Ciencia ficción‎ > ‎

El Búho Anacleto


Logo euRobotics week


Los mochuelos de 5º y 6º del Colegio de Astudillo os presentan unos relatos que han escrito en los que los protagonistas son robots.
http://elbuhoanacleto.blogspot.com.es/


Alex y la vida en la tierra (Olga)

El siguiente concurso de historias que hemos organizado ha sido alrededor del tema de "los robots". En esta ocasión la más votada por los compañeros ha sido la de la mochuela Olga. ¡Disfrutad!


De un planeta muy lejano llamado Cositosmun enviaron un robot con aspecto humano a la Tierra para que recogiese información de cómo era la vida de aquel plaeta, para ellos desconocido. Esto lo hicieron porque querían hacer un planeta que se pareciera a ella.
El robot tomó el aspecto de un chico joven, se puso el nombre de Alex y para que no sospecharan de él dijo que venía de otro país a estudiar a la universidad a España en Erasmus, por eso estaba solo y no tenía aquí a su familia.
Eligió la universidad de medicina porque así aprovechaba y estudiaba cómo funcionaba el cuerpo humano.
Hizo muchos amigos con los que salía a divertirse.
Una noche, cuando volvía con sus amigos, vieron una luz muy grande que les seguía. De repente bajó del cielo una nave espacial y de ella salieron unos alienígenas que venían a buscar a Alex, ya había recogido toda la información necesaria.
Los chicos, al verles, asustados, se fueron corriendo. Allí, Alex les explicó todo. Al principio no se lo creían pero luego Alex les enseñó que detrás de la cabeza, en la nuca tapado por el pelo, tenía una especie de interruptor.
Alex les dijo que no quería irse de la Tierra pues se sentía igual que un humano, y si volvía a su planeta cogerían la información y le desactivarían para siempre. Los chicos preguntarón cómo le podrían ayudar y él les explicó que sólo convirtiéndose en humano de verdad podría quedarse en la Tierra, pero para necesitaba tener los sentimientos de un ser humano.
Como pensaban que era el final, empezaron a contar los momentos buenos que habían pasado juntos y a Alex se le cayó una lágrima, lo que hizo que se convirtiera en humano.
Ahora los alienígenas ya no le distinguían de los humanos y pensaron que se había escapado y se fueron a buscar a otro sitio.
Hoy en día los alienígenas siguen buscándole y Alex vive feliz en la tierra rodeado de todos sus amigos.


LOS ESPECIALES ROBOTS

Hace poco tiempo y no fue ayer, una señora con su hijo de unos 11 años, fueron a la ciudad más cercana de donde vivían.

Fueron al dentista, y resulta que había cambiado todo porque llamaron al portero automático del dentista y les pidió todos sus datos, el niño estaba flipando, porque le abrieron la puerta y el robot Señorita Recepción le mandó a la sala de espera robot.

Allí había: un robot con cara de televisión y un robot que le pedías una revista o un periódico y en un momento te lo daba y cuando acababas de leer, la metías otra vez por la boca, la trituraba y hacía otras nuevas.

Una vez acabada la revista, la Señorita recepción te mandaba a la sala de operaciones.

El doctor era súper guay, aunque fuese un robot porque se ponía una peluca hecha de cables y cada vez que se movía salían lucecitas de las puntas.

Cada uno de sus dedos eran una herramienta para el cuidado de los dientes.

Cogía el material necesario y ¡¡¡punn!!! en un momento hecho.

Enchufado le dijo que tendría que volver dentro de un mes.

El niño se lo dijo a la Señorita Recepción y le dio cita para el siguiente mes.

Al día siguiente fue al colegio y les contó a todos sus compañeros que en el dentista le habían atendido unos robots.

Como a todos los niños de su clase les gustaban los robots querían ir todos a ese dentista, y al día siguiente, un niño, al siguente otro y así hasta que fueron todos los niños.

La profesora se pensaba que no eran muy buenos pero aun así fue,y se quedó allí a vivir, hasta que los niños la echaban de menos entonces fueron a buscarla, y la contaron que se habían portado muy bien.

El lunes siguiente tenían todos los dientes superbien.

Y todos contentos así acabó el cuento.

 

Comments