Consejero Matrimonialista Santa Perpetua

TOTA LA INFORMACIÓ A : www.xavierconesa.com


Sado light: Cómo iniciarse en el lado menos delicado del sexo

Es el tema central del que será el taquillazo del año y del libro erótico más leído de los últimos tiempos. Algunos expertos nos aconsejan cómo añadir algún elemento 'grey' a nuestra sexualidad.

RITA ABUNDANCIA | 3 FEBRERO, 2015 | 07:32 H
grey
Etiquetas: 50 Sombras de Grey · sexo

En principio ‘sado’ y ‘light’ parecen términos contrarios, demasiado opuestos para estar juntos, pero por obra y gracia del libro erótico más leído de los últimos tiempos, 50 Sombras de Grey, hoy conviven en perfecta armonía. La prueba palpable de que todo cumple una función en el universo es el hecho de que una mala obra literaria –veremos que pasa con la película, aunque con tantos trailers creo que nos quedan pocas escenas por ver– haya conseguido quitar parte del tremendismo asociado a las conductas sadomasoquistas. La novela de E.L. James ha dado permiso y hasta animado a muchas/os a hacer alguna que otra incursión por el lado peligroso del sexo, a comprarse unas esposas o un látigo en un sex shop e, incluso, hasta a contárselo a su mejor amiga/o. Se trata de un masoquismo de andar por casa, de zapatillas, pero que puede ser el bautizo de muchos/as en el misterioso mundo del BDSM.

Los cursos de iniciación a esta disciplina se anuncian por todas partes, mientras las tiendas de juguetería erótica esperan hacer su agosto preparando líneas o packs alusivos a la película. Lovehoney, la única marca que tiene los derechos de venta de los productos oficiales de 50 Sombras de Grey, cuenta ya con todo tipo de accesorios –el vibrador Grey, corbatas de seda, esposas, velas o lubricantes– para emular las hazañas de Anastasia y Christian. La moda también ha salido al paso, gracias a la colaboración entre Marc Jacobs y Zana Bayne para diseñar una línea de accesorios sexuales –pezoneras, látigos, antifaces, arneses– para esta primavera-verano que se estrena pidiendo unos azotes.

En 2002 la película La Secretaria ya había ahondado en la dominación y sumisión, contando la historia de una chica con problemas de conducta y que se autolesiona, para la que los juegos sadomasoquistas que empieza a practicar con su nuevo jefe, constituyen la mejor terapia para poner fin a sus deseos de herirse a si misma. “¿Quién dice que el amor tiene que ser suave y delicado?” se preguntaba alguien en la cinta.

Según afirma Sylvia de Béjar en un post de su blog titulado Cuatro ideas Grey para darle un toque sado a tu vida sexual que “quienes tienen fantasías sadomasoquistas, es decir, ¡de un 30 a un 50 % de la población adulta!, no deberían padecer sentimientos de inadecuación. Gozar imaginándose siendo atada/o, humillada/o, latigando y/o similares no tiene nada de aberrante. Nuestra imaginación es libre… y por crueles o extrañas que sean nuestras fantasías, son solo eso. En cuanto a convertirlas en realidad, las cifras son más conservadoras: sólo entre el 7 y el 14% las llevan más allá de lo imaginario. Pero los porcentajes, sin duda, serían mayores si incluyeran a quienes gustan de juegos tan inocentes como vendarse los ojos, esposarse o darse unas cuantas nalgadas en casa”.

grey

Escena de ’50 sombras de Grey’.

Elegir esta forma, más excéntrica, de sexualidad, no siempre necesita de ninguna explicación psicológica. Para Domina Zara, experta en la materia –empezó a practicarlo a los 23 años y ahora tiene 55– y conocida como la reina del sadomasoquismo en España, se trata más bien de algo derivado de nuestra naturaleza como seres pensantes . “Si tienes inteligencia, tienes imaginación y si tienes imaginación tienes fantasías”. En su escuela de BDSM, en Barcelona, asesora a quienes quieran iniciarse en esta practica. “Lo primero que hago es una entrevista para ver si la persona está realmente interesada en desarrollar este tipo de fantasías”, cuenta esta experta, “yo diría que lo primero que hay que saber es sus tendencias, lo que más le excita. Ver si lo que le gusta es ser dominante, dominado o alternar estos papeles, lo que se conoce como switch. Y esto, en el fondo, todos lo sabemos. Todos tenemos un archivo de películas, libros o imágenes que nos excitan especialmente y que tienen relación con estos roles”.

