DEPRIMIDA DEPRESIÓN DE LAS ALMAS DEPRESIVAS

 Crónicas  del  abismo ...



Este no es un sitio

para repetir esas frases hechas a medida

o exponer esos clichés que aseguran lo sencillo que es salir de la depresión

con tan sólo poner en práctica un par de pasos o memorizarse las palabras mágicas.

Por el contrario, este espacio es una ofrenda para contemplar la depresión en su más cruda realidad.








^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^


Una persona deprimida a veces parece ser una persona depresiva, y una persona depresiva conoce perfectamente lo que es la depresión. Estar deprimido, ser depresivo… parece que conjugan muy bien con los tiempos que se viven desde hace miles de años, por eso no es ninguna novedad sentirse decaído y pesimista en este tercer milenio.


^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^


Quienes nos deprimimos estamos en la búsqueda permanente de algo que no se sabe bien qué es porque en realidad no se trata de nada, pero es algo que falta; se percibe su ausencia, y se nos escapa cada vez más distante hasta parecer que se encuentra completamente inalcanzable, pero está, siempre está aunque no lo tengamos.

Lo encontramos en un momento y creemos que ya lo tenemos para siempre pero al poco tiempo se desvanece y nos sentimos nuevamente vacíos, así vuelve a reiniciarse la búsqueda como si nunca se hubiese encontrado nada, más aún, como si nunca se hubiera buscado.

Perdemos y perdemos a cada instante, y al contemplarnos vemos que siempre hemos perdido.

Es aquí cuando nos sumergimos en el océano depresivo para rescatar ese lugar conocido donde nos encontramos y no nos sentimos perdidos.

Esta es la ironía de lo contradictorio porque es en el mundo donde buscamos, nos perdemos y no encontramos nada, y es en la depresión que deriva de ello donde no nos perdemos, encontramos y nos sentimos seguros.

En realidad, en el comentario anterior se puede apreciar la depresión más aguda, esa que toca fondo cuando, precisamente, nos configuramos la mejor justificación para seguir estando depresivos.

Así se dice una de las premisas:

Cuanto más se le rehúye a la depresión es cuanto más nos acosa.

En cambio, cuando dejamos de escaparle, ella deja por sí sola de acuciar y se aleja frustrada para no volvernos a acechar nunca más.

Esta es otra excusa perfecta para quienes somos adictos a la depresión y que deseamos sin saber por qué seguir estando deprimidos, basándonos en esa premisa que asegura que no hay que escaparle a la depresión ni hay que tenerle miedo.

Asimismo, la persona que ya es un profesional en la depresión jamás dirá que se encuentra deprimida o que vive deprimida, sino que directamente asegurará que ella es la depresión;  porque decir “vivo deprimido” es insignificante comparado con la afirmación: “soy la depresión”.

Al fin y al cabo, esta es la única victoria de la que puede presumir la persona que ha desarrollado una cierta destreza y profesionalismo en lo depresivo, y la victoria se trata justamente de sentir: “nadie me gana en la depresión”, y esto es lo último que le queda a quienes se han vuelto depresivos crónicos y compulsivos, agónicos de la más severa depresión


^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^


Buscamos en lo más profundo de nuestro ser el sentido y la esencia de esas verdades que posiblemente nos revelen alguna vez los misterios de la vida, para comprender nuestro propósito y misión, pero sólo tropezamos con vaguedades que demuestran que no hay señales ni caminos que nos lleven a destino. Y ni siquiera sabemos si existe algún destino.

 

He tenido hace tiempo lo mejor de la vida, que sin duda es la capacidad de soñar. Y la he desaprovechado. Tal vez por eso es que he perdido todo sueño.

