Fenomenología de las manifestaciones obsesivas.

Según K. Jaspers, y su "Psicopatología general".


Tema XI.  PSICOPATOLOGÍA Y FENOMENOLOGÍA DE LA NEUROSIS OBSESIVA

 Psicopatología clásica para residentes MIR y PIR psiquiatría. 

volver a página principal

Docencia residentes mir y pir psiquiatría y psicología de Aragón

      

  1. Historia de las obsesiones y del trastorno obsesivo compulsivo.
  2.                                  
  3. Psicopatología clásica de La neurosis obsesiva, del T.O.C.

  4. Relación entre la psicopatología obsesiva y el pensamiento mágico.

  5. Casos clínicos de neurosis obsesiva. Casos clínicos de TOC      


Explicación Fenomenología de las Manifestaciones obsesivas:

 Recordando a K. Jaspers y su  Psicopatología general.

 

 Generalidades sobre la obsesión psíquica:

-“La experiencia de una obsesión o compulsión psíquica es un hecho íntimo”.

     -“¡Puedo sentirme empujado, forzado, dominado, no sólo por poderes exteriores y por otros hombres, sino por mi propia vida psíquica¡”

            -“Me opongo a mí mismo”. “Que quiero yo mismo y no quiero al mismo tiempo”.


 

            Definición del carácter de obsesión psíquica:

-“Normalmente vive el yo libremente en las percepciones, en las ideas y elecciones de objetos...

(texto pág: 153). Cuando el yo en esa elección ya no es dueño, cuando no tiene influencia en el objeto de elección, cuando el contenido de su conciencia persiste en contra de su voluntad, se sitúa el  yo frente a ese contenido que no puede expulsar, pero que quiere expulsar, en pie de lucha, y ese contenido tiene el carácter de obsesión psíquica".

 

El hombre, frente a la sucesión de los contenidos a que se dirige, en lugar de la conciencia normal de dirección (K. Schneider), tiene la conciencia obsesiva de no poder escapar a su conciencia”.

-Cuando el “yo” a pesar de su voluntad, no es capaz de apartar su atención de un alucinación, de una sensación, de una representación de angustia,...

 

-Los limites de la obsesión posible están allí donde están los límites de mi voluntad.

(o como la voluntad, subyugada,  acepta la idea obsesiva con pasividad, recurre al pensamiento mágico, crea rituales, invocaciones y conjuraciones para defenderse o crear alternativas.)

-Una percepción es obsesiva, en tanto que no puede desviar mis órganos sensoriales de ella, o cerrarlos a la excitación.

-Una obsesión es un contenido de la conciencia que surge acompañado de la sensación subjetiva de coerción o dominio, a los que el enfermo se resiste.

-El dominio y la resistencia es lo esencial.

-El contenido.  Puede tener sentido o no tenerlo. Lo patológico es la reiteración del contenido, o el que surja fuera de momento. Los contenidos le son propios, y casi siempre le resultan penosos.

 

Forma de aparición de los contenidos psíquicos:

-Desde la  angustia normal, o a través de la angustia obsesiva, tipo “infundada, necia”, que por el contenido extraña propiamente al yo.

-Otras, con contenido ilógico, con aparición drástica del carácter de lo extraño.

(Ejemplo: un enfermo tiene miedo después de cada paseo de que, sin advertirlo, haya pinchado los ojos de alguien con el paraguas. “Obligado siempre a pensar en este hecho, aun convencido de lo infundado de la angustia, de lo absurdo del impulso, de la imposibilidad de la idea,...) página 154.

 


Resumen de los procesos obsesivos: (K. Jaspers)

-Primer grupo:

Carácter de la obsesión subjetiva con un contenido indiferente.

A la conciencia puede imponerse siempre una representación, una idea, un recuerdo, un problema. (ej. típico de ser perseguido por melodías).

No sólo contenidos singulares, también tendencias de pensamiento. P.ej: la manía de contarlo todo, de deletrear nombres, de meditar sobre problemas insolubles y necios (manía de cavilar), etc.

 


-Segundo grupo:  procesos obsesivos en sentido estricto.

En la que se agrega lo extraño, lo inefable, de su contenido, con acentuación afectiva mayor, tipos:

1)                          Afectos obsesivos: como sentimientos que aparecen sentidos como extraños, inmotivados, contra los cuales, el       que cayó objeto de ellos se defiende sin éxito.