Desde fuera se tiende a pensar que el sadomasoquismo tiene un montón de reglas y directrices que hay que seguir al pie de la letra, de ahí la necesidad de que alguien que nos introduzca en este mundo y sus complicadas prácticas. Según Domina Zara, no es estrictamente necesario, pero a veces es aconsejable porque “lo más importante en este tipo de actividades es que sean sanas, seguras y consensuadas. Hay que tener muy claro el respeto hacia la otra persona y no olvidar nunca que esto es un juego. El BDSM no trata de infligir dolor a nadie sino placer, lo que ocurre es que algunas personas reconducen esa sensación de dolor y la transforman en algo placentero. Por eso hay que tener mucha sensibilidad y saber donde están los límites. El sadomasoquismo no mete la mano en la bragueta sino en el cerebro, por eso algunas personas que cultivan estas practican llegan a prescindir totalmente del sexo. Su placer está en la cabeza. Es algo mental que no tiene nada que ver con lo físico. Los mayores orgasmos los he visto yo con estas tendencias”.

Algunas personas que flirtean con esta filosofía, lo hacen para buscar, y tal vez encontrar, la excitación o el éxtasis que no consiguen en el sexo convencional. Iván, 34 años, es gigoló y trabaja exclusivamente con mujeres. Él reconoce que, de un tiempo a esta parte, las clientas que demandan “algo de acción”, en sus servicios ha ido en aumento. “No sabría decirte si es consecuencia del famoso libro”, cuenta Iván, “pero algunas empiezan a atreverse a pedir azotes, que las aten a la cama o cosas más específicas que han visto en alguna película. Ahora la tendencia es a pedir cosas más concretas y no simplemente dejar que la cosa surja. Muchas vienen con un guión ya pensado. Es un poco la idea de que si yo pago, yo decido lo que hay que hacer. Con esto de la sumisión y dominación, lo que ocurre es que muchas personas no se atreven a pedirlo a sus parejas, o estas no están dispuestas a hacérselo porque lo ven aún como algo malo, a veces próximo al maltrato. Es entonces cuando nos llaman a nosotros. Están también las mujeres que no se lo han pasado bien con el sexo o no han tenido ningún orgasmo y prueban con el sado. A veces, algunas personas tienen que añadir otros ingredientes para obtener el mismo resultado. Llamar a un profesional del sexo, es para muchas algo novedoso, si a esto le sumamos la sensación de sentirse la que domina o estar a merced de los deseos de alguien y hacer lo que te pida, puede que eso nos acerque a una mayor excitación”.
 

terciopelo azul

Una escena de ‘Terciopelo Azul’.

Everett Collection

Otro de los placeres del sado en que coinciden los expertos es que no solo se limita al momento de la practica, sino que existe un antes y un después. Iván cuenta algunos preparativos que utiliza con algunas de sus clientas: “A las que les gusta ejercer de sumisas les pongo tareas para el día a día, que pueden ser desde cómo deben ir vestidas un día determinado, qué prendas deben de olvidarse o dejarse en casa o lo qué tienen que comer. Esto forma parte del juego y es una especie de precalentamiento para el día en que tengamos la cita”.

