Sesiones clínicas de Psicopatología.  

La Parafrenia. Según texto de Kraepelin.


Sólo para fines de investigación en PSICOPATOLOGÍA y FENOMENOLOGÍA.   

Texto sólo para Docencia MIR. Residentes de psiquiatría y psicología clínica.

Advertencia: no útil como texto de autoayuda, ni para diagnóstico y tratamiento actualizado de las psicosis.

 

Queridos "psicopatólogos", vamos a discutir este texto único en su género.

Comprobar la excelente descripción psicopatológica, y los extraordinarios casos clínicos.

Entenderéis porque el texto “las parafrenias” sigue siendo un “clásico vivo” de la psiquiatría.

 

Parafrenias.

Texto de Emil Kraepelin.  De 1913.

1ª edición inglés: Dementia proecox and paraphrenias, G.M. Robertson Ed. Edimburgo 1919.

Última edición: Dementia Praecox and Paraphrenia (Foundations of Modern Psychiatry S.)  
Emil Kraepelin (buscar en en: www. amazon.co.uk )

 

Primera traducción en castellano, Ed. Polemos, Buenos Aires 1996.

Traducción de los textos: Graciela Florido y Alicia Guerra.

Edición y revisión técnica: Juan Carlos Stagnaro.

http://www.editorialpolemos.com.ar/catalogo.html

 

Ver también: LOS DELIRIOS DE IMAGINACIÓN y LAS PARAFRENIAS.

En el texto de: Tipos de delirios crónicos. Según escuela francesa de H. Ey.

 

La Parafrenia: psicopatología y formas clínicas: 

En contraste con los pacientes que sufren de “demencia precoz” o “esquizofrenia” (Bleuler).

 La demencia precoz: el grupo de las esquizofrenias de Eugene Bleuler.

-Kraepelin nos insta a considerar ahora un grupo relativamente pequeño de pacientes, que a pesar de los muchos y variados puntos en común con los fenómenos de la "demencia precoz", (esquizofrenias), presentan un menor desorden de la voluntad y emoción, mantienen mejor la armonía interior de la vida psíquica, (estructura de la personalidad) , y con menos replegamiento autístico.

-Destaca, por contra, la productividad delirante exagerada, con imaginación y fantasía desbordante, manteniendo la estructura de la personalidad e inteligencia de base.

 (Recordar la psicopatología de la esquizofrenia y de la paranoia según Kraepelin)

Ver: La paranoia de Kraepelin.

 

- Los delirios marcados y la coloración paranoide del cuadro mórbido son comunes a todas estas formas clínicas, que no pueden en todos los casos ser rigurosamente separadas.

- Hasta los últimos períodos de la enfermedad no aparecen ese embotamiento y esa indiferencia que tan frecuentemente constituyen los primeros síntomas de la esquizofrenia (“demencia precoz”).

- La actividad y conducta social del paciente parafrénico, aparece frecuentemente influenciada mórbidamente, pero esencialmente sólo por los contenidos anormales del pensamiento y por el humor.


-¿evolución de las psicosis endógenas, no afectivas?.

-“Esquizofrenias, parafrenias y paranoias”.

  ¿una misma génesis común y diferente evolución?.

Kraepelin dixit:

Sólo se puede tratar aquí de un primer intento provisorio de dividir en grupos los variados tipos mórbidos paranoides. 

Si se examina cuidadosamente un considerable número de casos que se acompañan de delirios permanentes, y si se excluyen las formas alcohólicas y sifilíticas, siempre se encontrará que una parte muy considerable de éstos, según mi experiencia alrededor del 40%, en pocos años exhiben las características de la demencia precoz (esquizofrenia).  Otra parte algo más grande cae en las formas parafrénicas, las que deberán ser descriptas aquí, el resto, esencialmente, en la paranoia verdadera.

 

Entre las parafrenias, nuevamente, alrededor de la mitad muestran esa mezcla de delirios de persecución y de exaltación que se desarrollan lenta pero continuamente, como fueron descriptos por Magnan ( Jacques Joseph Valentin. 1835-1916) bajo el nombre de "délire chronique a evolution systématique"  (delirios crónicos sistematizados, como última etapa del delirio de persecución de Lasègue). 

 

Formas clínicas de la parafrenia: Asociados a ella existen como pequeños grupos, tal vez estrechamente relacionados entre sí, las formas expansivas y confabulatorias de parafrenia; mientras que la última forma, la fantástica, parece tener una presencia excepcional.

 

Delirio crónico. Madrid: Editorial Calleja Fernández; 1895.
V. Magnan, P. Sérieux
Traducción de A. Avilés Rodríguez
Comentario del prof. D. Barcia

 

 Dado que el término francés "délire" tiene un significado diferente al término aleman "delirium", y como también el nombre propuesto por Moebius** para el estado mórbido, "paranoia completa” ya no se corresponde con nuestros puntos de vista actuales, prefiero hablar, -dice Kraepelin- apoyándome en Magnan, de una "parafrenia sistemática".

Ver clasificación de los delirios según Daniel Alberto Vidal (Alcmeon)

http://www.alcmeon.com.ar/6/23/a23_03g3.htm

 

  **Moebius Paul Julios (1853-1907). Privat-Dozent de neurología de Leipzig. A él se debe la descripción de los signos oculares del bocio exoftálmico, y el Síndrome de Moebius (agenesias del VI-VII par craneal). En 1891 traduce al alemán las Leçons cliniques de Magnan, y se apropió de la definición de “degenerados superiores” –entre los que él se incluía- e inventó las patografías (biografías de los grandes hombres, según su herencia, familia, y psicopatología), más tarde, muy florecientes con el psicoanálisis. En 1901, publicó el "tratado de la debilidad intelectual fisiológica de la mujer” (pura pseudociencia, y toda una demostración de su misoginia).

 

Descripción clínica de la Parafrenia sistemática de Kraepelin:

 

...."La parafrenia sistemática está caracterizada por el desarrollo extremadamente insidioso de un delirio de persecución continuamente progresivo, al cual se agregan más tarde ideas de exaltación, sin deterioro de la personalidad.

- El comienzo de la enfermedad a menudo consiste en un cambio en la conducta del paciente que se realiza muy lentamente.

- Se vuelve gradualmente silencioso, tímido, a veces más soñador y abstraído, a veces más desconfiado y sombrío, se repliega sobre sí mismo, ocasionalmente mantiene conversaciones bizarras e incomprensibles, es llamativo su comportamiento, imprevisible y caprichoso en sus acciones.

- De vez en cuando aparece una gran sensibilidad e irritabilidad; el paciente se torna excesivamente violento y malévolo en ocasiones totalmente insignificantes, muestra un resentido odio y antipatía hacia las personas de su entorno, a menudo hacia sus parientes más cercanos. Las ideas de celos son especialmente frecuentes.

 

En el curso de los años, un delirio de persecución se torna más y más claro.

- El paciente nota que es objeto de la atención general. Ante su aparición, los vecinos se ponen en conciliábulo, se dan vuelta para mirarlo, lo observan.

- En la calle lo miran con fijeza; personas extrañas lo siguen, se miran entre ellos, se hacen señas; hay policías por todas partes.

- Su llegada siempre ha sido previamente anunciada en los restaurantes a los que concurre; se alude a él en los diarios; el sermón está dirigido a él; debe haber algo detrás de todo esto. Un paciente pensaba que se lo observaba desde la torre de la iglesia.


 Desarrollo del delirio paranoide en el paciente parafrénico:

-Los sentimientos de la gente que lo rodea parecen ser, al mismo tiempo, todo menos amigables.

-Los internados lo miran sarcásticamente; cuchichean y hacen sonidos misteriosos; se apartan unos de los otros tan pronto como él llega. En la mesa del restaurante se mofan de él; se dicen cosas raras; sus compañeros son crueles; lo miran con recelo, lo evitan, lo saludan sin cortesía, se apartan de él. "Se nota cuando alguien tiene buenos sentimientos" decía un paciente.

-Tan pronto como entra a un restaurante, la gente comienza a irse. La gente escupe delante de él, carraspea, tose suavemente, estornuda en forma llamativa, arrastra los pies, imitan su tos, lo atropellan. Los detectives se arremolinan a su alrededor; tiene la impresión de estar bajo control policial.

- Siempre y en todas partes hay pinchazos, por todos lados chicana y hostilidad. "Nunca termina lo que sucede allí", decía un paciente, "en todas partes veo indirectas, insinuaciones, mil cosas que no pueden describirse, que deben experimentarse para comprenderse". También consideraba un vidrio de lámpara roto o el otorgamiento de la medalla militar, como un insulto deliberado. Otro paciente hacía la observación de que el número siete lo perseguía a todas partes, y que sus compañeros de viaje en el tren invariablemente se agrupaban con la forma de la Osa Mayor.

 

Gradualmente, la persecución se torna cada vez más evidente.

- El paciente ya no puede encontrar descanso; se le hacen bromas siempre; todo se hace para desafiarlo: la gente trabaja sistemáticamente en su contra. Se incita a los sirvientes en su contra, no lo pueden soportar más; los niños ya no lo respetan; la gente trata de hacerle perder su posición, de evitar que se case, de minar su existencia, de conducirlo a la noche de la locura.

- Las pacientes perciben que la gente está intentando deshonrarlas, seducirlas, de avergonzarlas. Se llevan a cabo asuntos secretos en la casa; personas extrañas están en el pasillo.

- El paciente comprueba que están robando sus cosas, que hubo una "visita domiciliaria secreta". Se forzó la cerradura; se rompieron sus cajones, se examinaron sus cosas, se las arrojó desordenadamente, se cambiaron de lugar los muebles. Su cama está sucia; sus ropas están rotas; bloquean el horno, dejan que el aire viciado entre en la habitación, repentinamente se corta el agua; se ocultan las cartas.

- La cerveza produce cólicos, el pan una quemadura en el cerebro, hay vapores envenenados en la casa; hay un polvo sospechoso en la cama; el doctor da una medicina azul que sin duda contiene ácido prúsico y se tiene la intención de que provoque la muerte del paciente.

- Como consecuencia de esto, el paciente se siente "espiado" en todas partes y amenazado, inseguro aún con las puertas cerradas con llave; es un acoso sin igual, una estafa, y un engaño, "todo el asunto se conoce en el pueblo". "Hay un alboroto constante” declaraba un paciente.

- Obviamente existe una conspiración continua que lleva a cabo la persecución; a veces son los socialdemócratas, la "guardia roja” a veces los francmasones, a veces los jesuitas, los católicos, los espiritistas, el Emperador Alemán, la "unión Central", los miembros del club, los vecinos, los parientes, la esposa, pero especialmente las antiguas amantes, quienes causan todo el daño.

 

Alucinaciones en la parafrenia: ver psicopatología de la senso-percepción.

Semiología de los trastornos de la  percepción.

Semiología y Psicopatología de las alucinaciones.

- Después de que este extremadamente atormentador estado de desconfianza, incertidumbre y tensión, ha continuado, por regla general, durante años, aparecen también alucinaciones reales, especialmente las auditivas.

- El paciente escucha silbidos, notas falsas, ruidos fantásticos, comentarios de desaprobación, epítetos insultantes, amenazas. 

- Hay cuchicheos, transmisiones telegráficas, comunicaciones telefónicas. 

Un paciente comprobaba que las alucinaciones cesaban al taparse los oídos, otro que ellas estaban presentes sólo en su hogar, pero no cuando estaba afuera caminando; ambos extraían de esto la conclusión equivocada de que no podía tratarse de un error. Los judíos le gritaban a sus espaldas en la calle; la gente habla de él, lo llama tonto, sinvergüenza, bestia inmunda, viejo canalla, papanatas, prostituta callejera, mal tipo, bribón, pelagatos, criminal; se lo acusa de masturbarse, de asesinato; se afirma que es impotente, que es sexualmente inmundo, que condujo a sus padres a la tumba; que su hijo fue asesinado.

-Una paciente escuchó a su marido y a su hijo lamentándose, "como si estuviesen en la torre del purgatorio sufriendo una penitencia"; otra notaba que se burlaban de ella debido a su pretendida insaciabilidad sexual, "era como un reguero de pólvora". ¿ ¡ Todo el mundo lo insulta y lo persigue, todos saben con precisión las circunstancias del paciente ¡

- A veces no se trata de percepciones sensoriales, sino de llamadas espirituales", "inspiraciones del juego del pensamiento", "el diálogo del pensamiento". (voces interiores) 

 - A los pacientes se los capacita para ello mediante la hipnosis, son interrogados espiritualmente, y responden en voz alta o tal vez sólo internamente. 

- De vez en cuando notan que sus pensamientos se dicen en voz alta, otros pueden oírlos. Un paciente pensaba que sus vecinos se enojarían mucho si sus pensamientos fuesen dichos en voz alta; otros escuchaban sus pensamientos silbados por locomotoras. 

- Las voces tal vez hablan en los pensamientos del paciente, lo critican, acompañan sus acciones con comentarios.

 

Las alucinaciones de otros sentidos juegan un papel esencialmente más pequeño.

- El paciente es "engañado con visiones", ve esqueletos, el diablo, personas que están muertas, la Virgen María, una hostia sangrante, mujeres desnudas. A una paciente, las caras de las personas se le aparecían cambiadas; creía que la gente se había puesto máscaras u otras cabezas.

 ( Delirios de falsa identificación: Sosias, Capgras, Fregoli, Intermetamorfosis y dobles subjetivos. 

-La comida tiene un sabor abominable, apesta; la casa está llena de olores raros; la ropa blanca y limpia huele a farmacia. 

Un paciente se quejaba de sensaciones antinaturales y dolorosas, sentía misteriosas puñaladas como de una daga, pensaba que Satanás lo escupía; otro sentía que se le golpeaba, que se le abalanzaban encima, que se lo empujaba; una mujer pensaba que se la fotografiaba con rayos Roentgen.

-Las pacientes tienen sensaciones íntimas, tirones en los genitales, se sienten espiritualmente casadas. (excelentes ejemplos de alucinaciones cenestésicas y sexuales).

 

Ideas de influencia en la parafrenia: (ver también “automatismo mental y delirios de control”)

El automatismo mental” de G. De Clérambault.

- El delirio de influencias eléctricas, magnéticas, hipnóticas, puede del mismo modo estar frecuentemente conectada con disestesias corporales, dolores agudos, contracciones, dolores sordos, descargas de corriente. 

- Muchos pacientes hacen afirmaciones acerca de las influencias sobre la voluntad. 

- Reciben sugestiones mediante magnetismo; la gente quiere apoderarse de sus pensamientos; personas que están muertas les dicen lo que deben hacer.

- Una paciente sentía que un conde la tenía en su poder; estaba como paralizada y debía obedecerlo, no podía comer a horario, sentía hambre en los momentos equivocados, se sentía obligada a comprar ropa contra su voluntad, no era capaz ya de querer a su patrona, tenía que ser descortés con ella. 

- Un paciente declaraba que se insistía en que realizara ciertas acciones pero que él solamente cedería en cosas insignificantes.

-Otro pensaba que se manejaba su voluntad: "Alguien quiere hacerme algo. La fuerza y la persuasión enteras provenientes de un lugar desconocido, me imponen que debo pensarme más grande que lo que realmente soy o era en la vida cotidiana hasta ahora".

 

Exaltación afectiva en la parafrenia:

ver: Hipertimias y Estados de exaltación mental:  La Manía.

¿Cómo se pasa del delirio paranoide a las ideas de grandeza y exaltación maniforme?.

- Cuando el delirio de persecución ha continuado por una cantidad de años y se ha ido desarrollando con un progreso lento o, como sucede mucho más raramente, después de que la enfermedad ha existido sólo durante un tiempo breve, o al comienzo de ella, el paciente produce, a veces más bien repentinamente, ideas exaltadas.

- Después de haber estado enferma durante algunos años, una mujer envió una carta al emperador preguntándole cómo podría librarse de su marido y más adelante alababa su propia conversación brillante, su voz clara como una campana, su fino tacto, su gran talento. 

- Otra paciente, que se sentía muy fastidiada, pensaba que ella debía de tener un poder especial en sus ojos porque la gente no la podía mirar. Una tercera, después de haber sido perseguida durante seis años, suponía que algún personaje de alta posición debía estar detrás de todo eso; un paciente afirmó repentinamente, después de haber sufrido un “tormento extremo” durante veinte años, que algunos de los otros pacientes eran marqueses y príncipes, y comenzó a tratarlos con una reverencia especial y a besarles las manos.

