Les Luthiers - Cancion para moverse - 1979

( Canción infantil en 12 movimientos) Del DVD Grandes Hitos Antología 1995

Vídeo de YouTube





Marcos Mundstock:

Hola, señora mamá. Les habla el doctor Heriberto Tchwok, y aquí comienza nuestro espacio "Consejos para padres". 
Muchas "mamaes"...Se puede decir de las dos maneras; "mamaes" o "mamases". Es indistinto, como "mamaras" o "mamases", como los verbos: "que yo mamara o mamase, que tú mamaras o mamases"… mamaríamos todos. 
Muchas "mamaes" me consultan preocupadas por la diarrea de los niños. 
No se preocupe, señora; es cierto que hay que tener cuidado, hay que tomar ciertas precauciones… porque mancha, pero todo depende de la rapidez con que su bebé digiera… o "dijiese". 
Puede ocurrir que su bebé perfectamente sano ensucie los pañales con cierta frecuencia, digamos cada dos, cada tres, eh… minutos. 
En ese caso, señora, no pierda la calma. Cambie a su bebé… por otro. 
Ahora les voy a dar un consejo que ya les he dado otras veces pero que nunca está de más repetirlo, nunca está de más repetirlo, nunca está de más repetirlo, y es el siguiente: 
Los niños deben tener su lugar; un lugar donde ellos sepan que pueden jugar, correr, saltar, gritar, romper, ensuciar… por supuesto, señora, es conveniente dentro de lo posible, que ese lugar no esté muy alejado de la ciudad. 
Ahora les enseñaremos una canción para que le canten a sus niños. Se llama "Canción para moverse", para que los estimulen a que se muevan ágiles, contentos, sanos, eh… y ágiles. Es una canción muy fácil, la puede cantar cualquiera… o "cualquiese". 
Los dejo ya en compañía del conjunto musical "Los Honguitos".



Jorge Maronna:

Va a empezar el juego y no es complicado,
estos diez deditos ya están preparados.
La mano derecha y la otra también
van hacia delante junto con un pie.

El pie que nos queda marcha para atrás,
mientras la cabeza gira sin cesar.

Mientras una mano saluda al compás
el talón izquierdo nos pega detrás.
Si el codo derecho se acerca a la sien
a la oreja izquierda rascarás muy bien.

¡Ráscate la orejita! Y ahora… ¡pégate en el culito!

Entre las dos piernas un arco se verá;
por él la mano izquierda ahora pasará.

Luego de estas vueltas, al llegar aquí,
las manos contentas se estrechan así.
Con este cantito seremos al fin
ágiles y sueltos como un bailarín.
Comments