumbres de las colinas cercanas y que eran conocidos como “lugares altos”. (Compárese con 2Re 17:32.) 9 Y los hijos de Israel hicieron secretamente cosas no rectas contra Jehová su Dios, edificándose lugares altos en todas sus ciudades, desde las torres de las atalayas hasta las ciudades fortificadas,

    10 y levantaron estatuas e imágenes de Asera en todo collado alto, y debajo de todo árbol frondoso,(A)

    11 y quemaron allí incienso en todos los lugares altos, a la manera de la naciones que Jehová había traspuesto de delante de ellos, e hicieron cosas muy malas para provocar a ira a Jehová.

    12 Y servían a los ídolos, de los cuales Jehová les había dicho: Vosotros no habéis de hacer esto.

Es posible que en el interior de dichos lugares sagrados hubiese imágenes o representaciones de Baal, en tanto que en el exterior, cerca de los altares, se encontraban las columnas de piedra (probablemente símbolos fálicos de Baal), los postes sagrados que representaban a la diosa Aserá y estantes de incienso. (Compárese con 2Cr 34:4-7; véase Poste sagrado.)

3 A los ocho años de su reinado, siendo aún muchacho, comenzó a buscar al Dios de David su padre; y a los doce años comenzó a limpiar a Judá y a Jerusalén de los lugares altos, imágenes de Asera, esculturas, e imágenes fundidas.

    4 Y derribaron delante de él los altares de los baales,(B) e hizo pedazos las imágenes del sol, que estaban puestas encima; despedazó también las imágenes de Asera, las esculturas y estatuas fundidas, y las desmenuzó, y esparció el polvo sobre los sepulcros de los que les habían ofrecido sacrificios.

    5 Quemó además los huesos de los sacerdotes sobre sus altares,(C) y limpió a Judá y a Jerusalén.

    6 Lo mismo hizo en las ciudades de Manasés, Efraín, Simeón y hasta Neftalí, y en los lugares asolados alrededor.

    7 Y cuando hubo derribado los altares y las imágenes de Asera, y quebrado y desmenuzado las esculturas, y destruido todos los ídolos por toda la tierra de Israel, volvió a Jerusalén.

Según la Biblia, había prostitutos y prostitutas en los lugares altos, y además de la prostitución ceremonial, también se llevaba a cabo el sacrificio de niños. (Compárese con 1Re 14:23,24; Os 4:13, 14; Isa 57:5; Jer 7:31; 19:5.)

 22 Y Judá hizo lo malo ante los ojos de Jehová, y le enojaron más que todo lo que sus padres habían hecho en sus pecados que cometieron.

    23 Porque ellos también se edificaron lugares altos, estatuas, e imágenes de Asera, en todo collado alto y debajo de todo árbol frondoso.(B)

    24 Hubo también sodomitas(C) en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Jehová había echado delante de los hijos de Israel.

Oseas 4: 13,14.

12 Mi pueblo a su ídolo de madera pregunta, y el leño le responde; porque espíritu de fornicaciones lo hizo errar, y dejaron a su Dios para fornicar.

    13 Sobre las cimas de los montes sacrificaron, e incensaron sobre los collados, debajo de las encinas, álamos y olmos que tuviesen buena sombra; por tanto, vuestras hijas fornicarán, y adulterarán vuestras nueras.

Isaías  57

5 que os enfervorizáis con los ídolos debajo de todo árbol frondoso, que sacrificáis los hijos en los valles, debajo de los peñascos?

 

Jeremias 7

31 Y han edificado los lugares altos de Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom,(C) para quemar al fuego a sus hijos y a sus hijas,(D) cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón.

 

Jeremias 19

4 Porque me dejaron, y enajenaron este lugar, y ofrecieron en él incienso a dioses ajenos, los cuales no habían conocido ellos, ni sus padres, ni los reyes de Judá; y llenaron este lugar de sangre de inocentes.

    5 Y edificaron lugares altos a Baal, para quemar con fuego a sus hijos en holocaustos al mismo Baal;(B) cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento.

La adoración de Baal incluso se efectuaba en las mismas azoteas de las casas, desde donde con frecuencia ascendía humo de sacrificio a ese dios. (Jer 32:29.)

29 Y vendrán los caldeos que atacan esta ciudad, y la pondrán a fuego y la quemarán, asimismo las casas sobre cuyas azoteas ofrecieron incienso a Baal y derramaron libaciones a dioses ajenos, para provocarme a ira.

    30 Porque los hijos de Israel y los hijos de Judá no han hecho sino lo malo delante de mis ojos desde su juventud; porque los hijos de Israel no han hecho más que provocarme a ira con la obra de sus manos, dice Jehová.

