Terapia de Pareja Psicologo Consejero Matrimonial Rubí



¿Qué pueden enseñarnos los animales sobre sexo?

El reino animal puede darnos alguna que otra lección en materia erótica. Especialmente los primates, que ven el sexo desde una perspectiva lúdica y disfrutan de más tiempo libre.

RITA ABUNDANCIA | 10 MARZO, 2015 | 07:23 H
monetes
Foto: Getty
Etiquetas: Animales · sexo

Me temo que cualquier cosa que los humanos hayamos practicado o inventado sobre el sexo existe ya en el mundo animal. Si se comparara nuestra especie con el conjunto de las que habitan la Tierra, llegaríamos a la conclusión de que, probablemente, somos los más pacatos y estrechos del universo; y si proyectáramos 50 Sombras de Grey en el arca de Noé, casi seguro que la mayoría de los animalitos abandonarían la sala aburridos, se quedarían dormidos o, imitando a Obélix, exclamarían: ¡están locos estos humanos!

Cuando todavía muchos países persiguen y matan a los homosexuales, y otros debaten sobre si legalizar o no la adopción de niños por parte de parejas gays; los chimpancés, nuestros parientes más cercanos en el reino animal, con los que compartimos un 98,76% de nuestra información genética –el genoma del chimpancé se parece más al humano que al del gorila–, hace tiempo que practican la bisexualidad, forman parejas homosexuales y adoptan a crías huérfanas sin necesidad de tanto papeleo.

El tercer sexo, del que tanto se ha empezado a hablar últimamente y que ya reconocen algunos países como Australia, Alemania e India, es moneda corriente en el mundo animal y vegetal. Como expone la bióloga estadounidense, Joan Roughgarden, en el libroEvolution’s Rainbow (University of California Press), la mitad de las especies que pueblan la tierra no podría entrar en la clasificación de macho o hembra. La mayoría de las plantas son hermafroditas y también algunos animales como los caracoles, las estrellas de mar y muchos peces, que empiezan su vida siendo machos y luego se transforman en hembras o viceversa.

Páginas de contactos como Ashley Madison o Victoria Milan, que ejercen de alcahuetas cuando queremos echar una cana al aire y tenemos pareja, no tendrían ningún éxito en el mundo animal porque la monogamia es algo trasnochado. Incluso las especies que los círculos más conservadores nos venden como modelo de fidelidad y que aparecen en las tarjetas de San Valentín se las apañan divinamente para poner los cuernos a supartenaire, a poco que éste se descuide. El mito de la monogamia: la fidelidad y la infidelidad en los animales y en las personas (Siglo XXI), escrito por el zoólogo David P. Barash y la psiquiatra Judith Eve Lipton, utiliza diferentes saberes –biología, fisiología, antropología– para demostrar lo irreal de esta idea y lo poco conectada que está con el instinto animal. Las nuevas técnicas de determinación del ADN han permitido descubrir cómo la información genética de polluelos de águilas, gansos, cisnes y distintas especies de aves, hasta ahora catalogadas como monógamas, no correspondía con la de sus supuestos padres.

Como dice la revista Ambientum, en un artículo sobre los diversos sistemas de apareamiento en el mundo animal, “las relaciones poligámicas también son muy frecuentes, y se producen en todas sus combinaciones posibles, como la poliandria (una hembra se relaciona con dos o más machos) o la poliginandria (dos o más machos con dos o más hembras). La poliginia (un macho con dos o más hembras) es la poligamia más común entre vertebrados y es, por ejemplo, el ‘estilo de vida’ del ciervo, capaz de reunir a su alrededor un auténtico harén”.