 -Conducta demandante y reivindicativa en los parafrénicos.

- Es muy común que los pacientes reclamen dinero. Grandes sumas que están retenidas, deberían llegarles de una fuente u otra; se les ha dejado una herencia que ha sido malversada.

- Un paciente pensaba que yendo por "senderos circulares” ganaría grandes sumas, y diariamente buscaba tales caminos y esperaba conseguir de este modo alrededor de 30.000 marcos por mes, los cuales, suponía, serían regularmente depositados para él en el banco. 

- Una paciente pensaba de vez en cuando que debía de haber recibido un ingreso en el banco, otra estaba convencida de que un archiduque había depositado algún dinero para ella, para su casamiento. 

Aparentemente, deducen su conocimiento de tales cosas, lo más frecuentemente, de las alucinaciones auditivas en las cuales se expresan sus secretos deseos.

 

(Ver también relación de la Parafrenia con la Erotomanía y delirios de grandeza, de noble cuna”)

Delirio erotomaníaco o La erotomanía de Clérambault.

- En otro grupo de casos, se trata de relaciones eróticas con personas de elevada posición.

- El paciente nota que una distinguida dama está interesada en él; una postal que recibe, obviamente es de ella; personas de posición elevada se le acercan bajo toda clase de disfraces.

- Un duque hizo saber a una paciente, mediante hipnosis, que quería tener relaciones con ella; más tarde ella tuvo "pensamientos de amor", pensó que un hombre casado quería casarse con ella, e hizo todos los preparativos para su casamiento. 

- Al mismo tiempo atribuyen títulos altisonantes a los amados. El hombre recién mencionado llegó a ser un barón, para la paciente. Otra paciente escribió cartas a un hombre, también ya casado, con la dirección: "Pedro el Grande de Rusia, de incógnito", y luego presentó quejas en la oficina de correos porque las cartas no fueran despachadas. Otros exaltan a sus enemigos.

- Un paciente amenazaba con que, con la ayuda del Papa, él iba a encadenar a Bismarck; otro suponía que el resorte principal de todos los problemas que lo aquejaban era Guillermo II, a quien consideraba su enemigo personal.


(El delirio de alusión, autorreferencia, da pié a las ideas de grandeza)

- Pero mucho más frecuentemente, la exaltación de la posición concierne al paciente mismo.

- Él observa que es saludado por caballeros de rango, que los centinelas le hacen señales de respeto, que se lo trata con una distinción especial; el policía que viaja por todas partes detrás suyo fue designado por el Emperador para su protección. 

- Algunos se dirigen a él como Conde o Príncipe; los mozos hablan de Alteza, de Elector, ante su aparición, inmediatamente abren un nuevo barril; tan pronto como comienza a comer, las luces se encienden.

- Él percibe que el Emperador está interesado en él, que también hay príncipes en el asunto, que damas aristocráticas le envían cartas y regalos, los cuales son desviados de modo infame, un paciente creía que él mismo había visto a las damas tirando cartas en el buzón.

- Alguien le hace saber al paciente que existen monedas con retratos de sus antecesores; escucha alusiones y se entera a través del teléfono que se le ha otorgado un título nobiliario, que a la medianoche se lo proclamará públicamente Conde del Imperio. Se le torna claro que es de elevado linaje, que sus antecesores han jugado un gran papel, que posee grandes méritos y derechos.

- Puede desplegar una capacidad y un conocimiento gigantescos, se siente un personaje político de primera línea, un miembro de la Casa de los Lores y Vicecanciller del Imperio, un pariente de la Casa reinante, en realidad, el mismo gobernador legítimo del país; "En realidad, el mundo entero lo sabe", decía un paciente. Es el "Bastardo del Rey", hijo del Emperador Federico, hermanastro del Príncipe Carlos Federico, está en comunicación con todos los monarcas, se casará con la princesa Catalina de Rusia.


-Un paciente declaraba que era emperador y Papa en una misma persona, gobernador de todo el mundo, Más tarde, también que era inmortal, que él había extraído de su cuerpo la capacidad de descomposición mediante la sal, y que él era una cosa única entre los seres humanos. Un vistazo en su contenido y curso del pensamiento es proporcionado por el siguiente fragmento de una carta:

 

    «Angustia, pena, cuidado y duda, hacen que tenga las noches menos reparadoras. No puedo ser indiferente, y así, el estúpido mundo obturante es una carga opresiva para mí, incluso aunque la estrella de mi felicidad sea tan grande y gloriosa como el sol en el firmamento. El negro espectro de la duda, el cual a menudo me ha acosado tan espantosamente el año pasado, hace que me cuestione acerca del futuro entero, propiamente: ¡la inmortalidad!. K. Ud. también estará espantado por esto, ya que nadie hasta ahora ha permanecido en el mundo. Pero también es evidente y no se puede refutar, que tampoco hasta ahora nadie ha sido dotado con mis cualidades. Ciertamente por este motivo, no es absurdo pensar acerca de ello y conversar en voz alta, y consecuentemente, incluso, creerlo, y la duda, cuando me llega, no es maldad ni pecado. Yo no he evocado este pensamiento, me llegó repentinamente hace tanto como dos años atrás, en un momento en que pasé por al lado del pozo en el jardín, e inmediatamente tomó completa posesión de mí, de modo que no pude evitarlo... Ya estoy alcanzando la mitad de la edad usual, ¿y quién ha pensado en deponer las armas y rendirse a discreción?, ¡Si, por cierto el mundo tiene motivo suficiente para desafiar al Mesías!. Sin embargo, con la verdad, es de esperar que yo prevaleceré por encima del fraude, y que todo el mundo debe reconocer que soy el Señor, como lo aprendió el Faraón. Que se permita decirlo, para morir, no tengo tiempo tan pronto; primero debo engendrar o crear 1.000 millones de niños, es decir, soldados, y así ellos pueden desafiar..."  (paciente parafrénico, megalomaniaco, de Kraepelin) 

 

 Delirios religiosos en la parafrenia:

- En un pequeño número de casos, las ideas exaltadas adquieren un contenido algo religioso.

- El paciente es enviado de Dios, es el Josué protestante, dice palabras de autoridad divina.

- Una paciente declaraba que ella era una santa, que tenía la clarividencia de una vidente, podía leer en los corazones de los hombres, presentía si alguien iba a morir, entendía las cuatro facultades, era confortada por Dios; otra era llamada la novia de Cristo.

- Estos delirios están a menudo reflejados en todo tipo de alucinaciones.

    La paciente mencionada vio al Niño Jesús al lado de su cama; la luz de la custodia caía sobre ella. Ella oyó la voz de Dios que le daba órdenes y le comunicaba respuestas a preguntas‑pensamientos, por la noche sentía un aliento cálido y una cara a su lado, percibía la cópula y luego oía al niño hablar en su vientre.

- El paciente a partir del cual se originaron los documentos citados, vio cómo las imágenes de los santos asentían con la cabeza hacia él, cómo una radiación brillaba desde su frente; él escuchaba la voz de su ángel de la guarda, sentía una mano invisible sobre su cabeza, los pinchazos de la corona de espinas sobre su cráneo.

- Otros pacientes escuchan insinuaciones acerca de que ellos son el Emperador o el Príncipe Heredero, que ellos están en el medio de un montón de dinero, están por obtener uno o dos millones; una paciente escuchaba "cosas sobrenaturales"; se decía: "Tú serás el león para el pecado".

 

De la percepción delirante a la megalomanía:

Las percepciones inofensivas son interpretadas megalomaníacamente.

- Un paciente afirmaba que el príncipe reinante había aparecido en el restaurante disfrazado de labriego", para su seguridad; otro vió a un propietario hacer movimientos con sus dedos y a un huésped sacudir su cabeza en respuesta; él concluyó, a partir de esto, que estaban queriendo decirle a él que debería aceptar la suma que se le había ofrecido.

 

Las ideas de exaltación y de persecución lle­gan a tener cierta relación entre ellas.

- Las elaboradas combinaciones que se hacen para lastimarlos hacen que los pa­cientes piensen que debe existir alguna razón especial relacionada con sus personas, o que el obstáculo que se interpone en el camino de la realización de sus delirios de grandeza, engen­dra ideas de persecución.

- La gente está tratando de quitarlo del medio para poder tomar po­sesión de su gran herencia; la gente quiere evitar mediante "in­trigas cortesanas” que haga un casamiento aristocrático; me­diante las trampas que se le tienden, se los hace querer casarse con su perseguidor.

- Una paciente pensaba que sus parientes querían impedir que se casara hasta que ya no pudiera tener hi­jos, para que ella pudiera llegar a ser una vieja tía rica; un pa­ciente que se consideraba el legítimo Rey de Baviera, afirmaba que la plebe le era hostil; a otros se los persigue para evitar que hagan conocer sus justos reclamos.

 

Kraepelin alude al delirio en las prisiones, como ejemplo de huida de la grave realidad de la reclusión  a través de la fantasía y el delirio.

Como ve­remos más tarde en el delirio de absolución”, en los prisioneros, una perturbación emocional profunda que dura un muy largo tiempo engendra por sí misma la tendencia, en alguna medida, a huir de la inexorable realidad a un mundo de ilusiones pla­centeras, proceso que seguramente significa un cierto debilita­miento de la capacidad psíquica de resistencia. Como esto tie­ne que ver con un proceso mórbido progresivo, se podría en­tender que las ideas exaltadas, por regla, no aparecen usual­mente hasta que el paciente ha llegado a prepararse para la lu­cha sin esperanza contra los poderes hostiles.

 

**Ver en psicopatología: Insight de la psicosis y conciencia de enfermedad:

Conciencia de enfermedad -“insight” - en la psicosis

La comprensión de la enfermedad está ausente por completo, aunque parece existir un cierto sentimiento mórbido, por lo menos al principio.

- Muchos pacientes se sienten “llevadas a la locura", 'Te vamos a llevar al loquero", que se les provoca una enfermedad cerebral, que se los estupidiza, sus enemigos les van a hacer perder su entendimiento; otros intentan todo tipo de experimentos para descubrir si se trata de alucinaciones o de percepciones reales. 

- Al final, sin embargo, la deliberación sana es invariablemente superada por las influencias mórbidas, y el paciente permanece completamente sordo al razonamiento.

"Yo cabalgo sobre mi rocín y no le doy las riendas a nadie", declaraba un paciente. Una mujer decía: "Si yo imagino todo, entonces admito que soy una tonta cualquiera", pero a pesar de esto, ella no era capaz de rectificar sus ideas de persecución; ella consideraba el supuesto mal tratamiento en la institución como una especie de método de cura mediante el cual se acostumbraría a las persecuciones afuera.


-Ver atribución de la enfermedad a las ideas delirantes:

 “sí, estoy enfermo, irradiado por Rayos X, envenenado, y todo por un complot. No quieren reconocer mi auténtica identidad”. sic.

- Muy comúnmente, después de cierto tiempo, los pacientes piden ayuda a la policía, piden protección contra las molestias, piden una explicación acerca de cuál es el motivo por el que se los acusa, ponen avisos en los diarios para defenderse de supuestos difamadores, apelan al público con un grito de angustia. 

¡ Un paciente corría por las calles en camisa para forzar su admisión a una institución para locos a fin de verificar su estado mental. ¡ (nos dice Kraepelin) 

 

Falsos recuerdos en la parafrenia:

-La memoria y  la retención no muestran, en general, ningún desorden, pero con cierta frecuencia se observan falsos recuerdos delirantes. 

-Los pacientes informan que ya en la juventud fueron perseguidos, que sus experiencias ya se hicieron públicas previamente en los periódicos, se las hicieron conocer, por lo general con todo detalle. Anteriormente no habían prestado ninguna atención a ello, pero ahora les sucede.

-Una paciente afirmaba que había sido repetidamente hipnotizada y atacada, pero que no tuvo idea de ello hasta que ahora apareció otra vez en su mente. La validez de sus reclamos les había sido confirmada anteriormente a muchos pacientes.

-Un paciente informaba que ya en la escuela lo llamaban “Príncipe"; su abuelo le dijo acerca de Guillermo L, "José, éste es tu abuelo". Más tarde en el año 1886, se encontró con el Emperador Federico, quien tenía una cánula en la garganta; se le dijo que era su padre. Esto le fue muy bien aclarado en todas partes; su madre hablaba del Príncipe Heredero; en la carta de su patrocinador había una gran suma de dinero; su tía le escribió a la muerte del Emperador Federico; en el tranvía alguien dijo: "Ese es el Emperador Alemán". Se decía: "Dos emperadores al mismo tiempo, ese fue un nacimiento difícil”, de lo cual él concluía que debía tener un hermano gemelo.

 

-Experiencias delirantes de esta clase, que uno al principio estaría inclinado a rastrear hasta las alucinaciones, a menudo prueban con un examen más fino, ser falsos recuerdos.

-Un paciente contaba que hace muchos años un hombre desconocido, había esparcido polvo envenenado en su frente a través del resquicio de la puerta; al mismo tiempo escuchó el tintineo de una moneda de oro, signo de que el hombre fue contratado por sus enemigos.

-Otro paciente afirmaba que se le habían hecho promesas solemnes en el Parlamento desde el escaño ministerial; un tercero repetía un sinnúmero de largas conversaciones, que estaban relacionadas con sus reclamos de una herencia, palabra por palabra, con tal lujo de detalles como jamás sería posible encontrarlo en las alucinaciones reales, pero que es característico de los falsos recuerdos. Cito aquí un ejemplo de sus numerosas anotaciones de las conversaciones que pretendía haber escuchado y que estaban relacionadas con sus reclamos:

 

sic "El 2 de febrero estaba en el funeral de A. en el Cementerio de Auerfried. Eran las dos y media en punto cuando llegué. Al sur de la morgue, cuatro personas me precedían. En el extremo izquierdo estaba José R., luego su esposa, al lado de ella la Sra. S., y en el extremo derecho un hombre que me era desconocido, con su capa marrón. Yo estaba caminando sólo unos pocos pasos detrás de ellos, y escuchaba cada palabra que se decía. La Sra. S. dijo: ‑Oh, cómo se ve P. (nombre del paciente); es una verdadera lástima, y fue una vez un trabajador tan capaz; cómo lo han arruinado; es una injusticia abominable.  La Sra. R.: ‑Y ahora quieren retenerle su dinero también, y él lo necesita tanto; ¡Sólo mírenlo, cómo se lo ve, tan deplorable!‑ R.: ‑Por supuesto, ellos nos querían darle su dinero, ¡ellos dicen que él no lo necesita!, pero ellos ciertamente deben dárselo; pero aún saldrá a la luz; entonces ellos serán bien castigados. El hombre de la derecha: ‑¿Entonces él no sabe nada del negocio?‑, La Sra. S.: ‑El sabe algo, pero no exactamente."

 

Humor y Afectividad en la parafrenia.

Cómo el parafrénico se muestra expansivo, con gran autoestima, y con aparente hipertimia delirante.

Ver diagnóstico diferencial con la “manía delirante”.

Hipertimias y Estados de exaltación mental:  La Manía.

 

 -Es al principio, en su mayor parte, ansioso, deprimido, incluso desesperado, pero luego se torna más suspicaz, forzado, hostil, amenazante.

-Más tarde, cuando las ideas exaltadas aparecen más claramente en un primer plano, los pacientes se vuelven más auto conscientes,  altaneros, despectivos. Se apartan de las personas que los rodean, evitan relacionarse, van por caminos solitarios, a veces parecen bruscos e inalcanzables, a veces formalmente amables y dignos, pero de vez en cuando pueden ser agradables y accesibles, si no se considera la actitud delirante hacia el medio.

En sus afirmaciones orales o escritas habitualmente son hábiles y listos, hacen un relato coherente y razonable de las cosas, refutan objeciones y al hacerlo, prestamente se apasionan y excitan, o son recusantes, no quieren admitir ninguna explicación, declaran que es superflua, ya se sabe todo sin ella.


 Conducta delirante en la parafrenia de Kraepelin.

- Las actividades de los pacientes están influenciadas fuertemente por sus delirios.

- Es verdad que muchos pacientes pueden continuar viviendo por muchos años en sus circunstancias habituales, sin desórdenes especialmente severos, pero al mismo tiempo, su conducta entera muestra muy pronto el cambio mórbido profundo que se ha producido en ellos. Aparte del hecho de que se encierran en sí mismos y se tornan tristes y taciturnos, caen tarde o temprano en toda clase de disputas.