2)                          La obsesión de la validez: tener por verdadero algo cuya imposibilidad se comprueba enseguida. Competencia entre convicción y saber lo contrario. (ver ejemplo. Pág. 155),

3)                          Los impulsos obsesivos: los impulsos instintivos sentidos como absurdos, en contradicción con la propia personalidad.  Ejemplo: “matar al propio hijo”.

4)                          Manías por exageración, manías obsesivas. Ejemplo: “la manía de limpieza”.

5)                          La conducta ritual o ejecución compulsiva.

 

Diag. diferencial de la obsesión de validez:

-La idea delirante: juicio ligado con plena convicción de la conciencia, de validez y de seguridad.

-La idea sobrevalorada: no se siente la obsesión como morbosa.

-La duda: ponderación reflexiva de los motivos, que lleva a la indecisión, vivido como un juicio psicológicamente unitario, como una indecisión primaria.

 

Tendencias obsesivas y acciones obsesivas:

Tendencias que llevan a una lucha de motivos. Decisión de dos tipos:

-Con el consentimiento de la afirmación de la personalidad y la conciencia de la libertad.

-Con el sentimiento de la derrota y la conciencia de ser obligado.

La acción obsesiva: La conciencia de lo extraño de la excitación instintiva, obliga a una acción compulsiva, ritualizada o no, que alivia o extingue temporalmente la ideación inicial.

Tendencia obsesiva: La excitación instintiva es vencida y no se llaga a la acción.

 

-Obediencia a tendencias obsesivas inofensivas: tocar, empujar objetos, expresar palabras conjuratorias, etc.

-Resistencia con éxito a impulsos con tendencias criminales, ( P.ej. el asesinato de un niño) o la tendencia suicida (P.ej. el impulso a arrojarse a un abismo).

-Acciones obsesivas convertidas en ritual:  Cuando deben de llenar una exigencia para la defensa contra la desgracia: “magia contra magia”.

 

Ejemplo: Caso Ema A. (página 155): sic. “En el hospital, dos hombres me abrazaron, dije: -“No quiero hacer el amor”. Al alta: “los hombres han podido hacer algo conmigo, ahora puedo estar embarazada. A veces me río de lo absurdo, otras “no lo sé seguro, tengo siempre la duda que me obsesiona”. “obligada a repasar los sucedido”,

“¿se me nota el embarazo?....

 

VER FENOMENOLOGÍA DE LA NEUROSIS DE ANSIEDAD.

 Fenomenología y análisis existencialista de la neurosis de ansiedad.

 -El “concepto de angustia” y “O lo uno o lo otro” según Kierkegaard.

 -“El ser y la nada”: ansiedad y existencialismo en J. P. Sastre.

 


Otras apreciaciones fenomenológicas:

Según Ruiz Ogara, D. Barcia, J.J. Lopez-ibor, y otros.

-K. Schneider: destaca el carácter afectivo de las obsesiones.

“si por las vivencias obsesivas se cometen omisiones, se habla de omisiones obsesivas o Fobias”

“si se origina acciones, se llaman éstas Acciones obsesivas (ceremoniales, etc).


-Kraft-Ebbing:  las representaciones obsesivas como ideativas.

-Kierkegaard: la repetición como defensa frente a al angustia.

 .Se pretende detener el tiempo, impedir el futuro, dilatar el presente.

 .La dificultad de terminar, equivale al temor de avanzar.

 .Temor a abandonar un presente más o menos controlado.

 .El avanzar nos acerca a la muerte.

 .El control del presente nunca es posible en su absoluta perfección.

                       

 Así, el obsesivo zanja la cuestión recurriendo a procedimientos mágicos: ante la no certeza de limpieza se opta por un ritual o ceremonial de lavado de manos.

Lavados destinados a satisfacer las exigencias de las obsesiones no a una higiene real.

“Así, el obsesivo es escrupuloso pero sucio, no se cambia de ropa, etc.”

“Tampoco hay más inmoral que el que tiene escrúpulos de conciencia, entregado al más absoluto de los solipsismos”

 

-La necesidad de control se extiende al entorno, y a los que le rodean: imposición del contenido de la obsesión, “tiranía del obsesivo”.

-La obsesión como desplazamiento de la agresividad inicial, e inconfensable.

“La dificultad de terminar y el afán de control y perfección que se traduce en los escrúpulos (de orden, de limpieza de conciencia).

 “El escrúpulo moral – el super-yo- del obsesivo”.

 

-O. Bumke: ver análisis psicopatológico de la obsesión y la fobia. 

-La obsesión precede a la fobia, la angustia es menos vivenciada, incluso puede no serlo. 

