HIGIENE MENTAL

Daniel 8:14

 

El texto de Daniel 8:14 siempre se ha mirado como profético e histórico. A continuación lo miraremos desde un punto de vista espiritual, ya que tiene mucha relación con el hombre.

 

LA VERDAD SOBRE EL SANTUARIO: Hazme un santuario y habitaré en medio de ellos éxodo 25:8. La palabra santuario, casa Heb 3:6, edificio Ef 2:20-22, tabernáculo 1 Cor 5:1-4, templo 1 Cor 7:14-16; 3:16-17; 6:19-20. Como podemos ver los textos tienen la misma relación. La palabra habitar que quiere decir morar o vivir era lo que el creador se proponía al crear al hombre, que fuera una casa para morada de Dios en el espíritu según el DTG 132.

 

En un sentido espiritual, Dios siempre ha buscado morar con los hombres y no puede hallar "reposo" hasta que haya obtenido esa morada (Sal. 132: 13-16), primero en el corazón de cada persona de su pueblo (1 Cor. 3: 16, 17; 6: 19) y luego en medio de cualquier grupo que se reúna para adorarle (Mat. 18: 20).  El sistema cuyo centro era el tabernáculo terrenal señalaba por adelantado a Cristo, quien más tarde "habitó", o según una traducción literal, "hizo su tabernáculo", entre los hombres (Juan 1: 14).

La palabra hebrea shakan, "habitar", significa residir permanentemente en una localidad.  Este vocablo está muy relacionado con la palabra Shekinah, que es el nombre aplicado a 648 la manifestación de la gloria divina asentada sobre el propiciatorio (PP 360).  La Shekinah era el símbolo de la presencia divina, por medio de la cual Dios había prometido habitar "en medio de ellos" (Exo. 25: 22). CBA.T1. 647-648.

Con este pensamiento en mente hagamos un alto en el camino y reflexionemos que es lo que quiere decir Daniel 8:14 `Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas y el santuario será purificado. No es el santuario del desierto por que ya no existe; no es el del cielo por que allí no hay pecado, todo es santidad. Dejemos que el escrito sagrado lo aclare y así podamos entender mejor lo relacionado a la purificación del santuario.

A causa del pecado, la humanidad había dejado de ser templo de Dios. Ensombrecido y contaminado por el pecado, el corazón del hombre no revelaba la gloria del Ser divino. Pero por la encarnación del Hijo de Dios, se cumple el propósito del Cielo. Dios mora en la humanidad, y mediante la gracia salvadora, el corazón del hombre vuelve a ser su templo. Dios quería que el templo de Jerusalén fuese un testimonio continuo del alto destino ofrecido a cada alma. Pero los judíos no habían comprendido el significado del edificio que consideraban con tanto orgullo. No se entregaban a sí mismos como santuarios del Espíritu divino. Los atrios del templo de Jerusalén, llenos del tumulto de un tráfico profano, representaban con demasiada exactitud el templo del corazón, contaminado por la presencia de las pasiones sensuales y de los pensamientos profanos. Al limpiar el templo de los compradores y vendedores mundanales, Jesús anunció su misión de limpiar el corazón de la contaminación del pecado de los deseos terrenales, de las concupiscencias egoístas, de los malos hábitos, que corrompen el alma. "Vendrá a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. DTG 132-133.

 

Elena de White compartía esta idea en su sermón del 20 de octubre de 1888, el primer sábado del congreso de Minneapolis, dijo: ”Cristo está ahora en el santuario celestial. ¿Qué está haciendo? Está haciendo expiación por nosotros, purificando el santuario de los pecados de la gente. Luego debemos entrar por fe en el santuario con El, debemos comenzar la obra en el santuario de nuestra alma. Debemos limpiarnos de toda contaminación. `Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu perfeccionando la santidad en el temor de Dios. (2 Cor. 7:1).

Para Elena de White la respuesta personal en relación con la purificación del santuario celestial involucraba la purificación del templo del alma de cada creyente. Esto se refleja en sus escritos posteriores. en 1890 escribió: “Cristo está limpiando el templo celestial de los pecados del pueblo , y debemos trabajar en armonía con El sobre la tierra, limpiando el templo del alma de su contaminación moral”. Review and Herald, 11 de febrero de 1890.

