Culto a la Virgen Candelaria






Uno de los cultos marianos más  enraizados en la cultura religiosa hispanoamericana es el de la Virgen de la Candelaria, proveniente de la isla Tenerife [Islas Canarias, España].  Fue introducida en el vasto territorio peruano por la orden agustina en el S. XVI, a orillas del lago Titicaca, investida como Virgen de Copacabana, Patrona del Perú.  La talla de la imagen la hizo Francisco Tito Yupanqui [Copacabana, c. 1550 – Arequipa, 1616], perteneciente a una panaca cusqueña movilizada: la de Paullu Inca [sobre esto, cf. la investigación -y debate- de Mercedes del Río en la Revista Andina Nro 49], que a pesar de una serie de resistencias y avatares, pudo instaurar la cofradía.  

En siglos siguientes se expandió por el virreinato peruano el culto a la Virgen de Copacabana, asociada a un profundo sincretismo con el espacio sagrado ancestral del Lago Titicaca.  Asimismo, siguieron llegando múltiples reverberaciones de la Candelaria canaria, adaptadas a la idiosincrasia de cada pueblo.  Esta diversidad se ha dado como producto de largos y complejos procesos de mestizaje y transculturación, produciendo una vasta narrativa en constante evolución. Directamente derivado del culto históricamente peruano, hoy bi-nacional, del Santuario de Copacabana [cf. mapa], es el culto a la Virgen de Cocharcas en Apurímac, promovido por el indio Sebastián Quimichi, quien llevó hasta Cocharcas, después de una mítica travesía, una réplica de la Virgen de Copacabana hecha por el mismo Tito Yupanqui.  Ambos cultos fundantes de impronta indígena (Copacabana y Cocharcas), han alcanzado y alcanzan vastos espectros de peregrinación que al día de hoy, no son tan mediatizados como otras devociones que en décadas recientes se  hacen cada vez más fastuosas y folclorizadas:  la Virgen del Socavón de Oruro [Bolivia], y la Virgen Candelaria de Puno [Perú].  

En la provincia de Arequipa este culto mariano es muy extendido, destacando de manera especial el de la Virgen de Chapi (Mamita de Chapi), la Virgen Candelaria de Characato, y la Virgen Candelaria de Cayma.  En todo el departamento encontraremos muchas más advocaciones marianas dedicadas a la Candelaria.


Se añadirá información.  En tanto, hagan estos vídeos de introducción:




Coro de los Hermanos Linares