 

Hay indicios de que tanto a Baal como a otros dioses y diosas cananeos sus adoradores los relacionaban con ciertos cuerpos celestes. Por ejemplo, uno de los textos de Ras Shamra menciona una ofrenda a la “Reina Shapash (el Sol) y a las estrellas”, y otro alude al “ejército del Sol y la hueste del día”.

 

Por tanto, es preciso mencionar que la Biblia hace varias alusiones a los cuerpos celestes en relación con la adoración a Baal. Al describir el derrotero pecaminoso del reino de Israel, el registro de las Escrituras dice: “Siguieron dejando todos los mandamientos de Yahveh) [...], y empezaron a inclinarse ante todo el ejército de los cielos y a servir a Baal”. (2Re 17:16.) En cuanto al reino de Judá, se informa que en el mismo templo de Jehová (Yahveh) llegaron a estar “los utensilios hechos para Baal y para el poste sagrado y para todo el ejército de los cielos”. También, la gente por todo Judá hizo “humo de sacrificio a Baal, al Sol y a la Luna y a las constelaciones del zodíaco y a todo el ejército de los cielos”. (2Re 23:4, 5; 2Cr 33:3; véase también Sof 1:4, 5.)

4 Entonces mandó el rey al sumo sacerdote Hilcías, a los sacerdotes de segundo orden, y a los guardianes de la puerta, que sacasen del templo de Jehová todos los utensilios que habían sido hechos para Baal, para Asera y para todo el ejército de los cielos; y los quemó fuera de Jerusalén en el campo del Cedrón, e hizo llevar las cenizas de ellos a Bet-el.

    5 Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.

2 cronicas 33:3

3 Porque él reedificó los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a los baales, e hizo imágenes de Asera, y adoró a todo el ejército de los cielos, y les rindió culto.

 

Sofonias 1

4 Extenderé mi mano sobre Judá, y sobre todos los habitantes de Jerusalén, y exterminaré de este lugar los restos de Baal, y el nombre de los ministros idólatras con sus sacerdotes;

    5 y a los que sobre los terrados se postran al ejército del cielo, y a los que se postran jurando por Jehová y jurando por Milcom;

Cada localidad tenía su propio Baal, al que se solía calificar mediante un nombre geográfico. Por ejemplo, el Baal de Peor (Baal-peor), adorado por moabitas y madianitas, tomó su nombre del monte Peor. (Nú 25:1-3, 6.) Más tarde, los nombres de esos baales locales llegaron a incorporarse, por metonimia, a los mismos nombres geográficos, como por ejemplo: Baal-hermón, Baal-hazor, Baal-zefón y Bamot-baal. Sin embargo, a pesar de la diversidad de baales, para el cananeo en realidad solo existía un dios Baal.

 

Astarté

(Redirigido desde Astarte)

«Astarte» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Astarte (desambiguación).


Monedas representando a Ishtar


ashtoret, nótese su traje de estrellas

Astarté (en fenicio Ashtart) es la asimilación fenicia de una diosa mesopotámica que los sumerios conocían como Inanna, los acadioscomo Ishtar y los israelitas Astaroth.

Representaba el culto a la madre naturaleza, a la vida y a la fertilidad, así como la exaltación del amor y los placeres carnales. Con el tiempo se tornó en diosa de la guerra y recibía cultos sanguinarios de sus devotos. Se la solía representar desnuda o apenas cubierta con velos, de pie sobre un león.

 

Astoret es el nombre peyorativo hebreo correspondiente a la diosa cananea. En la Biblia hebrea a menudo se la presenta como el complemento femenino del diosBaal (Jue 2.13; 10.6; 1 S 7.3, 4; 12.10) y se la conoce también con el nombre de Asera o Ashera (Jue 6.25; 1 R 18.19). Como su culto se basaba en la prostitución (tanto masculina como femenina), se cree que el nombre Astoret es una forma hebrea del nombre semítico Astarte modificado por los judíos con las vocales de la palabra bōshet (‘abominación’).

Su nombre suele encontrarse en el Antiguo Testamento en la forma plural Ashtaroth.

 

Astoret (en plural, Astarot). Diosa de la fertilidad y del amor sexual, deidad principal de los cananeos. A menudo se la presenta como el complemento femenino de Baal (Jue 2.13; 10.6; 1 S 7.3, 4; 12.10). Se conoce también con el nombre de Asera (Jue 6.25; 1 R 18.19). Parte esencial de su culto era la prostitución. Por eso se cree que el nombre Astoret es una forma hebrea del nombre Astarté, pronunciado por los judíos con las vocales de la palabra bosheth, es decir, «vergüenza».