 

Con estos textos en mente podemos confirmar que lo que esta haciendo el señor Jesucristo es purificando al hombre tridimensional mente en: espíritu alma y cuerpo 1 Tes 5:23; el desea hacer esa obra de limpieza en aquel que tiene hambre y sed de justicia. Sal 51:10.

 

¿Qué le dijo Jesús a los judíos? Mat 21:13. Y les dijo: "Escrito está: 'Mi casa, será llamada casa de oración.  Pero vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones"'. Apo 18:2. Y clamó con potente voz: "¡Ha caído, ha caído la gran Babilonia!  Y se ha vuelto habitación de demonios, guarida de todo espíritu impuro, y albergue de toda ave sucia y aborrecible. El texto de apocalipsis 18 se aplica solo a Babilonia, pero dejemos que el escrito sagrado nos aclare el texto, y nos diga a que otro grupo de personas es aplicable.

Los que deshonran la imagen de Dios en su propia persona y contaminan así su templo, no retrocederán ante ninguna cosa que deshonre a Dios con tal que satisfaga el deseo de sus corazones depravados.  La sensualidad debilita la mente y degrada el alma.  La satisfacción de las propensiones animales entorpece las facultades morales y no puede el esclavo de las pasiones comprender la obligación sagrada impuesta por la ley de Dios, apreciar el sacrificio expiatorio, o justipreciar el alma.  La bondad, la pureza, la verdad, la reverencia a Dios y el amor por las cosas sagradas, todos estos afectos sagrados y deseos nobles que vinculan al hombre con el mundo celestial, quedan consumidos en el fuego de la concupiscencia.  El alma se torna en desierto negro y desolado, en morada de espíritus malignos y "albergue de todas aves sucias y aborrecibles. " En esta forma, los seres creados a la imagen de Dios son rebajados al nivel de los seres irracionales. PP. 489.

 

Bajo una capa de cristianismo y santificación existirá una impiedad muy difundida y manifiesta, la cual prevalecerá en un grado terrible y continuará hasta que Cristo venga para ser glorificado en todos los que creen. En los atrios mismos del templo se llevarán a cabo escenas que pocas personas se imaginan. El pueblo de Dios será probado para que Dios discierna la diferencia "entre el que sirve a Dios y el que no le sirve". EV.430.

Recordemos que el santuario es tridimensional, el hombre es tridimensional. ¿Qué representa el lugar santísimo del santuario? La parte interior del hombre es decir su mente. ¿Por qué el propósito de Dios es limpiar al hombre interiormente? En Mar 7:21-23 encontramos una respuesta: “Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, las inmoralidades sexuales, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, las maldades, el engaño, la sensualidad, la envidia, la blasfemia, la insolencia y la insensatez. Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre”.

 

El apóstol Pablo lo miró desde el mismo aspecto según Rom 1:29-31. “estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; 1 Cor 6:9-10, Gal 5:19-21, 1 Tim 1:9-10. Hay que tener en cuenta la expresión de Pablo cuando dice atestados repletos o  llenos, esta hablando de la parte interior. 2 tim 2:21-22; 1 tim 6:11.

 

El templo del alma no debe ser contaminada con ninguna práctica relajada o inmunda. Aquellos a quienes confesaré en los atrios celestiales deben ser sin mancha ni arruga. CBA. 7. 908. Sal 24:3-4.

 

Quién Está divinamente delegado para purificar el santuario?