Los que no quieran profundizar en esta filosofía, sino más bien aderezar su vida erótica o jugar, de vez en cuando, a ser la mala/o, deberían tener en cuenta algunos aspectos. Para empezar, y como cuenta Domina Zara, no es necesario hipotecarse para adquirir un equipo básico. Todo el mundo cuenta con un pañuelo para vendarse los ojos –privarse del sentido de la vista hace que la sensibilidad aumente–. “Incluso el látigo”, como sugiere esta veterana, “puede ser sustituido por cuerdas, maderitas o varillas de incienso. No todos necesitan de una parafernalia. Sin embargo, para la mayoría, la ropa condiciona mucho, por ejemplo, unas botas altas. Hay mucha gente a la que le gusta el olor o el tacto de determinados materiales como el cuero, tocar unas medias de seda o de lycra o el látex, aunque es muy caro y no está al alcance de todos. Los disfraces, vestirse de colegiala, de policía…”. Los que lo tendrán más difícil para hacerse con un set low cost son los pony boys y pony girls, ambos practican un tipo de experiencia BDSM en la que cumplen un rol, de sumisión o esclavitud, vestidos, literalmente, de caballos. Bridas, sillas de montar, penachos que imitan la cabellera equina, corsés, arneses o zapatos que parecen pezuñas, son algunas de las prendas y accesorios que utilizan en sus juegos.

Sentirse inmovilizado, a merced de los caprichos y deseos del otro, puede ser altamente excitante y es otra de las experiencia a probar dentro del sado light. El Shibari, o arte japonés del bondage erótico es la máxima expresión artística de esta practica, en las que las ataduras son verdaderas obras de arte. Los cursos de Shibari empieza a ser populares en España y yo estoy pensando seriamente en hacer uno para ampliar mi curriculum, mis horizontes profesionales y porque, como se están poniendo las cosas, tener la habilidad de poder inmovilizar a alguien parece ya indispensable en el ámbito laboral. Mientras no se cuenten con estos conocimientos, unas simples medias o unas esposas pueden ser suficientes para empezar, pero si se elige esta última opción hay que tener presente no llevarlas en el equipaje de mano si se va a tomar un avión. Yo incurrí en ese pequeño error en el aeropuerto de Heathrow, algunos meses después del atentado a las Torres Gemelas, lo que me acarreó un pequeño interrogatorio por parte de las autoridades competentes.

En el apartado del lenguaje hay también dos aspectos a considerar. Es imprescindible acordar con el/los integrantes del juego una palabra de seguridad que equivalga a stop y que exprese el deseo de parar, de que la persona está incómoda o de que se está yendo demasiado lejos. Palabra sagrada que no admite concesiones. Los insultos, por otra parte, pueden ser también muy útiles siempre y cuando no se tomen de forma personal ni tengan otras intenciones que representar un papel por un corto espacio de tiempo.

Recopilando material para este artículo he empezado a sospechar de mis tendencias masoquistas. No me refiero a la anécdota de las esposas ni al hecho de que entre mis películas favoritas se encuentren Terciopelo Azul (1986) o El beso de la mujer pantera(1982), en la que un John Heard se ve obligado a atar a su novia a la cama, Nastassja Kinski, para hacerle el amor porque ella tiene la fea costumbre de convertirse en pantera cada vez que practica el sexo. Hablo de algo peor: vivo en España, soy periodista y autónoma. Y lo peor es que, en el fondo, me gusta