- Mantienen soliloquios en voz alta, tamborilean y golpean sobre los muebles de la habitación, se irritan sin causa reconocible; son insultantes, amenazantes, hacen ruido de noche.

- Muchos pacientes se defienden desesperadamente contra las voces, se tapan los oídos, silban o gritan fuerte para taparlas. Las voces le decían a una paciente que ella solamente debía ser violentamente insultante; ella era así en voz alta o en pensamiento; eso ayudaba.

- Un paciente era obligado por las voces a contestar continuamente mediante el comentario: "El que calla, otorga".

 

A menudo se producen ataques repentinos de ansiedad y de excitación motriz.

- Un paciente pedía ayuda a gritos por la noche, se armaba una barricada en la habitación y defecaba en el piso porque no se animaba a ir al inodoro.

Cambios de domicilio y conducta errante en los parafrénicos:

- Los pacientes cambian frecuentemente de trabajo y de lugar de residencia.

- Una paciente se trasladó de ciudad en ciudad durante años, y siempre después de unos pocos meses, hacía el descubrimiento de que no podría continuar en su casa nueva, porque todo el mundo ya estaba enterado; un paciente intentó despistar a sus perseguidores dándoles un destino falso en voz alta al salir.

 

Conductas absurdas, bizarras, o extravagantes en los parafrénicos:

 - A veces se llega a acciones totalmente absurdas, probablemente causadas por los delirios.

- Una paciente se quedaba parada durante horas al sol, se lavaba en el inodoro, arrancaba la piel de su cara debido a que pequeños granos de jabón abrasivo habían penetrado en ella.

- Un médico dejaba sus heces sobre el mantel y hacía gárgaras con su orina.

 

Reivindicación y lucha por la justicia de paciente parafrénico ingresado en psiquiátrico:

Una idea de la lucha por la que el paciente atraviesa, se da en los siguientes fragmentos de cartas que un paciente arrojó por encima de los muros de la institución para llamar la atención de los transeúntes hacia su situación:

 

    "Cuando vine a Munich en el año 1875, fui traído a la fuerza a la institución para locos, aquí, por temor a que yo pudiera presentar una demanda ante la Corte, aunque según un certificado médico y mi certificado de servicio yo estaba física y mentalmente perfectamente sano y apto para el trabajo y nadie se podía quejar de mí. Como se ve por mis cartas, demandas, etc., se me priva de mi libertad aquí en esta institución principalmente con el propósito, aunque hasta aquí sin éxito, de destruir de todos los modos posibles mi salud mental y física, crimen sin precedentes por el cual son responsables las personas que participaron en ello. La institución para locos es equivocadamente utilizada para los crímenes más grandes y severos, especialmente para los intereses particulares de médicos inescrupulosos. Vivo aquí, entre personas desmoralizadas, quienes en su mayoría evitan el trabajo, de los cuales algunos, los así denominados asistentes, se ganan la vida molestándome y perturbándome continuamente mediante todo tipo de mala conducta y de ruidos... El superintendente de la institución evita cada día menos los peores medios de molestarme continuamente en mi tranquilidad y trata en lo posible de tener la oportunidad de tenerme aún más bajo su poder. Todo sentimiento y decencia humana es aquí pisoteado. Los médicos a menudo pretenden estar locos y confundirme con alguna otra persona. Por el interés del orden y de la justicia ruego a todo el mundo que se interese por mis asuntos y que los traigan a la discusión pública".

 

 Lucha y Autodefensa en los pacientes parafrénicos.

Pasar a la acción delirante:  Ver agresividad y paranoia, o “paranoia homicida”.

Delirio paranoide y agresividad: La psicosis y el crimen paranoico.

. El delirio querulante, los litigantes. Según O. Bumke.

 - Cuando la tensión interna aumenta, los pacientes que se ven a sí mismos desamparados y abandonados a la persecución, a menudo emprenden su autodefensa. Piden cuentas a las personas que los ofendieron, o, en peticiones al Emperador explican la ruin estafa que se está realizando con ellos, o tratan mediante intentos deliberados de escapar de la detención en la institución para locos.

- Colman de insultos a un policía, repentinamente dan una trompada a un indefenso vecino en la mesa, por quien ellos imaginan ser insultados, arrojan piedras a los transeúntes, y, por último, atacan peligrosamente a sus supuestos perseguidores; se vuelven, como los denominan los alienistas franceses, "perseguidores perseguido”.

- Un paciente le disparó a su casera desde atrás cuando pasaba, sin otra consideración, porque estaba convencido de que ella lo iba a mandar a prisión y que iba a incitar a otros para que lo matasen; ella había hecho ruido con las llaves en la mañana, había tenido una viva conversación con algunas vecinas que eran enfermeras, había hecho señales y se había reído sarcásticamente, de modo que él pensó que estaba en el más grande de los peligros.

- Algunos pacientes realizan intentos de suicidio para escapar de sus perseguidores.

(psicopatología y suicidio.)

 

Las ideas exaltadas pueden conducir a toda clase de acciones mórbidas.

- En especial, pacientes con ideas de grandeza, de riqueza, y delirios de linaje.

 - El paciente va al banco para retirar la suma que tiene a su favor, trata de conseguir información acerca de su linaje en el registro civil, repentinamente hace una propuesta de casamiento, atormenta en todas las formas posibles a su supuesta amada, quien a pesar de todos los rechazos, aún le da a entender mediante una flor que él es bien recibido por ella.

- Una paciente intentó repetidamente entrar por la fuerza, muy tarde en la noche, a la casa de un hombre casado, con el cual ella afirmaba que estaba "civilmente" casada, y deseaba que él echara inmediatamente a su esposa de la casa y la admitiera a ella en su lugar.

- Otros pacientes dan contribuciones notoriamente grandes en las colectas públicas, escriben cartas a personajes de alta posición, van a la capital del país para presentar sus respetos al soberano o para reclamar su derecho al trono.

- Una paciente le pedía al príncipe reinante por carta que encontrara la dirección de una lavandera, la cual no había podido conseguir en la comisaría.

- Un paciente tenía tarjetas de visita impresas con títulos altisonantes, y enviaba información a los policías que lo habían saludado de la forma más respetuosa después de su supuesto ascenso al rango de barón; visitaba los más variados departamentos gubernamentales; aconsejaba en largos documentos acerca de política interna y externa, diseñaba planes financieros, aparecía, sin invitación, en la cena del cónsul federal. Otro pedía al ministro francés Delcassé que pusiera diez millones de francos a su disposición.

- A muchos pacientes les gusta mucho escribir, y redactan amplios petitorios a las más variadas autoridades y personajes, no sólo acerca de sus propios negocios, sino también acerca de toda otra cuestión posible: acerca del hacer trabajar en exceso a los caballos, de la trasgresión del descanso dominical, de la cuestión de la prostitución, planes para el mejoramiento del mundo.

(ver: Los delirios de reivindicación, los inventores, y apasionados idealistas. )

 

Capacidad de trabajo. Relativa conservación de la capacidad productiva y desenvolvimiento social en la parafrenia.

-Los pacientes pueden conservar la capacidad laboral bastante bien durante largo tiempo.

- El paciente arriba mencionado que iba a matar a su casera siguió siendo, a pesar de su delirio de persecución, que ya existe desde hace diez años, un trabajador diligente y útil. Otros, estando enfermos desde hace décadas, todavía dibujan muy bien, escriben poemas, colaboran con revistas; las mujeres a menudo dirigen la casa muy satisfactoriamente.

- Un muchacho campesino, cuando se sintió llamado a ser el gobernador del mundo, adquirió un cierto grado de conocimiento del griego, del italiano, del español, del ruso, y de los idiomas latinos, uno después del otro. Sin embargo, por la tensión y excitación internas y continuas, la capacidad para realizar un trabajo fructífero y regular, en la mayor parte de los casos, se ve afectada gradualmente pero en forma sustancial; el cambio frecuente de trabajo a consecuencia de las ideas de persecución también opera desfavorablemente en esta dirección.

- Muchos pacientes, finalmente abandonan por completo el trabajo, especialmente si las ideas exaltadas comienzan a hacer su aparición; viven el momento, leen, sueñan, pasean, y esperan el cumplimiento de sus grandes esperanzas.

 

Curso general de la enfermedad parafrénica:

- Es muy lento, -dice Kraepelin-  pero, sin embargo, progresa bastante continuamente.

- Sólo en una medida limitada parecen presentarse fluctuaciones en su estado.

- Es verdad que los pacientes, especialmente en relación inmediata con las dificultades de la vida, están a veces más excitados o más ansiosos, y luego están otra vez más tranquilos, pero escasamente se trata de la desaparición real de los fenómenos mórbidos, incluso si los pacientes tal vez son capaces temporalmente de obligar a  sus pensamientos delirantes a pasar a un segundo plano o, por lo menos, de disimularlos.

 

- En el curso de décadas, sin embargo, habitualmente se produce un cambio notorio en la totalidad de la conducta psíquica. Ciertamente, está favorecido por la circunstancia de que los pacientes, debido a sus acciones bizarras o peligrosas y también a su comportamiento, después de un período de tiempo más o menos largo, por lo general tienen que ser ubicados en una institución, y a menudo sufren extremadamente por la privación de libertad. Sus delirios, que reciben renovada nutrición de esto, se tornan de este modo más absurdos y más extraordinarios.


De cómo los delirios aumentan con la restricción de la libertad,...

 A raíz del ingreso en el manicomio:

...Los pacientes están en una guarida de asesinos, se sienten preocupados en todas las formas posibles, se los masacra día y noche, se los arremete, se los espía con micrófonos, se los cloroforma, son torturados por Satanás, sofocados por las corrientes fétidas y por los rayos de veneno eléctricos.

- Los médicos están asociados a sus perseguidores; se les inocula sífilis; se les hace tener venas varicosas y forúnculos; les despedazan los huesos eléctricamente; se provocan emanaciones nocturnas; se atenta contra sus vidas con furia inescrupulosa; son estupidizados mediante almohadas envenenadas. Hay pasajes secretos en la institución; los pacientes son masacrados y devorados; deponen al Emperador, lo matan, han puesto un títere en su lugar; el Rey Luis II todavía vive. Un paciente hizo el anuncio de que se estaba llevando a cabo una gran asamblea de príncipes, en la cual el Príncipe Regente era tornado prisionero y se mataba continua­mente a la gente. Por otro lado, el paciente ha ascendido por grados a rangos cada vez más elevados, está en comunicación con todos los monarcas, ha hecho 1.600 profecías, las cuales se han cumplido todas; es colega de Jesús, el Señor Dios Mismo, exige incalculables millones como compensación.

- Sus compañeros pacientes son condes y príncipes, aristócratas, damas que viven en la institución a su costa; las enfermeras son hermafroditas; los médicos aparecen bajo formas diversas.

- El paciente proclama sentencias de muerte, y amenaza con encarcelar a todos, con hacer avanzar a los militares, y con balear a la institución hasta los cimientos.

- En este comportamiento, se vuelve presuntuoso y se enfurece fácilmente; colma a los visitantes con explicaciones verborragias a menudo más bien vagas, a veces es insultante, cae en el lenguaje más rudo; critica, es destructivo y agresivo. 0 se encierra en sí mismo, actúa en forma independiente, se entierra en ocupaciones monótonas, produce extensos documentos con repeticiones interminables de las mismas características del pensamiento, a veces en estilo rimbombante, con una ortografía bizarra y muchos toques decorativos en la caligrafía; un paciente pintaba líneas o innumerables letras aisladas.

- La forma de expresión ocasionalmente se torna caprichosa, especialmente en estados de excitación, y la forma del habla, afectada.

- Un paciente pensaba que era "un negocio realizado de esa manera por instigación"; otro, al abordárselo, decía que él no permitía que se lo "informara", que él no abandonaba ningún derecho; una paciente declaraba que ella no quería la cruz obscena; otra escribió: "En total, también la reducción o la completa supresión de los tales en cuanto a mí se refiere honestamente el momento y momentos más felices, que ya desde el año 1889 por la gracia de Dios estaba así a nuestra disposición., o así transformándose y acortándose por tales medidas de poder y juicios arbitrarios. Es mi última convocatoria".

- Una tercera persona afirmaba que estaba sujeta a las molestias de un “vehingericht”  y de un reloj de sol. También ocurren juegos con sílabas; una dama dividía los nombres en sílabas, los deformaba, y decía: "El nombre dice todo (Esser‑Ex‑sex‑Ex‑sachs)".  (sic) 

 

¡más de veinte años de evolución y sin grave disociación autística¡¡

-A pesar de todo esto y aún luego de que su enfermedad se ha extendido por veinte o treinta años, los pacientes permanecen lúcidos en general acerca del tiempo y del espacio, así como también acerca de su situación (en la medida en que sus delirios no juegan un papel), y también racionales en su comportamiento (aquí también, aparte de las influencias delirantes).

-Son capaces de ocuparse, de asumir una actitud hacia los hechos que suceden a su alrededor, son incluso accesibles y amables hacia los extraños que no tienen ninguna relación con sus delirios, dan información en forma coherente y comprensible.

-Pero, sobre todo, no parecen embotados ni pueriles, sino siempre interesados, alegres y vivaces.

-Varios de mis pacientes sabían cómo convencer completamente a uno u otro miembro irreflexivo de su familia acerca de la veracidad de las persecuciones y de sus elevadas pretensiones.

 

Desenlace de la enfermedad parafrénica:

- Es una declinación psíquica con delirios persistentes y, por lo general, también alucinaciones sin desórdenes de la volición autónomos especialmente llamativos, y sin embotamiento emocional.

- No parece ocurrir una recuperación; sin embargo, puede ser posible, ciertamente, que casos aislados se recuperen sin ser reconocidos.

- No se alcanzan grados más elevados de demencia; aún después de una duración muy larga de la enfermedad, extendiéndose veinte o treinta años o más, no se produce una real desintegración de la personalidad psíquica.

 

Datos de prevalencia de parafrenia según Kraepelin.

-La proporción del sexo masculino en mis casos fue del 60%.

-Algo más de la mitad de los pacientes tenían, al principio de la enfermedad, entre treinta y cuarenta años; un poco más del 20% entre cuarenta y cincuenta años; solo unos casos aislados comenzaron antes de los veinticinco o después de los cincuenta años.

-Por consiguiente, es verdad para esta enfermedad también, lo que fuimos capaces de establecer en las formas delirantes de la demencia precoz, que sólo alcanzan el desarrollo en los años más maduros. Esta circunstancia podría suscitar la sospecha de que los detalles clínicos tal vez dependan más de la forma de reacción de la personalidad desarrollada, que de la particularidad del proceso mórbido fundamental.

 

¿carga hereditaria de la psicosis y de la parafrenia?. Kraepelin dixit:

-No me pareció que estuviera presente una tara hereditaria especialmente severa; sin embargo, no daría importancia a esto; por un lado, considerando el relativamente pequeño número de casos, y también debido a la circunstancia de que muchos de ellos se remontaban hasta treinta o cuarenta años atrás y, por lo tanto, la historia previa era frecuentemente incompleta.

- En una serie de pacientes había informes de una disposición peculiar. Algunos fueron descriptos como muy piadosos, otros, como inclinados a la depresión o como débiles y sensibles, uno como resentido y malévolo. A un paciente se lo consideraba muy dotado; otro era un autor inteligente que se inclinaba a ser visionario; un tercero, un excelente jugador de ajedrez.

-Estas experiencias testifican en contra de la opinión de Magnan, -dice Kraepelin- quien intentó separar su "délire cronique" de los "desórdenes mentales de los degenerados". De los últimos se dice que se distinguen por un desarrollo rápido, por frecuentes cambios de estados, por la conjunción de delirios de diferentes clases y la desaparición de las alucinaciones auditivas en relación a las de los otros sentidos. No he sido capaz de convencerme a mí mismo de que estas diferencias pueden ser ubicadas en relación causal con la existencia o ausencia de degeneración. Apenas he encontrado registros de brotes de la enfermedad por causas externas; en casos aislados la habían precedido el mal uso del alcohol o la infección por sífilis.