Leamos en Sofonías 1:2 “Y será en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén (La iglesia  - Usted es parte de la iglesia) con candiles (o linterna) y haré visitación sobre los hombres que están sentados sobre sus heces (su propia justicia) los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien, ni hará mal. Esta visitación para purificar a sus hijos nuestro Dios siempre la ha realizado y está proyectada para este tiempo. Dios ejecutó esta obra en los días de Jesús, con Jesús mismo. El mismo hace esta obra. Cómo dice la palabra de Dios? “YO ESCUDRIÑARE”. Es él quien escudriña hoy su iglesia, su vida individual; su SANTUARIO TERRENAL. El quien examina mi vida tridimensional (espíritu, mente y cuerpo), y lo hace con su “candil o linterna”.  Abramos nuestra puerta de par en par a Jesús para que entre y limpie toda mi vida de la inmundicia del pecado por la fe en la sangre de Jesucristo. El único camino la única verdad y la única vida. Dios comenzó esta obra de purificación de su santuario en los mismos días de Adán y Eva, pero en su amor infinito proveyó el sustituto, alguien que muriera por nosotros. Alguien que tuviera vida en si mismo; Dios  mismo tenía que ser y lo hizo encarnado en su hijo Jesucristo ahora que hay salvación “Justificados pues por la fe tenemos paz para con Dios por medio de Jesucristo”, el justo. NO SE ALIVIE CURESE. 407. Zac 13:1 “En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David  y parta los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia”. Juan 1:29.

 

ES TIEMPO DE REFORMAR TODAS LAS COSAS AL MODELO DE DIOS

 

Cuando Moisés estaba por construir el santuario como morada de Dios, se le indicó que hiciese todas las cosas de acuerdo con el modelo que se le mostrara en el monte. Moisés estaba lleno de celo para hacer la obra de Dios; los hombres más talentosos y hábiles estaban a su disposición para ejecutar sus sugestiones. Sin embargo, no había de hacer una campana, una granada, una borla, una franja, una cortina o cualquier vaso del santuario sin que estuviese de acuerdo con el modelo que le había sido mostrado. Dios le llamó al monte y le reveló las cosas celestiales. El Señor le cubrió de su gloria para que pudiese ver el modelo, y de acuerdo con éste se hicieron todas las cosas. Así también Dios, deseoso de hacer de Israel su morada, le había revelado su glorioso ideal del carácter. Le mostró el modelo en el monte cuando le dio la ley desde el Sinaí, y cuando pasó delante de Moisés y proclamó: "Jehová, Jehová, fuerte, misericordioso, y piadoso; tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad; que guarda la misericordia en millares, que perdona la iniquidad, la rebelión, y el pecado."

Israel había preferido sus propios caminos. No había edificado de acuerdo con el dechado; pero Cristo, el verdadero templo para morada de Dios, modeló todo detalle de su vida terrenal de acuerdo con el ideal de Dios. Dijo: "Me complazco en hacer tu voluntad, oh Dios mío, y tu ley está en medio de mi corazón." Así también nuestro carácter debe ser edificado "para morada de Dios en Espíritu." Y hemos de hacer todas las cosas de acuerdo con el Modelo, a saber Aquel que "padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas."

 

Hermanos reflexionemos sobre lo que hizo Ezequías en su reinado según 2 Crón 29:12-19.  Estos reunieron a sus hermanos, se purificaron y entraron para limpiar la casa de Jehovah, conforme al mandato del rey, basado en la palabra de Jehovah. Los sacerdotes entraron en la parte interior de la casa de Jehovah para limpiarla. Sacaron al atrio de la casa de Jehovah toda la inmundicia que hallaron en el templo de Jehovah, y los levitas la tomaron para sacarla fuera, al arroyo de Quedrón.  Comenzaron a purificarlo el primero del mes primero. El octavo día del mismo mes entraron en el pórtico de Jehovah y purificaron la casa de Jehovah en ocho días. Y acabaron el día 16 del mes primero.  Luego pasaron adentro, ante el rey Ezequías, y le dijeron: -Ya hemos limpiado toda la casa de Jehovah, el altar del holocausto y todos sus utensilios; igualmente, la mesa de la presentación y todos sus utensilios.  Asimismo, hemos preparado y consagrado todos los utensilios que en su infidelidad había puesto de lado el rey Acaz mientras reinaba. He aquí, ellos están delante del altar de Jehovah”.  Ef 2:20-22.

En el nombre del Señor Jesucristo mi mayor deseo es compartir lo que es el propósito Dios en la salvación del hombre.              

AMEN

 

Pastor Fidel Boada.