El tabernáculo

 

"Formarás el Santuario con diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí. Y las harás con querubines de obra primorosa.

"Cada cortina será de 28 codos de largo y cuatro de ancho (12,50 x 1,80 mts).  Todas las cortinas tendrán la misma medida.

"Cinco cortinas estarán unidas entre sí, y las otras cinco también unidas entre sí.

"Harás lazos de azul en la orilla de la cortina con que termina el primer conjunto. Lo mismo harás en la orilla de la cortina con que termina el segundo conjunto.

"Harás 50 lazos en una cortina y 50 lazos en el borde de la cortina del segundo conjunto. Los lazos estarán uno frente al otro.

"Harás también 50 broches de oro con los cuales juntarás las cortinas la una con la otra. Así formarás el Santuario.

"Harás también once cortinas de pelo de cabra, para cubrir el Santuario.

"La longitud de cada cortina será de 30 codos y el ancho de cuatro codos (13,50 x 1,80 mts).

"Unirás cinco cortinas entre sí, y seis cortinas entre sí. Y doblarás la sexta cortina en el frente del Santuario.

"Harás 50 lazos en la orilla de una cortina, al borde de la juntura; y 50 lazos en la orilla de la segunda unión.

"Harás también 50 broches de bronce, que introducirás en los lazos, para formar la Tienda, para que sea una sola cubierta."La mitad del sobrante de las cortinas de la Tienda, colgará a espaldas de la Tienda.

"Del largo de las cortinas de la Tienda, un codo (45 cms) colgará de cada lado del Santuario para cubrirlo.

Harás también a la tienda una cubierta de pieles de carnero teñidas de rojo, y una cubierta de cueros de tejón encima.

"Y harás para el Santuario tablas de madera de acacia.

"Cada tabla tendrá diez codos de largo, y codo y medio de ancho (4,50 x 0,70 mts);

"cada tabla tendrá dos espigas, para unirlas una con la otra. Así harás todas las tablas del Santuario.

"Harás 20 tablas para el lado sur.

"Y debajo de las 20 tablas harás 40 bases de plata. Dos bases debajo de cada tabla para sus espigas.

"Para el lado norte del Santuario harás otras 20 tablas,

"y 40 bases de plata, dos bases debajo de cada tabla.

"Para el lado occidental del Santuario harás seis tablas.

"Harás además dos tablas para las esquinas de los dos ángulos posteriores del Santuario.

"Estas dos tablas se unirán desde abajo, y se juntarán por su alto con un gozne. Así será con las otras dos tablas para las dos esquinas.

"De suerte que serán ocho tablas, con sus 16 bases de plata, dos bases debajo de cada tabla.

"Harás también cinco travesaños de madera de acacia, para las tablas de un lado del Santuario.

"Cinco travesaños para las tablas del otro lado del Santuario, y cinco travesaños para el lado occidental.

"Y el travesaño del medio pasará por en medio de las tablas, de un cabo al otro.

"Cubrirás de oro las tablas, y harás sus anillos de oro para pasar por ellos los travesaños, que también cubrirás de oro.

"Y construye el Santuario conforme al modelo que te fue mostrado en el monte".

El velo y la cortina

"Harás también un velo de azul, púrpura, carmesí y lino torcido.  Será de primorosa labor, con querubines.

"Y lo pondrás sobre cuatro columnas de madera de acacia cubiertas de oro. Sus capiteles de oro, sobre bases de plata.

"Colgarás el velo de los broches. Detrás del velo, adentro, pondrás el Arca del Testimonio. Este velo separará el Lugar Santo del Santísimo.

"Y pondrás el Propiciatorio sobre el Arca del Testimonio en el Lugar Santísimo.

"Pondrás la mesa fuera del velo, y al lado norte del Santuario; el candelabro frente a la mesa, al lado sur.

"Para la entrada a la Tienda harás una cortina de azul, púrpura, carmesí y lino torcido, obra de bordador.

"Y harás para las cortinas cinco columnas de madera de acacia, que cubrirás de oro, con sus capiteles de oro. Y les fundirás cinco bases de bronce". (Éxodo 26:1-37)

 

Tenia diez cortinas de lino azul, púrpura y carmesí; lo cual trae un profundo significado para nuestros días, sabemos que el diez simboliza la justicia, misericordia y liberación de Dios; ahora miremos que simbolizan los colores.

Azul. Es el color del cielo (Ex. 24:10) y nos muestra el interés de Dios, los Ángeles, y los mundos no caídos por la raza humana.

 

Púrpura. Era usado por las personas mas distinguidas (Jue. 8:26) y los ricos (Pr. 32:22; Dn. 5:7) y nos habla de la dignidad y riquezas que encontramos en Dios.

 

Carmesí. Es el color de la sangre, y “sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecado” (Heb. 9:22) nos muestra la única forma para ser limpios del pecado ¡La sangre de cristo!

 

Tenía querubines. Y nos habla del cuidado y protección que los Ángeles brindan al hombre, en ellos hay gran interés por nuestra salvación.

 

Sus medidas eran 28 por 4 codos en ello encierran una gran verdad.

 

El veintiocho es múltiplo de 7 (7 x 4) sabemos que el 7 simboliza la perfección que hay en Dios y el 4 simboliza la tierra, entonces el número 28  nos dice que la justicia que cubre el templo de Dios (cristiano) es perfecta y es para todos los hombres. El plan de la salvación es perfecto y abarca toda la tierra.

 

Las cortinas estaban unidas una a la otra; mostrándonos la unidad que hay entre el Padre, el Hijo y el Espíritu santo.

 

Las cortinas tenían cincuenta lazadas y cincuenta corchetes de oro.