-Por lo tanto, podremos suponer con derecho que la enfermedad es engendrada por causas internas, pero acerca de qué clases, ciertamente no nos es posible, en la actualidad, ni siquiera hacer hipótesis. (recuerde el lector, que el texto "las parafrenias" de Kraepelin data de 1913)

Pregunta: ¿puede Vd, avanzado psiquiatra DSM-IV, aportar alguna novedad en cuanto a etiopatogenia de la parafrenia, según la ciencia psiquiátrica actual?.

 

 

Delimitación nosológica de la parafrenia según Kraepelin.

Esquizofrenia versus Parafrenia.

-“Es sobre todo la conservación permanente de la personalidad psíquica lo que me ha llevado a separar el grupo mórbido aquí descrito de las formas paranoides de la esquizofrenia”. Kraepelin dixit.

 -Ciertamente se permite la duda acerca de si se justifica este punto de vista.

-En la “demencia precoz” ("las esquizofrenias") también, especialmente en las formas paranoides, la desintegración de la personalidad puede no tener lugar, como hemos visto en el debilitamiento mental alucinatorio o paranoide. Pero es obvio que en esos casos terminales tenemos que tratar con procesos mórbidos que han hecho su curso y terminado en una recuperación con defecto, y simplemente debido a esto, estos casos no han progresado hacia las formas más severas de la demencia, tales como las que constituyen el desenlace de otros casos paranoides de demencia precoz. Bien podemos imaginar, y podemos ocasionalmente incluso experimentarlo realmente, que un nuevo brote de la enfermedad puede todavía transformar el debilitamiento mental alucinatorio o paranoide en una demencia idiota, pueril, negativista o embotada.

 

Sin embargo, parece que las circunstancias son algo diferentes en la parafrenia.

La enfermedad, después de unos años, no permanece estacionaria, dejando un estado terminal esencialmente uniforme y permanente, sino que progresa, aunque muy lentamente, incluso después de una o dos décadas, continuamente, y casi nunca, o sólo después de una duración excepcionalmente larga, lleva a un estado terminal inalterado, el cual, sin embargo, aún escasamente daña la conexión interna de la personalidad psíquica.

-En contra de esto, se puede decir, ciertamente, que sólo separamos los casos de esquizofrenia (“demencia preoz”) que tienen un curso muy lento y relativamente moderado, y que los indicios de los desórdenes que encontramos allí no son de ningún modo raros en los últimos períodos de la enfermedad: incoherencia de los delirios, uso de expresiones bizarras y de juegos de palabras tontos e influencia sobre la voluntad.

-Pero, por el otro lado, las particularidades del curso citado, así como la rareza y la levedad de los desórdenes mencionados, podrían ser un indicio de que estarnos tratando aquí con un proceso mórbido particular, diferente de la “demencia precoz” o esquizofrenia. .

 

"Mientras tanto, debe permanecer sin decidir si la línea limítrofe indicada aquí es exacta y si ha sido trazada en el lugar correcto".

-En todo caso, es a menudo muy difícil todavía, en la actualidad, decidir al comienzo de la enfermedad si se trata deuna “demencia precoz” (esquizofrenia) o de una parafrenia sistemática.

-La evidencia para la última consiste, sobre todo, en la muy tardía aparición de alucinaciones notorias, a pesar de un delirio de persecución que ha existido ya por muchos años, además, en una elaboración mental detallada de los delirios, vivacidad y apasionamiento de la reacción emocional, ausencia de desórdenes de la volición autónomos, conservación del sentido y de la racionalidad en el comportamiento y en la acción, coincidiendo con delirios que ya están avanzados.

 

-Nos encontramos con dificultades casi tan grandes en el intento de trazar la línea de separación con respecto a la paranoia corno las de la separación de la esquizofrenia.

 

Separación de la parafrenia  de otros delirios paranoides.

 (ver: La paranoia de Kraepelin.)

Formas etiológicas y específicas de parafrenia:

-La psicosis alcohólica y demencia alcohólica.

De las formas alcohólicas, se la distingue sobre todo por su desarrollo insidioso y su curso continuamente progresivo, mientras en las anteriores, nos conectamos estrechamente con una forma de desorden mental aguda, o por lo menos subaguda y, por regla, con el desarrollo de una declinación psíquica claramente marcada después de un tiempo relativamente corto. Más aún, en los ataques alcohólicos las alucinaciones están en el primer plano del cuadro clínico desde el principio, en la parafrenia sólo aparecen después de años. También más tarde, ellas juegan en los ataques alcohólicos un papel esencialmente importante; las interpretaciones mórbidas, las suposiciones, los presentimientos, por otro lado, desaparecen totalmente.

El estado del humor es en los bebedores más alegre o indiferente, mucho menos irritable y tenso que en los pacientes aquí estudiados. Los fenómenos de debilidad psíquica, la insensatez de los delirios, la incoherencia en la conversación, el embotamiento emocional, la docilidad, aparecen en los últimos mucho más rápida y marcadamente.

 

-Neurolues y psicosis parafrénica:

En la sífilis, los ataques paranoides también asumen, por lo general, formas llamativas considerablemente más rápido que en la parafrenia; también en ellos, igualmente las alucinaciones, por regla, dominan el cuadro mórbido ya desde el principio.

 Los delirios son mucho más desconectados, no tan sistematizados; el humor es mucho más cambiante con inclinación a estallidos explosivos repentinos; los pacientes son más accesibles, más fácilmente influenciados. Su estado está sujeto, a menudo, a fluctuaciones abruptas, en contraste con la obstinación inexorable con la cual en la parafrenia se están desarrollando continuamente todos los fenómenos mórbidos.

Sumados a estos existen, sobre todo, los múltiples desórdenes corporales causados por la sífilis nerviosa y la demostración de la reacción de Wassermann en la sangre. (ver Serología luética y psicosis).

 

-Delirios seniles o demencia con delirio:

Si ahora consideramos el delirio presenil de perjuicio, que por el momento está, es cierto, muy imprecisamente delimitado, deberá recordarse especialmente el carácter indefinido e indistinto de los delirios, lo que es peculiar de esa enfermedad.

Los delirios no están mentalmente elaborados; ellos siguen siendo suposiciones y temores engendrados renovadamente en el momento y a menudo cambiantes; ellos vienen y van, y pueden ser desalojados mediante la persuasión, siendo totalmente diferentes de los delirios en la parafrenia, los cuales toman forma lentamente, pero luego persisten con gran estabilidad y se vuelven más grandes en extensión.

No debe negarse, sin embargo, que en los tempranos períodos prodrómicos de la enfermedad, esta marca diferencial puede estar ausente en ciertas circunstancias.

 

Tratamiento de la parafrenia.

(Según texto de Kraepelin. 1913).

“Prevenir el empeoramiento clínico de los pacientes fruto de la reclusión manicomial”.


- Como los pacientes usualmente sufren mucho en reclusión, lo cual los amarga y los provee de nuevo alimento para sus delirios, se hará el intento, en la medida de lo posible, de arreglar que ellos sean cuidados en circunstancias más libres, posiblemente en una familia o en el campo. ¡¡ excelente consejo de Kraepelin ¡¡ 

- La enfermedad los conduce frecuentemente a acciones que hacen indispensable el cuidado institucional. En estas circunstancias se intentará, dentro de los límites del control necesario, dar a los pacientes tanta libertad como su estado lo permita para contrarrestar el repliegue y el encierro en ellos mismos, a los cuales están tan inclinados.

- Se intentará especialmente darles la oportunidad de ocuparse; también es aconsejable, en la medida de lo posible, promover la relación de los pacientes con el mundo exterior mediante cartas o personalmente, en la medida en que esto sea deseado por ellos.

- En el trato personal, son necesarios una gran paciencia, serenidad y prudencia.

- De vez en cuando puede ser adecuado evitar todo contacto con los pacientes irritados.

- La intromisión necesaria (como para el baño o la limpieza de la habitación desordenada) debe realizarse con la mayor paciencia pero con firmeza.

 

Otras formas de parafrenia según la psiquiatría clásica:

-Parafrenia expansiva.

- La forma expansiva de la parafrenia está caracterizada por el desarrollo de una megalomanía exuberante con humor predominantemente exaltado y excitación leve.

- La enfermedad comienza, por regla general, gradualmente, pero también a veces subagudamente.

Ver diagnóstico diferencial con los estados de “manía aguda”.

( Hipertimias y Estados de exaltación mental:  La Manía. )


Ocasionalmente, parece preceder un período de ansiedad y depresión; una mujer soltera de edad avanzada creía que estaba embarazada, y se ponía polleras ajustadas para disimular su estado.

- La esencia de la megalomanía, en la mitad de mis casos, es erótica; afectaba exclusivamente a pacientes mujeres.

- La paciente nota que un caballero la mira de un modo tan peculiar, sonríe, le hace señas, la sigue, la espera en la ventana. En la calle se comenta acerca de ello; personas de posición elevada están interesadas en el asunto; la Virgen María da una señal. Todo el mundo lo sabe; el asunto es la comidilla de la ciudad. Pasan las damas en grandes carruajes; los militares marchan por las calles, vienen automóviles; las princesas se dan vuelta para mirar a la paciente; la Corte se entromete. Los avisos en los diarios, las películas y los artículos, en realidad incluso los discursos en el Parlamento contienen alusiones. Clínica similar al Delirio erotomaníaco o La erotomanía de Clérambault.

-Un compromiso secreto con el "novio espiritual" tiene lugar, de lo cual la paciente se entera a partir de indicios en la calle; se la saluda con gran reverencia. Por ello se le torna claro que debe haber alguna circunstancia especial relacionada con su amante; él es un oficial de alto rango en el ejército, un príncipe, en realidad el propio Rey, o incluso el Papa.

- Una paciente quería casarse con dos Reyes al mismo tiempo; otra afirmaba que había sido embarazada por medio de un vaso de cerveza por el Rey de España, quien poco antes verdaderamente había estado en Munich.

 

-En una segunda serie de casos, ideas religiosas de exaltación ocupan el primer plano.

(ver “delirios místicos de la paranoia”).

 - Los pacientes notan que la gente habla de ellos como de santos; el cura declara desde el púlpito que ellos lo son; la custodia se inclina; a veces tienen un halo alrededor de su cabeza. Reciben inspiración y revelaciones de Dios, poseen el don de la profecía, se tratan con Cristo, son sin pecado, son mediadores entre Dios y la humanidad, son instrumentos e hijas de Dios, pueden obrar milagros; han recibido una gracia especial, deben cooperar en la redención del mundo, en la "catástrofe final".

- Una paciente se autodenominaba  la novia del cielo", esperaba al novio ángel; declaraba que sería sacerdote, en realidad que ella era la tercera persona de la Deidad. Otra afirmaba que durante siete años y medio había estado embarazada por el Espíritu Santo; pero Dios había declarado que El no quería venir al mundo en la institución; tan pronto como ella saliera, inmediatamente pasaría. 

- Una tercera afirmaba que la gente podía, mediante una aguda mirada, rogar para que enfermara y cometiera pecados; los últimos serían entonces quitados nuevamente mediante los ruegos y así la humanidad sería redimida, mientras ella se libraría de la enfermedad durmiendo, o por diarrea con flatulencia y dolores; de este modo, la humanidad una vez más estaría sana.

 

-Aparecen frecuentemente toda clase de ideas exaltadas

Por sobre todas las cosas, los pacientes reclaman una gran cantidad de dinero

- Debido a que ellos redimen a las pobres almas mediante la oración, se han recolectado millones para ellos, los cuales les han sido prometidos; también van a obtener una casa, las casas del vecindario les pertenecen.

- Son enormemente ricos; debe haber dinero allí. "Una reina sin dinero, no existe tal cosa" decía una paciente, quien se consideraba la esposa del Rey Luis. Otros pacientes permanecen jóvenes siempre, dudan acerca de si sus padres eran los verdaderos, son de alto linaje, adquieren grandes títulos; son gobernadores del mundo, hombre y mujer al mismo tiempo, realezas, son el destino del mundo; su conocimiento es grande y de inapreciable valor, llena el mundo entero; lo que ellos dicen, sucede.

- Una paciente tenía inspiraciones y por lo tanto sabía muchas cosas de Dios sin que nada le fuese dicho, por ejemplo, los deseos de su patrón y patrona, en esto casi nunca se equivocaba. Otra predijo la muerte de la Emperatriz de Austria, guerras, la aparición del cólera, el nacimiento de príncipes en Rusia y en Italia; por esto, a ella mucha gente le pedía consejo. El Rey Luis fue traído nuevamente a la vida mediante la oración, está preso en un castillo; una paciente lo condujo hasta Dios y lo redimió.

 

Alucinaciones en la parafrenia expansiva.

Aparecen casi siempre bastante pronto. Los pacientes tienen numerosas visiones, en su mayor parte probablemente más parecidas a sueños,..

- ven la imagen en el altar mayor transformada, la Santa Trinidad, un hombre con cabeza de cocodrilo luchando con San Miguel, Cristo en la Cruz, el Niño Jesús, la Virgen María sobre un árbol, una custodia flotando en el aire, la corona de un rey con rosas alpinas y cisnes en el cielo, procedimientos eróticos; en el agua de la fuente aparecen siluetas; la luz estalla en llamaradas tan pronto como ponen los pies en la iglesia. Por la noche viene el Rey; hablan con él, se les pregunta si les gustaría casarse con el Emperador, el Rey o Su Alteza Real.

- Voces celestiales llaman; la gente las llama Santas; el Papa les habla, Dios, el Santo Sacramento y el Espíritu Santo les dan continuamente una respuesta a la pregunta acerca de qué deberían hacer; se los dicen en voz baja, sólo perceptible para ellas: "Mi querida hija, haz lo que te digo; serás bendita". Los vecinos cuchichean secretamente: "Santa Ana", "Aquí viene la Santa", se habla sobre los asuntos de las pacientes; escuchan todo lo que se dice en la casa.

- Una paciente mantenía "conversaciones en el pensamiento" con su supuesto desposado: "Lo que él decía yo lo sabía, y viceversa". Otro escuchaba hablar a los perros, a los pájaros, al ganado, a los caballos, luego también a las moscas y a los cuadros: ellos daban respuesta.

- Los perros eran empleados por la policía para observarlo todo y delatarlo con su ladrido; las voces venían también de las nubes. A veces se reduce, como ya se indicó, a diálogos interiores; a los pensamientos siguen respuestas.

- Ocasionalmente, se informan disestesias debidas a influencias extrañas; una paciente se quejaba de que un maes­tro hombre le había "traído apariciones".

 

Descripción que una paciente esbozó de sus experiencias visionarias:  extrae Kraepelin los  siguientes fragmentos:

................................

"Así sucedió que Satanás no me dejaba en paz por la noche y comencé la lucha con él nuevamente... Era una lucha dura. Pero la luminosa cruz de mi Salvador y todas las cruces de mis sufrimientos (que también significan los sufrimientos del mundo) lo mataron, porque yo apuñalé su corazón con espadas y cruces invisibles. Allí quedó muerto, el dragón, la bestia, el monstruo. Pero yo tomé mi puesto con mi última cruz sostenida con mi mano derecha sobre su vientre panzón y grité tres veces en voz alta: ‑Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?, Oh infierno, ¿dónde está tu victoria?‑ y cuando la serpiente oyó estas cosas, vino arrastrándose lenta y tristemente, pues ya no tenía fuerzas; se la había prestado a Satanás, para que pudiese conquistarme, y cuando la vi, perforé su cabeza con mi última espada cruz y ella tampoco se volvió a mover. 

Hacía rato que había amanecido. Los pájaros trajeron sus canciones a nuestro amor... ¡Pascuas!, ‑Dime, padre mío, ¿por qué es hoy para mí Pascua de Resurrección?‑, ‑Hija mía, mi querida, buena niña, esta noche tuvo lugar mi resurrección, esta noche tomo posesión del reino de mi padre... 

