Fenomenología de la neurosis obsesiva y su relación con el pensamiento mágico.


Tema XI.  PSICOPATOLOGÍA Y FENOMENOLOGÍA DE LA NEUROSIS OBSESIVA.

Día 6 de febrero del 2008. Tema XI: La neurosis obsesiva y el Trastorno Obsesivo Compulsivo.

 Psicopatología clásica para residentes MIR y PIR psiquiatría. 

volver a página principal

Docencia residentes mir y pir psiquiatría y psicología de Aragón


  1. Historia de las obsesiones y del trastorno obsesivo compulsivo.
  2. Fenomenología de las manifestaciones obsesivas. (según K. Jaspers).
  3. Psicopatología clásica de La neurosis obsesiva, del T.O.C.  (Basado en H. Ey y cols.)
  4. Relación entre la psicopatología obsesiva y el pensamiento mágico.
  5. Casos clínicos de neurosis obsesiva. Casos clínicos de TOC.


Pensamiento mágico y obsesión-compulsión.

Fenomenología de la patología obsesiva y su relación con el pensamiento mágico. 

A modo de resumen: 

-El paciente que padece una neurosis obsesiva puede tener excelentes cualidades intelectuales.  

-El paciente que sufre de una neurosis obsesiva, puede mostrar excelentes cualidades para el cálculo, las matemáticas, la gestión  y planificación.

-La persona que sufre de T.O.C.,  puede ser racionalista y perfeccionista,  gran interpretador y explicarse los fenómenos físicos y de la naturaleza con exactitud científica.

-También, el neurótico obsesivo-compulsivo pude ser excelente filósofo, y conocer las diferentes escuelas y corrientes filosóficas. 

Pero a pesar de ello, el pensamiento mágico puede justificar sus compulsiones, y regir su vida obsesiva. 

El paciente con neurosis obsesiva y T.O.C., puede se excelente científico, y conocer ampliamente las leyes que rigen el pensamiento lógico.

Helas aquí a modo de ejemplo:

 Ver psicología del pensamiento de Hugo Marietan.    y Leyes de la Lógica 

Pensamiento lógico: Sus leyes

-Los objetos poseen cualidades esenciales  y  accesorias (cambiantes).

-La esencia de las cosas, de los objetos, no equivale a su apariencia. (esencia ≠ apariencia)

-Ley de la causalidad. Causa  # efecto.

-La Irreversibilidad del tiempo. 

-La Jerarquización del espacio: “somos un todo de partes y un parte de otro todo”

-La Lógica paradógica o la superación de los opuestos.

-La teoría de los sistemas: “ El Sistema como una entidad”.

 

    Nadie diría que sus obsesiones, compulsiones, dudas obsesivas, repeticiones y rituales, se basan en la aceptación pasiva de las leyes del pensamiento mágico 

    Así, para el paciente que padece una neurosis obsesiva, la asunción del pensamiento mágico es algo inevitable, no sujeto a crítica.

    Paradójica-mente, en el resto de su esfera volitiva, intelectual y afectiva, rige el más racional de su  pensamiento científico.



    Hagamos un resumen del Pensamiento Mágico, y como éste se explaya en el paciente obsesivo compulsivo grave. 

El Pensamiento mágico relaciona la presencia de objetos y situación existencial personal.

Ej.: “la idea de presagio”, buena o mala suerte, números gafe, apariencias, similitudes, etc.


Veamos las leyes fundamentales del pensamiento mágico y su relación con el TOC:

  -Ley de las apariencias. Objetos similares significan, y conllevan a lo mismo.

            -Influencia mutua e intercambio de propiedades de los objetos. 

    Por proximidad, por contacto, por similitud de color, forma, etc.

            -Cada objeto es multívoco (significa muchas cosas). 

    Según su cualidades accesorias, y colocación, o relación con una representación mental.

            -Relación o confusión entre esencia y apariencia:  

    Las cualidades accesorias de los objetos se confunden con sus cualidades esenciales.

            “Objetos buenos, y malos, que se pasan las propiedades”.

            “Las botellas, y frascos, al tener boca, significan peligro, puedo quedarme atrapado dentro”.


            El objeto es bueno, o malo según el número al que este asociado. Según su color, o su posición en la habitación.

 “Si veo un objeto rojo, tengo que antagonizar su maleficio, con un color blanco, sino puede pasar una desgracia”.

            La colocación del objeto tiene su valor intrínseco:  antes de acostarme, debo colocar el reloj, las gafas y el lápiz,  mirando hacia la ventana, si no, no puedo dormir. Así estoy protegido”.

