El Altar del incienso


 

El altar del incienso

 

"Harás también un altar de madera de acacia, para quemar incienso.

"Será cuadrado, de un codo de largo y de ancho (45 cms), y su altura de dos codos. Sus cuernos formarán una sola pieza con él.

"Cubrirás de oro puro su cubierta, sus paredes y sus cuernos. Y le harás en derredor una cornisa de oro.

"Le harás también dos anillos de oro debajo de su cornisa en sus dos esquinas a ambos lados, para pasar las varas con que llevarlo.

"Harás las varas de madera de acacia y las cubrirás de oro.

"Lo pondrás ante el velo que oculta el Arca del Testimonio, donde yo me reuniré contigo.

"Sobre él Aarón quemará incienso aromático cada mañana, cuando aderece las lámparas.

"Y cuando Aarón encienda las lámparas al anochecer, quemará el incienso. Será un rito perpetuo ante el Eterno por vuestras generaciones.

"No ofreceréis sobre él incienso extraño, ni holocausto, ni presente. Tampoco derramaréis libación sobre él.

"Sobre los cuernos del altar Aarón hará la expiación una vez al año, con la sangre del sacrificio por el pecado, para expiación.  Una vez al año hará expiación sobre él por vuestras generaciones.  Será muy santo al Eterno". (Ex. 30:1-10)

 

Como quinto paso encontramos el altar del incienso, de madera recubierto de oro, donde se quemaba el incienso que llenaba de olor grato el tabernáculo, (lugar santo y santísimo) siendo quemado en la mañana y en la tarde.

El altar en sus materiales nos indica que la obra es humana (madera) pero también divina (oro) el incienso representa las oraciones de los santos (Sal. 141:2; Apoc. 8:3-4)

 

Había una formula especial para hacer el incienso (Ex. 30:34-38) y no podía ofrecerse fuego extraño, pues el que hiciera lo contrario sería cortado del pueblo. Indicándonos que, solo las oraciones sinceras, la alabanza pura, la adoración genuina y las ofrendas nacidas del corazón son aceptadas ante el trono de Dios.

 

Como quinto paso encontramos que es necesaria la oración sincera en la vida del creyente para poder ir ante la presencia de Dios.

 

Los muebles del atrio y el lugar santo nos muestran los 5 pasos para ir ante Dios (lugar santísimo) Estos son necesarios.

 

El 5 representa al hombre y los muebles los pasos, que gran verdad; lo que el hombre (5) necesita (pasos) para ir a Dios.

·         Aceptar a Jesús como su salvador (altar del sacrificio)

·         Vivir santamente (ley) con el poder del Espíritu santo (el lavacro)

·         Ser alimentado por la palabra de Dios (mesa de los panes)

·         Ser iluminado por el Espíritu santo (candelabro)

·         La oración constante y sincera (altar del incienso)

Siguiente Tema

El Arca del Pacto