Luego vino la noche, una pacífica y gloriosa noche. Pero no iba a durar mucho mi despreocupada felicidad, porque quien era antes la encarnación de Satanás, que estaba entonces feliz de ser liberado y se llamaba a sí mismo mi desposado, vino espiritualmente hacia mí, para tomar posesión de la novia, pero ¿qué tomó?. No el espíritu, como yo esperaba, no, mi puro cuerpo; él me miró con una mueca lasciva terrible y dijo: ‑Ahora eres mía, totalmente mía... Pero el viejo Dios rió astutamente y cantó Las Walkirias, de Wagner; Bendito, riente amor, la unión de Siegmund y Sieglinde. Ah, incluso Dios ya no me ayuda; incluso un Dios es transformado en cerdo... ¡Si al final, ahora Dios mismo quería coquetear contigo!. Ah, eso lo lleva a uno a la desesperación, a la locura; pero yo te digo, viejo Dios, que yo te chiflo y a tu ayuda y a tu amor también, si es de esa clase... Tócame otra vez, tú, abominable criatura, y mira, pondré este revólver de seis caños en mi boca y lo descargaré, y yaceré delante tuyo con una calavera rota, un cadáver, luego sigue jugando conmigo, si quieres..."


(excelente descripción clínica, de la época clásica de la psiquiatría,..cuando se escuchaba con comprensión fenomenológica, cuando el contenido del delirio se tenía en cuenta, cuando se respetaba la clínica,..jldia) 

 

Contenidos de pensamiento religiosos y eróticos, se tejen aquí, en forma altisonante a partir de imágenes visionarias que son descriptas por la paciente en parte como sucesos reales, en parte como invenciones.

 

-Ideas de persecución en la parafrenia expansiva:

Invariablemente, de la mano de la megalomanía, hay ideas de persecución, las cuales, sin embargo, en la totalidad del cuadro clínico, no adquieren una posición de dominio como en la forma precedente.

- Los pacientes deben sufrir juicios, deben ser oprimidos; el peligro está amenazando. Se los maltrata, se ríen de ellos; la gente escupe delante de ellos, carraspea, se suena la nariz, los amenaza con el puño, los golpea en la calle con paquetes, les vierte agua, golpea a las puertas, deja correr el agua; todo el mundo está en el complot. Se les retiene el dinero que les debería llegar; se ocultan sus cartas, les roban sus cosas.

- Se los envenena, se los magnetiza; sus pensamientos son descifrados por los médicos por medio de aparatos. 

- La gente está esperándolos, quiere abusar de ellos sexualmente, sus maridos quieren librarse de ellas para poder entrar en relaciones indecorosas sin problemas; los sueños provocan celos. Aparecen rivales, fuerzan al amado a casarse y a suicidarse.

- En los diarios hay alusiones malévolas; se ven hombres heridos y coches fúnebres; los conocidos mueren, es como en una guerra.

Las alucinaciones pueden jugar un papel en el delirio: Los perros ladran de un modo tan extraño; se hacen alusiones a casos de robos; palabras insultantes, se gritan calumnias, alguien pide ayuda; por la noche aparece Satanás. Una paciente estaba muy preocupada por los insultos y los gritos de la "Emperatriz de Pekín".

 

Falsos recuerdos en la parafrenia expansiva:

-Durante este desarrollo, la percepción, la orientación, la memoria y la retención no están esencialmente perturbados en los pacientes, sin embargo, con frecuencia ocurren falsos recuerdos. 

- Muchos pacientes afirman que ya habían sabido de antemano que ellos vendrían a la institución, también sabí­an cómo se veían las cosas allí; saludan a los pacientes como a viejos amigos. 

- Una paciente, después de muchos años recorda­ba, según ella creía, un encuentro con el Rey Luis; el la invitó a tomar cerveza y le propuso que durmiera con él a la noche. Cuando le contó a su padre, el rió y dijo: "Era el Rey Luis, ob­tendrás una suma de dinero". Otra paciente vio un papel, por el cual se le garantizaba el título de condesa.

- Las personas del ve­cindario son a menudo tomadas por otras de un modo deliran­te; son príncipes y nobles; una paciente, durante muchos años, llamaba al médico: "Pequeño tío de Nassau", incluso después de una ausencia de algunos años; otra mujer llamaba a otra pa­ciente, "mi pequeño Luis".

(ver: Delirios de falsa identificación: Sosias, Capgras, Fregoli, Intermetamorfosis y dobles subjetivos. 


Conciencia de enfermedad y parafrenia expansiva:

ver : Conciencia de enfermedad -“insight” - en la psicosis.

- No existe una comprensión de la enfermedad.

- Los pacientes, por cierto en forma ocasional, cuando se los reprende, retraen algunos de los delirios a los que han dado expresión, pero inmediatamente después vuelven con ideas similares. Una paciente, quien descubrió en los pe­riódicos las alusiones más absurdas a sus asuntos, hablaba de su “delirio del periódico” pero al mismo tiempo continuaba sus interpretaciones inquebrantablemente.

 

-Humor, y estado de ánimo en la parafrenia expansiva.

Ver Diagnóstico diferencial con la Manía: La “fase de manía” según H. Ey. 

- Esta alerta, muy consciente,  alegre, a menudo no forzado y también irresponsable.

- Los pacientes tienen inclinación a las bromas y a los chistes, o están radiantes y sonrientes de felici­dad.

- Se intercalan momentos en los que están irritables, son pretenciosos, presuntuosos o desconfiados, recusantes.

- En su con­ducta parecen, por lo general, razonables, accesibles, agradables, pero caen fácilmente en una excitación intensa si las personas se ocupan de ellos durante un tiempo considerable, caen en un to­no de prédica, dejan fluir un enorme torrente de palabras, declaman, profetizan, insultan, amenazan con hacer marchar a to­do un regimiento, dan expresión a terribles maldiciones.

 

Conducta y Actividades sociales en los parafrénicos expansivos:

 - Los pacientes están a menudo bajo el dominio de sus delirios. 

-  Tratan de acercarse al objeto de su amor, escri­ben cartas, responden avisos de los diarios, hacen preparativos para casarse. (ver casos de erotomanía). 

- Una mujer enviaba las más pretenciosas cartas de amor al superior de su marido, y para colmo por manos de su esposa, como supuestamente se le había indicado hacer en el pe­riódico. Otra paciente, durante años, permanecía una hora y media cada día sentada a su ventana, porque ella pensaba que de otro modo algo podía pasarle a su amado, quien vivía en­frente y no tenía presentimientos; ella le escribía a él como es­posa suya y le declaraba a su propio marido que quería divor­ciarse de él. 

- Una tercera paciente se trasladó con un revólver cargado al lado de un médico casado, con el cual ella pensaba que vivía en ma­trimonio espiritual, y lo amenazó con matarlo y matarse.

- Otros pacientes tratan de llegar a poseer el dinero que se les ha retenido; una mujer trató de entrar por la fuerza al Palacio Real y gri­taba desde la ventana que ella apuñalaría al soberano porque no le había pagado las sumas de dinero que le debía por la sal­vación de almas. Otra paciente fue a Viena a prevenir, median­te sus plegarias, que la plaga se extendiera allí; un paciente co­rrió repentinamente hasta el altar durante el servicio y comenzó a predicar.

 

-Aparte de tales desvíos y de los más transitorios, aunque a menudo muy violentos estados de excitación, los pacientes pueden parecer bastante discretos y pueden ocuparse razonablemente. 

- A menudo, sin embargo, despliegan un comporta­miento algo afectado, pomposo, meloso.

- Muchos pacientes re­dactan amplios documentos, rimbombantes y ampulosos; una paciente escribió en uno acerca de ella misma: "¡Yo misma, no­sotros ‑la más Santa Majestad de Dios! ¡Soberana y gobernante del cielo y de la tierra! Señor y Salvador‑Emperador‑Redentor­ de todas las familias principescas‑ a pesar de mi tierna juven­tud ...”

 

Curso posterior de la parafrenia expansiva:

 El cuadro mórbido, por regla general, sólo cambia lentamente, en la medida en que puedo juzgarlo a partir de los pocos casos que fueron observados durante más de una década. (nos dice Kraepelin) 

- Los pacientes se mantienen en general razonables y lúcidos, pero adhieren firmemente a sus delirios, los cuales tal vez se tornan algo más absurdos y más incoherentes.

-  Son lo­cuaces, verborreicos, distraídos, y al mismo tiempo vivaces, accesibles y dóciles; muestran un humor cambiante, predomi­nantemente confiado y exaltado, no causan ninguna dificultad especial en el tratamiento médico.

- Aparte de una gran falta de juicio, de una cierta incoherencia, de la superficialidad de las emociones, y de la debilidad de la volición, no parece estable­cerse ninguna demencia profunda, al menos, ninguna desinte­gración de la personalidad psíquica.

- Vale la pena hacer notar que los pacientes que he descrito eran en su mayoría mujeres.

El comienzo de la enfermedad fue, en las tres cuartas partes de los casos, entre los treinta y los cin­cuenta años; un caso comenzó a los sesenta y cuatro años de edad, sin que hubiese ninguna posibilidad de una demencia se­nil. 

- No se pudo encontrar ningún rastro de que hubiese ningu­na tara hereditaria especialmente severa, y del mismo modo con respecto a causas externas de enfermedad. 

- Una paciente es­taba artísticamente dotada, otra siempre había estado excitada; se informó que un paciente hombre era muy religioso y poco dotado intelectualmente; también en varios otros casos, proba­blemente habían existido durante un largo tiempo rasgos lla­mativos en el carácter.

 

Delimitación nosológica de la parafrenia expansiva:

¿La parafrenia expansiva es una entidad nosológica propia?. Kraepelin duda


Es dudoso que los estados mórbidos agrupa­dos aquí en forma experimental constituyan realmente una en­tidad clínica.

- Se distinguen de la demencia precoz (esquizofrenia) por el daño llamativamente leve a la personali­dad psíquica, aún después de una duración de muchos años, a pesar de la existencia continua de los fenómenos mórbidos, se distinguen además por la ausencia de todo desorden volitivo autónomo aparte de la afectación, que está tal vez conectada con las ideas exaltadas, y a partir de los indicios de influencia sobre la voluntad, que aparecen de vez en cuando.

- A destacar la circunstancia de que aquí, las alucinaciones auditivas y sobre todo las influencias corporales como sucesos delirantes, van completamente a un segundo plano, detrás de las alucinaciones visuales, las interpretaciones y los falsos recuerdos. Esta circunstancia también juega un pa­pel para su separación de la parafrenia sistematizada. Pero a esto se agrega el desarrollo frecuentemente más rápido de la enfer­medad, y especialmente el humor permanentemente exaltado.

- A pesar de las ideas de persecución que aparecen igualmente, y el comportamiento accesible, agradable y natural

- Obviamente los pacientes no están ni remotamente tan atormentados como los perseguidores perseguidos; la intromisión continua en su vida interior, la cual es sentida en aquellos pacientes como tan extremadamente torturante, está casi ausente en ellos.


¿Són los parafrénicos expansivos pacientes con manía?.

Por un largo tiempo, -dice Kraepelin- consideré maníacos a una parte de los pacientes descriptos aquí. 

  Ver Diagnóstico diferencial con la Manía: La “fase de manía” según H. Ey. 

- Su humor alegre, a menudo exultan­te, propenso a las bromas, y su locuacidad tediosa, como tam­bién sus estallidos de excitación, los cuales rápidamente empe­oran por estimulación externa, hace que esta interpretación llegue a ser, a veces, extraordinariamente probable.

- Sin embargo, se trata aquí en primer lugar solamente de ataques únicos, los que, más aún, pueden continuar sin un cambio esencial por un tiempo ilimitado; algunas de mis observaciones se extienden por doce, catorce, dieciocho años. Además, después de un tiem­po considerable, es inequívoco el desarrollo gradual de un estado de debilidad psíquica con continuación de los delirios.

- Por último, la excitación es a menudo muy leve, puede incluso es­tar totalmente ausente, o notarse sólo ante la estimulación, de modo que los pacientes no despliegan otra cosa que una alegría irracional y un comportamiento confiado, sin de ningún modo dejarse desconcertar por sus delirios. Estos son los casos, supongo yo, que hicieron que Thalbitzer (¿autor desconocido para mí?)  propusiera su Locura delirante maníaca", la cual, sin embargo, puede incluir todavía más casos de otra clase.

 (ver "manía crónica" y Clínica y definición clásica de la manía. Según A. Porot. )

- El predominio tan fuertemente marcado del sexo femenino podría señalar más aún las distintas relaciones con la locura ma­niaco‑depresiva

Pero tal vez esté más aproximada la idea de un componente histérico.

- La frecuencia de experiencias visionarias, el comportamiento auto consciente, pomposo, la ingenui­dad del habla, la susceptibilidad a la influencia, la tendencia a hacerse notar, por cierto a menudo recuerdan la conducta de muchos de los histéricos. Uno de mis pacientes hasta tuvo ataques histéricos reales; en otro la enfermedad aparentemente comenzó en forma de "sueño magnético" con visiones religio­sas oníricas, que duraron cuatro meses casi sin interrupción.

- Sin embargo, en vista de los delirios y alucinaciones persistentes, del lento desarrollo de la enfermedad en edad avanzada, y de la evolución del deterioro psíquico, naturalmente no puede tratarse de un verdadero desorden psíquico histérico, aparte totalmente del hecho de que los fenómenos que señalan en esa dirección se observan sólo en una minoría de los casos.

 

Formas clínicas de la parafrenia según E. Kraepelin. 

La Parafrenia confabulatoria

 

La siguiente forma, tal vez relacionada con la anterior, la pa­rafrenia confabulatoria, que ciertamente incluye sólo un pe­queño número de casos, se distingue por el papel dominante que los falsos recuerdos desempeñan en ella, y la  consiguiente fabulación.

El comienzo parece ser a veces un cambio en la conducta de los pacientes. 

- Se tornan callados, reservados, irritables, se aíslan, rumian mucho y luego gradualmente salen con una narración de experiencias muy ex­traordinarias en el sentido de delirios de persecución y exaltación. Se sienten abandonados; son perseguidos, robados, van a ser envenenados. Por todas partes hay señales sospechosas, se arro­jan piedras, se rompen las ventanas, se tiran tiros. La gente ca­lumnia, insulta y los amenaza, les tose, les sacan la lengua; los anarquistas los esperan; una caja fuerte con títulos adentro fue robada; el Rey de Prusia los asesinará; se los vende con fines in­morales, se los ataca, se los decapita. Muchos pacientes tam­bién escuchan voces, cuchicheos en voz bajo; alguien habla en sus oídos y les dice lo que ellos mismos querían decir; la gente está cuchicheando en secreto y riendo.

- A veces la persecución se remonta a la niñez. Ya en la escue­la la gente apuntaba a arruinar al paciente. Sus parientes se burlaban de él, su maestro lo maltrataba, era tentado a mastur­barse, iba a ser "arruinado por los malos hábitos";  su madre quería envenenarlo con una manzana. Entonces cayó en los peligros más extraordinarios. Las personas con las que estaba en contacto eran asesinos y alcahuetes, utilizaban un lenguaje ofensivo, masacraban a la gente, enterraban los cadáveres o los empaquetaban en cajas para hundirlos en el agua. Se le anun­ció que ahora también vendría su turno; la gente apuntaba a él, iban a masacrarlo con un largo cuchillo, a hacerlo estallar en el aire con una máquina infernal; hace cinco años vio a una muchacha en la estación del ferrocarril que iba a tirar una bomba, y él lo evitó justo a tiempo.

- Todas estas experiencias son narradas con la más exacta descripción de los detalles, co­mo sucesos que hubiesen ocurrido muy recientemente. Un pa­ciente informa que había desenterrado un brazo amputado, pero fue obligado por sus vecinos, con un revólver ante él, al si­lencio eterno, sin embargo él dio la información y se hizo real­mente una investigación. 

- Otro paciente fue a un burdel a fin de con­vencerse a sí mismo de si ahí vivían caníbales. La gente estaba apuntándole, pero él escapó, aunque más tarde le fue servida carne humana en un restaurante. El propietario se traicionó a sí mismo, pidió que se le permitiera matarlo, falló sin embar­go, y se suicidó debido a esto.

- Así, una paciente fue atacada crimi­nalmente, y, porque sabía demasiado, iba a ser asesinada cuan­do estuviera caminando en la calle, por un hombre que ya te­nía muchos asesinatos en su conciencia y hablaba muy abier­tamente acerca de ellos; finalmente, sin embargo, el asunto fue pospuesto nuevamente.

 

Megalomanía y confabulación en la parafrenia:

 Las fuentes fabulatorias de la megalomanía fluyen todavía más abundantemente.


Ver excelente descripción de delirio de grandeza, y genealógico.

