Y SE ACORTARAN LOS DIAS EN EL TIEMPO DEL FIN…

Según las Sagradas Escrituras en los últimos tiempos, la tierra será sacudida por terremotos, maremotos, guerras, etc., y se padecerá de graves tribulaciones. Hoy se ha comprobado científicamente que los momentos en que se viven actualmente son los mencionados en la Biblia, y como muestra de ellos presentamos un informe otorgado por la NASA, en el cuál se hace mención lo plasmado en el  texto bíblico de Mateo 24:22 que menciona:

“Y si aquellos días no fueren acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados”.



El terremoto en Chile acortó la duración del día en la Tierra

http://www.libertaddigital.com/ciencia/el-terremoto-en-chile-acorto-la-duracion-del-dia-en-la-tierra-1276386132/

La fuerza del seísmo que asoló Chile y costó la vida a más de setecientas personas modificó la duración del día en la Tierra y la posición del eje terrestre, según la NASA. El fortísimo terremoto, de 8,8 grados en la escala de Richter, tuvo otras consecuencias además allá de las víctimas mortales y la destrucción que dejó en el sur de Chile. Según informa la NASA en un artículo, el tiempo de rotación de la Tierra ha variado levemente tras el seísmo de forma que el día dura ahora 1,26 millonésimas de segundo menos.     

Además, la fuerza del terremoto habría movido el eje terrestre ocho centímetros, según un estudio del científico de la NASA Richard Gross.          

No es la primera vez que ocurre: según recuerda Gross, el terremoto de Sumatra en 2004, de 9,1 grados en la escala de Richter y que desencadenó un mortífero tsunami en la costa asiática, movió el eje terrestre siete centímetros y también recortó, en 6,8 microsegundos, el tiempo que tarda la Tierra en rotar sobre sí misma. Según advierte el científico, sus mediciones sobre los efectos del seísmo en Chile irán afinándose según se recaben más datos sobre el terremoto.



Un seísmo de magnitud 8,9 sacude Japón y provoca alerta tsunami en el Pacífico

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/11/internacional/1299824643.html

Un terremoto de magnitud 8,9 ha sacudido la costa noreste de Japón y ha provocado un tsunami con olas de hasta diez metros que ha alcanzado la ciudad de Sendai, donde el agua ha arrasado todo a su paso, incluyendo casas, coches, barcos y granjas y ha llegado a los edificios.

Según la Cruz Roja en Ginebra, la pared de agua ha sido más alta que algunas islas del Pacífico. Un barco con 100 personas a bordo ha sido arrastrado por las olas en el noroeste del país.

El temblor, el mayor en Japón en 140 años y el quinto más fuerte en el mundo, según los sismólogos, ha provocado una alerta de tsunami en todas las costas del Pacífico, incluidas las de Australia y Sudamérica.

Pánico en la capital

El temblor ha ocurrido a las 14.46 hora local (6.46 hora española), ha sacudido varios edificios en Tokio y ha paralizado los transportes ferroviarios y por carretera en buena parte del país. El tráfico aéreo también ha quedado interrumpido en los aeropuertos de Narita y Haneda, a la espera de verificar el estado de las pistas. También suspendió los servicios del 'Shinkansen', el tren bala, en todo el país. Todos los puertos japoneses están cerrados.

El epicentro del seísmo estuvo en el Océano Pacífico, a 130 kilómetros de la península de Ojika y una profundidad de diez kilómetros, en la misma zona donde hace dos días ocurrió otro terremoto de magnitud 7,3 que no causó daños.

La Agencia Meteorológica de Japón ha emitido una alerta de riesgo alto de tsunami con olas de hasta seis metros en Miyagi y de hasta tres metros en Iwate, donde se ha instado a los habitantes que se encuentren cerca de la costa que se adentren en el interior a terrenos elevados.

La misma recomendación se ha hecho en las provincias de Fukushima, Ibaraki y Aomori, además de la costa de la provincia de Chiba, colindante con Tokio.

Once reactores nucleares han paralizado su actividad y el primer ministro de Japón, Naoto Kan, decretó hoy la alerta atómica, aunque no se han detectado fugas radiactivas en o cerca de las plantas nucleares.