Badia del Vallès
Barberà del Vallès
Castellar del Vallès CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Sense Escut Castellbisbal
Cerdanyola del Vallès ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Gallifa Gallifa
Matadepera
TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Montcada i Reixac
Palau-solità i Plegamans
Polinyà Polinyà
Rellinars ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Ripollet
Rubí
PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Sabadell  ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Sant Cugat del Vallès ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Sant Llorenç Savall
Sant Quirze del Vallès
TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Santa Perpètua de Mogoda
Sentmenat
Terrassa
Vacarisses CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Viladecavalls CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Aiguafreda PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
L'Ametlla del Vallès ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Bigues i Riells
Caldes de Montbui
Campins Campins
Canovelles PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Cànoves i Samalús
Cardedeu ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Figaró-Montmany CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Fogars de Montclús CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Les Franqueses del Vallès TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
La Garriga CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Granollers  TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Gualba
PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
La Llagosta
Llinars del Vallès
Lliçà d'Amunt CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Lliçà de Vall CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Martorelles
Mollet del Vallès ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Montmeló
Montornès del Vallès CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Montseny
Parets del Vallès ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
La Roca del Vallès  CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Sant Antoni de Vilamajor
TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Sant Celoni
Sant Esteve de Palautordera
Sant Feliu de Codines
Sant Fost de Campsentelles
Sant Pere de Vilamajor
Santa Eulàlia de Ronçana ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Santa Maria de Martorelles
Santa Maria de Palautordera PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Tagamanent CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Vallgorguina
Vallromanes ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Alella
Arenys de Mar
Arenys de Munt
Argentona
Cabrera de Mar TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Cabrils
ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Caldes d'Estrac
Calella
Canet de Mar
Dosrius
Masnou, el
Mataró
Montgat PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Òrrius
Palafolls
Pineda de Mar
Premià de Dalt CONSEJERO MATRIMONIALISTA GRANOLLERS
Premià de Mar
Sant Andreu de Llavaneres
Sant Cebrià de Vallalta
TERAPIA DE PAREJA GRANOLLERS
Sant Iscle de Vallalta
Sant Pol de Mar ASESOR DE PAREJAS GRANOLLERS
Sant Vicenç de Montalt
Santa Susanna
Teià  CONSEJERO MATRIMONIAL GRANOLLERS
Tiana ASESOR MATRIMONIAL GRANOLLERS
Tordera
Vilassar de Dalt PSICOLOGO DE PAREJAS GRANOLLERS
Vilassar de Mar
Vilalba Sasserra
Vilanova del Vallès

Un ingrediente fundamental para poder amar a otra persona es amarnos a nosotros mismos. Nadie puede dar lo que no tiene; así que, si no sentimos amor por nosotros, no podemos amar a los demás.

¿Qué significa quererse a uno mismo?

Quererse a uno mismo significa darse la oportunidad de descubrir el gran potencial y la grandeza que llevamos dentro.

Quererse a uno mismo significa ser honestos y comprometernos con nuestra vida.

Quererse a uno mismo significa tener en cuenta nuestras necesidades y respetarnos, aceptarnos y querernos por ser solo quienes somos.

Quererse a uno mismo significa dejar de juzgarnos, de criticarnos, de compararnos con los demás, dejar de exigirnos ser diferentes de quienes somos y romper con la idea aprendida que tenemos respecto a nosotros. Ésta condiciona nuestra vida y nos lleva a vivir desconociendo una parte importante y valiosa de quienes somos.

amarseQuererse a uno mismo significa atrevernos a ser quienes somos, abrazando nuestra realidad aunque a veces no nos guste o no se acerque a lo que queremos que sea, porque acogiéndola podemos atravesarla y trascenderla.

Cuando aprendemos a querernos, buscamos nuestro bienestar y somos capaces de proporcionar bienestar a otras personas. Desde aquí, elegimos para relacionarnos personas que también se aman y establecemos relaciones saludables que nos permiten ser quienes somos y crecer y madurar de acuerdo con nuestro propio proceso, caminando a nuestro propio ritmo.

Cuando aprendemos a amarnos, perdemos el miedo a perder, entonces comienza nuestro crecimiento como personas autónomas:

Amarnos es conocernos. No se puede amar lo que se desconoce. Poner conciencia en ese olvido que hemos hecho de nosotros es rescatarnos para la vida.

Amarnos es escucharnos, atender y cuidar nuestras necesidades.

Amarnos es abrirnos, liberar los condicionamientos que nos mantienen encerrados en nosotros mismos y atrapados en sentimientos caducos.

Amarnos es atrevernos a ser quienes somos despojándonos de las máscaras que nos hemos colocado para agradar a los demás y conseguir su amor.

Amarnos es aceptarnos con lo que nos gusta más, con lo que nos gusta menos, con todas nuestras capacidades y también con todas nuestras limitaciones.

Amarnos es hacernos responsables de nuestra vida sin echar balones fuera.