-El paciente desciende de una familia real, es el hijo ilegítimo de un príncipe, del Rey Luis y de una mujer italiana, ya en la niñez fue abandonado para que muriese de hambre. Oficiales y policías lo saludaban; se lo llamaba el reyezuelo (en alemán: rey del seto vivo). El sacer­dote le obedecía; sus compañeros de escuela lo llamaban "Prín­cipe". Sus compañeros de trabajo eran el Rey de España y el Du­que de Brunswick; una muchacha, la hija del Emperador de Austria, le dijo que él era el hijo del Rey Luis, al cual se parecía en tal medida que su madre verdadera no lo reconocía y en un baile quiso entrar en relación con él. Los policías, debido a esto, usaban barba como Luis II. El también fue elegido para ser Em­perador, pero se sentía todavía demasiado joven para eso. En la estación del ferrocarril, el Emperador de Austria y el Presidente de la República Francesa lo esperaban; el Gran Duque de Baden y el Emperador llegaron a él disfrazados para sondearlo. El ha­bía escuchado conversaciones políticas importantes y justo en un momento en el cual sucedían acontecimientos importan­tes. Cuando sólo tenía dieciséis o diecisiete años de edad, le fue comunicado que obtendría una casa en Berlín y heredaría los estados del Príncipe Schwarzenberg; su madre habló de eso. En la oficina de correos, se le mostró una carta que contenía dine­ro con una herencia que alcanzaba al millón y se le dijo que la suma estaba depositada en el banco. Cuando era niño fue lle­vado al Palacio Real y se le mostró la habitación donde había nacido; más tarde el Rey se presentó ante él como su padre por la apariencia y el gesto. El paciente conoció una de las dos hijas del Rey; la mayor prometió casarse con él.

 

- De este modo, los pacientes exponen con la más profunda convicción un enorme número de historias extraordinarias, ba­jo la forma de experiencias personales.

- Pueden describir exac­tamente cada mirada de las personas involucradas; informan cada palabra, aún cuando los sucesos se refieran a décadas atrás. "Esto es tan claro para mí como si lo viera suceder delante mío con mis propios ojos", declaraba un paciente. A veces, las a me­nudo repetidas descripciones se fijan en la mente del paciente de tal modo que las repiten casi con las mismas palabras.

- Especialmente al comienzo, es posible, a veces, mediante pre­guntas, hacer agregar al paciente nuevos detalles, y ellos mismos producen continuamente agregados que mientras tanto se les han ocurrido. 

- El paciente que había desenterrado el brazo del cadáver, informó, en los días siguientes a esta narración, que su vecino había enterrado algo que olía a cadáveres debajo ­de un árbol, que además una vecina había hablado de un mata­dero en el sótano, que muchas personas de la villa desaparecie­ron, la madre del paciente entre ellos, que los perros eran ali­mentados con carne humana, que una mujer del vecindario lo amenazaba con un revólver y anunciaba que sería su turno en una semana; finalmente, que uno de sus vecinos lo perseguía disfrazado cuando huyó a la ciudad.


Falsificación de la memoria y recuerdo fabulatorio en la parafrenia: 

- Los pacientes frecuentemente se toman a la ligera la llamati­va circunstancia de que anteriormente ellos no percibían sus experiencias. Las habían olvidado completamente, no han pensado más acerca de ellas, no las utilizaban, sólo más tarde, todo les sucedió nuevamente. Una paciente decía que ella pen­só por primera vez nuevamente en ellas, cuando un susurro co­mo de un apuntador le había hecho recordar todo, pensaba que su madre, quien había predicho muchos de los hechos de su vi­da, le había alejado esas ideas; "Ella lo entendía".

- La manera en la cual los pacientes en sus narraciones confa­bulatorias extraen conclusiones, atestigua del fácil desliza­miento de su poder de imaginación. Un paciente alegaba que había escuchado hablar francés, por lo tanto el Presidente de la República Francesa estaba presente; un compañero de trabajo hablaba de Brunswick, por lo tanto, él era el Duque de Bruns­wick. Una paciente describió cómo el Rey dibujaba pequeños arcos redondos sobre sus vestimentas con su dedo; obviamente quería significar con esto el estilo del cual ella había nacido. Otra decía que había sido la esposa de un guía en una galería de cuadros: "Se puso en este boliche". A partir de esto estaba claro que los originales de la galería habían sido secretamente cambiados dos por imitaciones.

 

-Es muy llamativa también la parte que los pacientes se atribuyen a sí mismos en sus falsos recuerdos. Aunque, según sus relatos, se les decía de tantos modos que iban a ser asesinados, no tomaban las más mínimas medidas de defensa o de fuga, se­guían asociándose durante semanas con personas que se daban a conocer como terribles ladrones que también cometieron ase­sinato. Ellos habían tomado, según alegaban, con la mayor ecuanimidad y habían olvidado rápidamente de nuevo, la in­formación más emocionante acerca de su linaje real, su heren­cia gigantesca, sus brillantes planes de casamiento, y no se pre­ocuparon más por el asunto posteriormente, hasta que, por ca­sualidad, les sucedió nuevamente. El señalarles todas estas im­posibilidades, sin embargo, frecuentemente causa escasa im­presión en los pacientes; admiten tal vez temporalmente que era "todo una tontería", pero más tarde vuelven sobre ello.

 

-El contenido de los falsos recuerdos no está de ningún modo limitado siempre a los delirios actuales de persecución y de exaltación sino que está frecuentemente conectado también con experiencias personales más remotas y con sucesos cotidia­nos.

-Así, le sucedió a un paciente que había visto a su novia, quien él creía que era muy rica, y también a su padre, en una institu­ción; en ese momento le habían contado historias conmovedo­ras acerca de la mala suerte del padre verdadero y los abominables crímenes del padre adoptivo. 

- Una paciente describía con la más absoluta certeza una gran cantidad de sucesos que incrimi­naban al superior de su marido del modo más serio y los cuales eran ciegamente creídos por el mismo marido. Pero además, ella informaba de un modo tan claro, vivo y detallado, acerca de las experiencias más extraordinarias, fechadas hace veinte años atrás, con el Príncipe Eulenberg, con Richard Wagner, y con el Rey Luis, que fue llamada como testigo en un juicio. Otra contaba que la gente quería decir, cerrando los ojos y asintien­do con la cabeza, que el Rey Luis se había sentado al lado del agua y que se había caído hacia adelante.

 

-Muy frecuentemente, los falsos recuerdos, están también relacionados con el ambiente del momento.

A los pacientes todo les parece familiar; ya han estado antes en las habitaciones de la institución; la casa y todo lo que les sucede les han sido des­criptos ya previamente; es un hotel en el cual vivieron hace sie­te u ocho años con los hijos; recuerdan la vista, el servicio en la iglesia, gradualmente recuerdan que han visto todo antes.

- El médico también les es conocido. "No se haga el inocente, como si Ud. no tuviese nada que ver con eso", decía una paciente. Las enfermeras, los otros pacientes, son viejos conocidos, usan nombres falsos. "No me engañen", contestaba una paciente a nuestras objeciones. La ropa que están usando otros les perte­necen a ellas; el mobiliario viene de sus casas.

-Los mismos per­seguidores vuelven pero bajo un disfraz distinto. Una paciente afirmaba que el rol de su marido era jugado por diferentes per­sonas, que él a veces era más pequeño, a veces más grande, a ve­ces más corpulento, a veces más delgado. Los hijos también ha­bían sido intercambiados, no son de ella, son del hospital de ni­ños expósitos. En una visita, ella no reconoció a su marido, pe­ro toleraba sus atenciones. (ver delirios de falsa identificación)

 

-Además de las ideas mórbidas que están en relación con los falsos recuerdos existen, por lo general, otros delirios de varias clases. El paciente va a ser privado de sus derechos, está rodea­do de detectives, se le da veneno. A las visitas se las encierra en el sótano; la casa entera fue evacuada; estalla una revolución; el Emperador y el Rey son derrocados; su esposa asesinó a los hi­jos. El paciente cree que está rodeado por asesinos, lo torturan. Está emparentado con Bismarck y el Emperador Guillermo, re­cibe un mensaje que dice que va a hacer un matrimonio aristo­crático. Su madre no está muerta, ha heredado una casa de Rothschild. 

- Alguien le dice al oído que él es Cristo, el hijo de Dios, que él será más bendito que todos los otros. Tiene los es­tigmas, es el joven hombre de Nain; el barco del mundo iba a hundirse y ha venido a salvarlo.

 

Conciencia de enfermedad en la parafrania fabulatoria.

- La conciencia de los pacientes, a pesar de todos sus delirios absurdos permanece sin perturbación alguna. Los pacientes están tranquilos, perciben sin dificultad, dan infor­mación clara y coherente, se comportan razonablemente.

- En la medida en que no se tengan en cuenta los delirios, por lo gene­ral están perfectamente lúcidos incluso acerca de su medio y de su situación, sin embargo, lo que sucede a su alrededor a menudo les parece misterioso e incomprensible 

- "No podía explicár­melo todo, no tenía más que cortinas delante mío y pronto hu­biera enloquecido", sic

 

-Humor en los parafrénicos confabulatorios.

- A pesar de las ideas de persecución es, por lo gene­ral, alegre, exaltado, "totalmente feliz" y sin embargo, tempo­ralmente ansioso o irritable.

- Los pacientes son habitual­mente muy accesibles, locuaces, verborrágicos, (verborreicos) incoherentes, con una tendencia a veces a juegos tontos de palabras. (asonancias) 

- Constantemente inventan detalles nuevos de sus recuerdos delirantes con gran vivacidad; defienden sus ideas con vigor y habilidad, también se dejan guiar por ellas en su actividad. 

- Van a la comisaría para obtener información acerca de sus asuntos dan información al fiscal público, tratan de retirar el dinero del banco.

 

Curso de la enfermedad confabulatoria:

- Parece ser progresivo. En su ma­yor parte el crecimiento frondoso de falsos recuerdos sólo cons­tituye un período de la enfermedad relativamente corto, aún cuando las invenciones delirantes son retenidas por un tiempo considerable, repetidas, y tal vez aún adornadas un poco más.

- En el lapso de un año pueden haber empalidecido completa­mente; los pacientes no quieren oír nada más acerca de ellos, no saben más nada acerca de las historias, son evasivos:  “Ese es un asunto privado". Al mismo tiempo los delirios se tornan más absurdos, más incoherentes; el humor se vuelve irritable, malhumorado o indiferente, de modo que no existe ninguna duda en lo que se refiere al desarrollo de un deterioro psíquico.

- Desgraciadamente, -nos dice Kraepelin- de los casos que estaban a mi disposición solamente uno hasta ahora fue observado durante más de una década, de modo que no soy capaz de hacer ninguna otra ase­veración precisa acerca del último destino de estos pacientes.

- El estado mórbido extremadamente notable descrito aquí no es frecuente; en casi treinta y cinco años apenas he visto al­go más de una docena de casos típicos. Ambos sexos parecen es­tar representados en partes iguales; según la edad, mis pacien­tes se distribuían bastante parejamente entre las tres décadas, desde los veinte hasta los cincuenta años; ellos eran, por lo tan­to, en promedio, algo más jóvenes que los casos discutidos pre­viamente.

¿en cuanto a las causas y orígenes de la enfermedad?.

- No tengo experiencias especiales para exponer en re­lación a las causas de la enfermedad, excepto que de varios pacientes se afirmaba que habían sido siempre silenciosos e in­trospectivos.

 

Delimitación nosológica de las parafrenias confabulatorias.

-Como la caracterización del cuadro clínico descansa esencialmente sobre un único síntoma clínico, cierta­mente muy llamativo, pero que también ocurre en forma me­nos marcada en otras formas de enfermedad, su lugar peculiar no debe considerarse sólidamente fundado. Nitsche ha publi­cado uno de nuestros casos, de acuerdo conmigo, como manía crónica. (Hermann Paul Nitsche 1876-1948, ayudante de Krapelin)

-Mientras tanto, después de una más exacta investiga­ción de un número considerable de casos paranoides, me incli­no a opinar que es a este grupo al que pertenece.

-Muchas cir­cunstancias, el comienzo relativamente temprano, y la involu­ción psíquica, ciertamente notoria por lo general después de al­gunos años, indicarían una relación con la esquizofrenia, es­pecialmente con las formas que han sido denominadas para­noia idiopática.

-Sin embargo, en la medida en que los desenla­ces del grupo aquí investigado y sus relaciones con la “demencia precoz” (esquizofrenia)  no sean mejor aclarados mediante una más amplia serie de observaciones, me gustaría asignarle un lugar para ella sola. Esta opinión está en todo caso sostenida por la completa au­sencia de ideas de influencia corporal y de desórdenes volitivos, a menos que el hacer muecas ocasionalmente y las conductas rígidamente rechazantes (oposicionismo)  deban considerarse como tales.

 

Otras formas clínicas de la parafrenia:

Parafrenia fantástica.  

¡la más prolífica, expansiva y creativa de nuevos mundos delirantes¡

 

- A un último grupo de pacientes, igualmente no muy amplio, me gustaría denominarlo parafre­nia fantástica; aquí se trata de un crecimiento florido de delirios al­tamente extraordinarios, desconectados y cambiantes.

Coincide en lo esencial con la demencia paranoide, anteriormente descrip­ta por mí; pero, como mientras tanto, este término ha sido en general frecuentemente usado para las formas delirantes de la demencia precoz, considero que para evitar malentendidos es conveniente adoptar un nuevo nombre. 

- La enfermedad a me­nudo parece comenzar con mal humor. El paciente se vuelve debilitado, apocado, deprimido, silencioso, ansioso, sin una vi­talidad apropiada, y a veces piensa en el suicidio.

 

Las ideas de persecución en la parafrénica fantástica.

 - El paciente nota que se lo mira de un cierto modo, que las personas de la casa se divierten con él, llevan conversa­ciones maliciosas, quieren su vida, escuchan detrás de la puer­ta, no lo dejan en paz, se lo acosa.

 (excelente descripción de la vivencia autorreferencial, de perjuicio, basada en la suspicacia paranoide,..) 


- Está bajo permanente super­visión policial, es denunciado, se lo hace responsable de todo, va a ser castrado, castigado por robo con asesinato y hurto; es sujeto de estudio y debe hacer penitencia en forma de experi­mentos, la gente le quiere sacar su propiedad.

- Sus cartas no se despachan; en los periódicos se lo insulta abiertamente; un des­tello de luz se envía a través de la habitación mediante electri­cidad; en su ausencia los vecinos entran por la fuerza a su casa, se llevan ropa, estropean las cosas; son una banda de crimina­les. Aparecen oficiales con certificados falsos y bajo nombres falsos; cambian a su esposa por otra persona. (de nuevo, formas de Capgras, y falsa identificación de familiares ) 

- En su comida el paciente encuentra saliva, heces, sangre humana; se lo estupi­diza con cloroformo y azufre; todo es empapado con ácido sul­fúrico, está lleno de arsénico y fósforo; su cama apesta, contie­ne serpientes. 

 

Recordar la psicopatología de: Tipos de alucinaciones y síntomas psicóticos.

Alucinaciones auditivas y parafrenia fantástica.

También aparecen ahora invaria­blemente las alucinaciones auditivas en nuestros pacientes, dice Kraepelin. 


-El paciente escucha susurros, gorjeos, calumnias malvadas, voces susurrantes, voces de espíritus, voces telefóni­cas desde el techo, "voces en público y cuando la gente se en­cuentra en la calle". La gente lo persigue con el aparato telefó­nico; le reprochan sus faltas, "¡fabricante de cera!”, lo llaman, le informan que su familia está muerta, que es perdonado. El magistrado y la policía, el Emperador y las princesas hablan; su hermana llora subterráneamente.

-Personas invisibles están en la habitación y hablan; desde los almohadones salen las voces del diablo y de sus acólitos, su ángel de la guarda habla; Jesús murmura; es la "magia de la revelación"; el espíritu de la audi­ción está sentado en su oreja. Los animales también pueden ha­blar; "Tengo oídos espirituales cuando las moscas me hablan", declaraba una paciente. El paciente mantiene conversaciones con las voces, conversa con los ministros en Berlín, habla por teléfono con Dios. Las voces lo acusan, lo alaban y lo amena­zan, le dictan, leen en voz alta lo que está en sus cartas y en los periódicos, conocen sus pensamientos, se los dicen a él; se está llevando a cabo un examen obligatorio de sus pensamientos.

