noticias16

"Yo soy musulmán y gay. Y quiero morir"

La carta SHOCK de un niño a la revista online Salon

Por la dureza del contenido de la carta original sólo he traducido una breve parte

"Ya no creo en el perdón y aunque no hay perdón, no voy a perdonar. Traté de matarme una vez. El intento de suicidio es física y mentalmente doloroso y simplemente no tengo el valor de hacerlo de nuevo. No quiero la felicidad. Quiero ser libre. Tardé seis años en reunir el valor para morir. Pero no puedo aguantar más. Mi libertad es la muerte, pero no tengo la fuerza para hacerlo. Yo no quiero un final violento. Yo no quiero un final doloroso. Y esta sociedad no me permite tener una muerte en paz, porque no puedo ir al médico y pedirle que me recete algo que me facilita la no-existencia. Me siento atrapado. No me importa si mi vida va a mejorar, o si hay una gran cantidad de felicidad para mí en. No me interesa. La felicidad no es nada para mí. "

"Yo sólo podía mentir" - Con esto concluye la carta de un niño musulmán y gay, devastado por años de insultos y acusaciones sobre su preferencia sexual, enviado a la revista estadounidense, Salon.com progresista y liberal. El autor de la carta, firmada con el seudónimo de "Alive Trapped", "Atrapado con vida", contó lo vivido antes que nada en la casa, la gente cercana que lo obligaba a ocultar su orientación sexual y una madre que descubrió las preferencias sexuales del niño. "Soy gay y musulmán - dice al comienzo de la carta, el joven, de 27 años, que vive en los EE.UU. - que era objeto de burlas por ser gay por parte de sus hermanos durante casi toda su vida. “Se burlaban de mi durante horas. Cuando yo era un adolescente y empecé a descubrir mi homosexualidad, estaba aterrorizado. Me pasaba horas rezando a Dios que me gustaría cambiar. Cuando mis hermanos se burlaban de mí era molesto. No tuve más remedio que mentir, pero la mentira era demasiado dolorosa".

Carta original en inglés:

http://www.salon.com/2012/11/01/im_a_gay_muslim_and_i_want_to_die/

Por la dureza del contenido de la carta original sólo he traducido una breve parte