Amarnos es vivir presentes y conscientes de nosotros mismos.
Estamos en este mundo para ser nosotros, para crecer liberados de nuestros condicionamientos y encontrar nuestro propio sentido, para alcanzar la realización de todo nuestro potencial humano. Así que sé como eres, déjate fluir para encontrarte con ese quien eres, ese ser auténtico y maravilloso que vive dentro de ti repleto de posibilidades de ser y que solo puede expandirse si lo acoges, lo aceptas y lo abrazas.

Olvídate de lo que crees que debes ser y solo sé tú mismo, arriésgate a sentir lo que sientes, acepta y agradece tu vida. Limpia tus ojos de ayer y estrena una mirada nueva, deja que resuene en tu interior con toda su fuerza:

Este soy yo y así está bien.

En nuestra “sociedad del bienestar” se está produciendo un fenómeno muy significativo: el de los chicos y chicas desencantados, desmotivados, que no quieren estudiar ni trabajar, que pretenden permanecer viviendo en el hogar de los padres de por vida siendo mantenidos por éstos. Es lo que se ha venido a denominar los Ni-Ni: ni estudian ni trabajan. 

Por fortuna, se trata de una minoría de los jóvenes actuales, ya que la mayoría trata de abrirse camino en un mercado laboral muy competitivo, en el que la precariedad en los trabajos se ha convertido en algo habitual. Esta mayoría de jóvenes, que probablemente constituye la generación más formada hasta la fecha, estudian, trabajan o compaginan ambas actividades. Bastantes de ellos se han visto incluso abocados a emigrar para poder ejercer su profesión debido a las altas cifras de desempleo en determinados sectores laborales en países como España, Portugal, Grecia... 

Junto a esta esforzada mayoría, coexiste una minoría de chicos y chicas con poco aprecio por el esfuerzo, indolentes, pasivos. En muchos casos, estos jóvenes son el resultado de la sobreprotección de sus progenitores, que se lo han dado todo desde el punto de vista material.

Como consecuencia de la sobreprotección, estos jóvenes no asumen sus propias responsabilidades y, por tanto, tampoco desarrollan sus capacidades para afrontarlas, porque siempre son sus padres quienes les resuelven los problemas. De este modo, se quedan bloqueados cuando se les presentan dificultades porque son individuos dependientes que apenas han fortalecido sus recursos personales. Así, se dan de bruces contra un mercado laboral tan agresivo y con las exigencias académicas.

Como perciben que no son capaces de cuidarse por sí solos ni enfrentarse a los desafíos cotidianos, tienen una baja autoestima y son personas con miedo al futuro.

evitar que un hijo no quiera estudiar ni trabajar
Además, con la intención de evitarles cualquier contrariedad, los padres han malacostumbrado a estos chicos y chicas a que sus deseos se hicieran realidad con solo chasquear los dedos, por lo que estos jóvenes tienen muy baja tolerancia a la frustración. Asumen con gran dificultad que las cosas muchas veces no salen como uno quisiera y reaccionan de manera airada e incontrolable.

Sobreproteger a un hijo y convertirse en rehén de sus deseos, lejos de impulsarle a crecer con una buena salud emocional, dificulta el desarrollo de sus potencialidades y no le ayuda a superar la mágica creencia de que es el ombligo del universo.

Por otra parte, esta juventud Ni-Ni está bastante uniformada, no solamente en cuanto al vestido, sino también en lo que se refiere a las creencias y los valores. Parecen como si todos estos chicos que ni estudian ni trabajan estuvieran cortados por el mismo patrón: la indiferencia, la pasividad, la falta de amor al riesgo, la comodidad, la seguridad familiar, son algunas de sus características.

Como afirmaba una madre de uno de estos chicos en la consulta, mientras se lamentaba de no haber sabido que con ciertas concesiones no le ayudaban a madurar psicológicamente: "Esta juventud está como hilvanada a su entorno". Parece como si en cualquier momento se fuera a romper y su gran esfuerzo es por no entrar en conflicto con nada. Pasan como de puntillas por los problemas cerca­nos o lejanos: "los contratos-basura", el paro, las guerras. Son jóvenes sin el entusias­mo, el quijotismo, el compromiso y la misma inconformidad de otros chicos de su edad. 