El terremoto de Japón desplaza el eje de la Tierra 15 centímetros

http://www.abc.es/20110314/ciencia/abci-disminucion-dias-terremoto-201103140823.html

La duración del día se ha acortado en 1,8 millonésimas de segundo

El terremoto desplazó alrededor de 15 centímetros el eje de la Tierra

Richard Gross, científico del Jet Propulsion Laboratory, de la NASA, ha comprobado que, tras el terremoto del pasado viernes en Japón, el eje de la Tierra se ha desplazado alrededor de 15 centímetros, el doble que durante el terremoto de Chile de 2010. «Según mis cálculos -asegura el investigador- la duración del día se ha acortado en 1,8 millonésimas de segundo». Un tiempo al que hay que añadir las 1,2 millonésimas de segundos que perdimos tras el terremoto chileno.

Los datos iniciales sugerían, el viernes, que el terremoto desplazó 2,4 metros la isla de Honsu, la principal del archipiélago, y que movió el eje de la Tierra unos diez centímetros. Pero análisis posteriores y más detallados han hecho crecer esa cifra hasta los 15 centímetros lo que tiene una consecuencia directa sobre la duración de los días. Al principio se dijo que como consecuencia del seismo los días se habían acortado en 1,6 millonésimas de segundo. Ahora los expertos creen que se han acortado en 1,8 millonésimas de segundo y advierten que posteriores estudios podrían volver a modificar estas cantidades.

Un día terrestre dura cerca de 24 horas, o lo que es lo mismo, unos 86.400 segundos. A lo largo del año, esa duración varía cerca de un milisegundo (o mil millonésimas de segundo), debido a las variaciones estcionales en la distribución de la masa del planeta. Además, la Tierra realiza, de forma natural, sus propias redistribuciones de masa, la mayor parte de las cuales tiene lugar como consecuencia de las interacciones de las placas tectónicas.

Terremoto en Chile

En febrero de 2010, por ejemplo, la placa de Nazca se movió y la consecuencia fue un seismo destructivo en Chile. Esta clase de movimientos «de empuje», sin embargo, tienen también el efecto de alterar la rotación terrestre. «En un evento de empuje -explica Gross- una placa tectónica se desliza debajo de otra, y puede desplazarla hacia arriba o hacia abajo».

La rotación de nuestro planeta sufrió una pequeña aceleración

Y cuando la placa de Nazca se deslizó bajo la placa suramericana y la movió hacia el eje terrestre, las leyes de la Física nos dicen que la rotación de nuestro planeta sufrió una pequeña aceleración. De la misma forma, el terremoto de 2004 en Sumatra también redistribuyó la masa de la Tierra, causando una aceleración en su velocidad de rotación (los días se acortaron entonces 6,8 millonésimas de segundo).

Un efecto, por otra parte, que se contraarresta con la pérdida de grandes masas heladas en Groenlandia durante los últimos años (que también es una redistribución de masas), y que ha provocado el efecto contrario, ralentizando la Tierra y «devolviendo» al día una parte del tiemo perdido.

En resumen, según se distribuya la masa alrededor del eje de rotación terrestre, ésta ejerce un efecto de aceleración o de frenado. Se trata del mismo principio gracias al que funcionan algunos juguetes infantiles, generalmente pelotas de plástico en cuyo interior hay una bola metálica. Al hacerlas rodar, la bola metálica también se mueve, y según sea su posición, hace que la pelota acelere a peqqueños tirones o se frene.

Por supuesto, en el caso de la Tierra, los desplazamientos de masa, sean del origen que sean, afectan a su velocidad de rotación, y por lo tanto a la longitud del día.


¿Estamos en los últimos tiempos? ¿Cuánto falta para la segunda venida del Señor?

2 Pedro 3:8-9 dice: «Más, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento».

¿Qué significa esto?

Creo que Dios quiere que estemos preparados para la segunda venida de Cristo y que eso no nos paralice en el servicio a Él y a nuestro prójimo. Dios es misericordioso y da tiempo a los no salvos para que se arrepientan.

Mucho de lo dicho por nuestro amado Señor ya se está cumpliendo. No es necesario hacer una exégesis muy profunda para descubrir esta verdad. Ante esta realidad…

¿Cuál será nuestra actitud?

Oremos, velemos y estemos a cuenta como si el Señor viniera ahora, y prediquemos, trabajemos, estudiemos, preparémonos para la vida, sirvamos y confiemos como si viniera mañana.

Dios los Bendiga

Jair Ochoa

 


      



Comments