 

El culto a Astarte, muy común entre los vecinos de Israel, pronto llegó a popularizarse también, según parece, entre los israelitas (Jue 2.13; 3.7; 1 S 7.3, 4; 1 R 11.5). Se luchó continuamente contra esta forma de idolatría. Salomón perdió su reino por haber transigido con este culto (1 Reyes 11.33). En la reforma de Josías, todo lo relacionado con Astoret se arrancó y se quemó como primer paso hacia la purificación del templo (2 Reyes 23.4–7).

Diccionario biblico: Baal

(heb. Baal, "señor [amo]", "dueño [propietario, poseedor]",

"esposo"; ac. BLlu; ugar. y fen. bl; egip. [desde el s XIII a.C. en adelante]br; gr. Báal).

 

Término que en el texto hebreo de la Biblia (nuestras traducciones no lo reflejan) se usa para señalar al propietario de casas (Jue. 19:22), campos (Job 31:39), bueyes (Ex. 21:28), riquezas (Ec. 5:13), una mujer (Ex. 21:3), un lugar (Jue. 9:2), etc.  En menciones extra bíblicas, Baal llegó a identificarse con Helios (el dios sol), con Hércules o con el dios jefe de los griegos, Zeus* (el Júpiter de los romanos; fig 59).  Este Diccionario se referirá principalmente a su aplicación religioso-pagana.

 

58. Baal en una estela procedente de Ugarit.

1. Dios semítico.  Baal fue:

a. El nombre para un dios local en el sentido de "señor" (como en Baal-gad, Baal-peor, Baal-hermón).

b. El nombre de un dios cananeo de la tormenta y del trueno.  Estos creían que los baales vivían en lugares o casas santas (como árboles, cumbres de montes y rocas, manantiales), y hablaban de cada uno de esos dioses locales como el Baal, el "señor".  El AT los menciona a menudo, donde Baal aparece en su forma plural: baales (Jue.2:11; 3:7; 8:33; etc.).  Fueron considerados deidades naturales que cuidaban de la vegetación y del aumento de los rebaños y del ganado.  Por lo general, cuándo aparece en singular y con artículo, se refiere al principal dios nacional de los cananeos.

 

En los textos de Ras Shamra* a veces se aplica la palabra Baal a un dios como dueño de lugares y santuarios específicos, pero más generalmente es el nombre del más exaltado de todas las deidades.  Su enaltecimiento a la cabeza del panteón cananeo aparece en una época más bien tardía, puesto que El había tenido la preeminencia mucho tiempo antes y a Dagón se le había dedicado un templo antes de construirse uno para Baal.  Pero cuando éste surgió como triunfador en la lucha por la supremacía entre los dioses, mantuvo esa posición

por muchos siglos.  Fue el dios de las tormentas y, por tanto, se lo identificó frecuentemente con Adad (Hadad).  Como se le atribuían las tormentosas lluvias del invierno, se lo tenía por responsable de la fertilidad del país.  Su hermana era la virgen Anat, la feroz diosa del derramamiento de sangre y la guerra, y su adversario era Mot, el dios de la sequía y del calor abrasador.

 

Cuando Baal fue asesinado (no resulta claro si por Mot, puesto que el texto está corrompido). Anat le imploró que lo volviera a la vida.  Pero cuando todos los esfuerzos de Mot fracasaron, se puso furiosa y en su ira lo venció y mató.

Entonces tomó a su hermano muerto y lo llevó al monte de los dioses, donde fue resucitado.  Después de eso, los cananeos creían que la muerte y resurrección de Baal ocurrían anualmente, lo que daba como resultado las 2 principales estaciones de Siria-Palestina: el verano y el invierno.  La 127 muerte de Baal a manos del malvado Mot al  fin de cada estación lluviosa era recibida con amargo llanto y lamentos; y su resurrección anual, luego de los largos y secosmeses del verano -cuando se iniciaba la estación lluviosa con nueva vida en los

campos y las viñas-, era celebrada con fiestas alegres y licenciosas.

 

La adoración a Baal, universal en Siria y Palestina, tuvo gran atractivo para los israelitas.  Repetidamente reincidieron en ella desde que entraron en la tierra de Canaán, hasta que fueron llevados en cautiverio.  La 1a vez que se menciona a Baal en la historia de Israel es poco después de la muerte de Moisés, cuando  los hebreos acamparon en los campos de Moab, cerca de un lugar alto dedicado al dios (Nm. 22:41, "Bamot-baal").  Los dioses que  entonces adoraron los israelitas (Nm. 25:2)  quizás incluyeran a Baal.  Fue adorado nuevamente en tiempos de los jueces (Jue. 2:13;  6:28-32) y frecuentemente en tiempos de los reyes de Judá e Israel.  Casi sustituyó a Yahweh en el reino de Israel en los días de Acab, cuando Jezabel, la obstinada esposa fenicia del rey, intentó establecer la religión del dios como la única legal.  Es bien conocida la historia de la lucha de Elías contra este culto y su enfrentamiento

y desafío a los sacerdotes de Baal sobre el monte Carmelo (1 R. 16:31-33; 18:17-40).  Pero esta victoria para Yahweh fue de corta duración.  Inclusive el terrible aplastamiento de ese culto idolátrico por el rey Jehú al ascender al trono (2 R. 10:18-28) constituyó sólo una reforma temporaria.