Las orgías y los clubs liberales improvisados son algo familiar para muchas especies, entre ellas la liebre de mar de California, un molusco marino sin concha y hermafrodita, es decir con ambos aparatos reproductores: masculino y femenino. Según cuenta Manuel Soler, biólogo, etólogo, ornitólogo y catedrático de biología animal de la Universidad de Granada, en su libro Comportamiento animal y humano: un enfoque evolutivo, “las liebres de mar tienen un comportamiento reproductor muy curioso que no sé si sería correcto llamar ‘juego sexual’ (sobre todo teniendo en cuenta que son animales con un sistema nervioso muy simple); pero es innegable que desde el punto de vista humano lo llamaríamos orgía o sexo desenfrenado. Como estudió Steven Pennings, de la Universidad de California, en Santa Bárbara, aunque se pueden encontrar parejas en cópula, lo más frecuente es que formen cadenas de entre cuatro y ocho individuos (aunque a veces puede sobrepasar la docena) en las que cada uno está haciendo de macho, inseminando al que tiene delante, y a la vez de hembra, recibiendo esperma del que tiene detrás. Estas cadenas se pueden mantener durante varios días, e incluso más de una semana, aunque no permanecen siempre los mismos individuos pues, de vez en cuando, alguno se retira y otros pueden incorporarse”. ¿Nymphomaniac para estas liebres de mar?, un cuento de párvulos.

Pero que a los animales les guste el sexo y que disfruten con él, independientemente de su misión reproductora, no es sinónimo de que se vayan con el primero que aparece. Generalmente, son las hembras las que eligen, ya que son ellas las que tendrán la descendencia y buscan buenos genes y recursos para la cría de sus hijos. Algunas formas de selección son extremadamente sofisticadas como expone Soler en su libro. “Un ejemplo muy interesante es el estudio realizado por Susan Walls y sus colaboradores de la Universidad del Suroeste de Louisiana sobre la salamandra Plethodon cinereus. En él, demostraron que las hembras de esta especie son capaces de determinar la calidad del territorio de un macho examinando sus excrementos. Si en estos abundan los restos de presas de poca calidad, como las hormigas (mucho caparazón y con ácido fórmico), continúan su camino; pero si encuentran excrementos de macho constituidos por restos de presas más apetecibles, con más nutrientes y menos defensas, se quedan y buscan al propietario de ese territorio”.

Los machos tampoco se quedan cortos a la hora de seducir y hasta engañar a las hembras, si no poseen las cualidades que ellas demandan o no son los más fuertes. El libro de Soler habla de los denominados ‘machos satélites’, cuya equivalencia humana también existe, aunque no está tan tipificada y los adjetivos para denominarlos son infinitos. “En muchas especies animales en las que los machos atraen a las hembras emitiendo un sonido, como es el caso de las ranas y de otros anfibios sin cola, se ha descrito con frecuencia que existen unos individuos denominados ‘satélites’, es decir, machos que no cantan, sino que se limitan a situarse cerca de otros individuos que sí están cantando, para así interceptar a las hembras que pasan atraídas por el canto del otro macho. Cuando un macho de cualquier especie de rana o sapo está cantando durante la época de celo, está enviando el siguiente mensaje a las hembras y a los machos de su especie: ‘Escuchad mi canto, demuestra que soy un macho grande y fuerte’. Sin embargo, el significado es distinto para cada sexo. A las hembras les está diciendo: ‘Ven y aparéate conmigo’, mientras que a los machos lo que les dice es: ‘Este sitio está ocupado y si te acercas, tendrás que pelear conmigo’. Imaginemos ahora un macho pequeño y débil que también está interesado en reproducirse. ¿Será una buena estrategia pararse y cantar? Serviría de aviso a las hembras para no acercarse y a los machos para saber que hay un sitio ocupado por un macho al que podrían vencer fácilmente. Lo mejor que puede hacer es callarse. Por esto permanecen silenciosos, porque cuando existe en las proximidades un macho con un canto más atractivo que el suyo, lo mejor es mantenerse en silencio e intentar engañar y fecundar a las hembras que pasen por su lado en dirección al macho cantor”.