-Se presenta angustia cuando, p.ej, un ritual de lavado de manos, no puede concluirse. 

-La angustia del obsesivo está enmascarada por los ritos.

“El horizonte de las minucias cotidianas, cobra una relevancia inusual o extraordinaria”.

 

 

Neurosis obsesiva: Fenomenología del espacio y de la temporalidad:

-Desde la perspectiva antropológica y existencial: ver Straus EW. 

 (Straus EW (1948)  On obsessions: a clinical and methodological study. Nervous Mental Disease Monographies,  73, New York).

En el mundo del obsesivo -según Straus- lo "asqueroso y repugnante, se muestra omnipresente". 


-Para Von Gebsattel.

Pérdida de la libertad del “yo”: en la elección de ideas, percepciones, voluntad,...

El contenido de la conciencia persiste contra su voluntad, vencimiento del yo:

 

      -Compulsión: “compelere” (empujar con fuerza).

      -Necesidad de repetición: incapacidad de finalizar, de concluir,..

 

      -“Manie de perfection”: Comprobación de la ejecución, “bloqueo del futuro”.

      -Descomposición del acto, forma de acción rota y fragmentaria.

      -Atención del acto en sí mismo, y no a su finalidad, o totalidad.

      -El lastre del pasado, de lo ya hecho: no se deshecha, se perpetua,..

      -“Quedarse atrás respecto de sí mismo” (típico de los melancólicos y obsesivos).


      -Detenerse en la vida, incapaz de avanzar hacia un futuro y realizar proyecto existencial.

      - Falta de proyección en el futuro. "la circularidad y la esterilidad del tiempo". 

      -“Incapacidad de escapar, de liquidar el presente”. 

      -Síntomas anancásticos: compensación del la lenificación del tiempo.

 

-Gebsattel:    

-Angustia obsesiva:

“A diferencia del individuo sano, el anancástico,  transforma lo insignificante y lo no importante en objeto de su voluntad de precisión”. Configurando así un mundo que le es propicio, del que no puede desprenderse.

-Angustia fóbica: tres tipos. 1)Miedo a lo que está por venir, o espera angustiosa. 2) fobias psicasténicas tales como fobia a alturas y agorafobias y 3) fobias en solitario,  tras un trauma psíquico.

Según Lopez Ibor, la angustia asociada a dos coordenadas fundamentales para la existencia humana: el tiempo, y el espacio.

Ortega y Gasset: “El yo anclado en su mundo y en sus circunstancias”.


    ver: Antropología de la alienación : E. Minkowski, V. E. von Gebsattel [y] E. W. Straus. 

(versión castellana de Sofía Elisa Lecca). Caracas : Monte Avila, 1970. Colección Estudios

 

Temporalidad/Espacialidad:

Al detenerse el tiempo (Minkowski): el mundo es insípido, extraño y vacío.

1.      La vivencia de contacto. “El délire de toucher”.

            Cercar, sitiar “obsedere” (espacialidad).

2.      Las características de la libertad: Por anancástico. (Ananké: necesidad)

3.      El estado de conciencia: hiperclaridad de la conciencia.


    Restricción física: “encerrado”, rodeado por lo “impuro”, lo “sucio”. 

    Propia espacialidad del obsesivo según  Tellenbach.

        

(Fenomenología de la obsesividad. Otto Dörr Zegers. En ARCHIVOS DE PSIQUIATRÍA. 2006 DIC; 69(4))

 Temporalidad en el padecimiento neurótico.

-E. Minkowski. Le Temps Vécu, Etudes phénoménologiques et psychotatologiques. Presses Universitaires de France, 1995.

        -Hubert Tellenbach. Estudio sobre la patogénesis de las perturbaciones psíquicas. FCE. 1969 México

Añadido:   El problema de la Psicosis y su posible relación con la neurosis obsesiva. 

http://www.revistahospitalarias.org/info_2007/03_189_07.htm

ver: Obsesiones y compulsiones. Dr. F. del Olmo Romero-Nieva 

Straus (1948) define la “psicosis obsesiva”, ver también a  Cabaleiro, 1966; Weiss y cols, 1969; Solyom y cols 1985. 

La  “neurosis obsesiva maligna(Rumke, 1956), los obsesivos esquizofílicos (Rojo, 1964), los obsesivos narcisistas (Insel, 1982), el TOC deteriorante crónico  (Rasmussen y Tsuang, 1986) o los estados esquizo-obsesivos (Jenike, 1986). 


Recordar, queridos residentes de psiquiatría, esto no está en el DSM-IV.

¡¡pura psicopatología¡¡