• Salsa de tomate
En un cazo pon 2 cucharadas soperas escasas de aceite.     Limpia un diente de ajo, le haces unas rajas y lo echas al aceite.    Cuando empieza a hacer ruidito, vacía la lata de kg de tomate triturado.   Le añades una cucharadita tamaño café rasa de sal, y 4 soperas normales de azúcar.    Que dé un hervor de  8-10 minutos y listo.   Si no está rico, se corrige la sal y el azúcar.
 
  • Salsa ajilimójili
En un vaso grande de plástico pon un huevo cocido entero y pelado, un diente de ajo gordo cortado a 2 ó 3 trozos, un trocito de cebolla (de tamaño como dos dientes de ajo gordísimos), 3 ó 4 aceitunas verdes, 2 cucharadas soperas de vinagre, 3 de agua y 4 ó 5 de aceite y una pizca de sal.   Métele el brazo-batidora y tritura todo lo mejor que puedas, si necesitas añádele más aceite (en total se echa como un vaso de aceite) y bátelo de nuevo, y rocía la ensalada de patata templada rápidamente.
 
  • Salsa bechamel
Dos  cucharadas colmadas de harina para un litro de leche,  y una cucharadita de sal.
 
Pones aceite en la cazuela, que cubra el fondo sin rebosar; añades las dos cucharadas soperas llenas  de harina y revuelves con la espátula -o como se llame, hélice-  sin parar, disolviendo la harina.   Vas añadiendo la leche poco a poco sin dejar de revolver, espolvoreas sal y queso rallado -como una cucharadita tamaño café-  y que hierva todo sin parar de revolver de 5 a 10 minutos.    
 
(Con esta salsa puedes rociar canelones, o lasaña, o patatas fritas cortadas en rodajitas, o espinacas... etc, etc, espolvoreando después queso rallado y gratinándolo en el horno).
  • Salsa mahonesa
En el recipiente (vaso de plástico) casca un huevo entero, un poquito de sal, 1 cucharada de vinagre y 2 ó 3 de aceite.
 
Mete el brazo-triturador-batidora, ponlo en marcha y tenlo quieto unos segundos, y empieza un movimiento de arriba a abajo.   Cuando se ligue un poco, sin parar el triturador, con la mano izquierda añade aceite hasta que tengas la cantidad que quieras.
 
Si se corta, guardas "el líquido", limpias todo, pones otro huevo de nuevo y vete añadiendo a poquitos "el líquido", a ver si hay suerte...
 
  • Salsa española
En una cazuela  pon el aceite de oliva -cubriendo bien el fondo, y que aproximadamente suba medio centímetro-.
 
Con el aceite caliente, añades una o dos cebollas peladas grandes en trozos, 4 dientes de ajo hermosos, 2 zanahorias, y si tienes y quieres 1 puerrito troceado y más rico aún si añades 1 trozo de pimiento verde (esto es optativo).  Que se vayan pochando las verduras.
 
Añádele un vaso de vino tinto o blanco.  Añáde un vaso grande de agua, y tal vez más adelante otro (a ojo).    
 
Conviene que las verduras sigan un poquito más para que se reduzcan y se pongan doraditas.   Las pasas por el turmix;  sin limpiar la cazuela, pon una cucharada de azúcar de tamaño café, y cuando está color caramelo echas el resultado del turmix sobre ello, con cuidado no te quemes porque sobre todo el primer contacto hace ssssssffffffffffffaaaassss y es espectacular, pero enseguida puedes añadir todo y revuelve bien para que se derrita el caramelo y oscurezca la salsa.   Puedes añadirle más agua.  Si te pasas de agua, añade maizena especial para salsas y así vuelve a tener buen aspecto.