 

La adoración a Baal en el reino del norte está documentada por trozos de cerámica inscriptos provenientes del s VIII a.C., descubiertos en las excavaciones de Samaria dirigidas por la Universidad de Harvard.  Entre los muchos nombres personales de ciudadanos de ese reino, encontrados en esas inscripciones, hay varios formados con el vocablo Baal: Abibaal, "Baal es mi padre"; Baalzamar,  "Baal canta"; Baalazakar, "Baal recuerda(?)";

BaalmaanT, "Baal es mi respuesta";  Meribaal, "mi señor es Baal" (si el nombre es arameo); y Baala.  Esto demuestra que hubo muchos seguidores de Baal entre los que  vivieron después del reinado de Acab.

 

En el reino de Judá, el culto a Baal fue introducido por Atalía, la malvada hija de Acab y Jezabel, y estimulado especialmente por  Acaz quien hizo imágenes a los baales (2 Cr. 28:2).  Estas fueron quitadas por su buen hijo Ezequías, pero los altares al dios fueron levantados nuevamente por Manasés, el siguiente rey (2 R. 21:3).  A su vez, el buen rey Josías destruyó los utensilios que se habían usado en ese culto pagano (23:4, 5).  La adoración a Baal fue una de las principales causas del cautiverio de Judá (Jer. 19:5).

 

59. Seis columnas del templo de Zeus (Júpiter) construido en tiempos romanos en Baalbek (la Heliópolis siria).

 

El AT también testimonia que su culto estaba acompañado con la práctica de sacrificar a los hijos en el fuego (Jer. 32:35) y de besar su imagen (1 R.19:18).  Probablemente también estuvo acompañado por una grosera lascivia.  Con frecuencia Baal está asociado con la diosa Astarot (Jue. 2:13), y en los lugares altos dedicados al dios a menudo se encontraba una imagen de Asera (Jue. 6:30; 1 R. 16:32, 33), su contraparte femenina.

Bib.: Arvid S. Kapelrud, Baal in the Ras Shamra Texts [Baal en los textos de Ras Shamra] (Copenhagen, 1952); ARI.

2. Aldea en el territorio de Simeón (1 Cr. 4:33), también conocida como Baalat-beer.*

3. Padre rubenita de Beera (1 Cr. 5:5, 6).

4. Hijo benjamita de Jehiel, antepasado del rey Saúl (1 Cr. 8:30; 9:36).

 

Baala

(heb. Baal>h, "señora", "dueña [ama]").

1. Aldea a unos 8 km al noroeste de Jerusalén (Jos. 15:9, 10), más comúnmente conocida como Quiriat-jearim.* Mapa VI, E-3.  Véanse Baala de Judá; Baala de Quiriat-jearim; Quiriat-baal.

2. Monte de Judá, entre Sicrón y Jabneel (Jos. 15:11); desconocido. 128

3. Pueblo en el sur de Judá (Jos. 15:29), aparentemente asignado más tarde a Simeón (19:3, abreviado Bala*).  En 1 Cr. 4:29 se lo llama Bilha.*  En el mejor de los casos, las identificaciones sugeridas son inciertas.



Leer más: Diccionario Biblico Gratis - Baal 

Diccionario biblico: Anat

(heb. {Anâth [1]; ugar. {nt; ac. Anata; am. anati; egip. {nt; heb. {Anât [2],

"contestación [respuesta, eco]").

1. Diosa cananea no mencionada en el AT, aunque su nombre aparece en la composición de lugares de Palestina como Bet-Anat (Jos. 19:38; etc.) y Anatot (21:18; etc.).  Si bien había sido violada por su hermano Baal, retenía su título de "virgen".  Como diosa de la guerra y del sexo, en la mitología ugarítica se manifiesta como sedienta de sangre.  En los mitos de Baal se la representa como quien mató a Mot, el dios del calor y de la sequía, y quien    instrumentaba la resurrección de Baal a una nueva

vida antes del comienzo de cada estación de lluvias en el otoño.  Véanse Asera; Astarté.

Bib.: ARI 74-77.

2. Padre del juez Samgar (Jue. 3:31; 5:6).



Leer más:  Diccionario Biblico Gratis - Anat 

Comments