Sabemos que el número cincuenta es sinónimo de liberación, victoria y redención y el oro simboliza la fe y el amor “comprad de mí el oro probado en el fuego".  Comprad fe y amor, los preciosos y bellos atributos de nuestro Redentor, que nos capacitarán para encontrar nuestro  camino para penetrar en los corazones de los que no lo conocen, que son fríos y están alejados de él debido a la incredulidad y el pecado. Nos invita a comprar las vestiduras blancas, que son su gloriosa justicia, y el colirio para que podamos discernir cosas espirituales.  Oh, ¿no abriremos la puerta del corazón a este visitante celestial? (BE 15-1-1892). Esto nos indica que: la liberación, victoria y redención de Dios únicamente la podemos tener mediante la fe y el amor.

 

El tabernáculo tenía once cortinas de pelo de cabras.

 

El once símbolo de fidelidad; doce apóstoles siguieron a Jesús solo 11 le fueron fieles (Juan 17:12) y el pueblo de Israel marcho 11 jornadas fiel al Señor pero a la doceava fue infiel (Deut. 1:2; 19-46) indicándonos que la fidelidad es la cubierta del tabernáculo al igual que la cubierta que cubre al cristiano es fiel, Jesucristo es el testigo fiel (Apoc. 3:14) el cual nos cubre (Salmo 91:4; 32:1)

 

De pelo de cabra, el animal que se sacrifico cuando Israel fue liberado del yugo de los egipcios en la Pascua. (Ex. 12:5) Cristo es representado en todo sentido por este animalito, él es nuestra pascua.

 

Medía 30 por 4 codos, sabemos que el número 4 significa la tierra.

 

El treinta simboliza el sacrificio y la entrega.

·         Mat. 26:15

·         Num. 4:3

·         Luc. 3:23

·         Zac. 11:7, 12-13

Indicándonos que el sacrificio y la entrega de cristo constituye la cubierta gloriosa de la divinidad. Y esta dispuesta para toda la tierra.

 

Unidas con corchetes de bronce, indicándonos; así como el bronce es una aleación que representa la fortaleza y resistencia. La naturaleza humana de Cristo al alearse con la naturaleza y poder divino produce una aleación invencible; así el hombre cuando se une a cristo se hace invencible. “Cuando la voluntad del hombre coopera con la voluntad de Dios, llega a ser omnipotente. Cualquier cosa que debe hacerse por orden suya, puede llevarse a cabo con su fuerza.” (PVGM. Pág. 268)

 

También tenía una cubierta de pieles de carnero teñidas en rojo; el carnero es símbolo de cristo el cual derramó su sangre por nosotros.

·         Lev. 8:22-23

·         Lev. 5:15

·         Lev. 16:13

·         Num. 7:15

·         Num 7:17

Jesús es el carnero inmolado el cual nos reconcilia con Dios y cubre nuestros pecados.

 

En el techo había otra cubierta de pieles de tejon, este cuero era muy fino y fue usado para calzado (Eze, 16:10) de un animal de origen marino muy resistente al clima del desierto. La justicia de cristo nos protege de las inclemencias del pecado y las flechas dañinas de Satanás, lo único seguro es estar bajo su protección. (Sal. 91:1)

 

A sus lados tenia 48 tablas de madera de acacia, derechas.

 

La acacia es una madera ligera, dura e incorruptible y fielmente representa la naturaleza de Jesús (Isa. 11:1) fina dura e incorruptible, sin pecado (Heb. 4:15; Hechos 2:25-27)

 

Cuarenta y ocho es el numero que representa la morada de Dios, 48 eran las ciudades de los Levitas (Num. 35:6-7). Es de notar que el 48 resulta de el producto de 4 x 12 allí hay un gran mensaje. Sabemos que el 4 simboliza a la tierra, el 12 representa al pueblo de Dios.

·         Gn. 35:22

·         Gn. 49:28

·         Mt. 10:1

·         Ap. 12:10

En la casa de Dios mora su pueblo escogido de toda la tierra.

 

Las tablas eran sostenidas por 96 basas de plata, este número es el producto de 12 x 8 mostrándonos una gran verdad. El 12 simboliza al pueblo de Dios y el ocho como ya la vimos simboliza la nueva vida, diciéndonos que el pueblo de Dios es sostenido por él; únicamente renaciendo en Cristo (vida nueva)

 

Estas basas eran de plata, símbolo del costo de la salvación.

·         Gn. 37: 28 precio de José

·         Mt. 26:15 precio de Jesús

Para que el hombre pudiera morar con Dios el precio fue grande.

 

Había 16 barras que sostenían las tablas, el número resulta de 4 x 4 y encierra una verdad. El pueblo de Dios unido por toda la tierra sostiene la morada de Dios con la resistencia de Cristo (madera de acacia)

 

Las tablas estaban cubiertas de oro, simbolizando la naturaleza de Cristo, Él era tanto humano (madera) como divino (oro) (Heb. 5:7-10)

 

Su puerta esta sostenida por 5 columnas de madera de acacia cubiertas de oro, representando los dones de cristo a su iglesia los cuales son el medio para conocer la puerta a Dios: (Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros)  estos salen de la humanidad (numero 5) que cuando acepta la salvación de Dios funde su naturaleza con la de Cristo (Madera y oro) y trabaja para Él. (Efesios 4:10-11). Poseían basas de bronce, simbolizando la fuerza de Dios y su poder sosteniendo su ministerio.

 

En el interior había un velo, símbolo de la separación entre Dios y el hombre a causa del pecado (colores del velo). Demos gracias a Dios por que cuando Cristo murió en la cruz ese velo fue rasgado. (Mt. 27:51). Las cuatro columnas nos muestran que la salvación de Dios es para todos en ella esta empeñada la divinidad, Cristo es la puerta al cielo.

Miremos el Altar de los Sacrificios

El Altar de los sacrificios