 

            -El tamaño, y la simetría adoptan cualidades esenciales:  (dejando de ser accesorias):

    Ejemplo: El obsesivo es impelido, "obligado" a colorar los objetos por orden de tamaño, o clasificación alfabética, clasificarlos según simetrías, ángulos, etc,..sólo el valor del orden, simetría, etc, le concede tranquilidad. 

-Las simetrías son necesarias para preservar las cualidades esenciales de los objetos, y su relación

“colocar mis zapatillas simétricas, en paralelo, o en ángulo recto”. 

“los lápices apareados, en paralelo, y con la misma distancia”.


             ¡¡ la incapacidad para completar el ritual de simetría y orden, provoca pánico en el obsesivo, y anula el valor del objeto que éste posee por sí mismo. ¡¡ 

    -Ley de la causalidad.  

    La Causa  es diferente a su efecto. 

    La causa precede siempre al efecto, imposibilidad de relación simultanea efecto-causa.

-Aceptación de la irreversibilidad del tiempo.

En el paciente con neurosis obsesiva o Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) 

            -El tiempo deja de ser irreversible, y se experimenta la vivencia de parálisis del tiempo, incluso retroceso.

            ¿cuánto tiempo ha pasado?. ¿ha pasado ya una hora?, 

            ¡¡”debo de comprobarlo, si estoy ajeno al tiempo sucederá algo inefable¡¡”


              O la distracción, "ensimismamiento obsesivo" en la Lentificación obsesiva primaria. En este caso, el tiempo se enlentece  hasta sentirse detenido, incapaz de avanzar hacia el futuro mientras no se concluya la comprobación obsesiva....

            El deber obsesivo de recordar el pasado: 

        “estuve con un chico, nos dimos la mano, nos besamos, pero dudo si toqué sus genitales”.

            (el tiempo pierde su linealidad progresiva, y experimenta retrocesos: la idea obsesiva, la representación obsesiva vivida en la actualidad, se confunde y se cree vivida en el pasado).

            -Lentificación obsesiva primaria, como ejemplo fenomenológico de parálisis del tiempo, de tiempo circular, que se repite, que no avanza, o incluso retrocede.  “en la ducha, en el aseo, me detengo, no avanzo, hasta que sufro el pánico de no poder acabar, detenido,....ensimismado en mis rituales”.

 

 

- Jerarquización del espacio: “somos un todo de partes y un parte de otro todo”

            En la neurosis obsesiva, se  pierde la jerarquización del espacio: 

    Una parte del objeto equivale a un todo, hay partes sobredimensionadas, con atribuciones y significados especiales.

            El espacio, la forma del objeto, adquiere significación peculiar:


            “lo redondo, es bello”, “los objetos con aristas me hace daño, tengo que rezar, creo que son las astillas de Cristo”.

            “Veo una recta, y pienso en el falo, en el pene erecto”.

            “fijación obsesiva con un punto, una minúscula ranura, un lunar,....”

 

            El objeto pierde su valor si existe una mínima imperfección

    Ejemplo: “no soporto el rasguño sobre el mueble, me causa daño, debo de cambiarlo, es insoportable para mí”

            Los objetos atraen por si solos

    “Me fijo en los detalles, no puedo evitarlo, mi vista se va a las simetrías, hacia la búsqueda de imperfecciones, o manchas sospechosas, etc...”

       

 - Lógica paradógica o la superación de los opuestos: El Sistema como una entidad.

No se da la lógica paradójica, se mantiene la superación de los opuestos:

Al “sí”, se contrapone el “no”, “el pecado a la virtud”, “al odio el amor”, no permitiendo las paradojas, ni estados intermedios afectivos. “. Si toco dos veces la puerta, estaré a salvo”.


- Cualidades esenciales y a las accesorias (cambiantes).

“La Esencia y la apariencia

A la apariencia se le atribuye cualidad esencial y primordial.

“La mancha roja, por ser roja, equivale a la sangre, y en mi caso, a sangre contagiada con SIDA”

“la mancha blanca es semen, y debo de actuar con precaución”.

“Vi una mancha blanca en mi mesa, pensé que podía estar embarazada”.

           

-Ley de la causalidad. Causa  # efecto.

            El paciente con neurosis obsesiva, -atrapado en su duda obsesiva- no reconoce la relación irreversible entre “causa y efecto”.

            “He cerrado el gas, lo he visto con mis ojos, pero dudo, si es cierto, ¿de verdad he cerrado el gas?.  

            “debo -(obligación-compulsión irrefrenable)- hacer un ritual hasta quedarme tranquilo”. 

            Lo mágico suple la duda racional: si digo esta oración, repito 4 veces, y doy dos golpes, ya está resuelto, y me puedo olvidar de mi duda).

            “Vi la aguja en la mesa, no la toqué, pero creo que me he podido pinchar.