El joven Ni-Ni no profundiza en sus propios deseos y proyectos, sino que intenta acomodarse a lo establecido. Lo que está de moda se convierte así en su único punto de referencia. Si es costumbre beber litronas o tomar sustancias los sábados por la noche, pues se hace. No se cuestionan más. Se eleva a la categoría de norma y ley lo que establece la mayoría. No se preguntan sino lo que hacen les agrada o desagrada, sino si está o no en consonancia con la moda al uso.

El joven que ni quiere estudiar ni trabajar es como un radar que intenta captar, en cada momento, los mensajes de su entorno. Es como un autómata que vive repitiendo modelos y actuaciones de los más famosos. Esta actitud provoca la renuncia a las propias posibilidades, y un "tragarse" como bueno todo lo que viene desde fuera, sobre todo si es transmitido por la televisión o las redes sociales.

Esta juventud light carece de compromiso con los demás. Tienen poco que ver con otros jóvenes comprometidos, solidarios, que saben quiénes son, qué quieren y cuáles son sus metas. Los chicos Ni-Ni solamente saben conjugar el verbo pedir, reclamar sus derechos, que no sus obligaciones. Es una "juventud pasota" que siente vértigo ante el posible compromiso y tiende a lo más fácil: seguir pro­tegidos por "los papás". "Pasan" de todo lo que signifique obligación o defender las propias creencias o valores.


Medidas para evitar que un hijo se convierta en un joven Ni-Ni


La solución no es fácil, pero se me ocurren al­gunas medidas preventivas para conseguir una juventud sana psicológicamente y evitar que nuestros hijos formen parte de la Generación Ni-Ni:


# 1.- Educar en la autoestima.


Es mejor ser un mal original, que una buena fotocopia. Se lo he oído decir muchas veces a un viejo amigo, en relación con la necesidad de conseguir un buen nivel de au­toestima y no estar siempre pendiente de las bondades de los otros. Y es cierto. Cuando logres ser tú mismo, llegarás a ser grande, mucho más grande que si imitaras al más famoso de los famosos.


# 2.- Educar en valores.


Lo importante no es la fachada sino lo que está dentro. Debemos esforzarnos por ir robusteciendo en los más jóvenes lo que son, no lo que tienen. Así los valores de la solidaridad, el compromiso, la honradez, la tolerancia, por ejemplo, están por encima de poseer un gran coche, ir de vacaciones al Caribe o comprarse unas zapatillas de marca. Lo primero es lo esencial, lo segundo es lo accidental.


# 3.- Educar para superar la frustración.


Es una receta básica para el buen funcionamiento de la familia. Así como existe una vacuna contra la meningitis y otras enfermedades, deberíamos aprender a ‘vacunar’ a nuestros hijos contra la frustración. ¿Cómo? No protegiéndoles de tal manera que parezca que viven en el paraíso terrenal: nada se les niega (todos los caprichos están a su alcance), todo se les permite. “El niño que nunca oye la palabra ‘no’ en boca de sus padres, será un niño infeliz”. No aprenderá a poner límites a sus deseos y necesidades. Y esto es así porque el “no” de sus padres puede frustrar pero también organizar al trazar las coordenadas por donde se puede mover el niño o el adolescente. Esto sí, deben ser unos límites razonables no autoritarios. Todo esto se consigue en un medio familiar tolerante y flexible donde todo se puede pensar y decir (aunque no realizar), y donde el adolescente se sienta querido y valorado y todas las reglas sean claras y asequibles.


# 4.- Aceptación de las propias limitaciones.

No se debe exigir más de lo que el niño pueda dar (ni por supuesto tampoco menos): a nivel académico, deportivo, de responsabilidad, etc. Él mismo debe ir aceptando sus propias limitaciones, no como un defecto sino como su realidad, que le puede producir felicidad y bienestar. El niño desde que nace está inmerso en una continua frustración: falto de alimento, no atención inmediata, frío o calor, etc. que deberá asumir como algo humano e incorporado en su devenir como persona. 
Comments