Hubo un tiempo en el que vivía libremente, hasta que me volví esclavo de mí mismo y de mi propio pensamiento. Por eso es un hecho que lo más duro que me tocó en la vida fue tener que soportarme. He vivido al margen de las aflicciones cotidianas, del fastidio de lo rutinario, de las exigencias que demanda la moderna sociedad competitiva, alejado de la opresión de los deberes, compromisos y responsabilidades, pero me he asfixiado con tanta libertad y me he ahogado de tanto nadar en contra de la corriente. Alguna vez llegué a tener muy claro lo que quería y sabía perfectamente hacia dónde me dirigía, pero hoy no sé tan siquiera quién soy ni entiendo lo que estuve haciendo hasta ahora, y mi mundo se ha reducido a un océano revuelto en la mayor confusión y mi navío es la compañera de siempre, mi amada depresión.

Hoy he aprendido a fuerza de golpes y de dolor, que aquellas personas que aprendieron mansamente a amoldarse a las normas y códigos establecidos y a aceptar la rutina como parte de la vida, son al final las que menos se deprimen.

 

Dicen que nada nos llevamos cuando nos morimos y que todo lo dejamos aquí en la tierra, pero eso no es cierto, porque cuando nos marchamos de esta vida nos llevamos el dolor de todo lo que hemos sufrido… eso sí no lo dejamos.


^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^


Decaimiento Depresivo versus Entusiasmo Vital

 

La depresión es un estado de percepción alterada que capta sombras definidas donde se expresan claros resplandores; es como un receptor que sintoniza nítidamente la tristeza pero no intercepta la señal de la alegría, ya que maneja un tipo de lenguaje que admite el dolor pero no acepta el placer. La percepción alterada del estado depresivo visualiza con agudeza las miserias de la vida mientras que padece de una ceguera aguda ante sus virtudes; porque es un estado que tiende a aferrarse a la inercia al mismo tiempo que se desapega de toda voluntad de acción, que se identifica con la vivencia más pesimista y rechaza rotundamente la experiencia de todo posible optimismo.

Porque la depresión es como el lado oscuro de la luna al que nunca iluminan los rayos del sol, mientras que, en cambio, el entusiasmo es como el sol. No hay depresión si hay entusiasmo, y no hay entusiasmo si hay depresión. Jamás se juntan.

Claro que sí conjugan perfectamente la depresión con brotes de euforia pasajera pero jamás con el ánimo de predisposición que acompaña al entusiasmo vital.




^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^/\^^



----------------------------------------------------------------------------------------------

Tratamientos de Bioenergía Psíquica dirigidos por Aon

https://sites.google.com/site/sabiduriainiciaticaancestral/bioenergia-psiquica

Cursos Especiales - presenciales y online

----------------------------------------------------------------------------------------------

v\/vv\/vv\/vv\/v


El primer avance hacia la salida de la depresión consiste en conocerla:

leer
Positivo 1


v\/vv\/vv\/vv\/v


Una de las cien mil maneras de contrarrestar la depresión:

leer
Positivo 2


v\/vv\/vv\/vv\/v


deprimida, deprimido
depresivo, depresiva

fobia, tristeza
pánico, melancolía



v\/vv\/vv\/vv\/v



Desandar la depresión:

leer
Positivo 3


v\/vv\/vv\/vv\/v


El desmoronamiento del estado depresivo:


leer
Positivo 4


v\/vv\/vv\/vv\/v


Métodos antidepresivos:

leer
Positivo 5


v\/vv\/vv\/vv\/v





v\/vv\/vv\/vv\/v


Consulta profesional como recurso eficaz para la antidepresión:

leer
Positivo 6


v\/vv\/vv\/vv\/v

La depresión como camino de aprendizaje y crecimiento personal:


leer
Positivo 7


v\/vv\/vv\/vv\/v

No cuenta la cantidad de cosas que se hagan para modificar un estado depresivo, sino la calidad de lo que se haga:


leer
Positivo 8


v\/vv\/vv\/vv\/v

El problema de la depresión:

(tema solucionado)


leer
Positivo 9


v\/vv\/vv\/vv\/v


v\/vv\/vv\/vv\/v


Continuación de positivos

Leer
Continuación
de Positivos


v\/vv\/vv\/vv\/v


Comments