            (se pierde el proceso secuencial, la jerarquía de la acción que conduce al efecto).

Incluso en ausencia de objeto, la cognición, la representación del objeto obsesivo-fóbico, surte el mismo efecto:

“Me contagio sin tocar, sólo pensando en el objeto”.

 

   -Atribución de poder  mágico al pensamiento: El pensar algo, tiene su consecuencia.

            En la psicosis, el pensamiento se hace sonoro, público, se tiene vivencia de control, de difusión de  nuestras ideas. Sonoridad, influencia mutua, pérdida de los límites del yo, etc..

            En la neurosis obsesiva, el lenguaje –y por ende, el pensamiento- adquiere significados ocultos, y se le atribuye una relación causa-efecto.

            “Pensé en el diablo, y sentí que mi madre moriría, tuve que pensar en lo opuesto, y pensar a la vez en otra persona “neutra”, para que la idea desapareciera”.

            “Para librarme del mal de ojo, de la mala fortuna, rezo y repito cinco veces mis oraciones”.


            -En ausencia del objeto, el obsesivo se basta con su representación:

           “Me represento mentalmente el objeto y siento su existencia, y su efecto amenazante sobre mí”.

            “mentalmente, veo el desorden, la suicidad, y no puedo tocar nada, acorralada en mi espacio mágicamente limpio”.


            Las palabras por si solas, también suplen al objeto:

            “Me basta con repetir “diablo”, para tener que hacer mi ritual de limpieza”.

            La “onomatomanía”, suple a la realidad física de los objetos y cosas.

 

            La magia de los números: 

            -Atrapado por la reiteración obsesiva, atribución mágica a la sumas, a números “buenos” y “malos”.

           - La aritmomanía adquiere carácter de obligación, aun reconociendo su estupidez obsesiva.

“la manía de contar adquiere una significación mágica”.-

            La necesidad de contar los objetos, -el número de la matrícula, las barras de la verja, las baldosas, adquiere una necesidad imperiosa, e inevitable. Resistirse es peor que entregarse a la suma de cifras.

 

            Por sobre compensación: la búsqueda de la perfección.

            -El obsesivo se entrega al análisis meticuloso de todas las características del objeto, del texto, de la conversación, o de su propio pensamiento.

            -Búsqueda de la exacta medida, la exacta caligrafía de la palabra, la sintaxis, la perfección de la forma.

-La  estética obsesiva tiraniza al paciente.

-La belleza deja de ser una búsqueda por sí misma.

 

            Búsqueda incesante de la verdad, la estricta verdad, lo puro, lo escrupuloso.  

            ¿el porque de la causalidad, y el análisis de los mecanismos íntimos?.


            La entrega a la tarea especulativa: la obsesión de la especulación.

            -Atrapado en el pensamiento racional infinito y sin solución:

            Debo de pensar sobre la existencia. ¿llegar a la esencia del ser?.

            Descubrir el enigma del tiempo. ¿contabilizar el tiempo?.

            Descubrir el tamaño del universo. “¡Hallar la suma más alta¡.

            Pensamiento obsesivo, repetitivo, sin eficacia filosófica ni científica.

                        “Sólo hallo satisfacción al encontrar múltiplos de tres”

            Pensamiento vivido como parasitario, y que doblega la voluntar del obsesivo, hasta transformarse en una repetición estéril.

            El obsesivo queda atrapado pues en la búsqueda obsesiva del pensamiento racional.

            Se diría que no tiene solución. Sólo sucumbir al ritual tranquilizador, y buscar completar su compulsión, hasta que recupera la libertad de ejecutar y pensar.


            Siguiendo a nuestro maestro Henri Ey, la patología obsesiva es paradigma de la pérdida de la libertad en el pensar y ejecutar de la acción humana.

           

            El trabajo del clínico, del psicopatólogo, es pues aliviar y hacer recobrar –de la  mejor manera posible- la libertad de pensar, de sentir, y de imaginar de nuestro pacientes obsesivos.

            Pare ello, tarea previa e imprescindible para el psiquiatra, es el conocimiento exacto de la psicopatología descriptiva y fenomenología de esta enfermedad obsesiva.


  1. ver: Psicopatología clásica de La neurosis obsesiva, del T.O.C.  (Basado en H. Ey y cols.)

 

            A través de la semiología, del análisis fenomenológico y de la comprensión empática, el psiquiatra se alía con su paciente para sobrellevar y por qué no, vencer a las obsesiones dolorosas y compulsiones indeseables que sufre.


            Texto para estudio fenomenológico de la patología obsesiva compulsiva.

            Para formación en psicopatología clásica MIR psiquiatría. 

            Autor: J.L. Día Sahún.