-También hablan acerca de lo que hace. "Ahora ella lo siente", dicen, cuando algo es doloroso; "ahora él está hablando en francés de modo que no se lo puede entender"; “Por Dios, ella dice todo; todo surge", grita un asesino. Una paciente escucha­ba voces que estaban en constante contradicción con sus pen­samientos. "Son espíritus extraños que hablan desde adentro mío", declaraba un paciente. Otro tenía el sentimiento de que si él repetía con el aliento de su boca lo que había escuchado, siempre tenía el temor de hacer daño por una palabra equivo­cada. Un tercero distinguía entre voces de la calle, voces de con­versación y voces susurrantes; las últimas se originan de perso­nas "generadas adentro", contenidas en su interior, con las pri­meras es como si pudiera aparecer una calle entera; “estas voces son liberadas, se encuentran con personas, se establecen firme­mente en los oídos".

 

Alucinaciones visuales en la parafrenia fantástica:

-Habitualmente juegan sólo un pe­queño papel.

- Los pacientes ven la luz de la corriente eléctrica, sombras oscuras que salen, el Salvador, el Padre celestial, ánge­les, insectos del polvillo en el aire, cuerpos flotando en el aire, siluetas que cambian sus formas y tamaños; las personas son cambiadas mediante la magia.

 

Disestesias y deliro de influencia corporal  y control en los parafrénicos. (alucinaciones de la corporalidad) 

 -Por otra parte, la cenestesia y espe­cialmente los delirios de influencia personal, que están conec­tados con ella, ocupan un lugar muy grande en el cuadro mór­bido. 

- Los pacientes se quejan de dolores y disestesias de todo ti­po, se los tortura, se los flagela, se los deshonra; sienten puntadas en las piernas, en la cabeza y en el pecho, quemazón en la uretra, hormigueo en el pene.

- La gente les hace tener cólicos con un aparato eléctrico; se los empuja de acá para allá, se les dan inyecciones en la piel, se los atonta. Se les electrifican los testículos; les alteran la voz; les cambian todo el cuerpo; les qui­tan sus pensamientos, sus recuerdos, mediante artes espiritistas y mediante trucos, brujerías y medios mágicos, hay persegui­dores invisibles "que permanecen ocultos".

- Un paciente sentía pellizcos, pinchazos, presiones, relámpagos en su cerebro; su corazón fue frotado con una almohada, sus intestinos fueron contraídos rítmicamente; otro pensaba que tenía instrumentos en su cuerpo. Por la noche, se lo hipnotiza, se lo arrastra, se lo obliga a hacer cosas repugnantes con las mujeres.

- Una paciente tenía el sentimiento de que alguien siempre estaba cerca de ella; por la noche, alguien se paraba detrás de ella, confundía sus ide­as; tenía que hacer toda clase de cosas indiferentes, tenía que cortar sus arterias, se abusaba sexualmente de ella, incluso por la boca. 'La gente tiene tal influencia sobre mí que es terrible”, se quejaba un paciente; "No puedo escribir, al menos que ellos quieran; tienen influencia en todas las partes de mi cuerpo".

- En casos aislados, estas sensaciones e ideas adquieren formas totalmente prodigiosas. El paciente fue esterilizado, sólo tiene unas pocas piedras en el escroto; quiebran sus huesos; arrancan su hígado, su bazo, sus pulmones, sus intestinos, la raíz de su pene; su médula es succionada mediante instrumentos diabóli­cos, le beben sus partes sexuales, cambian su esternón, cortan su clavícula de lado a lado cuatro veces; rompieron su cabeza en pedazos diecinueve veces y las partes arrancadas fueron reem­plazadas por nuevas.

- Están derritiendo su cuerpo; siente la sie­rra circular en su cabeza; cortan su cuerpo en pedazos; el tren le corta las piernas; separan sus brazos mediante una gran distan­cia de modo que siente el espacio que hay en el medio; sus ojos están lejos de su cabeza, están colgando de cuerdas sangrientas de una yarda de largo. Toda clase de máquinas e impulsos lo ti­ronean; sus órganos son puestos contra la lamparilla eléctrica; la armónica es presionada firmemente contra su boca, se siente amarrado a una pava. "El mecanismo directo de la máquina es el punto alrededor del cual la vida, por así decirlo, el organismo, fabrica un doble de sí mismo; no sé como es eso, pero el meca­nismo me persigue por venganza", decía un paciente.

- Las voces también lo influenciaban especialmente. "Esta conversación que se le ocurre a un hombre en la calle, lo reduce a un estado en el cual uno no puede defenderse; se quedan esperándolo, lo llevan a acciones de violencia", declaraba; "uno puede caer de­bido a ello. Esto ataca a los hombres en sus partes más íntimas, los excita terriblemente, llega como un rayo, y sacude inclusive las circunstancias naturales y reales en las cuales uno se en­cuentra en el momento".

- Otro paciente pensaba que estaba siendo atacado por "pensamientos volitivos", personas desco­nocidas invisibles; cuando leía o escribía, había letras y palabras que eran sustituidas por otras equivocadas. Un tercero afirma­ba que estaba encadenado al mundo entero.

 

Delirio fantástico de invasión de cuerpos, y partición en múltiples individuos. (metamorfosis corporal) 

-Pero lo más llamativo es que el paciente siente y ve a otras personas deslizarse dentro de su cuerpo. 

- Las personas desapare­cen en él, se quedan "en su forma”, una multitud entera puede ser arrastrada por él.

- Un paciente notaba que un automóvil en­tero entraba en él; la rueda de auxilio quedó afuera, en su oreja.  -  Los francmasones están dentro de él, su padre está en su peroné derecho; el Emperador Federico está en su cuerpo para ser sal­vado.

- Todo su cuerpo está lleno, personas que no son ellas mis­mas, totalmente destrozadas corporalmente, la cabeza aquí, el espíritu allí, surgen volando desde el aire, entran y salen como en un palomar. El paciente consta de trece individuos, ocho mujeres están dentro de él. "Quinientas mujeres están dentro y fuera de mí", declaraba un paciente. Otro decía, "Me parece que soy un cuarto vacío, que está siempre habitado por nuevos in­quilinos. ¿De que sirve que los saque?. Son tan desvergonzados que vienen otra vez".

 

Delirios de embarazo y alucinaciones de contenido sexual en la parafrenia fantástica:

- A veces las perturbaciones son de naturaleza marcadamente sexual. Se ha hecho una réplica del paciente; tan pronto como se tocan sus partes sexuales, se lo estimula y se lo tienta a pecar.

- Personas aristocráticas se deslizan hacia adentro y hacia afuera de su pene; una princesa se sienta en su pene; emperatrices y reinas ruegan que se les permita jugar con él y preguntan: “¿Puedo?¿Puedo?".

- Un paciente afirmaba que se lo utilizaba para engendrar; las personas se criaban dentro de él, se desarro­llaban en su interior. Sentía que era copulado a través de la na­riz, la laringe, a través de heridas por las que pasaba la gente. Un órgano sexual femenino se desarrollaba sobre su ojo, mientras el resto del cuerpo flotaba en el aire ante sus ojos; también en una herida de su pene, una niña de nueve años jugaba con sus órganos sexuales. Estos niños hablaban a través de sus órganos sin que él lo deseara; se lo acusaba de haberles hecho daño y pensaba que tal vez había sido hecho por otros hombres.

- Un paciente se sentía embarazado, se autodenominaba Francisca, deseaba que lo libraran de sus genitales, que se lo ubicara en el Hospital de Maternidad, y quería llegar a ser la mujer más her­mosa sobre la tierra.


 - Otros delirio muy frecuentes en los parafrénicos : 

En parte pueden clasificarse como delirios de exaltación o de persecución; pero en parte se trata de un juego totalmente insensato y sin objeto, con las más extraordinarias y repentinas ideas. Sus allegados son cortados en pedazos, sus padres han degollado a sus dos hi­jos; en el depósito se masacra a 200 personas por día. En la casa hay una máquina para decapitar gente; muchos ya han ofreci­do sus vidas; se venden venenos y soporíferos a los propietarios para que se los den a sus huéspedes. Existe una empresa inter­nacional para "librarse de personas" mediante ascensores en los hoteles, los que inesperadamente caen en bóvedas subterrá­neas. Allí hay una máquina de hacer salchichas con las muchas personas masacradas; durante seis años, millones de personas ya han sido diariamente asesinadas; ciudades enteras están va­cías; es un crimen diabólico. Todos comen carne humana; la comida contiene sangre humana y genitales femeninos; se ha­ce queso de huesos y de cerebro; los prusianos y los pastores protestantes están detrás de todo esto; todo sucede por orden del amo de la casa de penitencia.

-...Por todas partes hay cables eléctricos; los otros pacientes son proxenetas; enemigos disfra­zados están allí; han adoptado el aspecto, las capacidades, el lenguaje de otras personas mediante magia, el Soberano se sui­cidó, es un ladrón que comete asesinato; el fin del mundo, el cumplimiento de la Revelación están próximos. Mediante una bula de excomunión, el paciente ha sido mágicamente trans­formado en caballo para toda la vida; tiene espíritus de insectos en su cuerpo; a menudo se lo ha apuñalado y baleado; tiene tres corazones, ahora está sin corazón ni pulmones, ya está muerto, ya no puede pensar, tiene genitales femeninos.

 

Delirios de grandeza, genealógicos y religiosos, en la parafrenia fantástica:

- Por otra parte, el paciente desciende de padres nobles, es el hijo robado de la Reina Dowager, fue sacado de una cuna de oro para ser dado a un zapatero y su esposa, es el hijo del Príncipe Carlos, Duque de Habsburgo, según el rango Emperador de Ber­lín, Presidente de la República de Hesse. 

- Otros pacientes son el que está por venir, Emperador y Dios, primero y último hom­bre, el primer príncipe desde el comienzo del mundo, un ser so­brenatural, un príncipe de las hadas; Alteza Real, Majestad de los Cielos y de la Tierra, Regente de los monos, Emperador de Austria, Napoleón, designado para ser Rey de Baviera, Empera­dor del mundo y dueño de todo el mundo. La totalidad de Eu­ropa pertenece al paciente; ha gobernado la ciudad y el campo desde su nacimiento.

- Un paciente declaraba que el viejo Empe­rador, el Emperador Federico y el presente Emperador estaban unidos en él; dentro de otro paciente habían estado el Príncipe Carlos y el Emperador Federico desde que él tenía cinco años de edad; "juntos, se nos llama Carlos Federico", decía. Las mujeres son la Madonna de Lourdes, Gran Duquesa por nacimiento, la mujer de más elevada posición sobre la tierra, robada de Co­burg, la segunda Reina Luisa por su "alto, alto, alto, alto padre", la diosa de la caza, la más alta y noble que existe, Majestad Cla­ra, Regente de la casa, capitalista de la enfermedad; ellas darán nacimiento en Navidad al Niño Jesús, quieren casarse con un oficial de alto rango; una paciente declaraba que ella tuvo mu­chos hijos de Santa Teresa.

 

-Por la gracia de Dios el paciente se ha vuelto infinitamente ri­co, recibirá por su parcela de tierra una suma grandiosa, obten­drá millones en dinero y joyas del Emperador de Austria y de un rey del ferrocarril Americano, demanda sus millones, posee un reino de millones, miles de millas cuadradas en Marte, Neptu­no y Venus, quiere ir a su palacio, ha heredado todo aquí, ob­tiene 100.000 marcos por día por daños, recibe envíos en efec­tivo de todos lados, los cuales son malversados. 

-Puede hacer pan de las piedras, ha estudiado las lenguas originales, tiene co­nocimiento de importantes secretos de estado; se va a casar con una princesa, está secretamente casado con seis majestades. Es­tá viniendo el Príncipe Bismarck; el rey de los Países Bajos los li­berará; un príncipe espera en la habitación de al lado; el Empe­rador Francisco José está allí, el cual se ha casado con la herma­na del paciente. Él es nutrido por el magnetismo de la tierra, ali­mentado por el Espíritu Santo, quien le dice todo, está dentro de él, le extrae el veneno; él hace copias de los más hermosos cuadros mediante cables de oro con impresión magnética y electricidad; posee el método africano de vida de modo que no puede morir, tiene la grada, está al servido de la Divinidad, recibe revelaciones de los espiritistas acerca de la proximidad del fin del mundo; palabras de Dios fluyen de su boca; Dios vive en su cuerpo.

 

Lenguaje y expresión verbal del parafrénico expansivo:

El relato de sus ampulosas ideas exaltadas, conduce a veces a una emisión extraordinaria de superlativos, con los cuales los pedantes intentan describir su inconmensurable superioridad y sufrimiento. Se da una idea de esto a través del siguiente ex­tracto de uno de los innumerables documentos, repetidos in­terminablemente de la misma manera, que nos daba una pa­ciente.

También se agrega un ejemplo de escritura en el cual el enfer­mo hace el esfuerzo, con sus grandes y pretenciosos rasgos, de hacer justicia a la exagerada conciencia de sí mismo.

 

"Tengo aquí el Más Elevado de todos el Más Inconmensura­ble de todos  el Más Sublime de todo el Más Colosal de todos el Más Sin Fronteras de todos  el Más Ilimitado de todos  el Más Dis­tinguido de todos, solamente el Más elevado de todos solamen­te el Más Inconmensurable, solamente el Más sublime de todos solamente el Más Colosal de todos solamente, el Más Ilimitado de todos (sigue así por seis páginas) nacido el ser que posee el más Devoto el más Amante el más Apasionado Abrazo de todos los Abrazos todo más que todo el más, ardiente del Más Ardien­te de todo Agradecimiento Amor Reverencial Devociones Pa­siones Adoraciones Adoración... ¡Yo fui soy y seré esto el más Excelente de todos el más Grande de la Única cosa de inmorta­lidad en la manera intrincada Más Multifacética clase de per­fección!. Fui durante tres años del modo más terrible la víctima de la banda más bestial más terrible de asesinos y ladrones por la cual fui masacrado hasta el más espantoso lisiado con los do­lores de los asesinos muertos y robados, estoy además, estaba ase­sinado en comparación con mi anterior y más perfecta belleza en la más espantosa fealdad fui soy asesinado y robado se re­monta a mi nacimiento sufrí sufro como continua víctima de todas las bandas de asesinos y ladrones sobre la tierra los más ¡li­mitados asesinatos con robo asesinatos de honor yo soy perma­nezco el más excelente de todos el más Versátil más Sublime Mejor más Inmortal ser era el más enormemente más enorme­mente rico más Magnifico Monarca de Muchos Estados ......” sic 

 

Deberían notarse las mayúsculas, la ausencia de signos de puntuación, la ansiedad por repetir, por usar términos más fuertes, por la conjunción de pasado y presente para alcanzar la mayor impresión posible, finalmente, notemos también en el ejemplo de escritura, el manierismo singular de escribir letras únicas (aquí la m) dos veces en forma diferente.

 

Falsos recuerdos y delirio fantástico en la parafrenia:

-Frecuentemente los delirios revisten la forma de falsos recuerdos.

-El paciente tenía desde el comienzo un alma agorera; de niño fue robado, insultado, tuvo que resis­tir grandes luchas; hizo viajes a la China y al Polo Norte, fue de­signado Rey de Baviera en el Parlamento hace nueve años. Fue extraído del Río Amazonas, amasado con saliva, empequeñeci­do mediante vendajes de yeso blanco, perseguido con perros durante veinticinco años a través del reino animal. La gente quería estrangularlo, decapitarlo, envenenarlo, arrojarlo desde la torre, matarlo con electricidad. Era Cristo y París, Eva, Moi­sés, Alejandro Magno, Cesar, Victoria, María Estuardo, La Se­ñora de Orleans, Eugenia, Napoleón, fue asesinado varias ve­ces, perforado por cincuenta balas y miles de agujas, ya de mu­chacho fue envenenado con polvo de cantárida, tuvo que ha­ber sido desviado al onanismo, creó a las primeras personas, es­tudió medicina, fue conferenciante en la Universidad, alterna­ba cada dos años entre el estudio y el gobierno, iba a dirigir to­do el mundo en siete años. Comió un pedazo del arzobispo, mantenía conversaciones con el diablo de Zurich; también era la serpiente del Paraíso; siempre está naciendo nuevamente; ya vivió una docena de veces, fundó la ciudad de Jerusalén, derro­có a todas las dinastías, nombró estatúderes en su lugar, pasa la noche en el submundo, libra peligrosas batallas día tras día con los enemigos del país. Fue profesor de la Reina de Inglaterra, vio allí una máquina para fabricar niños, trabajó junto con el Gran Duque Hereditario como ebanista y albañil, estuvo en 1.895 en la asamblea de los espíritus, fue también el cazador que mató a la muchacha en Suiza. Una voz interior le dice todo lo que va a pasar. La institución a sido construida ya noventa y siete veces, los padres de la iglesia también han hecho penitencia allí.