Claro que tampoco se trata de poner en un pedestal a nuestros amigos de cuatro patas y pensar que nos superan con creces en el terreno erótico. Si la limitación de la raza humana para disfrutar plenamente del sexo ha sido, y todavía sigue siendo, la moral y las reglas sociales; la de los animales sería su fuerte vinculación con el instinto de reproducción, que hace que se lleguen a cometer violaciones, como ocurre con los ánades, un tipo de patos que pueden formar manadas que acorralan a una hembra para aparearse con ella en época de celo.

“Los únicos animales que han separado sexo de reproducción son los primates”, comenta Pilar Cristóbal, sexóloga, psicóloga y autora de También los jabalíes se besan en la boca y otras curiosidades sexuales del reino animal (Temas de Hoy). Según esta autora dos pruebas de esto son que “los chimpancés son los únicos animales que tienen sexo fuera de la época de celo y en los que la hembra se masturba, ya que hay muchas especies en las que los machos se satisfacen a ellos mismos, pero porque no pueden aparearse en ese momento o están viendo a una pareja copular. Los primates, como los humanos, han desvinculado el sexo de su función reproductora y lo utilizan con otros fines, por ejemplo, para obtener comida en forma de regalos, o en funciones de grupo como aplacar la cólera, descargar la tensión, evitar peleas y solucionar conflictos. Los bonobos, un tipo de chimpancé que es el más parecido a los humanos, son los únicos miembros del reino animal que copulan cara a cara”.

¿Qué es entonces lo que ha hecho a los chimpancés tan evolucionados respecto al sexo, que han aunado lo bueno del reino animal y de la naturaleza humana? Según Pilar Cristóbal, “el secreto está en que tienen tiempo libre. Son especies que han sabido adaptarse al medio muy bien, comen de todo y su inteligencia les ha permitido desarrollar habilidades y herramientas, como coger un palo para alcanzar o partir una fruta. El resto de los animales están demasiado ocupados en sobrevivir, obtener comida y reproducirse. El hombre ha sabido dominar también su medio, pero parece que las cosas están cambiando, ya no hay tanto tiempo libre y la gente ajusta el sexo al trabajo. Los días que más relaciones sexuales se producen son los viernes y sábados. El domingo, que es el día en que estamos más descansados, la gente ya está pensando en la nueva semana laboral. Aunque esto no es así en todas las partes del planeta. Hace años se hizo una estadística y se comparó a los habitantes de un pueblo subsahariano, pobres pero con sus necesidades primarias de comida y casa aseguradas, con los norteamericanos. Los primeros multiplicaban por diez el número de relaciones sexuales que tenían los habitantes de EEUU”. Ya saben, en el terreno erótico y por el momento bonobos, 1 – humanos, 0.


La propietat de la equifinalidad fa referència als processos ja com aquests van ser portats a terme. En un sistema obert, autoregulat i circular, els resultats no són provocats per les condicions inicials sinó per la naturalesa dels processos que operen o operar en aquest sistema. Els mateixos resultats poden tenir orígens diferents, contràriament al que passa en els sistemes tancats on els resultats són determinats per les condicions inicials. Aquesta propietat és reversible, ja que podem verificar en sentit contrari, resultats iguals o similars, poden deure a punts de partida diferents. 2.2. Cibernètica La paraula cibernètica, etimològicament deriva d'una paraula grega 'Κυβερνάω' (kibernao) que significa dirigir, conduir, guiar, pilotar, governar i a partir d'allí es la va prendre per referir-se a la ciència de la comunicació i el control tant en les màquines com en els éssers humans, per tant la Cibernètica es va ocupar primerament dels processos de comunicació i control en els sistemes naturals i artificials (Wiener, 1948). La Cibernètica ha estat definida de diferents maneres, per Bateson (1972) és la nova ciència de la forma i els patrons d'organització, per Keeney (1987) és una ciència que s'ocupa de les pautes i l'organització en els diferents tipus de sistemes. Segons Foerster (1973) en la història de la Cibernètica es pot observar un procés que es desenvolupa en tres nivells de complexitat: un Cibernètica d'Ordre '0', implícitament, la Cibernètica de primer ordre i una Cibernètica de Segon Ordre. Nosaltres descriurem els conceptes fonamentals que es van prendre dels tres moments de la Cibernètica en forma sintètica i unificada. L'epistemologia tradicional considerava que la realitat té existència independentment de qui l'observa. El pensament científic 6