        

A veces, los delirios de esta clase se relacionan con cada idea surgida por casualidad. 

- El paciente experimentó por sí mismo cada suceso de la historia que se menciona en la conversación; él era el Emperador Guillermo, Bismarck, Napoleón I y III, Alej­andro III, todos en una persona; si la conversación es acerca de hilanderías, declara que él mismo posee grandes hilanderías en todas las ciudades de Alemania; le cuenta a los médicos acerca de las más maravillosas operaciones que ha realizado a todos los pacientes recientemente como cirujano, ya conoce admitidos, pues los conocía previamente; puede narrar expe­riencias extraordinarias con ellos. 

-Un paciente descubrió, ca­minando por la calle, leones, ciudades enterradas, minas deoro y de plata.                 

- Es probable que toda clase de otras confabulaciones que no tienen la forma de experiencias personales, estén estrechamen­te relacionadas con los falsos recuerdos. 

- Una paciente relataba las historias más absurdas de la historia pasada de otros pacientes; un paciente afirmaba que Cristo había sido crucificado en Ausgsburgr, Bismarck aún estaba vivo.

- Otro relataba que Na­poleón, su hermano, había sido decapitado el invierno anterior en Francia. Aquí corresponden las ideas de linaje que frecuen­temente aparecen en la superficie. Una paciente pensaba que el semen de los seres humanos naufragados pasaba del agua del mar a los tiburones, allí se volvían "rochus", y luego seres hu­manos otra vez; de la unión de mujeres y animales surgían los gnomos; ella hablaba de "hermanas y hermanos de semen", que deben casarse entre sí. Otra declaraba que su madre des­cendía de la paloma de Zacarías; la primera novia de Cristo fue una muchacha India, Lararuk; ella misma fue la segunda, y cu­bierta por El, llegó a ser la madre del Niño Jesús en Munich. En otra oportunidad, contó que hace 4.000 años Cristo se había ca­sado con Lucínda y que ella descendía de esta unión, el Evan­gelio estaba equivocado; fue bajo la dignidad de un Dios que se permitió que El Mismo fuera engendrado y crucificado.

- Ade­más, era nieta de Napoleón, el cual se casó con su abuela en la Catedral de Spires; a todas partes la acompañaba Cristo. El he­redero del trono descendía de una muchacha campesina, la es­posa de un obispo, el cual tenía 100.000 hijos.

-Un paciente elaboraba una amplia narración de relaciones históricas libremente inventada, en la que declaraba que todas las familias reales eran espurias, que todas las aseveraciones de la historia eran falsas; él había hecho muchas investigaciones, había extraído mucho de los periódicos americanos y poseía ex­celentes capacidades intelectuales. Por consiguiente, el pacien­te descendía del Duque de Reichsstadt, que era mujer e hija del verdadero Napoleón, y de la hija del verdadero Federico II; el primero fue químico en Beirut y vivió hasta los 130 años de edad; el último era hermafrodita y fue derrocado. Guillermo I también era hermafrodita, y fue sucedido por un maestro zapa­tero; el verdadero nombre del Emperador Federico era Federico Geier (Buitre), y venía de Nürnberg. Luis II, constaba de tres personas; la primera, era un sodomita que cometió violación y asesinato y más tarde fue sacerdote en el Allgáu, la segunda, era el hijo de un jornalero, el hermano de Clara Zlegler, y estaba to­davía viviendo en la pobreza; la tercera, es un hermafrodita y llegó a ser actor. Los Habsburgos son una familia de panaderos de Erlangen; los Hohenzollems derivan de los círculos judíos húngaros, el Emperador Ruso, de la familia Jesuítica de los Me­dici en Beirut. El paciente declara que, él mismo, era el último descendiente de todos estos y de muchas otras familias princi­pescas.

- Como ya se puede apreciar en las descripciones precedentes, se trata siempre, no de círculos de ideas conectadas, mentalmente elaboradas, sino de ideas del momento, repentinas, va­riadas y a menudo cambiantes, algunas de las cuales cierta­mente son retenidas por un tiempo, pero la mayoría son reem­plazadas por creaciones siempre nuevas e igualmente transito­rias. 

-Un paciente, en repetidas entrevistas, se autodenominaba Graf Eberstein, Monarca del Trono Prusiano, Señor de la Muer­te, un nuevo Dios como General Prusiano, el Príncipe Guiller­mo en uniforme, el último profesor, soldado, caballero Ameri­cano, guardián de la Institución, doble Oficial Médico del Dis­trito.

 

-Durante los extraordinarios delirios descritos, los pacientes pueden ser completamente sensatos, lúcidos y razonables en su comportamiento; sin embargo, a menudo confunden de un modo alucinatorio lo que los rodea y a las personas; están en su reino, en la penitenciaría, en la guarida de asesinos del demo­nio, en la guarida de violación, asesinato, prostitución y robo; ven personas conocidas a su alrededor, personas de elevada po­sición, arpías, enemigos; el médico es Carlomagno.

- A veces los pacientes tienen un cierto sentimiento del cambio que ha teni­do lugar en ellos, pero no una clara comprensión de su impor­tancia.

-Un paciente, que habitualmente era extremadamente irritable y violento, tenía períodos intercurrentes en los que era accesible y exageradamente agradecido, pero sin una verdadera comprensión de la enfermedad; pensaba entonces que había “como despertado de un largo sueño", para ser, después de al­gún tiempo, otra vez dominado por los viejos delirios.

 

Humor y fantasía delirante en estos parafrénicos según texto de Kraepelin.

-Está, por lo general, algo exaltado o indiferente, pe­ro a veces algo triste, forzado e inclinado a la violencia. En las conversaciones de cierta extensión, los pacientes caen en cierta excitación. Habitualmente exponen sus delirios con fluidez y a menudo de un modo confuso y vago, mientras que son capaces de dar información acerca de cuestiones remotas clara­mente y ciñéndose al tema. Con frecuencia, su conducta está algo afectada y ocasionalmente se observan muecas.

- El habla está, por lo general, salpicada por giros expresivos bizarros, pe­ro especialmente por neologismos.

- Un paciente hablaba de "alphathunderbook", el compendio de la corte de justicia o dic­cionario universitario; se autodenominaba el "cyklesteraksan­der and brain inventor"; Aksander era un cerebro de Cristo, Cy­clester un cuerpo penitencial; Rader, alguien que habla desde uno sin uno notarlo. Una paciente declaraba que los príncipes tenían como personas de la dinastía (séquito): "feds", duques, “fesochs”, emperadores y reyes, "fusaltos"; el mundo era un "cultar”, un imán, que fuerza la vegetación. Sus padres fueron al "Erdall", fueron meramente asesinados; Su ancestro era "Do­real" con el Emperador de Islandia, quien nuevamente consta­ba de Rumeniem, Ostrumenien, Jeromin y Morasto; su abuelo fue con Emperadores y Reyes al Erdterail, para sostener a Tyram o Tore.

-Otra paciente pensaba que había sido arrastrada como un perro de lanas y una bomba de succión. Muchas frases pue­den ser totalmente incomprensibles. "Esa es una gran palabra de familia, que nunca terminará, sin guerra ni hechos", decla­raba una paciente; ella había experimentado de niña las cosas más maravillosas, la virgen 1.000 y una noches; "eso es hermo­so y lucrativo".

Tampoco son infrecuentes los juegos de palabras tontos, las rimas absurdas y los chistes. Una paciente decía que era Sócra­tes, que debería ser "so grades"; una paciente relacionaba "Chamisso ‑Scham is so", "Wahrheit‑ wahrer Heid", "Doktor ‑Dogg‑Tor"; otro hablaba de Leipzig "la ciudad de las sagradas misas y de las sagradas religiones, de las sagradas legiones". Un tercero pensaba que las fracturas podían curarse mediante la in­troducción del nuevo calendario y la abolición de la aritmética fraccionarla; él quería convertir "Klagenfurt" en "Ehrenfurt" mediante la abolición de la prostitución. A pesar de tales inter­polaciones absurdas ocasionales, los pacientes aún pueden ha­cerse entender perfectamente, especialmente si el asunto del que se trata no tiene que ver con sus delirios; a veces escriben cartas sin errores.

En la siguiente trascripción se da un ejemplo de las extrañas expresiones de tales pacientes:

 

"Ud. probablemente conocerá lo que eso significa ser un es­píritu inmortalizado, aunque sólo soy un simple cervecero y tu­ve que pasar por eso si cualquiera se eleva de un bajo rango has­ta la nobleza.  Ciertamente era de nacimiento el Conde Ebers­tein, pero en primer lugar por la enfermedad de la cabeza y la memoria tensionada resultó el acceso, de modo que él es Fede­rico Guillermo III, desde entonces hacia adelante el cuarto, el que, por lo tanto, tiene relación directa con Guillermo I y Fede­rico III. Eso significa el inmortalizado y eso significa que no lo es ahora por la plebe; sabemos bien por qué los cuadros y ban­deras han sido hechos flamear hacia la derecha, significa que el recto vendrá... Se que estoy loco; significa que debo sufrir por enfermedades de la cabeza y por voces de la memoria, pero en­tonces es también posible que un muchacho común llegue a una posición alta; eso significará mucho, si uno ha de tener me­moria para el personal general y el gobierno... Ud. no tiene la menor idea de todo lo que sucede en mi cabeza; a menudo pien­so que debe estallar. Ud. no sabe en absoluto lo que me sucede por la noche; en realidad, por la noche frecuento los más glo­riosos palacios de mármol; por lo tanto, estoy a muchas millas de distancia. Anoche tuve 20.000 marcos en mis manos; aquí solo hay monedas de veinte y de diez marcos, pero allí hay tam­bién monedas de treinta marcos; no era en sueños, sino de día; en las monedas estaba el Presidente de América procedente de Hamburgo. En realidad, Ud. no sabe en absoluto qué relaciones tengo por la noche, las imágenes que se expanden; por lo tanto, en realidad estoy en la gloria, ciudades totalmente desconoci­das donde nunca estuve antes o como anoche, en barcos gloriosos sobre el mar. En este globo terráqueo que frecuento por la noche es muy diferente de aquí; es tal vez un continente de­trás de la luna. Estoy muy lejos, afuera, aunque estoy en el asi­lo. En diciembre, enero, comí cerezas allí, cuando aquí en in­vierno ciertamente no las hay en absoluto... Durante dieciocho meses y medio he sido Guillermo I; pero a través del tiempo ob­tuve la doble orden de la corona; en aquella época yo era ya tan­to como el más poderoso Rey sobre la tierra.  Si Jesucristo hubie­se sido liberado y no inocentemente crucificado, tal vez le hu­biese ocurrido a él lo que a mí, mediante la enfermedad de la ca­beza llegar a ser por completo igual a su padre ......

 

- Por un lado, la actividad mental del paciente aparece aquí en la vivacidad de las descripciones, por otro lado, hay desvíos ocasionales hacia giros expresivos y pensamientos totalmente incomprensibles.

- Además, las fabulosas ideas exaltadas ocupan un primer plano, con experiencias nocturnas maravillosas que probablemente apuntan a los falsos recuerdos; por último, está el sentimiento mórbido que todo lo atraviesa y que es asociado de manera peculiar con las ideas exaltadas.

 -El curso de la forma mórbida aquí descripta es progresivo. Con el tiempo, habitualmente las expresiones de los pacientes se tornan gradualmente más confusas y más inconexas. Los ne­ologismos y los raros giros expresivos prevalecen a menudo; el comportamiento también se torna a menudo bizarro.

- Las emo­ciones llegan a ser más embotadas, con rápidos y explosivos es­tallidos de violencia y estados de excitación transitorios.

- Mu­chos pacientes siguen siendo capaces de trabajar; otros están li­mitados a discursos verborrágicos (verborreicos) y a la redacción de extensos documentos apenas comprensibles.

- La rapidez con la cual se desarrolla esta demencia parece ser muy variable. A veces es ya notoriamente llamativa al cabo de cuatro o cinco años; sin em­bargo, también conozco casos en los que después de una e incluso de varias décadas, a pesar de los más extraordinarios deli­rios, no se podría hablar en absoluto de una verdadera confu­sión o, al menos, no de un grado más elevado de debilitamien­to psíquico.

Casos clínicos de parafrénicos fantásticos de Kraepelin

-Entre mis pacientes predominaba el sexo masculino con el 60 o el 70 %; casi la mitad de los pacientes estaban entre los 30 y 40 años de edad, un cuarto de los pacientes en cada una de las décadas por debajo y por encima de éstas. En un caso hubo, a la edad de veintiún años, un estado de depresión que gradual­mente desapareció y que fue seguido, entre los cuarenta y cin­cuenta años, por el desarrollo de ataques delirantes.

- Algunos de mis pacientes fueron descritos como dotados, vivaces, pero extravagantes, otros como frívolos, obstinados, tercos; varios de ellos tenían detrás una carrera criminal y enfermaron en pri­sión.

 

Delimitación nosológica de la parafrenia fantástica:

¿es una entidad nosológica aislada?. Kraepelin duda.

Sic:  "Tampoco podemos decidir si esta forma co­rresponde a un proceso mórbido independiente". 

-No puede ne­garse que existen muchas similitudes con las formas paranoides de la “demencia precoz” (esquizofrenia), especialmente con los casos que ter­minan en una demencia idiota; también el hecho de enfermar en prisión, que ha sido observado repetidamente, podría ser es­grimido en favor de esta opinión.

-Sin embargo, el cuadro clíni­co es tan peculiar que, mientras tanto, podría justificarse una descripción separada, aún cuando más tarde resultara que exis­ten transiciones graduales hacia las formas mencionadas. En todo caso, es digno de mención que aquí, en comparación con los desórdenes del intelecto tan extraordinariamente severos, el daño a la volición por el proceso mórbido queda por completo en un segundo plano, si no tenemos en cuenta un cierto ma­nierismo y los desórdenes del habla.

-La actividad mental de los pacientes se conserva llamativamente bien. 

Pueden aparecer en su con­versación extraordinariamente confusos, pero al mismo tiem­po ser vivaces y accesibles, y debido a la ausencia de desórdenes volitivos, actuar muy razonablemente. En relación con esto, re­cordemos los casos de confusión en el habla anteriormente des­criptos, de los cuales, sin embargo, deben ser diferenciados por los delirios aquí tan extremadamente frondosos.

-Podría conce­birse que existiera una relación más estrecha entre estas dos for­mas, o por lo menos entre partes de ellas, ya que en la actualidad, no somos todavía capaces de juzgar si los delirios bizarros observados en esta forma pueden ser considerados, o no, como un síntoma mórbido esencial. Naturalmente, también debe re­cordarse la posibilidad de que los casos agrupados bajo este punto de vista, no sean tal vez, de la misma clase.

 

Tratamiento. Consejos de Kraepelin para tratar a estos parafrénicos fantásticos.

-El Tratamiento de las formas mórbidas de parafrenia debe apuntar esencialmente al cui­dado oportuno de los pacientes, quienes necesitan casi siem­pre de la vida institucional, y además, en la medida de lo po­sible, a la conservación de su personalidad e identidad psíquica a través de una ocupación adecuada.

-Hacer compatible el tratamiento institucional de estos pacientes, con el respeto a su identidad y perseverancia de su personalidad.

Kraepelin dixit:

 

 FIN:

Ejemplo insuperable de descripción psicopatológica de la parafrenia.

¿aún te preguntas el porqué de los clásicos en psiquiatría?.

¡¡esto no lo encontrarás en el DSM-IV¡¡.

 

La demencia precoz: Parafrenias.

Texto de Emil Kraepelin.

Dementia Praecox and Paraphrenia (Foundations of Modern Psychiatry S.)
Emil Kraepelin  en www. amazon.co.uk

 

Citar siempre la editorial, y traducción.

SOLO PARA FINES DE INVESTIGACIÓN EN psicopatología y FENOMENOLOGÍA.