Page 7

es basa en aquesta premissa, en considerar que la objectivitat en la ciència és fonamental i que per tant les propietats de l'observador no han d'estar incloses en la descripció de les seves observacions. Per eliminar certes contradiccions que tenen a veure amb la relació amb l'observador, era necessari prendre en compte a un observador, però les observacions no són absolutes, sinó relatives al punt de vista de l'observador. Per tant, l'acte d'observar influeix sobre l'objecte observat, al punt d'anul·lar tota expectativa de predicció per part de l'observador, o sigui que la incertesa, la indeterminació es torna absoluta (Ceberio & Watzlawick, 1997). Per Foerster (1973) la reintroducció de l'observador, la pèrdua de la neutralitat i de l'objectivitat, són requisits fonamentals per a una epistemologia dels sistemes vivents. Per tant la Cibernètica de Segon Ordre ens introdueix en l'observació de l'observador. L'objecte de estudi passa a constituir-se en l'observador observant la seva pròpia observació, cibernèticament parlant, la Cibernètica es transforma en Cibernètica de la Cibernètica o Cibernètica de Segon Ordre. En el camp de la psicoteràpia es veu com un resultat d'aquests plantejaments la freqüent utilització de la Cambra Gesell i la reflexió sobre el mateix equip tractant. També aquest plantejo genera posteriorment molts dels desenvolupaments de les escoles narrativistas i constructivistes i es comença a entendre la relació terapèutica com una activitat dialògica (Sluzki, 1985; Hoffman, 1987; Schnitman, 1994, entre molts altres). Els conceptes de regulació i correcció de la desviació, entesos com feedback negatiu, permeten mantenir l'organització i controlar els processos d'ampliació de la desviació que porten a la desorganització, el caos i la destrucció del sistema. Per tant, la homeòstasi com a procés autocorrectiu era el concepte predominant, en el primer moment de la Cibernètica. Els treballs en el camp de la Teràpia Familiar d'aquest primer període reflecteixen, l'èmfasi negentrópico -feedback negatiu-, en els conceptes de regles i mites familiars o patrons interactius (Haley, 1963; Watzlawick, Beavin & Jackson, 1967). 7

Page 8

En la Segona Cibernètica es va considerar que tot sistema vivent depèn per a la seva supervivència de dos processos anomenats morfostasis i morfogènesi. El primer es refereix al manteniment de la constància d'un sistema a través de mecanismes de retroalimentació negativa. El segon dóna compte de la variabilitat del sistema a través de mecanismes de retroalimentació positiva, en cada situació els processos de desviació i amplificació s'equilibren mútuament. L'èmfasi es desplaça als processos d'amplificació de la desviació, la retroalimentació positiva i els processos sistèmics de canvi. Lluny de constituir un elogi de l'entropia, aquest èmfasi condueix a una visió homeodinámica dels processos sistèmics, subratllant la dialèctica de l'estabilitat i el canvi (Ceberio & Watzlawick, 1997). En el camp de la Teràpia Familiar, aquest desenvolupament epistemològic va permetre la descripció d'activitats terapèutiques que fins llavors només havien estat definides com estilístiques. Apareixen així intervencions generadores de crisi, moviments desequilibradors i activitats provocatives destinades a empènyer a la família més enllà del llindar i desencadenar canvis qualitatius, representades a la clínica sistèmica per autors com Minuchin (1974), Palazzoli (1975) i Whitaker (1982) ens altres. 2.3. Els desenvolupaments dels pragmàtics de la comunicació Els autors principals que s'engloben sota aquesta denominació eren psicòlegs, biòlegs i antropòlegs, que van enfocar el tema de la comunicació en els seus aspectes pragmàtics, tractant de descriure i entendre els circuits, pautes i efectes que la comunicació genera en diferents sistemes (Watzlawick, Beavin & Jackson, 1967; Bateson, 1972). Els estudis es van desenvolupar i van focalitzar en la relació entre l'emissor i el receptor, en la qual la comunicació actua com a mediadora. 2.3.1. Els axiomes de la comunicació Entre els conceptes més rellevants que la teoria sistèmica presa d'aquesta línia, podem destacar els axiomes de la comunicació humana, aquests estableixen certs principis bàsics de la comunicació i la relació entre 8

els comunicants (Watzlawick, Beavin & Jackson, 1967). 

TOTA LA INFORMACIÓ A : www.xavierconesa.com





Badia del Vallès
Barberà del Vallès
Castellar del Vallès CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Sense Escut Castellbisbal
Cerdanyola del Vallès ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Gallifa Gallifa
Matadepera
TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Montcada i Reixac
Palau-solità i Plegamans
Polinyà Polinyà
Rellinars ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Ripollet
Rubí
PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Sabadell  ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Sant Cugat del Vallès ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Sant Llorenç Savall
Sant Quirze del Vallès
TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Santa Perpètua de Mogoda
Sentmenat
Terrassa
Vacarisses CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Viladecavalls CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Aiguafreda PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
L'Ametlla del Vallès ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Bigues i Riells
Caldes de Montbui
Campins Campins
Canovelles PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Cànoves i Samalús
Cardedeu ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Figaró-Montmany CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Fogars de Montclús CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Les Franqueses del Vallès TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
La Garriga CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Granollers  TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Gualba
PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
La Llagosta
Llinars del Vallès
Lliçà d'Amunt CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Lliçà de Vall CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Martorelles
Mollet del Vallès ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Montmeló
Montornès del Vallès CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Montseny
Parets del Vallès ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
La Roca del Vallès  CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Sant Antoni de Vilamajor
TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Sant Celoni
Sant Esteve de Palautordera
Sant Feliu de Codines
Sant Fost de Campsentelles
Sant Pere de Vilamajor
Santa Eulàlia de Ronçana ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Santa Maria de Martorelles
Santa Maria de Palautordera PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Tagamanent CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Vallgorguina
Vallromanes ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Alella
Arenys de Mar
Arenys de Munt
Argentona
Cabrera de Mar TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Cabrils
ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Caldes d'Estrac
Calella
Canet de Mar
Dosrius
Masnou, el
Mataró
Montgat PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Òrrius
Palafolls
Pineda de Mar
Premià de Dalt CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Premià de Mar
Sant Andreu de Llavaneres
Sant Cebrià de Vallalta
TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Sant Iscle de Vallalta
Sant Pol de Mar ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Sant Vicenç de Montalt
Santa Susanna
Teià  CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Tiana ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Tordera
Vilassar de Dalt PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Vilassar de Mar
Vilalba Sasserra
Vilanova del Vallès

Barcelona Terapia de Pareja Psicologo Consejero Matrimonial

Hospitalet de Llobregat 

Badalona 

Tarrasa                   Terapia de Pareja Psicologo Consejero Matrimonial

Sabadell 

Mataró 

Santa Coloma de Gramanet 

Cornellá de Llobregat 

Sant Boi de Llobregat 

San Cugat del Vallés Terapia de Pareja Psicologo Consejero Matrimonial

Manresa 

Rubí Terapia de Pareja Psicologo Consejero Matrimonial 

Vilanova i la Geltrú 

Viladecans 

El Prat de Llobregat 

Casteldefels 

Granollers Terapia de Pareja Psicologo Consejero Matrimonial 

Sardañola del Vallés 

Mollet del Vallès 

Comments